martes, noviembre 23, 2010

El precio del bronce


Si alguna virtud tuvo la columna "mitrista" que publicó el historiador Luis Alberto Romero sobre la conmemoración oficial del combate de la Vuelta de Obligado, fue la de ocasionar muy buenas réplicas por parte de algunos "neorrevisionistas", como él llama despectivamente a quienes están reactualizando una mirada nacional y popular sobre nuestra Historia. Las más destacadas a mi entender, la de Sergio Wischñewsky en Página/12 y la de Hernán Brienza en Tiempo Argentino. En la blogósfera, Abel se ocupó del asunto en dos muy buenos posts en los que intervine con algunos comentarios. En particular, recordé la postura del General San Martín sobre la actitud del jefe de la Confederación Argentina ante la incursión anglofrancesa de 1845 (al respecto ver también este post de Ezequiel). Y de paso, decidí reflotar algunos apuntes que tenía archivados sobre el Libertador y los usos y métodos de construcción de las figuras y hechos de la Historia.

La reflexión que me había surgido, era cuál fue el camino por el cual la figura de San Martín, muerto lejos de su tierra, en el ostracismo y olvidado por sus compatriotas, llegó bastantes años después de su desaparición física a un lugar casi indiscutido de máximo prócer de nuestra Historia.

El asunto tiene su miga porque el núcleo liberal que terminó concretando la "organización nacional" en las décadas de 1850 y 1860 también fue el encargado de fundar nuestra Historia oficial. Me refiero a Mitre y Sarmiento, sobre todo al fundador de la "tribuna de doctrina" con sus obras dedicadas a Belgrano y a San Martín. Una Historia de elegidos y de réprobos (el mayor de todos, sin duda, Juan Manuel de Rosas). Un héroe civil: "el hombre que se adelantó a su tiempo", Bernardino Rivadavia. Un héroe militar: José de San Martín. Pero este grupo tenía razones para hacerle muy fuertes reproches a San Martín, algunos por episodios ya históricos en ese momento y otros por causas todavía muy recientes. Para citar solamente un par:

- La desobediencia a las órdenes del Directorio (Pueyrredón, Rondeau) de retornar con sus tropas desde Cuyo, abandonando los planes de liberación de Chile y Perú para combatir a las montoneras federales de Artigas, López y Ramírez.

- Su actitud ante el bloqueo anglofrancés al Río de la Plata, y su apoyo a la actitud de Rosas, materializada en el legado de su sable.

Es interesante que en su Historia de San Martín, Mitre se refiere a esa actitud descalificándola. No es para menos: él junto con Sarmiento era parte de los emigrados que apoyaron la intervención extranjera, y uno de los aludidos en la célebre frase (ver aquí):

"...pero lo que no puedo concebir es el que haya americanos que por un indigno espíritu de partido se unan al extranjero para humillar a su Patria y reducirla a una condición peor que la que sufríamos en tiempos de la dominación española: una tal felonía ni el sepulcro la puede hacer desaparecer..."

Mitre le echa en cara al Libertador su "falta de visión política" y su apego "anticuado" a la idea de la independencia. Claro que lo hace en su lenguaje rebuscado y farragoso; el ex presidente oriundo de Anillaco hubiera dicho más directamente: "se quedó en el '16"...

Un libro casi desconocido y de enorme valor para "pensar el Bicentenario" es sin duda "Grandes y pequeños hombres del Plata" de Juan Bautista Alberdi, que además muestra a su autor en una faceta "pre-revisionista" bastante silenciada por quienes lo exaltan como prócer del liberalismo. En ese libro Alberdi desmenuza la Historia de Belgrano y el Facundo, y "hace picadillo históricamente a Mitre y a Sarmiento" (palabras de Arturo Jauretche).

En el libro aparecen un par de cartas que Sarmiento le envió a Alberdi y que dan un indicio de cómo empezó la elevación de San Martín al "procerato oficial".


"XXXIII - San Martín calificado en carta de Sarmiento a mí"

"Yungay, julio 19 de 1852. "...Desmadryl hace un Panteón de hombres célebres de Chile: la obra es acabada. Se necesita la biografía de San Martín, y usted podría hacerla breve, espiritual, saissisante [atrapante], instructiva. San Martín fue una víctima; pero su expatriación fue una expiación. Sus violencias, pero sobre todo, la sombra de Manuel Rodríguez, se levantó contra él y lo anonadó. Haga usted resaltar este hecho para precavernos. Esta justicia silenciosa, pero inflexible que lo alejó para siempre de América. Hoy es Rosas el proscripto. Sus afinidades las encuentra en el apoyo que prestó al tirano por lo que usted ha dicho: por el sentimiento de repulsión al extranjero. El ejército de los Andes se sublevó en Lima por razones generales; pero el sentimiento, la pasión eficiente, fue el resentimiento que causaba a los argentinos, el verse despojados de su bandera, esto es, de su gloria nacional, para izar las nuevas banderas de los estados libertados, dándoles el aire de condottieri. También él se sublevó contra su gobierno en Las Tablas, y su ejército se sublevó contra él. ¿Se encarga usted del trabajo? Fundemos de una vez nuestro tribunal histórico. Seamos justos pero dejemos de ser panegiristas de cuanta maldad se ha cometido. San Martín, castigado por la opinión, expulsado para siempre de América, olvidado veinte años, y rehabilitado por los laicos, por Montt, el doctor, el letrado, es una digna y útil lección."

Habiéndome yo rehusado a escribir con condiciones impuestas a mi juicio, me escribió Sarmiento así:

"Yungay, septiembre 2 de 1852. "...Yo le indiqué a usted que escribiese la biografía de San Martín, porque ya la había usted hecho antes, insinuando que podía hacerse justicia ahora, etc. Sin ser mi ánimo que fuese una detracción, porque yo no aconsejaría a nadie nada que no fuese honorable, creía que una alabanza eterna de nuestros personajes históricos, fabulosos todos, es la vergüenza y la condenación nuestra. - Sarmiento."
Juan Bautista Alberdi, Grandes y Pequeños Hombres del Plata, Ed. Punto de Encuentro, Buenos Aires, 2007, p. 152-153.


Finalmente, no fue Alberdi quien escribió la biografía de San Martín sino Bartolomé Mitre, que no la hizo breve. Su Epílogo con el que quizás pretendió fundar el tribunal histórico que pedía Sarmiento, no deja de pasarle la factura al Libertador.

"El carácter de San Martín es uno de aquellos que se imponen a la historia. Su acción se prolonga en el tiempo y su influencia se transmite a su posteridad como hombre de acción consciente. El germen de una idea por él incubada, que brota de las entrañas de la tierra nativa, se deposita en su alma, y es el campeón de esa idea. Como general de la hegemonía argentina primero, y de la chileno-argentina después, es el heraldo de los principios fundamentales que han dado su constitución internacional a la América, cohesión a sus partes componentes, y equilibrio a sus estados independientes. Con todas sus deficiencias intelectuales y sus errores políticos, con su genio limitado y meramente concreto, con su escuela militar más metódica que inspirada, y a pesar de sus desfallecimientos en el curso de su trabajada vida, es el hombre de acción deliberada y trascendental más bien equilibrado que haya producido la revolución sudamericana. Fiel a la máxima que regió su vida: 'Fue lo que debía ser' y antes que ser lo que no debía, prefirió 'no ser nada'. Por eso vivirá en la inmortalidad."
Bartolomé Mitre, Historia de San Martín, Ed. Suelo Argentino, Buenos Aires, 1950, p. 594.


Evidentemente, a San Martín el bronce no le salió gratis.


P.S.: por si quedaba algo por decir sobre Luis Alberto Romero, ya lo dijo Ezequiel en forma magistral, aquí y acá.

10 comentarios:

Ezequiel Meler dijo...

Clap, clap, clap. Vos me inspiraste a mí, ahora.

RR dijo...

Me resulta muy gratificante leer tus escritos, con los cuales coincido. Buena calificación de la nota de Romero como mitrista, sin embargo muchos todavía hoy no lo reconocen así. Abrazo
RR

Rafa dijo...

Ezequiel:
¡Ya leí tu nuevo post, me pareció excelente! En realidad esto se me había ocurrido a partir de este post tuyo del año pasado y cuando después te escuché con Gerardo en La Bloguera. No terminé de redondearlo en ese momento y ahora me pareció oportuno revivirlo.

Muchísimas gracias. Un abrazo.

RR:
Te agradezco mucho tu comentario. Creo que esta es una muy buena crítica de las posturas de Romero, que se presenta como un "historiador objetivo" y en realidad suele recurrir a burdas panfleteadas.

Un abrazo.

profquesada dijo...

Excelente post. está lleno de valiosísima información y reflexiones. Para que nos conozcamos te digo que a mi me interesa la historia bajo dos aspectos el su epistemología y en el de su rol de "constructora de relatos-mundos imaginarios" capaces de señalarnos de dónde venimos y hacia donde es deseable dirigir nuestro futuro.
En mi Blog bastadeodio, me ocupo, como un aficionado, de estos temas.
un abrazo

parcass dijo...

Estimado Rafa:

Magistral!!!

Mucha gente no valoriza "lo historico" porque le parece una perdida de tiempo, que hay cosas importantes para resolver,etc.No creo que sea asi.

Asi como es una tarea importante poner sobre la mesa atrocidades cometidas por supuestos proceres,hay otra tarea importante que es revivir ( y ajustar a la epoca) el pensamiento por ej. de Peron,que cuanto mas se lo nombra y se lo cita,menos se lo conoce.

De nuevo,lo felicito

Cordiales saludos

Greta dijo...

Buenísimo Rafa...
Sos un capo, eh?
Me encantó el post.

Un abrazo.

Rafa dijo...

Profe Quesada:
¡Gracias por el comentario y el elogio! Veo que tenemos mucho en común, ya te agregué a mi lista de blogs.

Un abrazo.

Don Parcass:
¡Ah bueno, viniendo de Ud. el elogio vale doble! Sin duda, muchas veces una mirada sobre la Historia ayuda a comprender el presente. Alberdi también lo entendía así.

Sobre Perón parece que Ud. me estuviera leyendo el pensamiento. Tengo una deuda pendiente por ese lado y apenas pueda la pienso saldar.

Un saludo cordial.

Greta:
¡Cuántos mimos! Ya me estoy poniendo colorado...

Un beso y un abrazo.

parcass dijo...

Estimado Rafa:

Bueno, una de cal y otra de arena.

Ya sabe que soy bastante insoportable si me dan un espacio.

Le doy otra idea: como fracase en mi primer intento con "La accion humana" de Mises ( el fracaso ensena mas que el exito, por lo tanto no lo voy a dejar) busque la forma de acercarme de otra forma: en forma casual encontre en la Web:"Ludwing von Mises.POLITICA ECONOMICA.Pensamientos para hoy y para el futuro.(seis conferencias dictadas en Buenos Aires en 1959)".

Son una cincuenta paginas,el tipo habla para gente vulvar y lo hace muy bien.
Peron seguramente las leyo.Me pregunto: pueden haber influido las ideas de Mises en el pensamiento de Peron?.No en todo,solo parcialmente.

Habra algun documento?

No se.

Un cordial saludo.
AB

Rafa dijo...

Don Parcass-AB:
Le agradezco el dato, ya encontré el texto. No sé qué tiene que ver con este post, pero bueno...

Evidentemente las conferencias de Von Mises tenían como objetivo una reafirmación de fe en el capitalismo, en una época en que el conflicto Este-Oeste estaba al rojo vivo y no se sabía cómo terminaría. Hoy la verdad, con todo respeto y viendo la crisis actual, le veo bastante de dogma de fe y no poca ingenuidad.

Ya son muy pocos los que necesitan que les prediquen las ventajas del capitalismo sobre el socialismo. El punto hoy es quién paga los platos rotos de la crisis global, o hasta qué punto se va a poder "ajustar" a las sociedades para que los paguen.

Una sola cosa más para no extenderme: creo que Von Mises estuvo mal asesorado cuando vino acá. Le hicieron creer que Perón había sido un dictador y que una vez derrocado la Argentina tenía vía libre para adoptar una "economía de libre mercado". Lo que no le dijeron fue que quien más hizo por el capitalismo en la Argentina fue justamente Perón, que entre otras cosas condujo un movimiento mayoritario alejado del marxismo. Y que estaba proscripto al igual que su líder, al momento de la visita de Von Mises. Pensar que el problema argentino era de "falta de libre mercado" y no fundamentalmente político, era un signo de miopía.

Perón era cualquier cosa menos un negado, es muy probable que haya leído a Von Mises. Y seguramente en la época de su retorno había intuido que había que realizar transformaciones económicas y que ni el país ni el mundo eran los mismos del '55.

Tengo un libro sobre el que ya voy a postear, ahí aparece una frase de Perón al autor allá por el '72: "Le llevo una enorme ventaja a los que me echaron en el '55, hace 17 años que me dedico a leer."

Otro saludo cordial.

parcass dijo...

Rafa: cuando lo lea me comenta.Son clases de economia simples.Habla muy lateralmente de Peron.Critica mas a USA.
Gracias.

Saludos
ramon c