jueves, febrero 22, 2007

Otras épocas

Alguna vez conté que había llegado a mis manos un ejemplar del Gran Diario Argentino de 1973. Al enterarme del estreno de la película El Último Rey de Escocia, protagonizada por el enorme Forest Whitaker, recordé que en ese diario había una nota sobre el famoso (en esa época) Idi Amin Dada. Personaje de los que ya no hay, además de dictador psicópata y sanguinario, por sus extravagancias y dichos ofensivos para la memoria histórica (en eso quizás se le parezca el presidente de Irán) siempre daba material para el festín periodístico. Hace unos meses el colega de Sin repetir y sin soplar (de paso, otro bloguero que se extraña) lo recordó en un post, ahí se explica el título de la película.

Tanto la historia de Idi Amin como la nota que transcribo (con las negritas originales, tan tradicionales en el GDA) traen recuerdos de otra época, en la que no existía la "corrección política". Si eso es mejor o peor, no lo sé.


Calma, Calma, Señores...¡POLIGAMIA Para TODOS!

El presidente de Uganda, general Idi "Gran Papi" Amin, termina de decretar que sus gobernados podrán ejercer libremente la poligamia, a condición de que lo notifiquen a la autoridad competente en el plazo de seis meses. De lo contrario, habrá de aplicárseles una multa de ocho dólares.

La decisión de Amin (ex campeón de box de todos los pesos, 1.90 de estatura, alrededor de 50 años, devoto del Corán) especifica que fue concebida para "salvaguardar la herencia cultural del país y reconquistar la propia dignidad".

Por lo demás, el decreto ugandés aclara que el individuo que tome una segunda esposa no tiene que divorciarse necesariamente de la primera (de este modo, los intereses de ésta siguen protegidos por la ley).

De hecho, el propio Idi Amin observa rigurosamente aquellos preceptos. Sus adversarios -que son legión desde que, en enero de 1971, derrocó al progresista Milton Apolo Obote- reconocen objetivamente que la única isla de pacífica coexistencia en Uganda es la familia presidencial. Las cuatro consortes del antiguo ordenanza colonial reciben de su cónyuge igual tratamiento. Se turnan para aparecer en público (así ninguna pasa por "favorita") y también para aumentar su prole. La tercera mujer de "Gran Papi" -según la rotación- le dio una hija el año pasado, pero las malas lenguas aseguran que ya tiene unos 25 vástagos. Amin, que no desconoce el humor, envió hace un tiempo al presidente de Tanzania, Julius Nyerere, un telegrama concebido en estos términos: "Te quiero mucho y me casaría contigo si fueses una mujer, pese a que ya tienes el cabello blanco". La mordaz ironía derivó de un frustrado intento de invasión auspiciado por el tanzanés -ferviente católico- en cuyo país vive refugiado Obote (1). En Uganda, dicho sea de paso, están prohibidas las minifaldas y las piletas públicas de natación, lo cual -teniendo en cuenta el calor tropical y la siempre caldeada atmósfera política- ya es grave.

Es que, dicho sea de paso, la pasión de Amín por los telegramas insólitos ya es casi proverbial. Pocos días atrás, con motivo del aniversario de la independencia norteamericana, "Gran Papi" envió un cable al presidente Richard Nixon deseándole "una rápida reanudación del caso Watergate" e ironizando que los ugandeses "esperamos que esa gran nación americana continúe usando su potencia bélica para destruir la vida humana en este planeta, particularmente en el mundo en vías de desarrollo" (2). Como se recordará, Washington reaccionó anunciando que no enviaría su embajador a Kampala, y Amin contraatacó deteniendo por dos días a 122 jovencitos del Cuerpo de Paz Norteamericano que iban a Zaire, por "sospechar" que podían ser agentes de espionaje israelíes (3).

Pero volviendo a la poligamia ugandesa, hay que reconocer que tiene sus ventajas y no es un fenómeno exclusivo del país de "Gran Papi". En la vecina Tanzania, donde el celo de los misioneros hizo mucho para dulcificar las costumbres ancestrales, es habitual que los hombres tengan varias mujeres. Ellos pasan una temporada en la casa de cada una y ellas trabajan para subvenir a sus necesidades (4). Así pues, nunca hay reyertas entre hijos y entenados y el país se enriquece con nuevos brazos para construir una nueva identidad. Nada de esto, desde luego, se compagina con las previsiones del señor Robert MacNamara (5). Hay que dar el ejemplo, después de todo.

Contratapa de Clarín, sábado 21 de julio de 1973.


(1) En 1979, ante un intento de Idi Amin de invadir Tanzania, Nyerere ordenó a sus tropas contraatacar invadiendo Uganda. Esto provocó la caída y fuga de Amin.
(2) Efectivamente el caso Watergate se reanudó al poco tiempo, llevando a la renuncia de Nixon el 9 de agosto de 1974. Sobre lo otro no tengo mucho para agregar: Idi Amin, un profeta.
(3) Los enfrentamientos verbales de Idi Amin con Israel y sus declaraciones antijudías eran cosa habitual. En 1976 tuvo lugar el famoso episodio de Entebbe, que lo dejó bastante mal parado.
(4) Dicen que en Latinoamérica somos machistas, entonces, los tanzaneses, ¿qué corno son?
(5) Quien desde su cargo de presidente del Banco Mundial promovía con entusiasmo una intensa campaña por el control de la natalidad en los países del Tercer Mundo, después de haber actuado como Secretario de Defensa de EEUU durante gran parte de la guerra de Vietnam.

3 comentarios:

Ulschmidt dijo...

Si la memoria no me falla Idi Amín Daqda mantenía también gustos culinarios ancestrales o folklóricamente caníbales. Nunca le falta un opositor político en la heladera (o parte del mismo)

G.F. dijo...

Es así Ulschmidt, la creencia era que si comías el higado (creo) de tu enemigo adquirías sus fortalezas y si uno mira la lista de muertos y la pancita de Idi, la verdad que a vos gordito... mal no te va!!!. Abrazo. Gonzalo.-

Jorge Y. de la G. dijo...

No recordaba lo del canibalismo de Idi Amin, pero acabo de leerlo en varios sitios. Otro que se daba esos gustos era Bokassa, dictador de la República Centroafricana, muy amigo de Valery Giscard d'Estaing gracias a quien se coronó emperador.

Gracias por la visita. Un abrazo.