miércoles, marzo 19, 2008

Si todos opinan...

...por qué no puede opinar un simple lego como el que escribe, sobre las tan meneadas "retenciones al campo"?

En realidad, y para minimizar los riesgos de meterme en terreno desconocido, voy a recurrir a los dichos del investigador del Conicet Osvaldo Barsky, en esta nota que le hizo David Cufré y en la que habla de algunos asuntos poco mencionados por las partes interesadas.


¿Las retenciones móviles ponen en peligro la continuidad de los productores más chicos?

–No hay pérdidas, ése es un discurso absurdo. Las retenciones operan sobre rentas extraordinarias. No las llamaría ni siquiera ganancias, sino ultrabeneficios que están muy por arriba de los costos. Los precios de los granos en el último trienio han aumentado a razón de 80 a 120 por ciento por año. Contra semejante suba no hay costo interno que haya crecido en esa proporción ni nada parecido.

–¿Pero existe un desplazamiento de productores pequeños y medianos por grandes pools de siembra?

Lo que hay es un proceso de concentración del capital, no de la tierra. En la región pampeana hay mucho rentismo. La gente que tiene tierras está ganando mucho dinero, porque los precios han subido de manera extraordinaria. Pero nadie vende. Alguien que tiene 100 hectáreas, que en esa zona es poco, está recibiendo 150.000 pesos de alquiler al año. Por eso los pueblos están florecientes. Están ganando cinco o seis veces más que cuando eran productores. Hoy tenemos un actor nuevo que es el rentista. Y el productor mediano está sacando entre 50 y 100 mil dólares cada cosecha, según el caso, y eso dos veces al año. En donde sí hubo desplazamientos fue en el Norte, en provincias como Chaco, Formosa y Salta, con compras de grandes extensiones de tierra a precios regalados por la ampliación de la frontera agraria por las nuevas tecnologías de siembra.

–¿Cuáles son las ventajas y las desventajas de las retenciones móviles?

–Tiene importantes ventajas. La primera es la previsibilidad. Ahora queda muy claro para todos al iniciar su actividad cuáles son las bandas de precios con las que se van a manejar. Desaparece la discrecionalidad del funcionario. La segunda, que ha quedado tapada en el debate, es que la medida prevé la baja de las retenciones y hasta su desaparición si las condiciones internacionales cambian y los precios caen. La tercera es que se estimula la producción de maíz y trigo por sobre la soja y el girasol. Es lo que se venía reclamando, fortalecer la rotación de cultivos. No para que se siembre menos soja, sino para que pueda haber más maíz y trigo.

–¿Y las desventajas?

–Creo que la medida podría haber sido más sofisticada, en el sentido de tomar en cuenta no sólo la evolución de los precios internacionales de los granos, sino también cómo se mueven el tipo de cambio y los costos internos.

–¿Se le puede reprochar al Gobierno que no haya consultado la medida con las entidades rurales?

–El problema no es tanto la falta de consulta, porque seguramente la respuesta de las entidades hubiera sido negativa, sino que no se genere un debate profundo sobre la política agropecuaria. Una parte de la dirigencia del campo es pro Estado cuando está en problemas, entonces sale a pedir que los rescaten, y no quiere saber nada con el Estado cuando ganan mucha plata. El gobierno debería generar un debate de otra calidad. A esta altura, además, la debilidad de la Secretaría de Agricultura es pavorosa. Que no exista un buen ministerio de Agricultura, con capacidad técnica y poder de negociación política, es inconcebible.

–¿Sobre qué habría que debatir?

–Se debería discutir una Ley Agraria completa que tome en cuenta los intereses de todos: el Estado, los consumidores y los productores. Así funciona en países centrales como Estados Unidos, pero también en otros como México. Para afrontar los desafíos hace falta un Estado más capacitado, no menos Estado. El que tenemos está desvencijado. Lo que las entidades rurales deberían plantear es que con una porción de la recaudación por las retenciones se mejore la política de subsidios para que no aumenten los precios de los alimentos, que se invierta fuertemente en infraestructura para mejorar los caminos troncales, los ferrocarriles. Se necesitan montañas de obras para abaratar los costos internos. Y también que se invierta en tecnología. En ese terreno estamos muy atrás de los países desarrollados y también de vecinos como Brasil y Chile.

–¿Usted plantea mejorar el destino de los recursos?

–El debate tiene que ser profundo. Lo que la gente de campo debe entender es que con las retenciones no hay marcha atrás. Ningún político, ni Macri, va a salir de este esquema, salvo que sea un suicida. Es el corazón de la economía. Es lo que garantiza que los precios internos no se disparen, que haya superávit fiscal, que entren recursos para pagar la deuda y que se puedan acumular reservas. Si los productores agropecuarios no entienden esta cuestión no pueden discutir nada. Las retenciones son una condición necesaria del bienestar general, incluidos ellos.


Por supuesto que el tema no se agota aquí, y para dar otra visión que habla de temas poco tratados prefiero recurrir a un comentario que hizo Manolo a un post de Artemio:

"¿Las medidas sólo joden al chiquitaje?
Si; porque los GGD, Grandes Grupos Diversificados, están diversificados.
Lo que les sacan de un bolsillo entra por el otro; subsidios a la energía, al transporte, sueldos “baratos”, cambio alto, etc.
Pero eso no es todo, a diferencia de Mariano y los otros chacareros medianos, se manejan con los Pools de Siembra.
Que es una actividad financiera, por los tanto están exentos de la mayoría de los gravámenes impositivos.
Ni siquiera hay que ser propietario del suelo, con el diferencial financiero, gana más que el titular.
Por eso se hacen los boludos, cuando se plantea que los productores descuenten las retenciones de las gabelas municipales, provinciales y nacionales.
Porque NO pagan nada; o están exentos, eluden o evaden.
Tampoco cubren las obligaciones civiles o laborales.
Si se les va la mano con el glifosato, ¿a quien le reclamás?, ¿a Redrado?
No, si no se corrige, sólo estamos creando una masa de maniobra donde se va a enancar la Oligarquía Financiera.
Porque desde el Proceso, su actividad principal es este sector.
Por eso no les importó vender durante el menemato, ni les importa ahora que los paulistas compren todo.
(...) Hay que golpear a los GGD en lo financiero, ése es el problema, lo demás tiene mucho de cháchara anterior a la Caída del Muro de Berlín."

P.S. 1: Manolo va a tener que iniciarle juicio por plagio a Claudio Scaletta.
P.S. 2: Manolo dice en el mismo comentario: "Le apuesto a Hal ½ docena de birras, que Lilita ya debe estar rosqueando con la Negra Alarcón, Saredi y Pampa Sur." Así no vale, esa rosca (incluyendo otros nombres célebres) viene de hace rato, ver acá.
P.S. 3: Si mis archivos no me fallan, al primero que se le ocurrió poner "retenciones al campo" fue al ministro Adalbert Krieger Vasena en 1967 durante la dictadura de Juan Carlos Onganía, tras una megadevaluación del peso, y no fueron para nada modestas. Seguro que ahí a nadie se le ocurrió cortar una ruta ni hacer un tractorazo.

P.S. final: hoy me entero, gracias a Mario Rapoport, de que en la época de Frondizi también se impusieron retenciones a las exportaciones del agro, siendo ministro de Economía Álvaro Alsogaray, y según parece no fue la primera vez. Y cuando fue lo de Krieger Vasena, la SRA dijo: "no estamos de acuerdo, pero respetamos las decisiones del gobierno en el marco del interés nacional".

10 comentarios:

Musgrave dijo...

Jorge, si mi memomoria no me falla con K.V. el dolar subió un 100% y
él de una puso retenciones del 60%.

un abrazo

Mendieta dijo...

Ups. Alguien dijo lo que yo posteé que no había escuchado. Lástima que no sea "del campo".
Abrazo

Mariano T. dijo...

Bueno, si estamos en la chicaneada barata, podemos decir que lo único que le falta a cristina son los bastones largos.
Barsky habla con un poco más de conocimiento, pero se le escapa el factor central en el problema.
Y es la discriminación. Por eso se ve la ruta llena de gringos y sin estancieros.
La redistribución me enseñaron que es de pobres a ricos, no del campo a la ciudad.
Por más que te haya ido bien, si te sacan lo que no le sacan a uno que tiene más guita que vos te indignás tanto como Tiger Woods (que se puede comprar un baño con canillas de oro para el solito), si no lo dejan ir a un mingitorio público con un cartel de "whites only"

Andrés el Viejo dijo...

Disculpe, Mariano, pero esto último es tomarnos el pelo.
¿Así que el lock out no es un problema económico sino moral y afectivo; se enojan porque se sienten discriminados?
Permítame que le diga que, a lo largo del tiempo, su argumentación se vuelve un poco errática.

Lucas Carrasco dijo...

Tendría que intervenir el INADI.

gatorall dijo...

Jorge,el sr Barsky entre otras cosas dice que se va a producir mas trigo y maiz con las nuevas medidas.Es falso porque además de no respetarse el precio de estos productos,el mercado ha sido tan manipulado que muy poca gente se arriesgará en esa actividad.Se va a profundizar el cultivo de soja y solo se hará la rotación estrictamente necesaria.De todos modos da la impresión de que les molesta el crecimiento de los pueblos en donde se origina esta riqueza, pueblos que carecen de la infraestructura y los servicios de por ej. Villa Urquiza,donde ud.vive y ni hablar de Recoleta o Puerto Madero.Las ganancias financieras están desgravadas y son "intocables", asi como las locaciones urbanas tampoco pagan Ganancias e IVA.Manolo tiene razón Grobocopatel es el mayor empresario del sector y no tiene una hectárea de campo.Estarìa bueno que los habitantes de su ciudad pagaran un diferencial de impuestos por todas las ventajas y subsidios que reciben.

manolo dijo...

Querido amigo y compañero,
También tendría que hacerle juicio a Jorge Fernández Díaz de la Tribuna de Doctrina;-P
http://209.85.207.104/search?q=cache:2O_king-0TsJ:www.croquetadigital.com.ar/index2.php%3Foption%3Dcom_content%26do_pdf%3D1%26id%3D344+%22deshonestidad+intelectual%22+%22Fern%C3%A1ndez+D%C3%ADaz+%22&hl=es&ct=clnk&cd=3&gl=ar
“La neurosis del oficialista”
La deshonestidad intelectual no es de derecha ni de izquierda.
La deshonestidad intelectual es argentina.
Bien argentina.
Lo que importa es obligarlos a tomar linea, como decia el querido Don Arturo
Como siempre un gran abrazo

manolo dijo...

Jorge
te envio otro link que no se corta
http://www.lanacion.com.ar/archivo/Nota.asp?nota_id=975991
Un abrazo

Jorge Y. de la G. dijo...

Richard:
Justo ayer leí el dato, la devaluación de Krieger llevó el dólar de 255 a 350 $ moneda nacional de esa época. Lo de las retenciones no lo tengo, confío en tu número!

Mendieta:
Lo que vos planteás y lo que dijo Barsky son cosas de sentido común, lamentablemente ahora que los ánimos están caldeados no son temas que se pongan en debate.

Mariano:
No tuve ninguna intención de hacer una chicana barata con lo de Krieger y Onganía, lamento si te pareció así. No quiero echar más leña al fuego, pero me parece que hay una exaltación exagerada y un rencor con bastante carga ideológica en algunos de los reclamos. Y eso es perjudicial porque termina ocultando los problemas de fondo, se termina en antinomias ridículas del tipo campo vs. ciudad, etc.

Lo que decís de la discriminación lo veo razonable pero no es un argumento habitual de la dirigencia de las entidades, creo que los productores tienen un serio problema de representatividad.

En lo personal trato de no caer en prejuicios ideológicos, por eso me parece interesante lo de Barsky que demuestra que, al menos en la región pampeana, el problema no es la propiedad de la tierra como todavía creen muchos, sino la concentración del capital. Y Manolo pone el foco en los que se llevan la parte del león de la renta, cosa de la que tampoco se habla demasiado. Entiendo que el Gobierno tiene enormes fallas tanto de orden técnico como político, pero trato de no comprar carne podrida, cualquiera que sea el que la quiera vender.

Andrés y Lucas:
El argumento de Mariano sobre la discriminación me parece atendible. No me extrañaría que los "pesos pesados" que capturan gran parte de la renta agraria tengan huevos puestos en otras canastas (cosa que seguramente no ocurre con los pequeños y medianos productores), y que por eso no se hable tanto del asunto.

Gracias y un abrazo a todos.

Jorge Y. de la G. dijo...

Gatorall:
Puede ser que tengas razón con lo del trigo y el maíz, yo no soy quién para decirlo. En cuanto a la soja, parece que si sigue bajando el precio internacional, puede ocurrir que los productores terminen pagando menos retenciones que antes de las nuevas medidas (ver aquí).

En cuanto a "la molestia por el crecimiento de los pueblos", veo que tus argumentos son muy parecidos a los de Adrián Simioni en esta nota de La Voz del Interior. Es verdad que existe algo que podría llamarse "prejuicio anticampo" pero tampoco creo que haya que exagerar. No sé si yo seré un porteño renegado pero me considero defensor del desarrollo del interior y de la integración nacional, a mi no me parece nada mal que la gente que labura se enriquezca y menos aún que invierta su dinero en sus pagos. Y te aseguro que como vecino de Villa Urquiza sufro la pérdida de calidad de vida que significa la reciente aparición de multitud de torres cerca de mi casa, con calles intransitables, deterioro en los servicios, pérdida de luz solar y de privacidad, etc., etc. Si supiera que una parte de mis impuestos van a la mejora de la infraestructura y de las condiciones de vida en el interior la pagaría con gusto, en parte porque el hacinamiento en mi ciudad y mi barrio también me perjudica a mí!

Ah, y coincido con Manolo, no tengo ninguna duda de que hay que gravar la renta financiera.

Querido Manolo:
Mejor pongo yo el link aquí, jaja!! Yo que vos lo perdono a Fernández Díaz, es un tipo inteligente...

Gracias y abrazos.