jueves, noviembre 08, 2007

Wainfeld manda, yo obedezco

Ahora sí, voy a lo que me puse a buscar en El medio pelo... después de leer este párrafo de Mario de Palermo bajo el subtítulo "Gloria y loor a Jauretche":

(...) Sería aconsejable un repaso de Arturo Jauretche y de su obra cúlmine, El medio pelo en la sociedad argentina. El texto es rescatado en estos días pero de modo aplanado, como un repertorio de chicanas y de motes a los contreras. El punto de vista de Jauretche sobre los antagonismos entre vastos sectores de las capas medias y el peronismo era más rico. Castigaba la falta de percepción del “medio pelo” respecto de sus reales intereses de clase. Pero también recriminaba al peronismo, su domicilio existencial, por la cantidad de agresiones vanas y acciones erradas que atizaron el enfrentamiento.(...)

Podrían citarse infinidad de párrafos referidos a lo que dice Wainfeld, pero no quiero hacerla larga y además el libro está disponible para el que quiera leerlo, p.ej. en lo del Ortiba. Lo que va aquí es una parte de lo que Don Arturo escribió bajo el título "La Gran Pauta", en el último capítulo de la obra.

(...) La ex­presión "medio pelo" tenía entre nosotros ya una acep­ción más amplia y no caracterizada racialmente. Así se comenzó a atribuir con preferencia a capas procedentes de las primeras promociones inmigratorias, para terminar aplicándose a niveles mucho más altos, que es el cri­terio usado en este libro pues lo que en definitiva determina la calificación no es el nivel adonde se produce, sino el carácter falso de las situaciones y el pie forzado con que se las vive, es decir la ficción.

Esta ficción de status ha existido siempre pero sin el carácter masivo de los últimos años, en que dejó de ser episódico y excepcional para convertirse en el modo del vasto sector que se ha analizado. También se ha visto que esta generalización se produce en el momento histó­rico de lo que diremos el "aluvión zoológico" para emplear un término característico del "medio pelo". La posición inversa al mismo es ab-initio un signo de status. Ni remotamente toda la gente que se ubica contra el movi­miento de 1945 es "medio pelo"; pero todo el "medio pe­lo" está en esa posición porque ella se convierte como signo negativo en un signo afirmativo del status que se busca.

Cuando la clase alta, pasados los episodios de la Uni­dad Democrática se retrae a su propio medio alejándose de los contactos populares, el "medio pelo" afirma aun más este signo para convertirlo en el signo de los signos. A través de la Unidad Democrática, la gente del "medio pelo" ha tenido por un tiempo la ilusión del mismo status con la clase alta. Cuando ésta se retrae necesita aferrarse a las pautas que motivaron la convivencia y el "antipero­nismo" le resulta el único nexo subsistente. Valorizarlo como símbolo es confirmarse en el status que se atribuye. Con el transcurso del tiempo se convierte en el símbolo por excelencia y así el antiperonismo se convierte en la pauta de las pautas: la Gran Pauta.

Esta pauta las resume a todas porque es pauta de comportamiento y pauta ideológica.
Como pauta ideoló­gica contiene todos los elementos intelectuales aportados por el sarmientismo de la intelligentzia que se acaban de ver y como pauta de comportamiento resume, en la cal­comanía de las pautas de la clase alta los signos de dis­tinción que se buscan en ella. Cumple además otra fun­ción integradora porque en la comunidad del símbolo, y por el contraste que éste establece con el resto de la so­ciedad que el medio pelo considera por debajo de su status, es un instrumento de fusión endógeno al grupo, que permite en cierta manera reconstruir la imagen de la sociedad tradicional que había derogado el fenómeno inmigratorio. Para los supuestos del "medio pelo" se ha reconstituido la separación entre gente principal, "parte sana y decente" de la población, y clase inferior consti­tuida por los "negros". Sólo que ahora la parte sana y decente se configura con los gringuitos adentro, lo que explica que uno de ellos haya podido hacer la calificación de aluvión zoológico (*).

Creo que con esto está bien claro que Perón o Peronismo no son más que nombres ocasionales, pretextos; el antiperonismo es tan hecho social como el peronismo; mientras aquél es el nombre que tiene la integración de toda la sociedad argentina en una nueva configuración, éste expresa la resistencia a la misma. Perón o Mongo, ese es el hecho adjetivo. Lo sustantivo es lo que se acaba de decir y se repetirá respecto del hombre o del grupo social que aparezca encabezando la integración inevitable; se reiterará la misma situación que se produjo en­tonces y cuyos valores entendidos subsisten, al margen de las virtudes o vicios que tenga la conducción. Con mayor razón si el hombre o grupo conductor surge de los es­tratos medios de la sociedad, y aun por la influencia de un Alcibíades o un Julio César salidos de la clase alta. Éste será un desertor que por el solo hecho de actuar al servicio de la causa nacional, identificada con la inte­gración, recibirá las mismas calificaciones y servirá como pauta definitoria a contrario imperio.

Perón y el peronismo, para emplear los términos co­rrientes de la Sociología de la Cátedra no son otra cosa que el marco de referencia.(...)

Obra citada, Capítulo XI - Las pautas del medio pelo, Arturo Jauretche, A. Peña Lillo editor, Buenos Aires, 1966.


Algunos pensarán que esto es cosa antigua y que no tiene nada que ver con nuestra realidad actual. Yo soy de los que piensan otra cosa.


(*) Hace un tiempo José P. Feinmann atribuyó erróneamente ese dicho al radical Amadeo Sabattini, "el tanito de Villa María", cuando en verdad el inventor de la histórica frase fue el diputado (también radical) Ernesto Sanmartino. JPF, con todo respeto, antes de ponerte a dar cursos sobre peronismo, agarrá los libros (o la Wiki) que no muerden.

8 comentarios:

Mendieta dijo...

Necesitamos uno, dos, muchos Jauretches. Abrazo,

Gerardo Fernández dijo...

Una ´sola observación, Jorge: Bajo la foto de Mario debes poner "WANTED"

manolo dijo...

Clap,clap, clap.
Por la cita y el trabajo de tipeo.
Un abrazo amigazo

Lic. Baleno dijo...

Sanmartino fue el diputado que invento la frase "aluvion zoologico" si.
"El Medio Pelo en la sociedad argentina" para los que todavia se sienten mas comodos con un libro en las manos esta 28 pesos en las librerias Cuspide.

Jorge Y. de la G. dijo...

Mendieta: lo veo medio difícil, después de haber sufrido tanto bombardeo a saturación de "pensamiento único". Por lo menos, hagamos un poquito de trabajo de hormiga con su legado.

Gerardo: ¿¿te debe plata?? ¿No se lo encuentra con Chacho en el Varela Varelita, o a la salida del programa de Roberto Navarro en América 24? No hay caso, no se puede creer en nadie...:P

Manolo: gracias pero no es para tanto, soy de tipear largo pero esto está "copypasteado", jaja!! Sólo puse algunas negritas, con toda intención...

Lic. Baleno: gracias por el dato, igual reitero que en el link que puse de El Ortiba está el libro completo, y creo que de otros lados se puede bajar en pdf o doc.

Gracias y un abrazo a todos.

Musgrave dijo...

Muy bueno, Jorge.

Preguntas de un joven, o no tanto, imberbe

1-Que tirada tuvieron los libros de A. J.?

2-Que grado de popularidad tenía, en terminos actuales?

3-Si como supongo mucha difusión de su pensamiento se dió a través del partido, no debemos estar tan mal,no?

Gerardo Fernández dijo...

Jorge: Lo de WANTED es porque la foto me hizo acordar esos cartelones que salían en las películas de vaqueros ¿No da un poco presidiario en la foto el gallinón Mario?

Jorge Y. de la G. dijo...

Musgrave:
1- No tengo datos a mano, lo que leí por ahí es que de "El medio pelo..." salieron cuatro ediciones en tres meses, y en pocos años llegó a las 10 ediciones. No sé de cuántos ejemplares estamos hablando, pero en esa época las tiradas eran enormes, comparadas con las de hoy día.

2- Allá por el '70-'72 se hizo muy popular porque aparecía mucho en televisión, recuerdo p.ej. sus debates con el conservador Emilio Hardoy. La imagen anacrónica, la voz ronca y lo punzante de su labia llamaban mucho la atención, además de que se lo leía muchísimo. No puedo compararlo con nadie de hoy día, era otro país, con un apasionamiento por la política que hoy parece increíble.

3- No es tan así, su relación con el peronismo "oficial" no era muy fluida, recién en el '72 se afilió al PJ. Por supuesto, después del '76 su obra quedó en la sombra e incluso siguió así con la vuelta de la democracia, recordaba demasiado una época que se quería olvidar... Y no hablemos de los tiempos del de Anillaco, nombrar a Jauretche era sinónimo de "haberse quedado en el '45".

Gerardo:
Ah bueno, me quedo más tranquilo, es sólo un problema de imagen, jaja!! Igual esa foto debe tener algunos años, ya a Mario se lo ve un poco más veterano...

Mendieta: me olvidaba, ya lo felicité en su blog pero vuelvo a hacerlo acá, por su coprotagonismo con Don Arturo en la nota de Mario.

Gracias y abrazos.