martes, junio 14, 2011

Educación, ¿para qué?

Hace rato que me vienen haciendo ruido algunas declaraciones escandalizadas sobre "el estado de la educación", como las originadas por el llamado Informe PISA. O como las que suele hacer el ahora candidato presidencial radical-coloradista. Desde ya que la situación educativa todavía está muy lejos de lo ideal, pero parece ser un lugar común hablar de "La Educación" en abstracto, aislada de la evolución general del país y de sus circunstancias socioeconómicas y culturales. Como suele decirse, se tiende a mirar "la foto" y no "la película", y a creer (o a hacer creer) que por la simple acción de alguien "muy preocupado" por la educación, la cosa va a mejorar instantáneamente como por arte de magia.

Estoy convencido de que no tiene sentido hablar de "La Educación" si no se tiene en claro qué proyecto de país se pretende. Por eso me pareció muy valioso este reportaje de Leonardo Moledo al investigador de la UNSAM Pedro Weinberg sobre educación y trabajo a través de la Historia argentina. Weinberg vincula acciones (o políticas de Estado) tomadas en períodos muy diversos, pero que revelan una línea histórica digna de tener muy en cuenta.


"(...) –¿Cuál es la perspectiva histórica de su tesis acerca de la educación para el trabajo?

–A lo largo del siglo XX, la educación técnico-profesional supo anticiparse a las demandas sociales y económicas; lo hizo con agilidad, imaginación y pertinencia; pocas otras modalidades educativas podrían exhibir tales características en un período tan largo.

–¿Por ejemplo?

–Cuando Otto Krause impulsa la creación de la primera escuela industrial en los albores del siglo XX, es consciente de los límites del modelo agroexportador vigente; cuando el desarrollo industrial es aún incipiente, se expande la red de escuelas industriales en los años ’30; cuando se desata el crecimiento industrial en torno de la sustitución de importaciones, se crea la Comisión Nacional de Aprendizaje y Orientación Profesional (CNAOP); cuando Arturo Frondizi echa las bases de la industria pesada (siderúrgica y petroquímica) y la automotriz, crea el Consejo Nacional de Educación Técnica (CONET). Y en todos esos casos, ello tuvo repercusiones económicas y sociales: la falta de mano de obra calificada nunca se convirtió en un cuello de botella de los procesos de crecimiento y, al mismo tiempo, se comenzaron a abrir las puertas de la educación secundaria para los hijos de los trabajadores.

¿Y qué ocurrió desde otros sectores?

–Por ejemplo, desde el sector sindical existieron movimientos paralelos que también se singularizaron por ser iniciativas que lograron sostenerse en el tiempo. Y digo esto pues las comparo con las efímeras, coyunturales, cortoplacistas y sobre todo fracasadas experiencias que se ensayaron en los últimos cincuenta años para transformar la enseñanza media. Ejemplos claros en este sentido pueden ser los esfuerzos llevados a cabo por La Fraternidad a través de su Escuela Técnica Central, que montó un audaz proyecto de formación de los conductores de locomotoras en las primeras décadas del siglo pasado; o la experiencia del sector gráfico, con sus más de cien años de eficaz labor en la formación de trabajadores, técnicos y tecnólogos, primero bajo la responsabilidad del sindicato y desde hace unos años bajo la responsabilidad de la cámara del sector. Y para no abusar del tiempo y el espacio, déjeme aludir al estratégico papel cumplido por los salesianos en todo lo referido a la educación agrotécnica. Y en general, a los aportes que desde UOCRA, SMATA, UOM, Empleados de Comercio y Servicios, y tantos otros sindicatos que han asumido en las últimas décadas responsabilidades dejadas de lado por el Estado.

Bueno, el proyecto educativo de Sarmiento también fue todo un paradigma.

–Es cierto; pero déjeme decirle que concuerdo con usted en la medida en que admitamos dos cosas que me parecen fundamentales. Sarmiento pensó a la educación en el marco de un proyecto de país, no fue simplemente un educador: fue un estadista que comprendió que la educación tenía que ver con los grandes imperativos económicos, sociales, culturales, políticos. No concibió a la educación como un asunto autorreferente. Y en segundo lugar, porque Sarmiento fue un “hacedor”, no se quedó en los rimbombantes pronunciamientos ni apeló a una mera retórica en la materia. A Sarmiento se lo puede juzgar, también y fundamentalmente, por su vasta obra concretada.

Con respecto a la reforma educativa que se hizo en la época de Menem, hoy en día no queda nada, ¿no?

–Coincido. Pero tampoco queda nada –más que la deuda contraída con la Banca Internacional de Desarrollo– de la reforma de la educación media de los ’70, y tantas otras. Debemos admitir que lo grave son las expectativas que se crean, la deuda internacional que se contrae, y los magros resultados alcanzados por las diferentes autoridades educativas, resultados que saltan a la vista de cualquier ciudadano. Insisto: lo que me preocupa es la discontinuidad de las políticas educativas en el país, y el costo (no sólo financiero, por supuesto) que esto entraña para el país y su gente.

¿Y cómo vincula estos hechos con la educación técnico-profesional?

–Uno de los hechos que más me llaman la atención es que después de cada fracaso de reforma de la educación media se verifica que las unidades escolares que están en mejores condiciones de iniciar un proceso de recuperación son, justamente, las escuelas técnicas. Después de la propuesta fallida de secundarización de la educación técnico-profesional en los ’90: en nuestros días, las escuelas secundarias siguen viviendo uno de los momentos más dramáticos y penosos de su historia. En cambio, las técnicas muestran una mejor perspectiva de recuperación, por lo menos en términos relativos. Así no resulta sorprendente ver el número llamativo de alumnos pertenecientes a las escuelas técnicas que participan con éxito en las olimpíadas de conocimiento o competencias nacionales e internacionales de ciencias, donde concursan alumnos de las escuelas secundarias.(...)

¿Y en la Argentina qué ha pasado?

–La CNAOP se creó en el ámbito de la Secretaría de Trabajo y Previsión Social –no en el Ministerio de Educación–, y fue “gobernada” por una comisión tripartita (gobierno, sindicatos, cámaras). Cumplió con el propósito de formar la mano de obra requerida, pero sobre todo abrió por primera vez las puertas de la escuela secundaria a los hijos de los trabajadores. Otro tanto ocurrió con la apertura de la Universidad Obrera Nacional (actual UTN). En otras palabras: una oferta educativa que demostró éxito en la inclusión social de los sectores históricamente postergados. Claro que esta obra se efectuó sin demasiada estridencia en su época, y al día de hoy no se la analiza para extraer estos fantásticos resultados.

Volviendo al nombre de la su cátedra, cada vez que aparece el nombre de Belgrano uno se lleva una sorpresa agradable. En este caso, porque Belgrano fue uno de los primeros que pensó la educación técnica en el país.

–Fue el creador de la educación técnica, sí. Agreguemos que no fue solamente su inspirador: fue su realizador a través de la puesta en funcionamiento de la Escuela de Náutica que sobrevive hasta nuestros días. Pero además se comprometió con la educación en general, puso especial interés en promover la educación de los sectores más pobres, postuló la educación de las mujeres, financió de su propio peculio cuatro escuelas en Salta, Jujuy y Buenos Aires. Y al igual que Juan Hipólito Vieytes (iniciador de la educación agrotécnica en el país a comienzos del siglo XIX) y Sarmiento, entendieron la educación como un elemento estratégico de los modelos de desarrollo que ellos sostenían. Y obraron en consecuencia, esto es, no circunscribieron su acción al nivel ideológico sino que concretaron sus ideales educativos en realizaciones concretas. Ninguno de ellos fue simplemente educador, tampoco ilustrados repetidores, comentaristas, analistas de las ideas pedagógicas de turno. Ellos fueron creadores."


Como aporte propio, agrego que conozco de cerca instituciones donde se forman estudiantes con muy alto nivel en ciencias "duras" y en ingeniería y en los que el Estado pone un esfuerzo muy grande. Hasta hace pocos años, prácticamente todos los graduados se iban a trabajar fuera del país apenas terminada su carrera. Ahora, son muchos los que se quedan.

Y para terminar, aunque no tuve nada que ver con esto, siento la satisfacción de que algo que anuncié acá se haya concretado con éxito. Para qué negarlo, también siento orgullo.



11 comentarios:

nilda dijo...

yo estoy ocupada en el tema de la educacion. Me conmovio el mensaje de Cristina, cuando asumio como presidenta, que se referia tambien al esfuerzo que tiene que poner el que recibe educacion, hablando en primera persona. Algo paso que esa ilusion en el acto educativo, esa creencia cayó de alguna manera, acompañando derrumbes sociales. Hay que ser muy meticuloso separando la paja del trigo. Por ej. ahora se ha lanzado, como el cohete, un programa de educacion para que los cooperativistas hagan su secundaria en dos veces por semana con materias cuatrimestrales, el plan se llama FINES2. Conozco del tema porque soy directora de 5 de esos nucleamientos. El nivel de precariedad en la propuesta (que imaginemos acredita para ingresar en la universidad) es alarmante. Para mi es una estafa a la gente que cree que va a tener competencias para ingresar al mundo universitario. Por eso, a mi no me sirve que lo califiquen como "educacion popular". Empoderar se empodera dando conocimientos, no titulos. Que se yo.

nilda dijo...

por otro lado, comparto el orgullo que se siente (que siente ud, y que se traduce en el post)cuando las cosas estan bien hechas. Eso es la calidad: el orgullo por lo hecho.

Alcides Acevedo dijo...

Los kirccneristas deberían dar cuenta de la impresionante caída de la calidad educativa DURANTE SU GOBIERNO.
Más allá de la mentira, más allá del supuesto aumento del presupuesto tendrían que explicarnos.
Hay que recordar también que figuras como Filmus o Tedesco fueron los ideologos de las reformas de la educación el la época de menenismo, verdaderamente repugnante.
Yo recuerdo a Filmus explicando porqué la educación técnica en Argentina era caduca, costaba muy cara y era explusiva ya que se recibían muy pocos de los que ingresaban, terrible caradura, pensara que ahora es candidato.

MC. Operador Visceral dijo...

Muy buen aporte don Lobo.

Rafa dijo...

Nilda:
No puede hablarse de la caída en la educación sin hablar de nuestro declive como sociedad y como país. Vos lo sabés mejor que yo, hoy día la escuela tiene casi como principal objetivo la "contención" y la tarea educativa queda en segundo o tercer plano o vaya uno a saber cuál. Así como se perdió la noción del valor del trabajo, se perdió la del valor de la educación. Algo muy difícil y largo de revertir, aunque hay signos positivos.

No sabía lo del programa que mencionás y comparto tu opinión. Parece que en este caso en vez de ir a los problemas de fondo sólo se quiere "tapar agujeros" en una forma de engaño a los supuestos beneficiarios. De ser así, es seguro que se va a hacer más mal que bien.

Gracias por compartir mi orgullo y por tus comentarios. Un beso grande.

Rafa dijo...

Alcides Acevedo:
Sería bueno que aporte datos sobre esa "impresionante caída en la calidad educativa" de la que Ud. habla. Es innegable que hay áreas que están en una grave crisis, como p.ej. la educación media pero esto no es algo que haya empezado en estos últimos años. Además Ud. debería recordar que desde la reforma de los '90 la educación está descentralizada y cada gobierno provincial es responsable de su propia jurisdicción.

Sobre las reformas del menemismo no creo que los ideólogos hayan sido los que Ud. dice sino que los planes venían dictados desde el Banco Mundial. A lo sumo habrán participado en la ejecución aunque los principales responsables fueron otros. Y recuerdo que el primer acto de gobierno de Kirchner fue ir a Entre Ríos con Filmus para terminar con la huelga docente que eternizaba el entonces gobernador radical Montiel.

Gracias por su comentario. Saludos.

MC:
Gracias por el comentario y el elogio. Un abrazo.

marcela dijo...

Aunque soy totalmente contraria al kirchnerismo no considero que éste sea el único culpable del deterioro educativo.
Tampoco soy admiradora de la educación impartida en otros paises .
No soy especialista en educación pero en la rama pedagògica ,ésto opino como madre y como experiencia con mis tres hijos.
Tuve precisamente que afrontar discriminación total con mi hijo mayor por problemas en la escuela primaria.Situaciones que otrora ,antes de los pseudo adelantos de la psicologìa invadiendo el campo pedagògico , se solucionaban facilmente y que en mi caso lo hice con mi modesto tìtulo de maestra normal -de las de antes-.
Con respecto a la educación secundaria ,experiencia de mi hijo mayor ,quien fuè a escuela nocturna debo FELICITAR EL NIVEL DE PROFESORES Y ENSEÑANZA .Hasta como abogada debo ponderar el programa de enseñanza del derecho en la especialización PERITO MERCANTIL que era de altìsimo nivel.Se estudiaba en manuales concentrados de libros de la carrera de derecho.
Las carreras de especialización o extensión universitaria en empresa rural de la SOCIEDAD RURAL muy buenas también.
Buenísimo nivel en la carrera de INGENIERIA QUIMICA de la UNIVERSIDAD DE bUENOS AIRES.Con su tìtulo universitario y especializaciones de la misma universidad un profesional se encuentra apto para destacar en cualquier país del mundo.Esto por experiencia con mi segunda hija.
Buenísimo nivel tanto el lo técnico como en lo artìstico de las CARRERAS DE DISEÑO ,no solo la que siguió mi tercer hija en IMAGEN Y SONIDO sino también el diseño gráfico de muebles e indumentaria UN SEMILLERO DE CREATIVIDAD QUE ENTUCIASMA.
A pesar de todo creo que los programas deben ser "comandados" con talento tratando de despertar "el interès en el alumno digamos vulgar en sus intereses que siempre existió".
Aclaro que al señor Filmus le discuto ,algo que se por vìa indirecta ,que haya importado para la enseñanza ideologìas foraneas y también critico el tipo de enseñanza de historia que actualmente se imparte soy una crìtica total a algunas tergiversaciones històricas y al escaso nivel de los historiadores.
Abriendo la historia a la discusión de pareceres sin llegar a enfrentamientos ni posiciones raidcalizadas ES FACIL ARREGLARLO.
El deterioro de la enseñanza primaria y secundaria màs bien parecería ser un problema universal.
Me alegran mucho los movimientos en favor de las escuelas industriales y todo tipo de especialización.

Alberto Christin dijo...

Creo que no hay que ignorar lo que dicen las pruebas PISA, y no porque se refieran a la "calidad educativa", que es un concepto político. Lo que afirman es que los alumnos argentinos aprenden muuuuy poco, y se trata de todo tipo de aprendizajes, hasta la resolución de problemas.
¿por qué aprenden menos de lo que podrían? Todo tiene que ver con todo, hay que mejorar el trabajo del aula. Hay que mejorar el funcionamiento de las escuelas, eso es más importante, hay que mejorar el contexto familiar, es más importante aún, pero la verdadera llave está en LA IMPORTANCIA QUE LA SOCIEDAD LE ASIGNA A LA EDUCACIÓN.
Creo que otros agentes educativos operan para reproducir las condiciones de opresión social y actúan contra la escuela ¿No habrá llegado el momento de discutir esas acciones?
Un saludo
www.evaluacion.edusanluis.com.ar

marcela dijo...

Hay algo con lo que no estoy de acuerdo y discuto continuamente.
Es el que refiere a la problemàtica de la educación a los hijos de los marginados.
Se dice que la pobreza trae como consecuencia el retraso mental ,totalmente en desacuerdo con eso.
Se lo digo por haber sido maestra en zonas marginales autènticas
En ciudades que habìan constituído cinturones industriales y luego los mismos -por su desaparición -habían generado pobreza irredenta como SANTA FE.
Si ud hubiese visto la chispa intelectual de esos nenes no opinaría como los expertos.Comían con desesperación sus desayunos ,por falta de cena y demás .pero el cerebro estaba màs que intacto.Muchos de ellos ,a pesar de nuestras caídas como país han llegado a notables superaciones.
Vayan a las escuelas de frontera ,con buenísimos maestros y vean el nivel de educación hasta con algo que resultò sumamente llamativo para extranjeros:la pronunciación correcta de idiomas extranjeros en una escuela de la puna.
La deficiencia mental deriva de problemas genèticos y ataca a cualquier clase social.

Por esa creencia inexacta estamos con el problema de delincuencia que soporta nuestra sociedad.Descuido imperdonable a para un país que ha formado generaciones sin la cultura del trabajo constructivo y el desarrollo de la inteligencia para fines de superación personal.
Si la sociedad hubiese reaccionado ,como està haciendo hasta pacíficamente la juventud europea ,EN FORMA INMEDIATA ANTE LOS SISTEMAS QUE CERRARON LAS FABRICAS Y LA POSIBILIDAD DE EMPLEO muchos problemas nos hubiésemos ahorrado.
Otro problema negativo para la base educativa ES EL FOMENTO CONSTANTE A LA DESTRUCCION DEL HOGAR TRADICIONAL que se nota en todos los medios de comunicación OFICIALES Y DE LA CONTRA.

Rafa dijo...

Marcela:
Muy valiosos tus aportes. Afortunadamente hay muchos sectores y lugares donde la educación da todavía motivos de satisfacción. Lo que no puede ignorarse es que la escuela es hoy día una caja de resonancia de una realidad de deterioro social que ya lleva mucho tiempo: la pérdida de expectativas en el futuro laboral, la desvalorización de la educación como vía de progreso personal, etc., etc. Si además desde los últimos años se intenta incluir a muchísimos chicos y adolescentes que estaban totalmente alejados de la escuela, me parece totalmente engañoso tomar una prueba standard de rendimiento como única medida del "estado de la educación".

A esto debemos sumar el deterioro de la carrera docente y la multiplicidad de tareas que deben asumir los docentes, en cuanto a inclusión y motivación de los alumnos o el remar contra el desinterés o la sobreprotección de los padres, o situaciones cada vez más frecuentes de disolución y/o abandono familiar, por ejemplo. Cómo nos podemos quedar entonces con el dato de un "test" cuando tenemos a cada rato pibes drogados o alcoholizados alrededor de los colegios. Y no estoy hablando de lugares sórdidos del conurbano sino del centro y los barrios más acomodados de la capital...

Hay muy poca memoria del deterioro que ya teníamos hace años. Todavía tengo en el parabrisas de mi auto el sticker del "Fondo Nacional de Incentivo Docente" que sirvió para terminar con el conflicto de la Carpa Blanca en el '99. Es como que entre los automovilistas tuvimos que hacer una "vaquita" obligatoria para mejorarles el sueldo a los docentes, porque el Estado se lavaba las manos para no perjudicar al "modelo". Algo que debería avergonzarnos como sociedad.

Concuerdo en que Filmus en el pasado estuvo entre los que instrumentaron la nefasta reforma de los '90 impulsada por el Banco Mundial. Claro que en un país que se achicaba, donde no había un futuro para el empleo industrial, era lógico que se desincentivara la educación técnica. De todos modos creo que a partir de 2003, como ministro de Educación y luego como senador ha tenido una buena actuación.

Coincido con vos, la pobreza no es un impedimento para el desarrollo intelectual. Aunque ya en casos extremos de desnutrición en los primeros años de vida, los chicos quedan con un déficit que van a arrastrar durante toda su vida.

Disculpas por la demora en contestarte. Gracias por tus comentarios, te mando un saludo muy cordial.

Rafa dijo...

Alberto Christin:
Por supuesto que no hay que ignorar lo que nos dicen las pruebas PISA. Mi crítica va hacia los que "se rasgan las vestiduras" para poner de chivo expiatorio a una gestión gubernamental, ignorando la larga decadencia de la situación educativa y su relación con el estado general de la sociedad.

Desde ya que la clave para mejorar las cosas está en la importancia que la sociedad le tiene que dar a la educación. Pero como escribí en el post, estoy convencido de que un proyecto educativo no puede estar disociado de un proyecto de país. Quizás sería fácil desentendernos de los excluidos y mejorar la calidad educativa para una minoría mientras se consolida un "país para pocos". Pero probablemente el resultado sea retomar la "fuga de cerebros" y seguramente en el exterior se van a admirar del nivel educativo de los argentinos. A algunos de por acá puede que eso los llene de vanidad, pero al país le va a servir de muy poco.

Creo que de alguna manera somos colegas, yo también doy clases de Matemática. Gracias por tu comentario, te mando un saludo muy cordial.