jueves, marzo 22, 2012

¿Se viene la revolución?

Esta invitación que posteó Abel me viene a cuento para volver a resaltar la actualidad de la problemática "Ciencia, tecnología, desarrollo y dependencia" y la necesidad de un pensamiento propio que retome los aportes de Jorge A. Sabato y otros pensadores que se dedicaron al tema en los '60 y '70 (algo como esto, por ejemplo).

Un buen ejemplo de la actualidad de dicha temática es el que plantea el título de esta nota aparecida el año pasado en Cash. El litio es un material estratégico con un enorme potencial económico presente y futuro, y Argentina posee una de las mayores reservas mundiales junto con Bolivia y Chile (para más datos, recomiendo el reportaje de Adrián Paenza al químico Juan Collet). Actualmente, el país produce y exporta carbonato de litio a granel, destinado a empresas trasnacionales como ésta que fabrican baterías para celulares, computadoras, automóviles, etc. Claro que hay una pequeña diferencia entre la escala económica de la producción de carbonato de litio y la de baterías, como bien explica el autor de la nota:

"(...) La presidenta Cristina Fernández de Kirchner introdujo lateralmente un punto que casi no aparece en los debates económicos o de política industrial, ya que al mencionar el pedido a la General Motors de fabricar en el país baterías de litio ha rozado un tema central y estratégico: ¿qué debe hacer un país con sus recursos naturales? ¿Qué debe hacer con su petróleo, con su gas, con su cobre, con su litio? La primera dimensión, la trivial de este asunto, es la económica y no caben dudas: hasta el 2004 el precio de la tonelada de carbonato de litio no superaba los 2500 dólares, hoy el precio es de 6000 dólares la tonelada. Una batería para automóviles de litio-ion tiene un precio de mercado de 20.000 dólares, que necesita alrededor de 15 kilogramos de carbonato de litio para fabricarla, es decir, menos de 15 dólares (*). ¿Qué conviene producir y exportar? ¿Baterías o carbonato de litio?"
[(*) No me cierra la última cuenta, de todos modos la diferencia entre la materia prima y el producto manufacturado salta a la vista.]

Y yendo a las implicancias profundas de esa pregunta:

"Otra dimensión que no es considerada habitualmente es la industrial: producir baterías implica un entramado productivo complejo de proveedores de tecnologías que se articulan horizontal y verticalmente con el fin de producir un objeto de alto valor agregado. Además, esta red necesita más trabajadores, y mucho más capacitados, que la simple extracción y transporte de un mineral. Por otro lado, avanzan las tecnologías para hacer eficiente el reciclado del litio utilizado en baterías. Cuando estas técnicas sean económicamente redituables, ¿cuánto disminuirá el precio de la tonelada de carbonato de litio? ¿Quiénes tendrán el control de este mercado? ¿Los países que dominan la tecnología o los que disponen del recurso? Pocas veces en la Argentina respondimos correctamente a esas preguntas. Lo hicieron, por ejemplo, Mosconi y Savio, que entendieron que no sólo el petróleo y el hierro eran recursos estratégicos, sino que lo eran, y acaso en mayor medida, una industria nacional del gas y del petróleo y una industria nacional siderúrgica. Si la Argentina pudo por momentos alejarse de la pobreza, material, intelectual y espiritual que supone ser sólo y nada más que un productor de materias primas, fue por la elección del camino correcto en el momento adecuado, fue por pensar estratégicamente y a largo plazo y fue por el coraje de muchos que debieron enfrentar a los intereses extranjeros y a sus representantes nacionales."

Afortunadamente hay indicios que permiten ser optimistas en este tema en particular, como surge de este reportaje al físico Daniel Barraco:

"Hemos conformado un grupo de investigadores de la Facultad de Matemática, Astronomía y Física de la Universidad Nacional de Córdoba, del Instituto de Investigaciones Fisicoquímicas Teóricas y Aplicadas de la Universidad Nacional de La Plata, la Comisión Nacional de Energía Atómica y la empresa Sol.ar, que trabaja para llegar a tener las baterías argentinas. Estamos desarrollando el know how mediante tres proyectos paralelos que cuentan con el apoyo de los ministerios de Ciencia y Tecnología y de Industria. El primero es desarrollar las pastas, los electrolitos, con los separadores y los polímeros; segundo, fabricar la batería en sí usando esa mezcla, armar el pack y colocar los controladores, y tercero, la purificación del litio, aprovechando la abundancia y la calidad de reservas de este recurso en la Puna."

"Tanto la fabricación de las celdas como el ensamble de las baterías se realizarán en plantas industriales que se ubicarán en las provincias productoras de litio, es decir, en Catamarca, Salta o Jujuy. Apuntamos a una industrialización en origen. La parte electrónica se realizará en Córdoba, donde podemos hacer la soldadura y los demás procesos. Por eso esperamos ya para el próximo mes de junio tener una planta instalada, ponerla en funcionamiento y sacar la primera partida de unas 80 mil baterías para septiembre u octubre. Luego las tendríamos que hacer homologar y, una vez homologadas, se estaría en condiciones de venderlas y hasta exportarlas."


Por supuesto, una política de Estado en una actividad como ésta tiene que tener en cuenta los aspectos ambientales como los que preocupan a los habitantes originarios. Y también, prestar mucha atención a los poderosos intereses que están metiendo (o queriendo meter) mano en el asunto.

No es para alarmar a nadie, pero no está de más recordar qué les puede llegar a pasar a los países que no saben o no pueden defender sus recursos naturales.

En fin, vaya algo de música para amenizar.





P.S.: Subsanando un olvido imperdonable, aquí va una entrevista al Presidente Evo Morales hablando de lo que significa el litio para Bolivia, con dos frases para recordar:

"No queremos que se repita otro Potosí."

"La polìtica definida es tener socios y no patrones."

10 comentarios:

Anónimo dijo...

Que post, felicitaciones. Cerca de la revolucion, eso parece. Quien hubiera dicho.
Favalli

MC. Operador Visceral dijo...

Justo por éstos días había estado revolviendo esos artículos acerca del tema litio por una noticia acerca de la regulación de China a su industria extractiva de las "tierras raras". Muy buen post!!

nilda dijo...

ud.que no es del palo mio quiza no sabe que el litio es el nombre de la sustancia que se usa para medicar las psicosis maniacodepresivas, para ser moderna el trastorno bipolar. Me acuerdo de un libro de secundaria tal vez donde un indio de la India decia que los paises que no son de alta gama (en vocabulario moderno) no nos podemos permitir el lujo de no tener ciencia y cientificos. Tenemos la obligacion de no subordinarnos . Yo soy de una epoca que hasta los peritos mercantiles, es decir, los que apuntaban para cagatintas teniamos una materia en la secundaria (merceologia) que apuntaba al desarrollo tecnologico en relacion a los recursos naturales.
beso y ya me voy a poner al dia con el blogroll

fijate.cl dijo...

Sigue así Lobo.
Tú sociedad es inteligente y tienen más conocimientos que los míos.
Así como se venía diciendo y como lo está por ser. El litio autorizará la proliferación de las electrolineras y el almacenamiento de energía para una vasta gama de productos que, el hombre ávido de tecnología, necesita, demanda e inventa sin cesar.
Atte.
HSQO
CIO ij

profquesada dijo...

Muy buen post mi amigo, hace un tiempo publiqué una entrevista al ing. Martinez en mi blog (bastadeodio) donde éste planteaba el mismo tema, incluso el de las baterías. El agregaba una noción muy importante en relación a los recursos no renovables y era la siguiente. La extracción y exportación de estos recursos en su forma primaria sin elaborar por parte de empresas trasnacionales tiende a agotar rápidamente estos recursos, normalmente mediante megaemprendimientos de grandes inversiones pero aún más grandes márgenes de ganancias, dejando pocos beneficios a nivel local, aún con la aplicación de retenciones. En el fondo es una reedición de las peores prácticas del colonialismo del siglo XIX. Integrar todo el proceso productivo, desde la materia prima hasta el producto final impide toda esta sangría de riqueza que se va para afuera en lugar de quedarse en el país y ser correctamente distribuida, en forma de trabajo, de bienes y de servicios.

Alcides Acevedo dijo...

Lamentables peronistas... ¿sabían que todos tenemos baterías de litio en nuestras computadoras?
Se utilizan para el reloj backup de la BIOS.

Bueno... ¿qué decir? es muy difícil hablar de estos temas con gente que carece de los conocimientos tecnológicos básicos pero les doy un sólo dato: ¿saben cuánto gasta Toyota en investigación y desarrollo al año?
Casi 9 mil millones de dólares, una cifra impresionante, gran parte de esa cantidad se emplea para el desarrolo de vehículos eléctricos y baterías... de litio.

¿Cuánto piensan invertir los señores de la Universidad de Córdoba?
Sin palabras.

Rafa dijo...

Favalli:
Muchas gracias por su visita y su comentario. Un saludo cordial.

MC:
Tal cual, el control y el aprovechamiento por las naciones de sus propios recursos es un asunto de alcance mundial.

Gracias, un abrazo.

Rafa dijo...

Nilda:
Sí, sabía que el litio se usaba en tratamientos psiquiátricos. De ahí le debe haber venido el título al rubio de Seattle, que seguramente no se dedicaba a la química ni a las baterías!

El indio a que te referís era Nehru, líder independentista y primer ministro de la India, y esa es una frase muy famosa que por supuesto es aplicable también a nosotros.

Y claro que me acuerdo de la merceología, alguna vez preparé alumnos de esa materia y hasta tengo algunos libros de texto por ahí!

Je, voy a inspeccionar tu nuevo blogroll a ver si me agregaste. Un gran beso!!

Rafa dijo...

HSQO:
Un gusto recibir su comentario. Quizàs en un futuro próximo Argentina, Chile y Bolivia decidan asociarse para proteger mejor este recurso y hacer planes conjuntos de desarrollo.

Profquesada:
Voy a rastrear esa entrevista en su blog, siempre es útil leer los aportes e ideas del Ing. Martínez. Lo mismo que Ud. plantea vale p.ej. para la ahora tan discutida minería a cielo abierto.

Gracias, saludos cordiales para ambos.

Rafa dijo...

Alcides Acevedo:
Le agradezco que descienda a hablar de estos temas con "gente que carece de los conocimientos tecnológicos básicos", aunque lamento que no entienda de qué se trata este post.

El conocimiento sobre los usos de las baterías de litio está al alcance de cualquiera vía Google. Y el de las inversiones que realiza Toyota, además de Hyundai, General Motors, Mitsubishi, etc., también.

Ignoro cuánto dinero se va a invertir en el proyecto de la UNC, pero supongo que a nadie (ni siquiera a ningún "peronista") se le ocurriría competir con Toyota. Y por mí, si una empresa trasnacional decide fabricar baterías de litio en el país, bienvenido sea.

Por lo demás me remito al comentario de Profquesada. Supongo que Ud. añora la época en que le vendìamos lana a Inglaterra y le comprábamos los artículos terminados hechos con esa misma lana. Va a ser difícil ponernos de acuerdo.

Saludos.