jueves, junio 14, 2007

Y bue...

Se me fueron un poco las ganas de seguir la serie de entradas dedicadas a Maurizio M. La verdad, no es un personaje que me inspire demasiado. Pero el bloguerismo es un sacerdocio, y lo prometido es deuda.

De todos modos ahora no tengo ganas de escribir, así que recurro otra vez al copy & paste. Después de leer la sarta de sandeces que escribió cierto pseudofilósofo y que ya provocó varios y filosos comentarios, se me ocurrió rescatar esta nota ya antigua que quizás conserve cierta actualidad, para escarnio y desilusión de aquellos que ven en MM al representante de "lo nuevo", o al que viene a enterrar a ese odiado cadáver insepulto, el peronismo. Que cada uno saque sus propias conclusiones.


Un plan para frenar al kirchnerismo.
El político y el empresario avanzan en un acuerdo. Uno responde así a la amenaza de Cristina, el otro sueña con ser presidente.

Nace la Duhalde-Macri S.A.
por Diego Schurman

–¿Cómo estás? –le preguntó Aníbal Ibarra.
–Ahora estoy mucho más tranquilo, con tiempo para descansar, alejado de la locura del poder- le contestó Eduardo Duhalde.

Días después de esa conversación, el ex presidente se dejó fotografiar en la cancha de Banfield. No era el reflejo de su tiempo de descanso, ni la representación del alejamiento del poder. Todo lo contrario: a su lado estaba Mauricio Macri, con quien comenzó a tejer un acuerdo “estratégico” que tiene a la provincia de Buenos Aires como primera escala.

Duhalde no le mintió a Ibarra. O en todo caso no le mintió únicamente al jefe de Gobierno porteño. Su discurso refractario del poder es un clásico, y se puede comprobar en decenas de reportajes. Pero Macri no llegó al palco de Banfield sólo para ver a Boca. Respondió a una invitación de Duhalde para hablar de política. De hecho la cumbre estaba prevista para el domingo anterior, en La Bombonera, donde el equipo local jugó con Vélez. Pero el fallecimiento de la madre del ex mandatario –lo que originó aquel llamado de Ibarra– demoró la cita una semana.

Las risas que mostraron para los fotógrafos continuaron por la noche. En la residencia de Lomas de Zamora, el ex mandatario, sus hijos y su mujer Chiche agasajaron a Macri con una cena. Hubo calor familiar y una amena conversación política, según consignó a Página/12 un legislador del macrismo. ¿Por qué aguas navegaron en esa larga jornada? Macri instaló el primer tema cuando Duhalde le preguntó sobre su futuro inmediato.
–Quiero ensanchar mi base electoral –contestó el empresario, insinuando que para ello debe apuntar al peronismo.

Fue entonces que el ex presidente lo motivó a caminar la provincia de Buenos Aires. Y le aseguró que no pondrá ningún obstáculo para el desembarco de Compromiso para el Cambio en el distrito.

Para el titular de Boca se trata de un paso importante hacia la nacionalización de su estructura partidaria. Pero en territorio bonaerense eso podría tener un costo: la obligación de trabajar en alianza con el justicialismo, aunque también el derecho de incluir gente propia en la lista del PJ que competirá en las legislativas del 2005.

Macri se asume como el principal referente de la oposición. Y busca posicionarse para las presidenciales del 2007, aunque –si los números no dan– no descarta volver a pelear en la Capital. ¿La tercera alternativa? Lanzar su candidatura a legislador nacional.

Discreción
En las filas del empresario son excesivamente prudentes. Temen ser utilizados por Duhalde en su subterránea interna con el kirchnerismo. Por eso sólo reconocen las “cordiales” conversaciones con el ex presidente y el objetivo de avanzar en una “estrategia común”.

¿Por qué tanta discreción? Los macristas manejan dos hipótesis para el proyecto presidencial del 2007, siempre partiendo de un fracaso de Kirchner, algo que por ahora no refleja el termómetro de la calle.
1- Piensan que una mala administración kirchnerista terminará arrastrando a todo el PJ. Y que, en ese caso, lo más conveniente sería cerrar trato con un exponente de la derecha como Ricardo López Murphy. Ya hubo varias conversaciones con el líder de Recrear.
2- No desechan la posibilidad de que el peronismo ortodoxo termine por hacerle un vacío a Kirchner para convertirse en su más fiel oponente. Puede sonar exagerado, pero el país dio varias muestras en ese sentido.

Ejemplos sobran: Adolfo Rodríguez Saá supo en su semana presidencial lo que es sentir la ausencia del PJ. El famoso verticalismo justicialista se quebró en la última elección, donde el partido presentó tres candidatos, de los cuales dos ocuparon el primer y segundo lugar. Si se diera un escenario similar la alternativa del armado de un frente con Duhalde, e incluso con el misionero Ramón Puerta, toma vigor.

Mojada de oreja
El encuentro tiene otros matices si se lo mira desde el peronismo. Duhalde se mostró con Macri en respuesta a la incursión del kirchnerismo en su territorio, ya que tomó como una mojada de oreja cuando se echó a rodar la candidatura de Cristina Kirchner.

¿Qué quiere Duhalde para su distrito? Como siempre, alambrarlo. No dejar que nadie se involucre en sus decisiones. Es vox populi entre los bonaerenses el deseo de Chiche de suceder al actual gobernador Felipe Solá. Fanático de los sondeos, su esposo también viene midiendo la imagen de Daniel Scioli en la provincia. El vicepresidente es un mimado de los Duhalde y, sabiendo de la tirante relación que mantiene con Kirchner, quieren hacerlo migrar de distrito. Concretamente estudian una fórmula Chiche-Scioli.

En Capital el respaldo a Macri es un hecho. Esa alianza –que en la última elección Duhalde no blanqueó por pedido de Kirchner, jugado por Ibarra– trajo zozobra en la Casa Rosada. Esta semana, en el día del acuerdo con el FMI, Kirchner tenía en su escritorio una encuesta porteña de la consultora Equis. El trabajo plantea distintos escenarios para la sucesión de Ibarra. En todos, los contrincantes son Macri y Elisa Carrió. Los que rotan son los candidatos kirchneristas. Están los previsibles: Alberto Fernández, Daniel Filmus, Rafael Bielsa. Y los inesperados: Roberto Lavagna y Cristina Kirchner. Del abanico de posibilidades, la senadora es la que saca mayor ventaja.(...)

Página/12, 15 de marzo de 2004.


Post Scriptum: más información sobre estos asuntos, en esta nota más reciente:

"Un pequeño repaso por sus campañas anteriores deja en claro qué temas salieron de su agenda. Su entrada a la competencia electoral en 2003 empezó con un paso en falso: en una entrevista sostuvo que los cartoneros “están cometiendo un delito. (Al ciruja) me lo llevo preso. Vos no podés alterar el orden en algo que es un delito, porque es tan delito robar basura como robarle a un señor en la esquina”. Durante el debate previo al ballottage que lo dejó afuera, la frase retornaría, pero en los labios de Aníbal Ibarra, que le recordó la gaffe.

El lanzamiento de Macri tuvo todas las características que ahora horrorizan a los asesores de PRO: fue en un lugar grande (en el estadio de Obras), con movilización de punteros del PJ –con el que Macri se alió– y de barrabravas de Boca. En lugar del discurso aséptico de este año, el empresario hizo entrar la mano dura en forma desembozada: “Pasamos del bochornoso episodio de la represión en los setenta a la impunidad del 2000”, dijo Macri, que atacó las “teorías garantistas y abolicionistas”. Además de posicionarse (y ser posicionado por Ibarra) en la derecha, Macri cargó con la mochila de su pasado cercano al menemismo y con su equipo de asesores, que incluían a ex funcionarios de Carlos Grosso, como Juan Pablo Schiavi (ahora ministro de Jorge Telerman). En ese momento, fue su jefe de campaña. En lugar de la “humanizadora” Gabriela Michetti, se presentó junto con Horacio Rodríguez Larreta, recordado por su gestión en el PAMI con Cecilia Felgueras, en el gobierno de la Alianza. Su cierre fue una clásica caravana de Lugano a Belgrano, de la mano de su actual jefe de campaña, en el que sobresalían carteles que decían “PJ Rodríguez Larreta. Peronismo unido y limpio”. Macri más de una vez se molestó con ese contacto con la militancia tradicional."


Claro, no fuera que se le empezaran a piantar votos de Recoleta. Y ya que estamos, le ponemos la frutilla al postre con esto otro:

"En torno de Macri se reagrupan ya los sectores desplazados del menemismo y el duhaldismo. En 1999, Macri fue el encargado de organizar los contactos empresarios para la campaña presidencial de Eduardo Duhalde a pedido de Ramón Puerta, de quien fue compañero en la Facultad de Ingeniería Civil de la Universidad Católica. Durante el interinato de Puerta a cargo del Poder Ejecutivo por la renuncia de Fernando de la Rúa, Macri le pidió que designara como ministro del Interior a Miguel Angel Toma. “Es un hombre mío”, le dijo. De ese mismo círculo de amigos forma parte el ex ministro del Interior de Carlos Menem, José Luis Manzano, cuya relación con Macri se hizo estrecha a raíz del secuestro del empresario, en 1991, quien fue liberado luego de pagar un rescate de varios millones de dólares. Dos meses después, el comisario Carlos Sablich detuvo por el secuestro a una banda de colegas policías.

Pero trece años después la justicia anuló sus condenas y los dejó en libertad porque se probó que fueron sometidos a golpes y paso de electricidad para que se autoincriminaran. Macri no podrá contar con Sablich en el aparato de seguridad de su eventual gobierno, porque a raíz de eso fue detenido. Cumple su prisión preventiva en el destacamento de la policía montada, con dormitorios a puertas abiertas, donde recibe la visita de Macri. Un compañero y amigo de Sablich, el comisario Jorge “Fino” Palacios, fue jefe de Seguridad de Boca Juniors, hasta que la justicia lo procesó por los homicidios y lesiones ocurridos en diciembre de 2001, el día de la renuncia de Fernando de la Rúa.(...)

Toma dirige ahora la custodia del ex senador Duhalde, quien en noviembre último respaldó el intento de Toma y Puerta por reorganizar el peronismo no kirchnerista. Duhalde también dijo que propiciaba un acuerdo electoral entre Macri y el ex ministro de Economía Roberto Lavagna. El socio de Manzano en el canal 2 de televisión, el potentado colombiano Francisco De Narváez, era parte de esa entente y todavía no sabe a qué candidatura presidencial pegará su boleta de aspirante bonaerense. Uno de los legisladores electos en la lista de Macri y que podría ser su ministro de gobierno es Cristian Ritondo, quien en la década pasada fue la JP unipersonal de Toma."

6 comentarios:

sol dijo...

bueno, no hay que ser alarmistas...máaaaaa, tengo mucho miedo!

Hard Core dijo...

Macri nunca me intereso, y al Cabezon Jamas lo vote, pero el peronismo es residual para un lado o para el otro. Gines no es bueno, por K y malo por el Cabezon. Cuando llamaron al Ex Side para salvarle las papas de Cromagñon a Ibarra se lo pidieron al cabezon y despues lo mataron, se van generando enroques y odios que los une el espanto. El unico oficialista inclaudicable que conozco es el negro Diaz Bancalari, ese esta con el que gana, luego. El solo haber vivido entre el 60 y el 80 te da conocidos de uno y otro lado. Asi que al cabezon lo daban como monto de Lomas de Zamora, ahora como de derecha catolica. En realidad hay un gatopardismo terrible y a todos se los puede acusar de todo. Igual comparto la idea que Macri y el Cabezon no son buena cosecha, en fin, ni para envasar en tetra brik sirven.

Jorge Y. de la G. dijo...

Sol: tranquila mi amiga, el duhaldemacrismo es un tigre de papel, jaja!!

Hard: es verdad lo que decís, está todo mezclado, y también es cierto lo del gatopardismo. A mí no me preocupan demasiado los cruces de vereda o las idas y vueltas en la política, creo que son algo inevitable y más en una política degradada como la que vivimos en este país. Más que acusar a D y M de algún entuerto me interesaba mostrar que aunque muchos porteños de Barrio Norte se compren la imagen prefabricada de Mauri como "lo nuevo de la política" o como el que viene a terminar con "la negrada peronista", el tipo es tan adicto a la vieja política como cualquier otro.

Gracias a los dos por la visita. Un abrazo.

Diego F. dijo...

Tengo que insistir: si gana este tipo, nos lo merecemos.

Abrazo.

Eduardo Soler dijo...

Y ahora que no está el ingeniero, quién otro mejor para encabezar "Estaría bueno Buenos Aires (la provincia)" -con ahorro de costo publicitario-.

Jorge Y. de la G. dijo...

Diego: y sí, aunque yo más que derechización de la gente veo desinterés y bronca. Mañana la seguimos.

Eduardo: si te referís al Cabezón, por lo menos no va a tener que hacer una campaña para hacerse conocer.

Gracias por los comentarios. Un abrazo.