jueves, julio 31, 2008

Poeta


De la Duda

Mi bondadosa hermana la Paciencia
sabe llorarte, Amor en lejanía,
cuando le falta el pan de tu alegría
todo lo que le sobra el de tu ausencia.

Y llora sin quererlo en tu presencia
cuando le das altura y mediodía.
Porque, desnudo amor, si eres la vía
no eres la flor ni el fruto de tu ciencia.

¡Oh, llanto, el de tu noche y su mañana!
Perdido el sueño y no maduro el arte
llorando está mi bondadosa hermana:

y si te mira, buen amor, advierte
que duda entre la pena de ganarte
y la melancolía de perderte.


(Poema publicado en 1939 en La Nación, y encontrado aquí.)


El recuerdo de la figura y de la obra de Leopoldo Marechal viene a cuento de esta nota de Guillermo Saccomanno en Radar, que acompaña a un fragmento del texto El Poeta Depuesto, escrito en 1965 e incluido en una nueva edición de Cuadernos de Navegación (Seix Barral, 2008). Aquí va un trocito del fragmento:


"1. José María, en La Nación del 17 de noviembre de 1963, H. A. Murena, objetando polémicamente al crítico uruguayo Rodríguez Monegal ciertas apreciaciones de su libro Narradores de esta América dice, refiriéndose a mí: “Marechal constituye un caso remoto por la doble razón de ser argentino y de que, a causa de su militancia peronista, se hallaba excluido de la comunidad intelectual argentina”.

Ciertamente, y como sabes, yo venía registrando en mí, desde 1948 en que apareció mi Adán Buenosayres, los efectos de tal exclusión, operada, según la triste característica de nuestros medios intelectuales, con el recurso fácil de los silencios y los olvidos prefabricados. La declaración de Murena fue un acto de valentía intelectual, como lo fueron las de Sabato repetidas en numerosas instancias. Y su confirmación de lo que yo había experimentado en carne propia me llevó a estas dos conclusiones: 1º, la “barbarie” que Sarmiento denunciara en las clases populares de su época se había trasladado paradójicamente a la clase intelectual de hoy, ya que sólo bárbaros (¡oh, muy lujosos!) podían excluir de su comunidad a un poeta que hasta entonces llamaban hermano, por el solo delito de haber seguido tres banderas que creyó y cree inalienables; y 2º, desde 1955 no sólo tuvo nuestro país un Gobernante Depuesto, sino también un Abogado Depuesto, un Médico Depuesto, un Militar Depuesto, un Cura Depuesto y (tal mi caso) un Poeta Depuesto.(...)"


Sólo quiero agregar un comentario a la nota de Saccomanno, que termina planteando una antinomia Borges-Marechal (muy válida, en varios sentidos). En esta página, su autor Manuel Ruano escribió:

Cuando falleció don Leopoldo, lo velaron en el salón de la vieja Casa del Escritor en la calle México de Buenos Aires. Fue un 26 de junio de 1970. Recuerdo haber estado junto a su ataúd al filo de la medianoche, acompañando a su viuda y otras personas a las que no logro individualizar plenamente. El salón estaba medianamente iluminado. De pronto, llegó alguien con andar lento y balbuceo en la voz: era Jorge Luis Borges, un compañero de viaje del martinfierrismo. Y sus palabras fueron:

-Amigo, amigo, la vida nos separó, pero fuiste un amigo.

16 comentarios:

Alejandro dijo...

Genial. Muchas gracias. Las oposiciones Borges vs. X suelen ser por lo general ignorantes de los lazos secretos que unían a Borges con muchos de los que luego fueron imaginados sus enemigos.

Ulschmidt dijo...

" En cierta mañana de octubre de 192., casi al mediodía, seis hombres nos internábamos en el cementerio de Oeste, llevando a pulso un atúd de modesta factura (cuatro tablitas frágiles) cuya levedad era tanta, que nos parecia llevar en su interior, no la vencida carne de un hombre muerto, sino la materia sutil de un poema concluido..."

EmmaPeel dijo...

Y justo hoy rindo un final en un edificio que lleva su nombre (esas vueltas locas)

Saludos Vecino

Charlie Boyle dijo...

Con El banquete me enamoré de la política, con Megafon me enamoré de mi mujer, con Adanbuenosaires me enamoré de la vida. eso fue de los 18 a los 23 mas o menos.
Sabe Rafa me hace reconectarme con migo mismo, me hace pensar que me pasaría ahora a los casi 50 si agarro esos angélicos cuadernos de tapas azules y los releo, temo no quedar igual.
Pero me tienta.
Gracias por traer al poeta que se ha encargado de los ritmos circadianos de mi corazón por tanto tiempo.
A esta edad le temo al infarto.
Un abrazo

Anónimo dijo...

Don Lobo:

Alberdi hablaba de la "Barbarie Letrada".
Muy buen post,lo felicito!
anonimo bostero

Rafa dijo...

Alejandro:
Coincido, además pegarle a Borges para ensalzar a X suele ser un recurso bastante mediocre. No lo es la comparación que hace Saccomanno, pero me pareció valiosa la anécdota.

Sr. U:
Un regalo adicional el suyo. Adán Buenosayres, una novela simplemente extraordinaria.

Emma:
Querida vecina, ojalá que los manes de don Leopoldo le hayan traído suerte! ¿Y para cuándo una lectura suya?

Charlie:
Yo también leí esos libros a esa edad, pero no me pasaron tantas cosas como a vos, jaja!!

Agarrá tranquilo los libros o los Cuadernos, que no muerden... no te preocupes por el infarto, dejá que tu corazón siga latiendo con las palabras del poeta.

Don AB:
Viniendo de Ud, el elogio vale doble!!

Muchísimas gracias, y abrazos para todos.

Julián dijo...

Rafa:

Pese a que como muchos peronistas Marechal fue discriminado por el establishment cultural, lo cierto es que en vida fue un tipo feliz y muy apreciado por sus amigos.

No leí nada de él ¿Me recomienda algo?

La verdad es que un "nacional-popular" como usted me diría que soy un poco cipayo si le cuento que lo que describe Charlie a mí me pasó con las novelas "La Esperanza" y "La Condición Humana" de Malraux.

Saludos

PD: ¡Felices dos años con el blog y feliz día del amigo! No nos abandone como hizo el Partisano del Frepaso

Rafa dijo...

Julián:
Es verdad lo que decís de Marechal, y creo que en sus últimos años se sintió bastante reivindicado.

De él puedo recomendarte, sin duda, Adán Buenosayres. Sus otras dos novelas, El Banquete de Severo Arcángelo y Megafón o la Guerra, también son muy disfrutables aunque están más ligadas a la época en que fueron escritas (los '60).

De su poesía mucho no puedo decirte ya que todavía la estoy descubriendo de a poco, pero buscate "Didáctica de la Patria". Ahí quizás encuentres la razón más profunda por la que existe este blog. Y no te preocupes, no tenés nada de "cipayo" por admirar esos libros de Malraux!

Gracias por las felicitaciones, quizás postee salteado por unos meses ya que me urgen otras obligaciones, pero no pienso abandonar.

Un gran abrazo.

Anónimo dijo...

Rafa:

Buenas líneas las de "Didáctica de la Patria":

"No vaciles jamás en la defensa
o enunciación o elogio
de la Verdad, el Bien y la Hermosura.
Son tres nombres divinos que trascienden al mundo, y es fácil
deletrearlos en las cosas. No los traiciones, aunque te flagelen: yo sé
bien que la triste Cobardía
suele atar a los hombres junto al Río moroso.
Vence a la Cobardía de los ojos oblicuos,
y la Patria futura dará el santo y el héroe que han de trazar las líneas
de la Cruz"

El problema que creo nos embarca a ambos es que la mayoría no piensa a la Patria como Marechal en el campo político al que usted pertenece, de la misma manera que la mayoría no piensa al género humano de la misma manera que Malraux en "La Esperanza" en el campo político al que pertenezco.

Me alegro que usted sea uno de los pocos nacional-populares que siguen cultivando el estimable "nacionalismo sano" y no haya caído en la insidiosa tarea de ser uno de tanto perros de Pavlov en la dura labor cotidiana de botonear a los que no piensan como los Kirchner.

Oiga Rafa nos debe un post sobre su relación con el peronismo el PJ, nos lo prometió allá lejos y hace tiempo. No sé usted, pero yo lo veo "peronizado". El pueblo quiere saber.

Abrazo

theraphosa dijo...

me gusta,me gusta,señor lobo estepario.A ver si paso por aqui denuevo.


TH.BL

Rafa dijo...

Julián:
Veo que seguiste mi consejo, no es raro que leyendo Didáctica de la Patria se me escape un lagrimón.

No veo como un problema que "las mayorías" piensen de manera distinta a uno, ya que no me interesa liderar nada sino sólo brindar un espacio de reflexión. Pero quién sabe, dicen que la gota horada a la piedra...

Me alegro de que me consideres un "nacional-popular sano"! No suelo dedicarme a botonear sino más bien a tratar de esclarecer(me). Ah, y por ahora te voy a seguir debiendo lo del peronismo.

Gracias y un abrazo.

PD: perdón, quise borrar tu mensaje duplicado y quedaste como Anónimo, lo lamento...

Theraphosa:
Gracias por venir y me alegro de que le haya gustado este lugar. Puede volver a visitarlo cuando guste.

Muchos saludos.

Anónimo dijo...

Genial, te leo siempre. Un abrazo y te paso la dire del blog que estoy armando www.portaldelperiodista.blogspot.com
Juan Pablo Peralta

Colo dijo...

Sr. Lobo Estepario, creo no ser la única que está esperando una nueva publicación, que espera?? jajaja

Saludos.

Rafa dijo...

Juan Pablo:
Gracias por tus palabras, voy a retribuir tu visita.

Sra. Colo:
Sus deseos son órdenes, ya sale uno con fritas.

Saludos y besos.

Anónimo dijo...

Duermen en tus pies los caminos.

Leopoldo, el grande.

Sigamos recuperando.

Un abrazo

Rafa dijo...

Estimado Anónimo: ya que estamos...

Yo sé cómo tu voz perfuma la barba de los vientos.
Por tus arroyos, los días descienden como piraguas.
Tus ríos abren canales de música en la noche,
y la luna es un papagayo más entre bambúes,
o un loto que rompen a picotazos las cigüeñas.
Es un país más casto que la desnudez del agua;
los pájaros beben en la huella de tu pie desnudo.
Te levantarás antes de que amanezca,
sin despertar a los niños y al alba, que duerme todavía.
El cazador de pumas dice que el sol brota de tu mortero
y que calzas al día como a tus hermanitos.
Pisarás el maíz a la sombra de los ancianos,
en cuyo pie se han dormido todas las danzas.
Sentados en cráneos de buey,
tus abuelos fuman la hoja seca de sus días;
chisporrotea la sal de sus refranes
en el fuego creciente de la mañana.
(Junto al palenque, los niños
han boleado un potrillo alazán...)
En una tierra impúber desnudarás tu canto
junto al arroyo de las tardes.
Tú sabes algún signo para pedir la lluvia
y has encontrado yerbas que hacen soñar.
Pero no es hora; duermen
en tus pies los caminos.
Y danzas en el humo de mi pipa,
donde las noches arden como tabacos negros...

No sé cómo se llama el poema, lo encontré aquí.

Gracias, un abrazo.