lunes, junio 04, 2007

Éste, éste, éste es mi canal

Tratando de distenderme tras una jornada durísima, me puse a leer la última de las clases de Filosofía de José Pablo Feinmann que salió hoy con Página/12. Ahí veo que en una de sus frecuentes incursiones por fuera de la disciplina, JPF toca el tema de la propiedad de los medios de comunicación al referirse al que llama "Sujeto absoluto comunicacional". Enseguida se me ocurrió vincular esto con el tema de la no renovación de la licencia de la televisora RCTV por parte del gobierno venezolano (Mundo Perverso sacó un excelente informe al respecto). Más allá de la medida tomada por Hugo Chávez (que a cada uno puede gustarle o no, pero que está dentro de la legalidad), el asunto reavivó mis reflexiones sobre hasta qué punto no sólo nuestras ideas sino también nuestra misma forma de pensar están moldeadas por lo que nos inculcan los grandes medios. En su texto JPF reproduce parte de un informe muy revelador acerca de esto, y me voy a tomar el permiso de transcribirlo.

"Diez megagrupos controlan la prensa, radio y televisión de EE.UU. e influyen en América Latina:

Diez megacorporaciones poseen o controlan los grandes medios de información de Estados Unidos: prensa, radio y televisión. Esa decena de imperios controla, además, el vasto negocio del entretenimiento y la cultura de masas, que abarca el mundo editorial, música, cine, producción y distribución de contenidos de televisión, salas de teatro, Internet y parques tipo Disneyworld, no sólo en el país del norte sino en América Latina y el resto del mundo.

Cientos de millones de estadounidenses, latinoamericanos y ciudadanos de todo el planeta consumen a diario -directa o indirectamente- los productos informativos y culturales de los holdings AOL/Time Warner, Gannett Company, Inc., General Electric, The McClatchy Company/Knight-Ridder, News Corporation, The New York Times, The Washington Post, Viacom, Vivendi Universal y Walt Disney Company, propietarios de los medios más influyentes.

Los diez grupos controlan los diarios nacionales de mayor circulación, como el New York Times, USA Today y Washington Post, cientos de radioemisoras y las cuatro cadenas de televisión con mayor audiencia en sus programas de noticias: ABC (American Broadcasting Company, de Walt Disney Company), CBS (Columbia Broadcasting System, de Viacom), NBC (National Broadcasting Company, de General Electric) y Fox Broadcasting Company (de News Corporation). Quienes manejan estos medios adquirieron una importante cuota de poder que no emana de la soberanía popular, sino del dinero, y responde a una intrincada madeja de relaciones entre los medios informativos y de comunicación y las más grandes corporaciones trasnacionales estadounidenses, como la controvertida petrolera Halliburton Company, del vicepresidente Dick Cheney; el Carlyle Group, que controla negocios de la familia Bush; la proveedora del Pentágono Lockheed Martin Corporation, Ford Motor Company, Morgan Guaranty Trust Company of New York, Echelon Corporation y Boeing Company, para citar unos pocos.

El discurso dominante que ofrecen los diez grandes imperios comunicacionales ofrece propaganda política, crea opinión pública y persuade en favor de la ideología conservadora; justificó actitudes imperiales como las invasiones de Irak y Afganistán y, en general, moldea las mentes y lava los cerebros. En vez de informar al ciudadano para dotarlo de una visión crítica y vigilante, el control mediático lo transforma en un consumidor pasivo de entretenimiento y en espectador de la política… por televisión. El control interesado de las noticias por parte de los medios más influyentes comienza desde la selección de lo que es “noticia”, es decir, la información que se dará a conocer a los ciudadanos e incluye cómo deben conocerla, o sea, la presentación, tratamiento y enfoque de los hechos a través de los “hombres ancla” o presentadores de noticias, las imágenes de televisión o los textos de los grandes periódicos.

Paradojalmente, estos diez grandes imperios mediáticos muestran a Estados Unidos como una democracia ejemplar, regida por el llamado “sueño americano de la libre competencia”, donde todos tendrían “iguales posibilidades de triunfar”. Probablemente queden pocos ingenuos que comulguen con esa publicidad. Lo cierto es que la arrolladora concentración de la propiedad ha hecho desaparecer a numerosos medios locales, en particular radios, periódicos pequeños y empresas periodísticas familiares, cerrando fuentes de trabajo y limitando la “libertad de expresión”.

(...) En EE.UU. la información fue suplantada lisa y llanamente por la propaganda corporativa. Dejó de existir el “derecho a la información”, garantizado por la Primera Enmienda de la Constitución. Los ciudadanos estadounidenses perdieron su derecho a la información veraz y oportuna sin darse cuenta y sin que hayan sido formalmente derogados. Las frecuencias para las señales de radio y televisión constituyen un bien público, de toda la sociedad, pero su control pasó a manos de unos pocos mega-imperios mediáticos."

Fuentes:
- Los amos de la prensa en EE.UU. y América Latina, Ernesto Carmona, 2007.
- Bridget Thornton, Brit Walters y Lori Rouse, en Proyecto Censurado de la Universidad Sonoma State de California, Censored 2006, Media Democracy in Action, de Peter Phillips y otros, Seven Stories Press, Nueva York, 2006.
- U.S. Securities and Exchange Commission.
- Columbia Journalism Review (www.cjr.org/tools/owners).


El informe puede leerse con más detalle aquí. Para entender un poco mejor en qué mundo estamos parados, ¿no?

11 comentarios:

Hard Core dijo...

Lo que jode en Chavez no es el diagnostico es la manera. A veces se puede lo mismo sin usar el lenguaje que usa. Pero no me corresponde a mi juzgarlo. Pero con ese lenguaje, no me cae para nada simpatico el tipo, aun pudiendome o no gustar. Yo por mi parte pensaba, en broma, la revolucion del teletearo, un pais en guerra civil porque las mujeres no podra ver mas las telenovelas venezolanas, toda una cuestion de genero.

chacall dijo...

En definitiva, según Chavez, "que Diez megagrupos controlan la prensa, radio y televisión de EE.UU" es casi un modelo.

Siguiendo con esta lógica, el problema en si para el bolivariano, no es la concentración de medios sino el mensaje que estos bajan.

De esta manera "no sólo nuestras ideas sino también nuestra misma forma de pensar están moldeadas por lo que nos inculcan los grandes medios", lo cual es cierto, y la idea bolivariana, sería tener un modelo similar, pero para reproducir otro mensaje, digamos el OPUESTO.

En definitiva, el problema no es pensar distinto a la mayoría donde estamos inmersos socialmente. El problema reside en manifestarlo. Casi un elogio de la hipocresía.

Es un tema de la "propaganda" es tan viejo, como interesante.

saludos!

Jorge Y. de la G. dijo...

Hard: sí, las maneras de Chávez son todo un tema. Igualmente yo no quiero personalizar el tema en él, me parece que sería oscurecer el fondo de la cuestión.

Chacall: que yo sepa, el informe que cita Feinmann no tiene nada que ver con el tema Chávez-RCTV y ni siquiera lo menciona, fue a mí que se me ocurrió relacionarlos. No quiero opinar mucho sobre el tema de Venezuela porque no lo conozco en profundidad, pero ayer leí este artículo de Pino Solanas donde dice que el gobierno renovó las licencias de todos los demás canales privados de TV y que el 80% de los medios son opositores.

No es por hacer una similitud, pero al gobierno de Perón en los '50 también se lo acusó de controlar todos los medios de difusión, tarea a cargo del célebre Raúl Apold. Años después Perón diría: "En el '45 teníamos a toda la prensa en contra y triunfamos, en el '55 tuvimos a los medios de nuestro lado y nos derrocaron".

Creo que después de la caída de la mayoría de los regímenes de Estado totalitario, quedan pocos países donde los gobiernos concentren los medios de comunicación. Lo que muestra el informe es que la concentración de medios en manos de pocas y gigantescas corporaciones, es la realidad de hoy día a escala global.

Gracias por la visita. Un abrazo.

manolo dijo...

Jorge
Los medios están limitados por la distancia entre la realidad y la ficción presentada.
1/El golpe contra Chavez es paradigmático.
Con todos los medios jugados al golpe, no pudieron esconder la raíz antipopular y clasista de este.
2/En la 1° Guerra del Golfo, CNN fue el rey, en la 2° Al Jazzira le enmendó la plana a todo el sistema americano.
Recordando a Jauretche, se confunde libertad de prensa con libre empresa.
Un abrazo

Diego F. dijo...

Es tremenda la concentración en la que estamos. Tan pocas manos para algo tan trascendente y peligroso en malas manos. Y que siga avanzando en la concentración sólo puede indicar que estamos cada día más cerca de una dictadura de los medios masivos de comunicación.
Lo peor es que uno sabe quién es el Presidente, quién el intendente, pero nadie sabe el nombre de quién controla al grupo Time Warner por nombrar un ejemplo.

Abrazo!

manolo dijo...

Jorge
http://es.wikipedia.org/wiki/Ayn_Rand
http://en.wikipedia.org/wiki/Ayn_Rand
Sentate a disfrutar
La pelicula con Cooper seguro que la vistes.
un abrazo

Jorge Y. de la G. dijo...

Manolo: tal cual, es la misma milonga de siempre aunque en una magnitud que quizás Jauretche no llegó a imaginar. Y lo que decís de Al Jazeera tiene que ver con otra cosa de que habla Feinmann: a lo que más teme el poder comunicacional concentrado, es que se dude de él. Entonces es obvio que trate de acallar, desautorizar o ningunear a los medios que escapan a su control.

Gracias por el link. Quizás la señora Rand era honesta y sincera en su pensamiento, pero la verdad es que le dio bastante fundamento filosófico a la hijoputez. La película creo haberla visto hace mucho, igual voy a tratar de bajarla con la mula para recordarla.

Diego: vos que estás en el asunto no dejes de leer el informe completo, que está linkeado en el post.

Gracias y abrazos.

Diego F. dijo...

Lo leí Jorge, muy bueno y creo que también habría que poner sobre la mesa de discusión este otro artículo, que en realidad es una entrevista a Chomsky sobre el tema de los medios masivos de comunicación.

Abrazo.

Jorge Y. de la G. dijo...

Gracias Diego por el aporte. Un abrazo.

Daniel de Witt dijo...

Buenísimo el post. Y después el totalitario es Chávez. La dictadura está en otro lado, como bien queda demostrado.
Gracias por invitarme a leer esto.
Un abrazo.

Jorge Y. de la G. dijo...

Daniel, gracias por tu visita y tu comentario. Un abrazo.