miércoles, diciembre 19, 2007

Flor de hallazgo

En una entrevista que le hizo María Moreno para Radar, el ex vicedirector de la Biblioteca Nacional Horacio Tarcus se refirió a dos trabajos que publicó este año: un diccionario biográfico de personalidades de la izquierda argentina, y una investigación sobre la recepción temprana de las ideas de Karl Marx en el país. Ahí cuenta que tras la división de la I Internacional entre marxistas y anarquistas, Marx envió al belga Raymond Wilmart a la Argentina para asegurarse el control de la sección de la Internacional que habían formado aquí franceses exiliados tras la caída de la Comuna de París. Las perlas de la nota son dos cartas que Wilmart le envía a Marx contándole de sus vicisitudes en estas pampas, y que incluyen unos párrafos que no tienen desperdicio:
"Buenos Aires, 27 mayo 1873

Querido ciudadano:

(...) Salvo la mitad de la sección francesa y de dos o tres españoles, no hay nada que pueda servir entre nosotros, y como decía un viejo de Junio, no se habría perseguido a los internacionales franceses si hubieran sido tan tímidos como nosotros. Comienzo a creer como Picard que no hay nada que hacer con los elementos de aquí. Hay demasiadas posibilidades de hacerse pequeño patrón y de explotar a los obreros recién desembarcados como para que se piense en actuar de alguna manera. No obstante, fue votada una proposición, encargando al Consejo Federal preparar los medios para crear la Federación de Oficios.

No conozco más que dos sociedades (la de los carpinteros y la de los sastres) y hemos tenido el talento de indisponernos con ellos a propósito de la sala que se les había prestado anteriormente gratis y de la cual casi los hemos puesto en la puerta.

(...) Hasta ahora no se me ha dicho nada de El Capital [1] y yo creo que ninguno terminó la lectura, pues nadie se toma el trabajo de pensar en este país. Para remediarlo, yo trataría de dar a las ideas y las teorías que allá están expresadas, una forma compatible con el aprendizaje oral, lo que no es muy fácil.

(...) Hay en la provincia de E. Ríos una revuelta federalista [2] que resiste hasta el presente, pero que no puede traer ningún cambio, porque la Constitución es federal y la única diferencia es que unos son partidarios de Buenos Aires y los otros, de las provincias. Es un resto de viejas luchas que se perpetúan por la magia de los nombres propios. Toda la política en este país es asunto de personalidades y apenas podrán creer en Europa que no solamente hay rivalidades entre los Estados sino también entre las provincias. Poco falta para que los europeos sean tratados como los bárbaros en Roma y es lo más natural darnos el sobrenombre de “gringos”. Mucho de prejuicio de campo y de odio contra la Península Madre. Una desigualdad espantosa, desprecio por los negros; no se va con un obrero, se les pega a los criados y se es de una crueldad indignante. Se encuentra totalmente natural matar a los prisioneros. En el campo hay una desbandada desenfrenada. Sin la afluencia de extranjeros no habría ningún progreso posible, no se sabría otra cosa que montar a caballo.(...)"

[1] Referencia a que Wilmart había traído de Europa algunos capítulos de El Capital en forma de fascículos y se los había entregado a los internacionalistas para su lectura.

[2] Referencia a uno de los levantamientos de Ricardo López Jordán.

La cosa no termina aquí ya que según cuenta Tarcus, desengañado por la falta de perspectivas revolucionarias Wilmart se alista en las tropas nacionales para ir a sofocar la rebelión de López Jordán y termina siendo ayudante de Lucio V. Mansilla. Y por si esto fuera poco, más tarde el hombre se casa con una muchacha de la clase alta cordobesa y así ingresa en la aristocracia vernácula (esto se lo escuché decir a HT en un reportaje por radio).

A falta de una, dos moralejas: la primera, esclarecida y realista la visión de Wilmart sobre la realidad de estas tierras, lástima que después de él tantos marxistas hayan errado el vizcachazo. Y la otra: subirse al caballo por la izquierda y bajarse por la derecha, vaya si es una vieja costumbre por estos pagos.


P.S.: tarjeta roja para Tarcus cuando en la nota principal habla de Jauretche como un "peronista orgánico" y después como un "populista", en ambos casos "antiizquierdista". Más le valdría darse un par de vueltas por lo de Mendieta y por lo de Diego.

21 comentarios:

Ulschmidt dijo...

(...) Hasta ahora no se me ha dicho nada de El Capital [1] y yo creo que ninguno terminó la lectura, pues nadie se toma el trabajo de pensar en este país"

Ja! Flor de hallazgo de verdad, y todo el post. Lo felicito.

Musgrave dijo...

Flor de post, Jorge.

Vayan mis felicitaciones.

Sabe, me quedé pensando en esa frasecita de W. que decia que Argentina era la tierra de las posibilidades para convertirse en burgués.

Mendieta dijo...

Que buena data tira Tarcus. Pero no le saquemos la roja por lo de Jauretche. Es comprensible que piense así. Es un intelectual.
Abrazo

Hal dijo...

Creo que los prejuicios de Tarcus respecto de Jauretche vienen compensados por los que el propio Jauretche tenía en relación a gente como Tarcus. A decir verdad, la imposibilidad de hacer síntesis (incluso el antagonismo) de esos dos campos tiene mucho que ver con las desventuras de las fuerzas populares en América Latina.
El relato sobre Wilmart lo había leído en alguna parte, debe estar bueno el trabajo de HT.

Jorge Y. de la G. dijo...

Sr. U.: a esta altura, ¿alguno habrá terminado de leer El Capital? :P.

Richard: linda frase esa, ¿no? Da para pensarla un rato largo...

Mendieta: OK, no le sacamos la roja sino la amarilla. Si no, por ahí alguno dice que este blog tiene un tufillo antiintelectual...

Hal: ya que estamos, aprovecho para aclarar mi crítica a las opiniones de Tarcus sobre Jauretche. "Peronista orgánico" no fue nunca: polemizó varias veces con Perón, y recién se afilió al PJ en 1972. "Populista": no sé qué quiere decir para Tarcus, pero seguro que es algo que no le gusta. Y lo de "antiizquierdista" revela una confusión o un mal uso del lenguaje. Don Arturo no era de los que atacaban a los "apátridas del trapo rojo, que atentan contra nuestro estilo de vida occidental y cristiano", etc. Si él criticó (a veces con extrema dureza) a cierta izquierda, fue por su apego a la teoría antes que a los hechos o por fascinarse ante experiencias foráneas ignorando o despreciando la realidad nacional.

Te aclaro que yo estoy por la síntesis entre distintas líneas del pensamiento de izquierda/ Nac&Pop/ progresista, etc. Igualmente, al comparar p.ej. las contribuciones de Jauretche a la comprensión de la realidad argentina con las de la gente como Tarcus (cuyo trabajo respeto), para mí está claro quién lleva la delantera.

Gracias por los halagos y los comentarios. Un abrazo a todos.

Diego F. dijo...

"...Una desigualdad espantosa, desprecio por los negros; no se va con un obrero, se les pega a los criados y se es de una crueldad indignante. Se encuentra totalmente natural matar a los prisioneros. En el campo hay una desbandada desenfrenada. Sin la afluencia de extranjeros no habría ningún progreso posible, no se sabría otra cosa que montar a caballo.(...)"

Si no fuera por lo de montar a caballo, parecería demasiado actual, ¿no? :P

Sos como el tvr de la historia con estos hallazgos, muy bueno!

Abrazo

Jorge Y. de la G. dijo...

¡Gracias Diego! Ahora, eso de TVR de la Historia dejémoslo de lado, a ver si alguno se cree que soy Schultz o Wainraich, o que este blog está "pensado para K", jaja!!

Un abrazo.

Albertito dijo...

Pasaba para dejar un saludo de fin de año antes de subir al avión.

¡¡¡Felíz Año Nuevo!!!

Jorge Y. de la G. dijo...

Albertito: muchísimas gracias, muy feliz año también para vos. ¡Y buen viaje!

Un abrazo.

Anónimo dijo...

Hola, tu blog me parece impresionante. ¿Me podrías recomendar un libro sobre política, que también combine temas de historia?

Darío

Jorge Y. de la G. dijo...

Hola Darío,
No me siento el más adecuado para recomendarte algún libro que reúna lo que vos decís, yo te diría que recurras a los colegas de Tapera o de La Barbarie. Puedo mencionarte algunos de mis libros favoritos, muy dispares entre sí: el Manual de Zonceras Argentinas, de Arturo Jauretche; Poder Militar y Sociedad Política en la Argentina, de Alain Rouquié, y la Historia del Siglo XX, de Eric Hobsbawm.

Muchísimas gracias por tu elogio y tu comentario. Muy felices fiestas.

Don Segundo dijo...

Uh.
Y a mi que el blog me gustaba por el tufillo antiintelectual(oide)

Feliz navidá.

Jorge Y. de la G. dijo...

Don Segundo: voy a hacer un mix, un poco de perfume francés y otro poco de tufillo, para que cada cual huela el que más le gusta, jaja!!

Feliz Navidad para vos también. Un abrazo.

G.F. dijo...

Felices Fiestas Jorge y un excelente 2008... Viva la patria bloggeril! je y vamos por el ciclon campeon! Abrazo. Gonzalo.-

Jorge Y. de la G. dijo...

¡Gracias Gonza! Muchas felicidades para vos, no te olvides de brindar porque en el 2008 se nos dé, sobre todo, la tan deseada Copa...

Un fuerte abrazo.

Avallay dijo...

Jorge: muy buena el post (el hallazgo y los comentarios sobre HT). Hace unos años leí un articulo, en algún sentido muy parecido, de Weber en base a un estudio sobre Entre Rios. Básicamente pensaba lo mismo la idea de atraso ligada a condiciones culturales y la cuestión de la periferia.
Buen Año!
Salutti

Jorge Y. de la G. dijo...

Avallay: ¿estará en Internet el texto de Weber que mencionás? Debe ser sumamente interesante.

Gracias por los elogios y los saludos. Un abrazo y muy feliz 2008 para vos.

Roberto(Gloria Mundi) dijo...

"Hay demasiadas posibilidades de hacerse pequeño patrón y de explotar a los obreros recién desembarcados como para que se piense en actuar de alguna manera."
Me parece que en esta frase hay una aguda premonición del futuro desarrollo político de la clase obrera argentina (y la propia historia personal del autor fue la prueba).
¿Habría sido posible el Peronismo sin esa perspectiva de movilidad social que en Europa ni se atrevían a soñar?

No soy experto en Jauretche, pero creo que, si bien no era afiliado, fue orgánico como polemista en defensa del Movimiento.
Supongo que fue "antiizquierdista" respecto de los partidos formales que lo rechazaban.

Un gusto conocerte este año, Jorge. Que el 2008 sea así de provechoso. ¡Salud!

Jorge Y. de la G. dijo...

Roberto:
A mí también me llamó la atención esa frase, fijate que el comentario de Musgrave y mi respuesta tratan de lo mismo.

Estoy de acuerdo en que ahí lo de Wilmart tiene bastante de premonitorio, no por nada en las décadas siguientes los inmigrantes que querían "hacer la América" venían principalmente aquí (aparte de USA). Y dudo que muchos llegaran con el proyecto de ser proletarios toda su vida...

Lo que decís sobre el peronismo creo que daría para tratarlo en un post aparte. Lo que es seguro es que Argentina es un país casi único en América por su movilidad social, o por lo menos lo fue hasta 1976 (fijate el último post que puse sobre Susana Torrado, habla algo de eso). En cambio Chile (por dar un ejemplo), aunque siga mejorando sus indicadores socioeconómicos, tiene una sociedad profundamente dividida y eso es muy difícil de cambiar.

Sobre lo de Jauretche y su relación con el peronismo tengo un post pendiente. Lo de "antiizquierdista" habría que aplicarlo como vos decís, por su crítica a las posturas concretas que tuvieron el PC, el PS, etc., frente al peronismo y los problemas nacionales en general.

Para mí también ha sido un gusto conocerte así como descubrir tu arte. Que tengas vos también un muy feliz 2008.

Gracias, un abrazo.

Lucas Carrasco dijo...

Jorge, exelente post. Yo había leído la nota en el Radar y me cagué de risa, pero siempre es mejor cuandos e le agrega pimienta como ene stos debates.
Y no jodan con Entre Ríos, che, Avallay, y dese una vuelta por esta pág
grupolopezjordan.blogcindario.com

(Un chivito nomás, que necesitamos adeptos "capitalinos", je)

Jorge Y. de la G. dijo...

Lucas:
Ya sé que esto a vos te gusta, como decís en la portada de tu blog "mejor la polémica, la pelea", jaja!!

Y allá vamos nomás con Avallay, a Entre Ríos con López Jordán, qué caracho!

Gracias por la visita y el elogio. Un abrazo.