lunes, agosto 22, 2011

Solano López, la historieta y la historia


Ha partido Francisco Solano López, el dibujante del Eternauta y de tantas historietas inolvidables. Y que como se muestra arriba, también dibujó cuadros de la Argentina "profundamente dividida y exasperada" del pasado, que afortunadamente no es la de hoy día, pese a que los editorialistas de La Nación (adecuadamente diseccionados aquí y acá) digan lo contrario. No tengo a mano un archivo del diario creado por don Bartolo para consultar p.ej. editoriales del mes de junio de 1956 y verificar su posición "pacificadora y reconciliadora", pero creo que me llevaría un desengaño.

Lo que sí, tengo acá la nota con que en 2001 La Nación despidió a uno de los protagonistas de la "Operación Masacre". Un verdugo, dejando de lado la corrección política.


A los 92 años, murió el coronel Desiderio Fernández Suárez
por Jorge Rouillon

"El fallecimiento, a los 92 años, del coronel Desiderio Fernández Suárez, retrotrae a la memoria la muerte de cinco personas, a las que fuerzas policiales dispararon por la espalda en un descampado de José León Suárez en la madrugada del 10 de junio de 1956, el día siguiente del levantamiento del general Juan José Valle, de filiación peronista, contra el gobierno de la Revolución Libertadora.

Fernández Suárez era el jefe de policía de la provincia de Buenos Aires, que personalmente detuvo a esas y otras personas desarmadas en una casa de Florida, antes de que el gobierno estableciera, a la 0.32, la ley marcial. Según el libro "Operación masacre", de Rodolfo Walsh, hacia las 5 de la mañana, Fernández Suárez, en La Plata, mientras subía la escalinata de la Casa de Gobierno de la provincia, con el interventor, general Emilio Bonnecarrere, dio la orden de viva voz: "¡A esos detenidos de San Martín, que los lleven a un descampado y los fusilen!"

(...) Walsh señala que el comisario inspector Rodolfo Rodríguez Moreno, que debió cumplir las órdenes en José León Suárez, indicó que era "misión terriblemente ingrata" para él, pues "salía de todas las funciones específicas de la policía".

Y fue cumplida con cierto descuido deliberado; es así que algunos se salvaron, como Julio Troxler, que años después sería subjefe de policía en la misma provincia de Buenos Aires en el gobierno de Oscar Bidegain y moriría asesinado en 1974, y Juan Carlos Livraga, que iniciaría un juicio a quienes lo detuvieron y quisieron matarlo, sin ningún efecto conducente.

El coronel Fernández Suárez pidió un sumario al Ministerio de Guerra, que lo absolvió de responsabilidad en el grave episodio. Ocurrió ello en 1958, ya elegido Frondizi, época en que pasó a retiro obligatorio.

En 1962, fue detenido con otras personas, durante el gobierno de José María Guido, ocasión en la que alegó su "larga lucha en defensa de la Constitución y del orden jurídico".

(...) En 1965, en una carta al presidente de la Cámara de Diputados, el radical Arturo Mor Roig, Fernández Suárez sostuvo que era inexacto que "él hubiera ordenado los fusilamientos". Según él, fueron "el resultado de un decreto del Poder Ejecutivo, transmitido a la Jefatura de la Policía de la Provincia de Buenos Aires, y desde allí retransmitido a la Unidad Regional San Martín". Otras fuentes indican que Aramburu, que se hallaba fuera de Buenos Aires, sólo convalidó a posteriori lo ejecutado.

En 1971, el Comando en Jefe del Ejército, en un comunicado, dijo que el oficial "se limitó a cumplir órdenes impartidas por el entonces Superior Gobierno de la Nación".

(...) El sepelio de Fernández Suárez se realizó el martes en el cementerio de la Chacarita. Un familiar comentó que no estaba arrepentido, que pensaba haber obrado bien.

Por los graves hechos que lo tuvieron como protagonista no debió responder a la justicia de los hombres.

Le tocó actuar en un tiempo de odios que separaron por un abismo a los argentinos. Con delaciones, torturas y quemas de iglesias en los meses previos al derrocamiento de Perón y episodios como aquellos otros de los que fue actor, en papeles decisivos de la historia política argentina."


La adaptación de Francisco Solano López y Omar Panosetti de Operación Masacre de Rodolfo Walsh, completa aquí.

2 comentarios:

Greta dijo...

¡Excelente nota, amigo Rafa...!!! Qué capo don Solano, y qué pena que ya no esté. Por fortuna sus obras quedan y ya son clásicos.
Un abrazo.

Greta.

Rafa dijo...

Greta:
Gracias por pasar y comentar, una alegría verte por acá!

Un beso y un abrazo!