martes, agosto 12, 2008

Sexo

Cada tanto alguien (en este caso Eduardo Aliverti) se acuerda de la Universidad pública o de la política universitaria. No ha sido infrecuente que, a la inversa, la Universidad permaneciera indiferente a la problemática de la sociedad y la Nación a la que pertenece. No es el caso de la Universidad Nacional de San Martín, en cuyo Instituto de Altos Estudios Sociales (IDAES) se están realizando investigaciones sobre las relaciones entre el Estado y los empresarios en la Argentina. Un texto sobre ese trabajo se puede leer en 360*, publicación de la UNSAM.


Estado y empresas privilegiadas
por Ana Castellani

La intervención económica estatal y las diversas prácticas del empresariado desplegadas entre 1966 y 1989 favorecieron la difusión de varios ámbitos privilegiados de acumulación, en su mayoría vinculados con el funcionamiento del complejo económico estatal-privado. En Argentina se comprueba, con cierta claridad, que la existencia de articulaciones público-privadas proclives al sostenimiento de una reducida fracción empresaria, potenciaron la crisis del Estado y conformaron patrones distributivos regresivos.

La intervención estatal y el comportamiento empresario condujo a la conformación y progresiva difusión de diversos ámbitos privilegiados de acumulación. En tales ámbitos las empresas privadas involucradas obtuvieron y obtienen ganancias extraordinarias derivadas de la existencia de privilegios institucionalizados y no institucionalizados generados por el accionar estatal.

Una mirada atenta sobre el tema muestra la conjunción de tres fenómenos:
1) la persistente dificultad para construir un patrón de desarrollo sostenido,
2) el progresivo deterioro de las capacidades y de los niveles de autonomía relativa del Estado, y
3) la consolidación de un reducido grupo de grandes empresas.

Luego de un análisis empírico de este fenómeno las evidencias obtenidas a lo largo de la investigación permitieron establecer que:

- La orientación de las políticas aplicadas generaron un creciente proceso de transferencias de recursos públicos hacia las grandes firmas, especialmente a través de dos mecanismos: precios diferenciales en las operaciones de compra/venta del Estado y políticas de financiamiento preferencial a la industria.

- Se incrementó la distancia entre cantidad y calidad de la intervención estatal: el Estado intervino en la actividad económica, pero se fueron erosionando sus capacidades financieras, administrativas y sus niveles de autonomía relativa a la hora de implementar políticas económicas.

- Este deterioro institucional se asocia al despliegue de ciertas prácticas empresarias tendientes a crear y sostener diversos mecanismos de privilegio. Entre ellas se destacan las prácticas colusorias entre funcionarios y empresarios, y la colonización de los reductos claves de la Administración.

- Si bien los primeros ámbitos de privilegio surgieron casi exclusivamente en torno al funcionamiento del complejo económico estatal-privado, a partir de la dictadura se fueron diversificando: muchas empresas obtuvieron ganancias extraordinarias por la ampliación espacial y cualitativa de la promoción industrial y por la posibilidad de obtener rentas financieras. Durante el primer gobierno democrático se mantuvieron estos ámbitos de privilegio y se sumaron otros derivados de los programas de capitalización de deudas y de promoción de exportaciones no tradicionales.

Los estudios de caso realizados (uno sobre el Plan Vial Trienal 1968-1970 y otro sobre la privatización periférica de YPF entre 1977 y 1988) demostraron que los ámbitos de privilegio se asentaron en un sistema de relaciones entre el sector público y el privado sostenido por prácticas colusorias que permitieron modificar permanentemente los marcos regulatorios a favor de los empresarios. De esta forma, establecieron posiciones oligopólicas en mercados altamente concentrados, fijaron discrecionalmente precios y niveles de oferta, obtuvieron condonaciones de multas y se les otorgaron resarcimientos por supuestos incumplimientos contractuales.


(Fuente: 360* - Cuaderno de Bitácora UNSAM, Año 2 Nº 3, junio de 2008, p. 12.)


Este texto explica bastante bien por qué las discusiones doctrinarias del tipo "intervencionismo/dirigismo" vs. "libre empresa" con que algunos se apasionan, sin tener en cuenta las relaciones entre el Estado (o los gobiernos) y los sectores de poder económico en cada momento histórico, a mí me resultan tan atrayentes como los debates sobre el sexo de los ángeles.

164 comentarios:

Colo dijo...

Hola Rafa, sinceramente me hizo reír.
Le cuento:
Primero que pasé de largo el título y me llamó la atención la imagen... No comprendía el porque de la inclusión hasta llegar al final donde menciona la atracción.
Segundo: Descubrí el título a leer su comentario sobre el mismo. Será que hay que colocar encabezamientos así para que aumenten los comentarios y las visitas a los blogs?

Mi espacio no da para eso, ni para intentarlo jajaja.

En cuanto a las "discusiones doctrinarias", son un típico nuestro no?

Besos santodominguenses

Rafa dijo...

Colo:
Veo que logré mi objetivo al hacerte reír (podés tutearme, eh?). No sé si aumentarán las visitas y/o los comentarios, pero los que vengan por el título se llevarán un chasco, no?

Sin duda que es común entre nosotros lo de navegar entre las nubes de Úbeda de las teorías perfectas, yo prefiero mantener los pies sobre la tierra.

Besos villaurquicenses!

Juan Pablo Peralta dijo...

Rafa te agradezco todos los halagos y ayer te saludé en el aire de La Fonola, sequí así, el blog es de alto nivel, estamos en contacto. Juan Pablo Peralta www.portaldelperiodista.blogspot.com

Colo dijo...

Hola Rafa, cómo van las visitas? Dio resultado el título? jajaja

Tenés razón! sigamos con los pies en la tierra, también prefiero eso.

Un beso

Rafa dijo...

Juan Pablo:
Muchísimas gracias a vos por tu saludo al aire. Lástima que anoche sólo los escuché por un ratito, ahora que los pibes volvieron a la escuela no me da para trasnochar demasiado...

Colo:
Ayer subieron las visitas y hoy volvieron a aflojar, voy a tener que buscarme otro gancho, jaja!!

Abrazos y besos.

Anónimo dijo...

Don Rafa:

Descubrieron la polvora en San Martin!!!!?????

Estas politicas se aplican desde el treinta en Argentina.
El complejo radical-militar-peronista en su mejor expresion.

Y llega a su maxima expresion con el gobierno del tuerto, donde este pobre diablo(como politico)se pone al mismo tiempo de los dos lados del mostrador: el compra y el vende: el es el estado y el es el empresario.

Los KK ingresan de este modo en la "etapa superior" del complejo R-M-P.

Si los ve a los pibes que escribieron los textos, digales que atrasan 15 anos.

Un cordial saludo
anonimo bostero

PS: estoy copado con Georgia-Osetianos.Y mire Ud, defendiendo a los rusos.

Rafa dijo...

Don AB:
No sé si los muchachos de la UNSAM descubrieron la pólvora, pero sí estoy seguro de que estos temas no están muy estudiados, además de que se comentan bastante poco en los medios. Será que a las "empresas a las que les interesa el país" no les resultan muy simpáticos.

Las interacciones non sanctas entre el Estado y las empresas privadas vienen desde bastante antes que los años '30, si quiere le busco ejemplos que los hay y en abundancia. Pero según Ud. ese "complejo radical-militar-peronista" comienza cuando los conservadores desplazan al radicalismo vía el golpe de Uriburu, eso mucho no me cierra...

No coincido con lo que Ud. dice sobre el gobierno K. La etapa de la que se ocupa la investigación termina en el '89 con el inicio del desguace y la liquidación del Estado. Cuando entre otras cosas, la anterior "Patria contratista" se convirtió en "Patria privatista". No creo que se pueda hablar de una continuidad entre esa etapa y la que estamos viviendo después de la debacle del 2001.

No me parece que los pibes de la UNSAM atrasen. Yo soy partidario de la reconstrucción de un Estado que plantee políticas públicas en beneficio de toda la sociedad y no de unos pocos. Me parece perfecto que se estudien los errores y falencias que se cometieron en otros momentos históricos, para no repetirlos en el futuro.

Saludos cordiales.

PD: ¿así que está enganchado con lo de Georgia-Osetia? Leí por ahí que el Tío Sam estuvo atrás de las movidas de los georgianos, y hoy me encontré con las advertencias de Jorgito Arbusto a los muchachos del Kremlin. Complicado el asunto.

Anónimo dijo...

Estimado Don Lobo:

No lo tome a mal!

Me parece un buen trabajo.Simplemente digo que esta situacion sigue hasta hoy.Y mas,hay bastante escrito sobre la incorporacion de los KK como "socios"en diversas actividades a traves desconocidos: su chofer Rudy estuvo a punto de comprar telefe,dueno de medios en Sta Cruz, L Baez(petrolero,hacendado,etc),el juego, la pesca,etc,etc...(Asis,Tribuna,OPI,etc han escrito bastante).

Y este nuevo modo de asociacion es un salto gigantesco:el funcionario venal que cobra una coima por un contrato, termina cuando se va o lo rajan.

Esta asociacion permite perdurar en el tiempo.

Creo que una vez le mande un titulo: "Las empresas imperialistas...".

Con respecto al Estado pensamos distinto.Y la incapacidad del Estado para solucionar problemas esta a la vista.

Pero bueno,despues de cinco anos de gobierno "del estado" si hay otra crisis quien fue?

Un cordial saludo
anonimo bostero

Rafa dijo...

Don AB:
Para mí, la relación del Estado con los intereses privados al día de hoy no tiene punto de comparación con lo que era antes de 1989. Recuerde que el prohombre de Anillaco decía que él había "terminado con la corrupción estructural". No le niego que hoy haya corruptelas varias y a múltiples niveles, pero en comparación con el saqueo y vaciamiento nacional que vivimos hasta el hundimiento de 2001-2002, no puedo menos que recordar una frase (no mía, por supuesto) de un post que tengo en el horno: hay que distinguir los ladrones de gallinas de los ladrones de países.

Sobre "el nuevo modo de asociación" que Ud. menciona, me hizo acordar del caso de Krieger Vasena (lo puse aquí hace un tiempo): apenas renunció como ministro de Economía en el '69, fue nombrado Gerente Regional para el Área de Latinoamérica de Deltec Internacional.

El Estado argentino actual es un ente lobotomizado, cuadripléjico y mutilado (discúlpeme por meterme con la terminología médica!), así que su incapacidad para resolver problemas no es difícil de explicar. Yo aspiro a otra cosa, no a un Estado omnipresente y todopoderoso sino a uno que sirva a la sociedad. Permítame que recurra a un ejemplo cercano: muchos hoy se llenan la boca con Brasil porque alcanzó el "investment grade", permitió la revaluación del real, etc. Pero no mencionan cosas como ésta:

"...desde 1952 Brasil cuenta con un Banco Nacional de Desarrollo (Bndes) para fortalecer su política industrial y de infraestructura con créditos de largo plazo. En 2006, la entidad desembolsó 24.063 millones de dólares, más que el BID (6088) o el Banco Mundial (20.743), e incluso registró una ganancia neta de 2961 millones, motivada en parte por el bajo nivel de incumplimiento de su cartera (0,68 por ciento). El BICE argentino, en cambio, ese mismo año otorgó créditos por apenas 397 millones de pesos (unos 128 millones de dólares). Es decir, 185 veces menos que su par del Mercosur."

Un saludo cordial.

Anónimo dijo...

Amigo Lobo:

1.Ladrones:el Carlo es un carterista de colectivo en hora pico al lado de estos.

Pero hay que diferenciar muy bien las "privatizaciones" como robo directo.Ademas de las cometas que sin duda existieron el precio de las empresas estaba muy afectado por sus riesgos ocultos.

Le pongo un ejemplo privado: en los noventa una compania americana viene a comprar AMSA(el prepago lider,recuerda?).
AMSA pide 300M, se acepta en 250M dls.
Se hace una auditoria:antiguaedad del personal(yo ya no estaba),juicios laborales,juicios por mala praxis,deterioro de edificios,etc,etc.Se vende en 50M.La empresa americana se fue al poco tiempo,y hoy forma parte de Galeno, propiedad de un conocido sindicalista comercial a quien llaman "el gitano"

Hicieron un buen negocio las empresas que entraron en Argentina?
Creo que no.
Ud va a decir que robaron.Posiblemente:quien los dejo? El Estado.

2.Estado: de acuerdo: totalmente invalido.Es recuperable?.
Como?.Con quien?

Ud nombra al inefable KV.Cierto.
La estrategia de los KK es parecida a la de Alfonsin:ya en el gobierno los muchachos de la Coordianadora llegan a la conclusion que el peronismo se habia mantenido en el poder o muy cerca, gracias al dinero sindical(Obras Sociales que les dio Ongania; Peron jamas habria hecho eso).Los radicales son pobres:hacen una "caja"formidable.Se van y se quedan con lo recaudado, no entra mas plata.

Los KK forman parte de las empresas en rubros estrategicos:energia,campo,pesca,juego,etc.Sin contar los fondos de SCruz.

3.Brasil:se muy bien sobre el BNDS porque trabaje para ellos.
En los 80 el Banco CRA tenia creditos similares:hicimos 15 hospitales en Brasil, 3/4 en Mejico.
Sobre un credito del BNDS,el 60/70% de los insumos de una obra deben ser de origen brasilero.
Quien pone el precio: ellos.
Conclusion: una obra(ej.un hotel, estaban haciendo el Hilton de Cataratas)que sale 1M, con ellos sale 5M.

Hay mucho para contar.
Disculpe la lata.
Un cordial saludo
anonimo bostero

Rafa dijo...

Don AB:
Si uno analiza los resultados del modelo de los '90, creo que las cualidades del Carlo' como amigo de lo ajeno son un dato menor (más allá de la frase que se le atribuye: "Ya tenemos el oro, ahora vamos por el bronce").

Sobre los de ahora, no veo nada nuevo bajo el sol. El "capitalismo de amigos" es más viejo que el tinto con soda. De lo que no puedo opinar es sobre la magnitud de ese "imperio K" (o KK como le gusta a Ud.). Tampoco puedo hablar sobre el buen o mal negocio que hicieron las empresas que entraron al país, supongo que hay ejemplos muy disímiles. Por si le interesan los números, aquí salió el dato de los balances del primer semestre de 40 empresas que cotizan en Bolsa.

Seguramente que si las empresas robaron fue porque el Estado lo permitió. Pero el Estado no es un ente neutral, si desde los máximos estamentos hacia abajo se lo infecta con venales, corruptos, inútiles, etc., etc., no puede esperarse otra cosa. ¿Es recuperable el Estado? Prefiero creer que sí. ¿Cómo y con quién? Ojalá lo supiera.

Por lo demás, muy interesante e instructivo lo que cuenta.

Saludos cordiales.

PD: no me olvido del libro que Ud. mencionó antes, creo que su autor Carlos Vilas está en una Universidad y sigue publicando trabajos.

Anónimo dijo...

Don Lobo:

Basicamente parece que estamos de acuerdo.

Lo del Carlo y los KK(es porque son dos, no uno,no hay otra interpretacion).

Creo que el centro del problema esta en los diagnosticos y las preguntas sin respuesta.

Fijese que Ud y yo pensamos diametralmente distinto y sin embargo con un poco de buena voluntad coincidimos en cosas basicas.

Con Manolo hablamos hace unos dias sobre un blog liberal: son muy sectarios,decia conceptualmente Manolo.
Y si ninguna duda, respondi.

Esto me trae a la "guerra"del caucaso:en Perfil de hoy hay un excelente articulo de J Castro:termina con una frase que quiza es aplicable a Argentina:"Quiza el vigor ruso se transforme en fuerza de integracion".

La mayoria de los blog "liberales"estan que trinan contra rusia.

El gran error de los KK es desde una posicion de mucho poder ( un merito, quiza el unico), trataron de "comerse a los demas", debieron hacer la inversa :integrar

En su angurria por seguir en el poder y no arriesgar a perderlo,ahora no tienen nada.A Menen le paso lo mismo o parecido.

Bueno, ya veremos
Cordialmente
anonimo bostero

emilio dijo...

Me perdí. El título es sexo y esto es más aburrido que mirar al caño de Showmatch.

Pero alguien mencionó Brasil 1952 y... !eu soy varguista!: queremos que ele volte.

Entre la mentira neoliberal del trucho hambre cero de Lula y la dictadura del Estado Novo me quedo con la segunda. Supongo que no están del todo mal esos créditos para el desarrollo, si no fuera porque siguen teniendo millones en la pobreza extrema. ¿Para qué sirve ese desarrollo?.

Una digresión.

Emilio (ex-Pernía)

Anónimo dijo...

Emilio( si le queda mejor que Pernia)

Je,Je..buen comentario: Ud parece un fascita asumido..por lo menos lo dice.

Yo antiperonista y no antiizquierda.

Pero fijese que Don Lobo lo hizo reir al Colo.La risa, el buen humor es fundamental.

De que sirve el desarrollo, si todavia hay millones de pobres?

Mi opinion es que a los pobres los eliminan los pobres, sin que nadie les de una mano -menos un gobierno-, solamente con que les saquen las manos del cogote.

si Ud conoce el sistema politico que elimino los pobres, sin matarlos, avise.

Un saludo
anonimo bostero

Emilio dijo...

Dos anónimo bostero:

El sistema que conozco me dice que para eliminar la pobreza primero hay que desarrollar no sé que. Me parece que en realidad este sistema necesita la pobreza.

¿Qué quiere que le diga de Lula y el PT?:
él, de tornero sindicalizado por izquierda a presidente neoliberal.
el partido, más de treinta años de construcción paciente para después en el gobierno hacer lo mismo que los anteriores.

Los más fácil es decirles traidores, corruptos, etc. El problema es otro, el sistema que usted defiende tiene como neutralizar a esa izquierda a la que usted tanto teme.

Tenía razón Soros cuando anunció con una sonrisa que en Brasil iba a seguir gobernando el "mercado".

Saludos.

Anónimo dijo...

Permiso Lobo:

Emilio:

El unico sistema que elimina la pobresa es la economia de mercado:a cuanta gente sacaron de la pobreza los chinos?.Aun con un terrible autoritarismo y sin ninguna libertad.

Seguramente habra que ver que pasa en 20/30 anos cuando esa gente reclame libertad.

Y no diga cosas por mi: yo no le temo a la izquierda,socialismo,estatismo,etc.
Son absolutamente necesarios.Logicamente no la izquierda a lo KK, sino gente como supo tener el socialismo a principios de siglo.

Un saludo
anonimo bostero

emilio dijo...

Don AB:

Que obsesión que tiene con los KK, no puede evitar mencionarlos mensaje por medio, en el mejor de los casos.

Usted justifica que ellos hablen del clima destituyente.

Anónimo dijo...

Emilio:
Si quiere hablo de Putin o de Mijail Saakashvili.

Hace un par de meses no,hoy creo que si.Hay un clima destituyente.

Pero las izquierdas aliadas al gobierno no lo van a permitir!
Y menos los radicalesK!

Un saludo
anonimo bostero

Rafa dijo...

Ahhh, bueno!! Volvió un clásico de "Polémica en el blog"!! A ver, vayamos por partes:

Don AB:
Efectivamente, hay cosas básicas en las que podemos estar de acuerdo. Igual, para que quede claro en qué cosas seguramente no vamos a estar de acuerdo, le recomiendo leer este reportaje al sociólogo brasileño Emir Sader.

Eso sí, mi opinión sobre los errores de los K tiene puntos en común con la suya. Ahora que el asunto del campo se enfrió un poco, no dejo de asombrarme por las fallas de apreciación y de falta de visión estratégica que tuvo el gobierno.

Sobre el tema del Cáucaso: parece que el señor Saakashvili creyó que el guiño de Occidente para integrar la OTAN lo habilitaba a hacerse el vivo con Putin y sus muchachos. Quizá con estos episodios terminemos descubriendo que la Guerra Fría tuvo bastante más de conflicto de esferas de poder y menos carácter ideológico que lo que suele suponerse. P.ej., recuerde si no la asociación comercial de Argentina con la URSS durante el Proceso.

Emilio (ex Pernía):
¿Le pareció aburrido el post? Qué se le va a hacer, nadie es perfecto. Eso sí, la creación del BNDES en la época de Getulio Vargas no parece haberles dado mal resultado. Por lo menos, les salió mejor que a nosotros con el desdichado BANADE, tradicional prestador de créditos incobrables.

Y sobre la relación de esos créditos con el hambre y la pobreza extrema, supongo que habiendo alcanzado (gracias a ellos, en parte) el status de potencia industrial, Brasil está mejor en ese aspecto que si no lo fuera. En todo caso, la permanencia del hambre y la miseria demuestran que la existencia de una burguesía dinámica e industrialista es quizás condición necesaria pero no suficiente para resolver esas situaciones.

No conozco lo suficiente sobre la época del Estado Novo para opinar sobre su carácter dictatorial, pero en todo caso si fue un fascismo lo fue de un tipo muy particular, ya que Vargas contribuyó enviando soldados brasileños a la lucha contra el nazifascismo en Europa.

Hasta ahí llego. Saludos cordiales.

emilio dijo...

Don Lobo:

Para nada son aburridos su artículo y el tema. Es que el título me había despertado otra expectativa.

Es cierto lo que apuntó sobre el Brasil de Vargas. Una conclusión en pocas palabras, las causas estructurales condicionan la dirección por sobre la ideología.

En 1920 EEUU se había impuesto a Gran Bretaña en el triángulo EEUU-GB-Bra. Además, desde principios del siglo, Brasil tenía una relación privilegiada como "país llave" de los yanquis en la región. Vargas no podía hacer otra cosa que alinearse con EEUU en la IIGM. Pero en su vuelta en los cincuenta, la rivalidad era inevitable: ahí impulsa el BNDES, Petrobrás.

Para mi gusto, Perón es un poroto al lado Getúlio, que ya en la década del 30 quería desarrollar la siderurgia (y lo consiguió, Volta Redonda se convirtió en el principal productor de A.L.).

Perón, en ese rubro, estuvo diez años al cohete haciendo piruetas demagógicas.

Por suerte Messi & co les ganaron en la semifinal. Consuelo de tonto pero es algo al fin.

Colo dijo...

Felicitaciones Rafa!!!
Hay que usar la palabrita y vienennnnnn, lo tengo claro jajajaja

Volvió la polémica al blog aleluya!!!

Un beso

Anónimo dijo...

Don Lobo:

Buen verso del brasuca:para dice algo parecido a un Oncologo italiano en los ultimos '70:Io no posse dire che cosa e,posso dire no e.

Y le erra muy deo con la union sudamericana:quien la va a hacer?
Una banda de payasos como el Evo,Chavez,Correa,los KK,el woddy allen del caribe?.Todas utopias: tuve la suerte de caminar bastante AL,se ve que este hombre no,salvo algun interes comercial(propio).Y si cambia de signo(neoliberal, de nuevo),peor.

Y es totalmente irracional la union de los pobres,hacemos dos pobres.
Quien se benefecia con la union entre rico y pobre?
Esta bien es cuestion de opinion.

Emilio: Messi?.Por favor?Mejor diga Mascherano y cia.Y Ronaldhino que parece que esta embarazado.
Que amrgos que son: Lula dixit.

Un saludo
anonimo bostero

Anónimo dijo...

AH! Perdon Lobo:

Me olvide: ese Saaka es un sacado!
No tengo dudas que un ladron mucho mas peligroso que los KK.

Por este asunto deje de comentar en un par de blog "liberales".

Realmente creo que el 9-11 los dejo medio tarados a los yanquis.
A mi modo de ver el principal problema del mundo global son los terroristas iranies.

Y el "cid campeador" de occidente no es Bush, es Putin.
A menos que esto sea solo una puesta en escena para que los rusos intervengan en Iran.

Veremos.
Un saludo
anonimo bostero

Rafa dijo...

Emilio:
Esa era la idea, enganchar incautos con el título, jaja!!

Bueno su análisis sobre el Brasil de Getulio. Lo de Perón vs. Vargas es opinable porque el Pocho tenía como prioridad llegar al pleno empleo y mejorar rápidamente el nivel de vida de los trabajadores, por eso promovió la industria liviana. Creo que nunca la clase obrera brasileña alcanzó conquistas sociales y un grado de bienestar comparable al que se vivió aquí durante el primer peronismo.

Lo anterior no quiere decir que el Pocho no haya pensado en desarrollar la industria pesada, el 2do. Plan Quinquenal hace bastante énfasis en el asunto. Ya que lo tengo a mano, le paso un párrafo interesante del libro de A. Rouquié "Poder militar y sociedad política en la Argentina":

"El 12 de junio de 1947 el Congreso promulgó la ley 12.987 que aprobaba el plan siderúrgico argentino y la constitución de la Sociedad Mixta Siderúrgica Argentina (SOMISA), de conformidad con las aspiraciones de los especialistas del ejército. El general Savio, inspirador de la política siderúrgica militar, fue el primer presidente de la nueva sociedad que colocó a la siderurgia argentina bajo el control efectivo del ejército. Es verdad que, a pesar de las presiones militares y de la tenacidad de los directivos de SOMISA, hubo que esperar al año 1960 para que el complejo de San Nicolás comenzara a producir, porque las dificultades de financiamiento y las preocupaciones políticas coyunturales atemperaron el entusiasmo del gobierno por la industria pesada. Muchos han sido los militares que no perdonaron a Perón esa negligencia culposa que dio a la Argentina más de quince años de atraso con relación a Brasil, que ingresó en la era siderúrgica durante la guerra".

Está en la página 81 de la edición que tengo yo (Sudamericana, 1983). Rouquié agrega que los militares le reprocharon a Miguel Miranda el favorecer demasiado a la industria liviana, provocando su caída en desgracia y su renuncia en el '49.

Colo:
Así es, por fin un poco de movimiento!

Don AB:
Este hombre Sader tiene un gran prestigio, pero la crítica que Ud. le hace tiene su miga: quiénes van a hacer la integración. Yo no sería tan peyorativo con los dirigentes que Ud. menciona, en parte porque trato de mirar la cosa a largo plazo. Quizás lo más importante en este momento sea no retroceder en los intentos de integración, quién le dice que más adelante otros dirigentes más lúcidos o capaces puedan avanzar más en el asunto.

Le aclaro que yo no concibo la integración sin el liderazgo de Brasil, que no es un país pobre aunque tenga decenas de millones en la pobreza. Ya lo dijo una vez Henry K: "Adonde se dirija Brasil, allí se dirigirá América Latina". Creo que tenemos destino de segundones, aunque a nivel educativo y de calidad de recursos humanos les llevamos la delantera. Y cada tanto nos damos el gustito de ganarles al fútbol, no le parece?

No soy un experto en el tema del Cáucaso y la verdad que el papel de Irán no lo tengo claro. Lo que es seguro es que Europa Occidental es muy dependiente del gas ruso y no le interesa para nada en que se alborote el avispero.

De paso, veo que Manolo le dedicó un post. Lo felicito.

PD: ¿por qué será que los blogs liberales se la agarran con Rusia? ¿Serán reflejos de la Guerra Fría, o la creencia en la infalibilidad de GWB?

Gracias y saludos cordiales para todos.

emilio dijo...

Estimado Lobo:

Sospeché que su corazón peronista iba a levantar el guante.

El dios Perón no creó a la clase obrera ni al sindicalismo (disculpe, alguien tenía que decírselo). No se olvide que también en la Argentina de los conservadores los trabajadores vivían mejor que en el Brasil y que había un mayor nivel de sindicalización y luchas. Al varguismo le bastaba disciplinarlos detrás de su proyecto y tirarles unas pocas mejoras.

El desarrollo industrial peronista fue un remedo del liberalismo inglés de siglos pasados. Como dijo Milcídas Peña, el país se abarrotó de pizzerías, telas y heladeras. El segundo plan quinquenal fue la "vuelta al campo", el sostén de los precios agrícolas, el IAPI a contramano de su función inicial. Cuando tiraron a Perón, Somisa recién gateaba (como se desprende del texto de Rouquié), y el país producía menos que la siderurgia chilena. No hace falta la comparación con Brasil. Esa fue toda la política peronista de desarrollo de las industrias de base. El resto fue puro discurso grandilocuente, como esos que nos ofrecen a diario los KK por the public television.

Un saludo (menos mal que no apeló a Galasso, le agradezco la atención)

Anónimo dijo...

Estimado Lobo:

Un par de cosas:

1.No tengo su optimismo respecto a LA;mas que a la integracion, creo que esta mas cerca de la desintegracion:Bolivia es el ejemplo:cosa a Brasil le vendria fantastico.

2.Respecto a los blog "liberales"creo que hay pocos.En general son de derecha.O reaccionarios.

3.Deberiamos ser expertos en temas Iranies: fuimos unas de sus primeras victimas.

4.El mejor analisis del tema Georgia lo hace un pibe en su blog "Liberticracia"(Ivan):le aseguro que se va a llevar una sorpresa.
Y seria bueno su puntos de vista en el.

Un cordial saludo
anonimo bostero

Rafa dijo...

Estimado Emilio:
En mi respuesta anterior estuve a punto de poner: ahora va a saltar con que muestro la hilacha peronista... En fin, dejémoslo pasar.

Desde ya que para mí Perón no es ningún dios y nunca se me ocurrió que él hubiera inventado a la clase obrera y al sindicalismo. Estoy al tanto de las luchas obreras p.ej. en los '30, y seguramente aquí había mayor nivel de sindicalización y de lucha que en Brasil.

Ahora, con todo el respeto que me merece Milcíades Peña, creo que en esa afirmación que Ud. menciona él "sangra por la herida" y que hoy día las opiniones sobre esa época son más equilibradas. Hace poco lo escuché a Pablo Gerchunoff (que no tiene nada de peronista) cuando dijo: "si alguien dice belle époque para la belle époque oligárquica, alguien tiene que decir también que del ’45 al ’49 hubo una belle époque popular. Si eso era sostenible en términos de patrón industrializador, es otra historia" (ver aquí).

Es indudable que el peronismo del período '46-'55 falló en no desarrollar la industria pesada, aunque habría que analizar en qué medida eso fue por responsabilidad propia o por condicionamientos externos. Es un tema que se viene estudiando bastante, tengo que revisar los fascículos de Zaiat y Rapoport que seguramente tienen datos interesantes. De paso habría que recordar al general Savio (un militar y patriota para sacarse el sombrero), que desgraciadamente falleció muy pronto, en 1948.

PD: ya lo voy a traer de vuelta a Galasso, por las dudas tenga a mano un Chofitol...


Estimado AB:
1- Efectivamente, las cosas no son nada fáciles y lo de Bolivia es un ejemplo. De paso, ¿qué le parecen esos muchachos cruceñistas, tan amables y tolerantes, que ahora andan con la esvástica?

No estoy tan seguro de que a Brasil le venga fantástico una desintegración de Bolivia. Ellos también han tenido movimientos secesionistas en Rio Grande do Sul liderados por "blancos" y "arios" que no quieren saber nada con "los negros del norte". No habría que descartar un efecto contagio.

3- La verdad, yo nunca quedé totalmente convencido de la culpabilidad iraní en el atentado a la AMIA, y siempre me pareció que se tapaba la "pista siria" y otros cabos sueltos. Puedo estar equivocado, por supuesto.

2- y 4- Coincido con Ud. sobre los blogs "liberales". Y le agradezco el dato de Liberticracia, le voy a hacer una visita.

Gracias y saludos cordiales para ambos.

Anónimo dijo...

Estimado Lobo:

A)Leyo los estatutos autonomos de los crucenos?
Je...La unica propiedad privada que se respeta es aquella que tenga un fin social...perfecto!

Si hay una revuelta en bolivia,en pocas horas el ejercito del Brasil ocupa Sta Cruz.

Sobre Brasil Ud esta hablando de Garibaldi?.No hay ya contradicciones de ese tipo en Brasil.En Laguna un lindo balneario de Parana hay un monumento a su amante, que lucho con el, no recuerdo su nombre,lindo nombre.

Y nosotros tenemos 1 millon de refugiados en jujuy y salta.

2.Siria-Iran-Hizzbola son lo mismo:cada uno con su cara.

3.En liberti...mire los post referidos a Rusia.

Un cordial saludo
anonimo bostero

Rafa dijo...

Don AB:
1- Debe ser muy católica esa gente, eso me suena a Doctrina Social de la Iglesia... o quizás a las SA de Röhm??? ¿Sabía que este muchacho fue teniente coronel del ejército boliviano? (fíjese aquí)

La amante y luego esposa de Garibaldi se llamaba Anita, toda una heroína romántica. No me refería a la República Riograndense de esa época sino a movimientos que todavía existen, acá hay uno que se presenta como heredero de esa experiencia. Leí una nota que les dedicaron en el NYT, así que alguna repercusión tuvieron.

Perdón, con lo de Jujuy y Salta se refiere a refugiados bolivianos?

2- No sé si son exactamente lo mismo, además es mucho más grave y trascendente políticamente que la responsabilidad por un atentado sea atribuida a las autoridades de un país que a un grupo terrorista, por más apoyos que tenga.

Otro saludo cordial.

Anónimo dijo...

Don Lobo:

1.Santa Cruz:y Ud piensa que esos pibes se van a quedar piolas?.
No creo que Evo la saque barata.

Anita Garibaldi!!!

No creo que lo SC'rinenses tengan alguna oportunidad en Brasil.

Y si, tendriamos 1 millon de bolivianos.Adonde quiere que vayan?

2.Yo creo que es muy probable que el gobierno peronista de Menen haya sido participe.
Pero de ningun modo,tenian la mas remota idea sobre que iba a suceder.Por dos razones:
a)Ninguna organizacion terrorista dice que va a hacer ( a menos que este muy infiltrada o la informacion salga del mismo grupo:ej.Caso Monte Chingolo-Duhalde).Los servicios de inteligencia israelies y americanos hubieran tomado medidas.
Por tanto, fue una operacion muy grande,de mucha logistica,con un blanco muy selectivo - solo un edificio- etc.Quien puede hacerlo?
Si lo hacian los argentinos lo mas probable es que volaran todo el once,con arabes y koreanos incluidos.
No tengo mucha idea, pero seguramente fue una operacion mas dificil que las torres.(9-11).

b) Precio por la complicidad:si el gobierno fue complice,perdio plata.Cobraron su complicidad por 10 pesos, por algo que valia 10.000 pesos.

Le doy otra pagina: MEMRI(seguimiento del pensamiento islamico).
Me debe su opinion sobre Liber...

un cordial saludo
anonimo bostero

Rafa dijo...

Don AB:
Sobre lo de Bolivia, es evidente que hay gente que está muy sacada. Le paso esto que encontré, supongo que es una broma...

En cuanto al atentado yo tampoco tengo mucha idea, pero sospecho que la CIA y/o el Mossad manejan información que nosotros no conocemos.

Gracias por el dato de la página sobre pensamiento islámico. Visité Liberticracia y debo reconocerle al autor su repudio de la hipocresía y la virtud de indagar a fondo en temas como lo de Osetia. Tiene un post donde cuenta la historia de los criminales de guerra bosnios y croatas en la ex Yugoslavia, y es verdad que se ha hablado mucho de Milosevic y Karadzic, y nada de estos otros tipos...

Ideológicamente, creo que está claro lo que opino del liberalismo doctrinario como el que profesa este muchacho. Como decía Jauretche, son de los que creen que la cabeza debe adaptarse al sombrero y no el sombrero a la cabeza. Yo soy sapo de otro pozo.

Saludos cordiales.

Anónimo dijo...

Lobo:

Creo que fue bastante productiva la cosa,no?

Ya se que piensa muy distinto a Ivan,pero no puede negar que no es ni un retardatario( como decia el fugado)o un reaccionario.

Un cordial saludo
anonimo bostero

PS: vi el post de Manolo?
Lo unico que me parece quedar claro que el peronismo es una pelicula para ninos.

Julián dijo...

Rafa:

Que amigo que ha conseguido, un digno abucheador de López M por considerarlo "zurdo" y "radical". Mon dieu

Le dejo este enlace de sus compañeros de espacio universitario ahí cerca de la cancha de los amargos de la banda roja.

http://faduderemate.blogspot.com/

Son todos hechos por los pibes, que capos che. Ellos diseñana esas cosas, usted sabe calcular el Ph de algo. Que monstros viejo

Saludos

Colo dijo...

Rafa: Otra vez hay que reclamar para que actualices?
Resurgió la polémica y te dormís en los laureles?
Y el público?
Nooo así no es eh jajajaja

Te invito a pasar por mi blog, hace mucho que no te veo por allí!

emilio dijo...

Don Rafa:

Me gusta citar a M.Peña, a su bronca le agregaba buena chispa. Pero él se equivocó con su obsesión en el estancamiento, quería demostrar que empezó en 1947.

En realidad estamos de acuerdo, sólo que no me gusta acordar con los peronistas, y menos dejarlo para la posteridad en un blog. Hay diferencias entre el varguismo y el peronismo, al primero le interesó el desarrollo nacional por sobre la justicia social, el otro tuvo que buscar un mix más cercano al segundo punto.

Según entiendo, Vargas con la represión del intento revolucionario comunista, en 1935 había desarmado el incipiente sindicalismo en el Brasil asociado al PC y pudo montar su nueva organización gremial. Eso le facilitó transformarse en O Pai, a la vez que dejaba un porcentaje de la población como desocupada.

Creo que Perón, si bien empleó represión, tuvo que hacer más concesiones. Pero no estoy del todo informado sobre las diferentes concepciones económicas de ambos. Creo que Perón, en la salida de la posguerra, había tomado muy seriamente a la teoría del subconsumo, y por eso su pensamiento económico tendía al pleno empleo. Vargas había gobernado antes.

Saludos.

Julián dijo...

Recuerdo un par de excelentes trabajos sobre el varguismo y la democracia corporativa brasileña compilados en el libro "¿Cómo renacen las democracias?" compilado por Alain Rouquié y Jorge Schvarzer editado por Emecé.

Emilio es un tipo muy inteligente, es una lástima que a veces le gane el gorila pero la verdad es que muchas veces tiene la justa

Rafa dijo...

Don AB:
Le acepto lo de Iván, pero por ahí él dice que no tiene idea de quién fue Juana Azurduy. En mi humilde opinión, estos muchachos podrían interesarse un poco más por la Historia. Será que a mí me apasiona.

Lo de Manolo me parece brillante, como es habitual. Tenga en cuenta que no es raro que los cuentos para chicos traten los grandes temas de la historia y la literatura. Sin ir más lejos, El Rey León es casi casi una versión de Hamlet...

Julián:
Creo que AB no lo abuchea a RLM por "zurdo". Pasa que el Bulldog viene elogiando algunas cosas de Perón (para pegarle mejor a K, me parece), y eso a nuestro contertulio le trae alergia... (Don AB, no se enoje)

Gracias por el link de mis vecinos de la FADU. No voy a poner acá cálculos de pH, ni la Colo me vendría a visitar, jaja!! Ah, gracias también por el dato del libro de Rouquié y Schvarzer.

Colo:
Uy, viene complicada la cosa, pero ya va a salir algo. En cualquier momento paso a visitarte.

Emilio:
Efectivamente, estamos bastante de acuerdo (aunque un poco menos de alergia a los muchachos no le vendría mal, fíjese el elogio que le hace Julián...)

Interesantes y atinados (según me parece) sus datos sobre el varguismo. Igualmente, es un tema en el que yo también tendría que profundizar un poco más.

Gracias y saludos para todos.

emilio dijo...

Rafa y Julián:

No me gana el gorila, no soy gorila. Ocurre que los peronistas son los que más se ofuscan cuando uno se pone en crítico áspero. Vean que los radicales no han inventado un apelativo denigratorio, y que hasta un trotskista convencido es más proclive a aceptar la crítica.

Muchos peronistas en la replica te tiran al pueblo encima, como si ellos no tuvieran nada que ver con sus actuales penurias. Y eso me pone más crítico.

Saludos a los dos y a la distinguida audiencia.

Rafa dijo...

Emilio:
La palabra "gorila" creo que es útil como caracterización sociológica, yo no suelo usarla para descalificar a nadie y estoy seguro de que Julián tampoco. Es más, había (¿hay?) gente orgullosa de serlo; hace un tiempo el colega de Datos Duros puso un afiche de la época de Frondizi con un mono con gorra y el eslógan "¡Llene el Congreso de gorilas!"...

Me parece que acá tratamos de mantener el nivel de los debates y de no ofuscarnos. Y creo que lo mismo pasa en otros blogs, aún en algunos declaradamente peronistas. A mi amigo Manolo, por ejemplo, jamás lo vi caer en la ofuscación, y eso que a veces le toca cada uno... es cuestión de no meter a todo el mundo en la misma bolsa.

Un saludo cordial.

emilio dijo...

Bueno Rafa, su defendido Manolo aclara que él pertenece a La Mazorca. Muchos de los post manoleros salen con los tapones de punta desde el arranque. En eso se parece a la izquierda trotskista, que uno la lee para divertirse.

Con los peronistas la cosa es distinta. Esas líneas enervan porque las escriben voceros informales (desde mi punto de vista, por supuesto) de quienes nos gobernaron en dieciocho de los últimos veinte años. Algún palo se merecen. Uno comete el error de caer en discusiones bizantinas sobre el peronismo histórico, del que rara vez escriben una línea crítica, al menos sobre sus limitaciones. La cosa es: Perón o muerte.

Eso de los gorilas es asunto del pasado. Queda un residuo que no hace a la cuestión. No haga como en otro blog, en donde parece que no se enteraron de que Reutemann y Solá votaron en contra en el Congreso, y que a Kosteki y Santillán los asesinó la policía de un gobierno peronista. La cosa de reduce (en ese blog) a peronistas y gorilas...

Anónimo dijo...

Estimado Lobo:

Hace unos dias que no pasaba,pero me encuentro con unos lindos comentarios.

a)"gorila:...sociologico":si tiene un rato por favor amplie.

Para mi es un termino sacado del fondo de un tarro vacio por estos viejos que gobiernan para parecer peronistas...y no se dan cuenta que efctivamente eso son:peronistas,es decir,reaccionarios y ultraconservadores.

Si; Manolo me parece un buen tipo: lastima que la cabeza no me da.
Pero si hablamos de blogs peronistas el unico "realmente" pronista:piensa y habla como tal, y describe las cosas por su verdadero nombre es HARD.

UN CORDIAL SALUDO
ANONIMO BOSTERO

Julián dijo...

Emilio:

En primer lugar te aclaro que no soy peronista. Tampoco soy un "nacional-popular" como Rafa. Comparto sí por legado paterno bastante del legado sociocultural del peronismo histórico, con el que simpatizo bastante.

Aún si fuera peronista no me daría la cara para reivindicar a la tradición cuando vemos las cosas que el peronismo ha hecho en los últimos 20 años. De todas maneras, como no los soy, es al ñudo que me haga cargo de algo que nunca sentíc omo mío, pero tampoco como ajeno.

Me gusta su mirada fuertemente crítica y me agrada ciertamente cuando se atacan a las vacas sagradas, sean cuales fueren, simplemente deseaba marcarla que a veces en sus críticas se ve un dejo de terrible animadversión por la figura de Perón y su troupe. Y eso es algo que yo no siento.

Yo no le tiro el pueblo encima y no creo que ningún peronosta pueda tener demasiada autoridad moral luego de Ezeiza del `73 a la hora de las discusiones. Lo que si está claro es que el antiperonismo está muy vivo y que un tipo tan inteligente como usted a veces se acerque a él no deja de ser un tanto lamentable.

Saludos

Julián dijo...

Che anónimo bostero pará la mano. El determinismo biológico se abandonó hace 100 años, favor de no utilizar frases del tipo "no le da la cabeza".

Más cuando vemos a los "liberales" argentinos. Unas luminarias.... si hasta leen a Sócrates

Rafa dijo...

Emilio:
Ojalá que Manolo se diera una vuelta para explicarlo mejor que yo, pero mi interpretación es que "la Mazorca" a la que él se refiere es simplemente el peronismo puro y duro del conurbano bonaerense. El que tiene que manejar problemas reales y concretos (bien o mal, eso es otra cosa), no el que se proclama o debate en los cafés, en las mesas redondas o en los blogs.

Coincido en que la falta de autocrítica es un defecto bastante generalizado entre esos voceros informales del peronismo que Ud. menciona. Alguien (un filósofo peronista, creo) apostrofó sin piedad a los que "recitan la monserga peroniana". Pero los brotes de antiperonismo cavernario como los que resurgieron en los últimos meses hacen bastante para que persistan esas actitudes.

Me parece que hablar del peronismo y los peronistas en bloque no ayuda a entender la realidad de hoy día. Para mí, actualmente el peronismo es ante todo un terreno (quizás el más importante) donde se juega la lucha por el poder.

Gracias y saludos.

Rafa dijo...

Don AB:
Si tengo un rato... Ud. me pide demasiado, jaja!!

No puedo extenderme por ahora, pero para mí el "gorilismo" es básicamente una actitud de negar la realidad, viendo al peronismo como una anomalía o un aborto de la naturaleza que vino a perturbar el paraíso de las vacas y las mieses. De ahi a calificar a los peronistas de "aluvión zoológico", negarles sus derechos, considerarlos como iletrados a los que hay que civilizar, etc. (René Balestra es un buen ejemplo de alguien que sigue pensando así) no hay mucha distancia.

Y sobre todo, para mí la actitud gorila por excelencia es la de negarse a analizar o a intentar entender racionalmente al peronismo. En cambio, se lo pone como paradigma y origen de todos nuestros males, usando la conocida fórmula de criticar los efectos sin mencionar las causas que los originaron.

Puede ser que "gorila" hoy suene como algo sacado de un tarro viejo, pero yo últimamente he vuelto a escuchar cosas como las que leía de chico en La Prensa de los Gainza Paz, o aún peores. Y mire que pasaron años, eh...

No sé si el de Hard es el único blog "realmente peronista". Lo que sí, a él le tengo un enorme respeto y afecto.

Un saludo cordial.

Rafa dijo...

Julián:
No te veo demasiado alejado del ideario "nacional-popular". Quizás sea una cuestión de distinta formación cultural que hace que cada uno ponga énfasis en cosas distintas, pero no creo que tengamos grandes diferencias. Por ejemplo, coincidimos en ver lo vivo que está el antiperonismo.

Me parece que leíste mal, don AB escribió que a él no le da la cabeza para entenderlo a Manolo... lo cual no creo que sea así, pasa que Manolete escribe en un registro totalmente alejado de los lugares comunes habituales. Leerlo exige un esfuerzo, sin duda.

Gracias, un abrazo.

emilio dijo...

Rafa:

¿Usted como llama a la justificación apenas velada de la triple A?, ¿qué dice usted respecto del argumento de que intelectuales de izquierda odian (odiaban en realidad) a Perón por que él estaba a la izquierda del arco político con representación parlamentaria, al tiempo que se omiten cabronadas del peronismo como la triple A?.

Eso hizo su amigo y no leí de su parte más que apoyo. Las cosas por su nombre, esa argumentación no es una reflexión de un gran pensador si no la de un vulgar puntero que bien hace en reconocerse como mazorquero.

Entiendo que en su espíritu poco confrontativo, además de la afinidad ideológica, no haya querido responderle, pero hubiera sido interesante un intercambio en vez de la palmadita en la espalda.

emilio dijo...

Julián:

No tengo aniversión por Perón. Murió en 1974. Su troupe, la troupe de hoy en día digo, puede ser cualquier cosa según sople el viento. Para mí usan el nombre de algo que ha dejado de existir, o que como puede ser tantas cosas ha perdido el sentido.

Ahora, jamás leo de ellos una revisión seria de su historia (leo mi post anterior), y cuando uno los contradice, se cierran más todavía.

emilio dijo...

Me olvidé Lobo, siendo usted peronista (no niegue lo obvio) sería más honesto de suparte decirle compañero a Menem en vez de la rata, etc.

No haga como están haciendo en el blog la kosa y la kausa. Allí parece que el peronismo es la relación idílica entre las bases, los punteros y los dirigentes, olvidándose de los diez años y medio de neoliberalismo con sello peronista. Siquiera mencionan a la triple A. Y el día que la tengan en cuenta dirán: ¿y qué?, el pueblo es peronista y con eso alcanza.

Anónimo dijo...

Lobo:

J Attali,tiene un buen libro :Karl Marx o el espiritu del mundo.FCE,2007.La cosa gira en torno a la idea que el marxismo termino convirtiendose en una religion(entre muchas cosas).

Salvando la enormes distancias:deberia haber escrito Juan Peron o el espiritu argentino.

El peronismo mas que un movimiento/partido politico tiene un caracter eminentemente religioso.
Y dentro de esa corriente religiosa sus apostoles son una manga de chorros, alcahuetes o el calificativo que desee.

Segun su descripcion no me considero un gorila,al contrario; si un antiperonista,antiradical y anti cualquier politico de morondanga que pululan por estas tierras.

Prueba de mis dichos: nombre alguno que haya trabajado de algo alguna vez.

Un saludo cordial.
anonimo bostero

PS:gran cantidad de entradas,no?.Muy buenos los comentarios de estos pibes emilio,julian.

Julián dijo...

Anónimo Bostero:

Le juro que no puedo salir de mi asombro al ver que ha leído el libro "Karl Marx o el espíritu del mundo". Su intepretación es buena pero la veo bastante acotada, el hito fundamental de ese libro es una aguda y brillante interpretación del siglo XIX, en las que el pensamiento de Marx es una fuerza viva de inclaudicable lucidez. Cuando el libro se detiene en la "belle epocque",en la Francia de Hugo y hace asomar la certera mriada de Carlos MArx muestra la calidad con que está escrito. Además el libro tiene la virtud de no ser dogmático, de atraer tanto a los viejos marxistas, como a los nuevos y a los no marxistas.No puedo más que felicitarlo por leer ese brillante libro.

El peronismo no es una religión de la misma manera que tampoco lo era la vulgata marxista. Salvo que uno se ponga a filosofar y descubra que en la Modernidad la ciencia reemplaza a la religión y ahí si, el marxismo es lo más absoltuamente racional y alabador de la ciencia que existe. Pero usted confunde los términos, el peronismo no es equiparable a una religión, las religiones son rígidas y de un cumplimiento estricto, en ellas hay más de sacrificio y de organización del mundo que de otra cosa. Le recomiendo el excelente "La ética protestante y el espíritu del capitalismo" de Weber. Está 20 mangos nuevo por Corrientes.

Con respecto al peronismo, se puede decir que es un movimiento político que conserva la memoria de sus años dorados pero que se adapta pragmáticamente a la realidad y que sigue conservando la representación popular por ser visualizado como un partido de Gobierno, el viejo "mejor que decir, es hacer". No importa si neoliberal o socialista, el peronismo sigue siendo visto como el partido de la ejecutividad, como dice el contrabandista que Gobierna la París de Sudamérica: "Nosotros le resolvemos los problemas a la gente"

Le nombraré algunos políticos que trabajaron en esta tierra. El gorilón Alfredo Lorenzo Palacios, Juan Atilio Bramuglia, las bases sindicales, los políticos de izquierda (cuando todavía uno podía llamarla así), Illia, La CGT de los Argentinos, la Tendencia, el ENA, los socialcristianos, los organismos de DD.HH, los liberales y los golpistas y los gorilas. Todos ellos, a su modo han trabajado mucho.

Le pido perdón por el comentario de arriba. Como dice Rafa, leí mal una frase suya y me calenté bastante. Le pido disculpas

Julián dijo...

Rafa:

Bueno Rafa, es cierto, no estoy demasiado alejado del ideario "nacional y popular" sólo que me gustaría que pongamos más explícitamente en palabras los términos del mismo, ya que muchas veces se puede tender a una grosera manipulación como las que realiza el kirchnerismo con esos términos. Por otra parte, yo lo considero a usted mi compañero, de más está decir.

Emilio:

Convengamos que en la Argentina tanto la sociedad como los políticos no acostumbran a hacer serias revisioens de su historia. El peronismo no es ninguna excepción en la sociedad esquizoide por excelencia.

Es cierto que hay un gran déficit en la interpretación de los años `70 y falta mucho en ese terreno. Es tarea de los historiadores como usted hacer que avance y debería ser tarea de un Gobierno que se muestra preocupado por el tema, el no falsear la Historia. Demás está decir que comparto algunos de sus conceptos en cuanto a cuánto de vivo está el peronismo. En todo caso, no se puede obviar que si sigue con vida es debido a, entre multitud de otras cosas, la defección de todo tipo de proyecto popular. La debacle alfonsinista y aliancista son cabales demostraciones de por qué el peronismo se merece seguir estando vivo.

Lo que sí le falta al peronismo es dejar de ser una cáscara vacía. O se la debe destruir o se la debe llenar. Desde la muerte de Perón ningún líder peronista ha sabido mantener una hegemonía por mucho tiempo y Kirchner no parece encaminado a ser una excepción. En ese contexto, el peronismo se vuelve un partido peligroso, ya que su extraordinaria acumulción de poder a veces se percibe como carente de ideología. Perdida la ideología y las prácticas del peronismo histórico por Menem, todavía el peronismo no ha forjado otra.

Y con respecto a la Triple A y demás linduras peronistas creo que debemos sr más inteligentes. El 24 de Marzo había unos carteles que decían "Perón organizó la Triple A" y luego en Mayo se dio una conferencia en Filo con Carlos Petroni en el cual se emitieron folletos con idénticas inscripciones. El problema que le veo a tratar de investigar esa époa pero al mismo tiempk atacar al peronismo es que sólo lograremos que se escuden en las veinte verdades y nos digan que somos aliados de la oligarquía o algo así. No es un tema menor, las Tres A se organizaron bajo la presidencia del máximo líder y emblema del peronismo, debemos ser más cuidadosos al tratar ese tema con ellos para que no se caiga en un duelo de pasiones en el cual se tiren acusaciones de asesinos de un lado y apologías del delito del otro.

Emilio/Rafa:

Es claro que en el blog de Eva Row se está armando una visión del peronismo digna de ser presentada (aunque con falencias igual) hasta 1989. Esa visión parece creer que lo que pasó durante Menem es simple traición y que ahora el peronismo ha vuelto a "enamorar". Estaría bueno que alguien (usted lo hace bastante bien) les aclare que el peronismo se ha covnertido en el partido del Orden durante gran parte de los ñultimos quince años, y que, de cho aún hoy, todavía es un gran centro de las ideas políticamente más conservadoras y reaccionarias.

Pero me parece una simpleza o una chicana de su parte Emilio, suponer que Rafa piensa de esa manera. Intuyo que rafa debe estar algo enojado con la visión que presenta J.P Feinmann del peronismo mezclándola con el kirchnerismo como si fuera una amalgama.

Por otra parte, yo también considero que Rafa es un peronista o lo fue en los `70. Pero no me atrevo a decirle peronista a secas. Creo que el trata de nutrirse en otras tradiciones de pensamiento que van más allá del peronismo y llegan hasta la izquierda o hacia otras tradiciones como las del Grupo Forja. Podríamos decirle peronista "abierto" y no gorila pero yo prefiero llamarlo Nacional-Popular como lo era el estimado Jorge Sábato o como lo son ahora la gente de Lozano, Solanas y Argumedo.

Saludos

EmmaPeel dijo...

Me encanta venir y encontrarme con amigos en linda discusión jijiji

Hola anónimo Bostero!
Buenas tardes vecino!
Muy bien ahi la colo, gerenta de marketing!!

Anónimo dijo...

Rafa:

Amigo Julian:
1.A Attali lo enpece a leer por mi profesion(El Orden canibal,al fianal de los 80)y no hace mucho lei su Diccionario y la brillante los Judios,el mun...ec.

2.Estoy hablando del peronismo como religion en el sentido que le da JA al marxismo: un colectivo que para en cualquier parte y no cobra boleto.
Religion en el sentido argentino:todos catolicos y a misa no va ni el gato.Mi amigo el padre Adrian , esta siempre mas preocupado porque tiene que cambiar su misa si juega BOCA que otra cosa, y mi amigo rabino Hersch por cuanto recaudo en su templo.
(Esto esta muy lejos de ser una critica a la religion,ojo,no me importa y por ahora no me hace falta).

Ud parece peronista y me encanta encontar un peronsita que haya leido al bueno de Max.No creo que haya muchos.
Y tampoco creo, ya que estoy seguro que es bastante joven, que su peronismo le dure mucho.

En cuanto a politicos que trabajen - en algo licito-me referia a los actuales.
El amigo LopezMurphy tiene unas 100has de Arandamos en Entre Rios,nada mas que unos 30/40 millones de Dls.

Claudio Lozano se pasa la vida en Socrates( un cafe).Ud lo trata de contrabandista al pobre Mauricio: creo que es demasiado:no le da el cuero.A Franco,si.
R Larreta(peronista?) le hacia de cadete al brillante pensador tucumano(senador-peronista)Palito!

Ud llama al peronismo el partido del orden!Cuando estan en el poder.Sino le hacen un golpe civico como Duhalde y Alfonsion a DeLaRua,por favor.

Y Uds lo populistas se la pasan todo el dia hablando "del pueblo":a partir de que numero es?.
1000,10.000,100.000?
Nunca entendi eso.
Y seguro mandan: "el pueblo peronista..." :no saben que es el pueblo,ni tampoco el peronismo.

Un saludo cordial
anonimo bostero

Anónimo dijo...

Lobo:

Gracias emma!
Tambien bostera?
Vecina de quien?
Divertido su sitio!

Lo de pil es por una serie inglesa?
Saludos
anonimo bostero

Julián dijo...

Anónimo Bostero:

No sea prejuicioso. Claudio Lozano es el diputado más laburante que ha habido en años. Es realemtne un lujo como dirigente sindical y más aún como diputado.

Desayuna en Sócrates y luego se va a la cámara. Por trascendidos de periodistas se sabe que él y la gente del SI son de los que primero llegan y más tarde se van.

Que fobia esa, la de ustedes con el lindo bar Sócrates. Siempre lo citan, vamos che! que la vieja Filo se murió en la calle Viamonte y no ha reaparecido!

Le paso data, si quiere actualizarse nombre a la facu de Sociales.

Un saludo

Anónimo dijo...

Permiso Rafa:

Si Julian, tenes razon presento muchos proyectos tu amigo Lozano.

Diriente sindical?No sabia.

Ninguna fobia con Socrates,al contario los mozos son amigos.
Un saludo
anonimo bostero

emilio dijo...

Julián:

Leí todo con atención y me parece que en líneas generales estamos de acuerdo. Ocurre que usted tiene más paciencia, o es más mesurado, o quizás yo soy un tanto guaso. A mí, la vocinglería peronista que relanzó el último conflicto me tiene los huevos por el plato. Y para peor todavía no digerí al menemismo, por eso me fastidia la amnesia de ellos.

Este es uno de los pocos blogs donde opina gente de diferentes ideologías. Es un mérito del anfitrión. En otro blog, por mucho menos de las cosas de que he dicho aquí, el espíritu de Apold me borró varios post.

Buen fin de semana para todos.

Anónimo dijo...

Emilio:

El anfitrion (Don Lobo) en el fondo es un liberal - de izquierda -,porque aplica un concepto que define claramente a los liberales:la tolerancia.

Y creo no equivocarme si digo que justamente la INtolerancia es un comun denominador que recorre nuestra historia(matanzas incluidas).
Y los que se dicen "liberales" estan cabeza a cabeza con los demas.
Un cordial saludo
anonimo bostero

emilio dijo...

Entiendo AB. Pero no dudo que le guste esa calificación a Rafa, piense que Carrió se define como liberal de izquierda.

Quizás es conveniente que los lectores de este blog abramos una lista o un foro, en donde el tema de debate es la idelología y posición política de Rafa. Incluso podemos invitarlo a él para que anote su opinión.

emilio dijo...

Amigo AB:

Debí escribir "dudo que le guste". Sobró el no.

Veo que Rafa abrió otro tema. Seguiremos ahí mañana, si La Providencia lo permite.

Anónimo dijo...

Permiso Rafa:

Emilio:yo hablaba de "tolerancia" y Ud me sale con la Carrio!!!

No se que puede tener de liberal esa pobre mujer;si mucha intolerancia y mesianismo,

Saludos
anonimo bostero

Rafa dijo...

Qué bueno y movido que se puso esto, voy a tratar de ir por partes como decía Jack.

Emilio:
No se me ocurre qué justificación (aún "apenas velada") puede haber hecho Manolo de las 3A. Si yo le expresé palabras de apoyo (no las tengo a mano) es seguramente porque pienso muy parecido a él, y jamás se me pasaría por la cabeza justificar a esa banda de criminales. No confundamos "tratar de explicar" con "justificar".

Seguramente coincido con Manolo en que hay muchas incógnitas y hechos todavía no aclarados, que algunos suelen dejar de lado en el afán de cargar toda la responsabilidad por las 3A en Perón. El rol de Gladio o la Internacional Negra, la P2, el plan Cóndor, el aparato represivo heredado de la dictadura de Lanusse (que seguramente el 25/5/73 no pasó a ser "mano de obra desocupada"), la confluencia de gente de la ultraderecha peronista con "pesados" de la Policía y las FFAA, son factores sobre los que todavía (que yo sepa) no hay una investigación definitiva.

No me interesa descargar la posible responsabilidad que puede haber tenido Perón en la represión ilegal, pero tampoco estoy de acuerdo en sindicarlo como único culpable dejando de lado todos los demás factores en juego.

Más allá del respeto y la amistad que siento por Manolo, no tengo problema en demostrarle un "espíritu confrontativo" cuando lo estimo pertinente, lo que evidentemente no sucedió en este caso.

Un saludo cordial.

Anónimo dijo...

Rafa:

disculpe que me meta:

1.Lanusse: creo que merece, y algun dia le va a llegar,una reinvidicacion historica:fue el ultimo lider militar (liberal-militar) que tuvo el poder de permitir el regreso del "fugado".
Cuando tenga un poco de tiempo,le propungo una tesis:"Lanusse,su aporte a la democracia o a la represion".

2.Represion de Lanusse: a cuantos mato?
Organizo la masacre de Ezeiza?

3.Porque la represion del terrorismo fue "ilegal"?

4.Peron ( viejo zorro) sabia muy bien que si autorizaba a los militares a reprimir estaba frito.
Por esta razon, organizo a la Policia y las bandas 3xA.
Si hubiera logrado vivir unos 18 meses mas seguramente el tema no pasaba a la historia.
Y hoy la historia, recordaria a Robby(!!!) - apelativo bien gaucho,nacional y popular - mas o menos a la altura del "Enano Orejudo".

Como buen stanista el "Robby" se rajo a Chile y dejo a sus complices-perejil para que fueran fusilados.
Todo un heroe,contador de profesion.
Si hubiera tenido "algo" se habria entregado como prisionero:el 22/8 no habria existido.Tampoco el ERP-22.
Los militares tampoco tenian ese "algo" para fusilarlo a el y su buro.

Mucha charla,no?
FDRoosevelt tambien se murio antes de tiempo,pero sus peores enemigos
(la URSS) se quedaron la noche y el dia en Moscu,sufriendo su muerte.
Y Josesito S puso un crespon negro en todos sus diarios.

Me canse,gracias por JBA!
anonimo bostero

emilio dijo...

Mire Rafa, podrían haber dicho algo como: "sí, fue una hijaputez de Perón, que siquiera tuvo huevos para hacerla con las leyes en la mano". Listo, con eso terminaba el asunto. Después le agregaban todos los ´sin embargo´ del caso, la sentencia ya había sido dictada.

Su amigo buscó licuar (y hasta justificar en el final con una supuesta comparación) el asunto en un mar de datos manchando a diestra y siniestra, como si eso exculpara a Perón. Y usted le dio la palmadita en la espalda.

Me parece que es un tema que no van digerir jamás. Tienen una negación muy profunda. Yo corto acá el asunto. Si usted dice algo sobre todo lo dicho lo leeré por respeto, por supuesto, por mi parte lo doy por agotado.

Anónimo dijo...

Buenos Aires, abril-junio de 1972
Trácense las líneas generales como una narración de Borges.
El dictador es derrocado y más de la mitad del pueblo se alegra d,e ello. El dictador había llenado las cárceles y vaciado la tesorería. Al igual que muchos dictadores, no había empezado mal. Quería engrandecer su país. Pero él no era un gran hombre; y quizás no era posible engrandecer el país. Transcurren diecisiete años. El país sigue sin grandes hombres; la tesorería sigue vacía; y el pueblo se encuentra al borde de la desesperación. Empieza a recordar que el dictador tenía una visión de la grandeza del país y que era un hombre fuerte; empieza a recordar que había dado mucho a los pobres. El dictador está en el exilio. Comienza la agitación popular para que vuelva. Ahora el dictador es muy viejo. Pero el pueblo recuerda también a la esposa del dictador. Ella amaba a los pobres y odiaba a los ricos, y era joven y hermosa. Y ha seguido siéndolo, porque murió joven, en plena dictadura. Y, milagrosamente, su cuerpo no se ha descompuesto. ~
“Esa",. dijo Borges, «es una historia que yo nunca podría escribir».
Mas a los setenta y seis años, y después de diecisiete de proscripción y exilio, Juan Perón, desde' el barrio residencial de Madrid conocido por Puerta de Hierro, dicta las condiciones de paz al régimen militar de la Argentina. En 1943, cuando era un coronel del ejército que predicaba un nacionalismo feroz, Perón se convirtió en un poder en la Argentina; y de 1946 a 1955, gracias a dos victorias electorales, gobernó como dictador. Su esposa, Eva, no ocupaba ningún cargo oficial, pero gobernó con Perón hasta 1952. En aquel año murió. Fue embalsamada costosamente y ahora su cadáver está con Perón en Puerta de Hierro.
En 1956, sólo un año después de ser depuesto por el ejército, Perón escribía desde Panamá: ,«Me preocupaba que algún hombre inteligente se hiciera con el poder.» Ahora, después de ocho presidentes, seis de ellos militares, la Argentina se halla en un estado de crisis que ningún argentino acaba de explicarse. El poderoso país, tan extenso como la India y con una población de veintitrés millones, rico en ganado y grano, petróleo patagónico y toda la riqueza mineral de los Andes, navega inexplicablemente a la deriva. Todo el mundo se siente descontento. Y de pronto casi todo el mundo es peronista. No sólo los trabajadores, con los que Perón fue generoso en los primeros tiempos, sino también los marxistas e incluso los jóvenes de la clase media, cuyos padres recuerdan a Perón como tirano, torturador y ladrón.
El peso se ha ido al infierno: de 5 pesos por dólar en 1947 ha pasado a 16 en 1949, 250 en 1966, 400 en 1970,420 en junio del año pasado, 960 en abril del año en curso, 1.100 en mayo. La inflación, que se ha mantenido en un 25 por ciento invariable desde los tiempos de Perón, ha saltado ahora a un 60 por ciento. Los bancos ofrecen un interés del 24. por ciento. La inflación, cuando alcanza esta fase
de despegue, sólo es buena para el negocio de los seguros contra incendios. Suben las primas y baja el valor de los siniestros. Cuando los precios se alejan galopando semana tras semana, no es frecuente, por alguna razón, que se produzcan incendios.
continuara...

Anónimo dijo...

continua...
Para todos los demás es una pesadilla. Resulta casi imposible reunir capital; . e incluso si se reúne y uno piensa comprarse un piso, una semana de demora puede costarle doscientos o trescientos dólares americanos (muchos hombres de negocios prefieren comerciar en dólares). Salarios, precios, el tipo de cambio: todo el mundo habla de dinero, todos los que pueden permitírselo compran dólares en el mercado negro. Y pronto hasta el visitante se ve afectado por la histeria. En dos meses una habitación de hotel sube de 7.000 pesos a 9.000, una lata de tabaco de 630 a 820. El dinero hay que cambiarlo en pequeñas cantidades; es necesario vigilar el mercado. Un día el peso cae hasta 1.250 por dólar. ¿ Es esto un fenómeno anormal o el comienzo de una nueva baja? Titubear aquel día significaba perder: el peso rebotó y quedó en 1.100. «Empiezas a tener la sensación», dice Norman Thomas di Giovanni, el traductor de Borges, que ha llegado al final de su estancia de tres años en Buenos Aires, «que estás pasando los mejores años de tu vida en casa del cambista. Voy allí algunas tardes igual que otras personas van de compras. Sólo para ver qué se ofrece» ..
Los aumentos generales de salarios que el gobierno decreta de vez en cuando -el 15 por ciento en mayo y otro 15 por ciento prometido para dentro de poco- no consiguen seguir el ritmo de los precios. «Hemos llegado hasta el punto», dice la esposa del embajador, «de que podemos calcular el tiempo que transcurrirá entre el aumento de los jornales y el aumento de los precios». La gente busca un segundo empleo y a veces hasta un tercero. A todo el mundo le obsesiona la necesidad de ganar más dinero y, al mismo tiempo, de gastado rápidamente. La gente juega. Incluso en la conservadora ciudad andinade Mendoza el casino está lleno; .los clientes son principalmente gente trabajadora cuyo sueldo mensual medio es el equivalente de cincuenta dólares. Las colas que se forman por todo Buenos Aires los jueves son de personas que esperan el momento de entregar los cupones de las quinielas. El anuncio de los resultados de las quiniela s es un acontecimiento nacional cada semana .
El . caso espectacular de un peón paraguayo que ganó unos 330 millones de pesos disipó una crisis política a mediados de abril. Se habían registrado disturbios en Mendoza y el ejército había sido puesto en fuga. Luego, la semana siguiente, un grupo guerrillero de Buenos Aires mató al gerente de la Fiat diez días después de habede secuestrado. El mismo día, en la cercana ciudad industrial de Rosario, los guerrilleros tendieron una emboscada y mataron al general Sánchez, comandante del Segundo Cuerpo de Ejército, que tenía cierta reputación de torturador. La sangre llamó a la sangre: hubo elementos en las fuerzas armadas que, en vista de lo sucedido, quisieron interrumpir las negociaciones con Perón y anular las elecciones prometidas para el próximo año. Pero la fortuna del paraguayo alargó todas las conversaciones, reavivó el optimismo y calmó los nervios. La pequeña crisis pasó.

Anónimo dijo...

continua...
Los guerrilleros todavía atacan, roban y dinamitan; todavía secuestran de vez en cuando y matan también de vez en cuando. Los guerrilleros son jóvenes y de clase media. Algunos son peronistas, otros son comunistas. Después de tantos atracos a bancos las diversas organizaciones son ricas. El año pasado en Córdoba, según mi información, un estudiante que se alistó en los montoneros, que son peronistas, cobraba el equivalente de 70 dólares mensuales; a los abogados se les ajustaba por 350 dólares. «A los jóvenes montonero s podías distinguidos por sus automóviles, su agresividad, su ostentación. Tipos a lo James Dean. Muy atractivos.» Otro testigo independiente dice lo que sigue sobre los guerrilleros que ha conocido en Buenos Aires: «Son antiamericanos. Pero uno de ellos ocupaba un cargo importante en una compañía americana. Son gente de personalidad escindida; algunos de ellos realmente no saben quiénes son. Se ven a sí mismos como una especie de héroe de revista de "comics". De día, Clark Kent en la oficina; de noche, Superman con una pistola. » Una vez has tomado una decisión [dice la mujer de treinta años] te sientes mejor. Muchas de mis amistades están por la revolución y se sienten mucho mejor. Pero a \~eces son como críos obsesionados por el futuro. El otro día fui al cine con mi amigo. Tiene unos treinta y tres años. Fuimos a ver Sacco and Vanzetti. Al terminar la película, dijo: «Me da vergiienza no ser un guerrillero.* Tengo la sensación de ser cómplice de este gobierno, de esta forma de vida.» Yo le dije: «Pero a ti te falta la violencia. Un guerrillero tiene que ser despejado ... no debe tener demasiada imaginación ni sensibilidad. Tienes que hacer lo que te ordenan. De lo contrario, nada sale bien. Es como una religión, un dogma.» Y de nuevo dijo él: «¿No sientes vergtienza?»
El cineasta dice: Creo que después de Marx la gente es muy consciente de la historia. La decadencia del colonialismo, la aparición del Tercer Mundo ... la gente se ve a sí misma interpretando un papel En este proceso. Esto. resulta tan peligroso como ,no tener ninguna visión de la historia. Envanece mucho a las personas. Viven en una especie de capullo de seda intelectual. Quítales la palabrería y la idea de la revolución y la mayoría se quedarían sin nada.

Anónimo dijo...

continua...
Los guerrilleros miran hacia el norte en busca de inspiración. Del París de 1968 les llega el sueño de estudiantes y obreros uniéndose para derrotar a los enemigos «del pueblo». Los guerrilleros han simplificado los problemas de la Argentina. Al igual que los revolucionarios de salón y de «campus» que hay en el norte, han identificado al enemigo: la policía. y de esta manera las diversiones socio-intelectuales del norte se transforman en una horrible realidad en el sur, intelectualmente menos estable. Docenas de policías han muerto de forma violenta. Y la policía responde al terror con el terror. También la policía secuestra y mata; tortura, concentrándose en los genitales. Un prisionero de la policía se tira por una ventana: La Prensa le dedica unas líneas. Se detiene a varias personas y luego, oficialmente, se las «pone en libertad»; a veces reaparecen; otras veces, no. Una mañana se descubre una furgoneta quemada en una calle. Dentro hay dos cadáveres carbonizados: hombres a los que habían arrancado de sus hogares dos días antes. «¿En qué clase de país vivimos?», pregunta una de las viudas. Pero al día siguiente está más calmada; retira la acusación contra la policía. Alguien la ha «visitado».
«Amigos de amigos míos me traen estas historias de atrocidades», dice Norman di Giovanni, «Y te asquean. Sin embargo, aquí nadie parece asombrarse ante lo que está pasando». «El primo de mi esposa era guerrillero», dice durante el almuerzo el hombre de negocios provinciano. «Mató a un policía en Rosario. Luego, hace ocho meses, desapareció. Está muerto.» No tiene nada más que decir al respecto; y nos ponemos a hablar de otras cosas ..
Algunas tardes los soldados con botas y chaquetas de cuero negro patrullan con sus perros lobos por la calle Florida, donde hay muchos comercios y el tráfico rodado está prohibido: los perros caminan con el rabo pegado a las patas, encorvado el lomo, alzadas las orejas. Los Chevrolets de la policía recorren lenta, incesantemente, las calles iluminadas por el neón. Por todas partes hay policías armados con ametralladoras. Y también hay policías montados con sus uniformes color gris pizarra; y la brigada antiguerrilla, con sus cascos azules y sus motocicletas; yesos jóvenes de traje bien cortado, los de la secreta, que aparecen súbitamente saltando de coches sin matrícula. Añádanse los tanques AMX y los helicópteros Alouette del ejército. Es un aparato impresionante, y funciona ..
Es como si ahora el Estado empleara su energía en mantener unidas sus propias fuerzas. La ley y el orden se han convertido en un objetivo en sí mismos: forman parte de la esterilidad y el derroche argentinos. La gente es valiente; tortura y es torturada; muere. Mas éstos son acontecimientos priva~ dos, dispersos, silenciados por una prensa que es libre pero inadecuada, que parece incapaz de detectar una pauta en los sucesos de los que informa. y quizás la prensa tiene razón. Quizás muy poco de lo que ocurre en la Argentina es verdaderamente noticia, porque no hay ningún movimiento de avan7 ce; no se está resolviendo nada. la nación parece jugar consigo misma; y la vida política argentina es igual que la vida de una comunidad de hormigas o de una tribu de la selva africana: llena de acontecimientos, llena de crisis y de muertes, pero la vida

Anónimo dijo...

continua...
no es más que un cielo y el año siempre termina como empieza. Ni siquiera el general Sánchez provocó una crisis con su muerte. Torturó en vano, murió en vano. Sencillamente vivió cincuenta y tres años y, pese a su elevado cargo, no ha dejado rastro. Los acontecimientos son más grandes que los hombres. Sólo un hombre parece capaz de imponerse, de alterar la historia ahora como la alteró en el pasa· do. y este hombre espera en Puerta de Hierro. La pasión cegó a nuestros enemigos [escribía Perón en 1956] y los destruyó ... La revolución [que me derrocó] no tiene causa, porque es solamente una reacción ... Los militares gobiernan, pero nadie obedece realmente. El caos político se acerca. La economía, dejada a la administración de los oficinistas, empeora día a día y .:. la anarquía amenaza el orden sociaL .. Estos dictadores que no saben demasiado y que ni siquiera saben adónde van, que se mueven de crisis en crisis, acabarán perdiéndose en un camino que no conduce a ninguna parte. Se anticipa el regreso de Perón, o el triunfo del peronismo.Se calcula que los argentinos ya han sacado del país entre seis mil y ocho mil millones de dólares. «La gente no se compromete», dice la esposa del embajador. «y debe recordar usted que quien tenga dinero no es argentino. Sólo la gente que no tiene dinero es argentina.»
Pero incluso· cuando se tienen riqueza y seguridad, incluso cuando se han trazado planes para la fuga, incluso, por ejemplo, en esta elegante cena en el Barrio Norte, irrumpe la pasión. «Me muero», dice de pronto la señora, apretando los puños. «Me muero ... me muero ... me muero. Esto ya no es vida. Todo el mundo se aferra a lo que puede. Este lugar está muerto. A veces me acuesto después de almorzar y me quedo en cama.» El anciano mayordomo lleva guantes blancos; todo el artesonado de la habitación' se importó de Francia a principios de siglo; (Qué fácil y rápida esta aristocracia argentina, qué breve su vida tranquila.) «Las calles están ]evantadas, las luces están bajas, los teléfonos no contestan.» Circula ]a marihuana (cuarenta y cinco dólares por e] último medio kilo); el ambiente no se altera. «~sta solía ser una gran ciudad y un gran puerto. Hace veinte años. Ahora está jodida, muchacho. »
También entre los intelectuales y artistas, los mejores, que no le tienen miedo a] mundo exterior, cunde este gran temor de verse atrapados en la Argentina y de no poder salir, de que sus años creativos se malogren por cu] pa de una revolución por la que uno no puede _sentir ningún interés o por culpa de una dictadura con malas pulgas, o simplemente por culpa del caos. La inflación y la caída del peso ya han atrapado a muchos .. Menchi Sábat, e] dibujante de «comics» más brilla.nte del país, dice: «Nos resulta más fácil estar en la luna gracias a la televisión. Pero no conocemos Boliviá o Chile, ni siquiera el Uruguay. ¿La razón? El dinero. Lo que estamos viendo ahora es una especie de frenesí colectivo. Porque antes aquí siempre era fácil conseguir dinero. Ahora estamos aislados. No es fácil que la gente de afuera comprenda ]0 que significa esto.»
La temporada de invierno aún empieza en mayo con la ópera en el Teatro Colón; y las butacas de platea, a veintiún dólares, se agotan rápidamente. Pero el país ha sido despojado de su mito más precioso, el mito de la riqueza, una riqueza que en otros tiempos era tan grande, te dicen los argentinos, que matabas una vaca y te comías sólo la lengua, y el viajero que cruzaba la pampa era libre de matar y comerse cualquier vaca, con ]a única condición de que dejase el pellejo para el terrateniente. ¿ Son dos metros y medio de capa superior del suelo los que tiene la pampa húmeda? ¿O son tres o cuatro? Tan rica, la Argentina; tanta suerte, con la tierra.
En 1850 había menos de un millón de argentinos; y el territorio indio empezaba unos ciento sesenta kilómetros al suroeste de Buenos Aires. Luego, hace menos de cien años, en una carnicería que duró seis años, los indios fueron perseguidos y exterminados; y la pampa empezó a ceder su tesoro. Vastas estancias en la tierra robada, ensangrentada: una súbita y celosa aristocracia colonial. Añádanse los inmigrantes, una fuerza laboral: en 1914 había ocho millones de argentinos. Los inmigrantes, principalmente del norte de España y del sur de Italia, llegaron no para ser pegujaleros o pioneros, sino para servir en las estancias y en el puerto, Buenos Aires, que servía a las estancias. Una vasta y floreciente economía colonial, basada en la ganadería y el trigo, y vinculada al imperio británico; un proletariado urbano tan repentino como la aristocracia estanciera; toda una sociedad súbita y artificial impuesta a la tierra llana, desolada.

Anónimo dijo...

continua....
Borges, en su poema- de 1929 titulado Fundación mítica de Bu~nos Aires, recuerda la expansión proletaria de la ciudad:
Una cigarrería sahumó como una rosa
el desierto. La tarde se había ahondado en ayeres, los hombres compartieron un pasado ilusorio. Sólo faltó una cosa: la vereda de enfrente.
A mí se me hace cuento que empezó Buenos Aires:
La juzgo tan eterna como el agua yel aire.
La ciudad a medio hacer se halla dentro del recuerdo de Borges. Ahora, ya, hay decadencia. El imperio británico se ha retirado ordenadamente; y la economía agrícola colonial, tratando de industrializarse de cualquier modo, de equilibrarse y ser autónoma, está en ruinas. La artificialidad de la sociedad muestra: esa ausencia·· de vínculos entre hombres y hombres, entre inmigrante e inmigrante, aristócrata y artesano, habitante de la ciudad y cabecita negra, es decir, el habitante del interior; esa ausencia de un vínculo entre los hombres y la tierra llana, sin sentido. Y los pobres, que son argentinos, los hijos y nietos de aquellos inmigrantes recientes, ahora tendrán que quedarse ...
Siempre han tenido sus curanderos y sus brujas; saben cómo protegerse contra los fantasmas y los espíritus chocantes con que han poblado la tierra extraña. Pero ahora se necesita una fe más grande, algún conocimiento de una divinidad protectora. Sin fe, estos españoles e italianos abandonados enloquecerán ..
A finales de mayo una iglesia de Buenos Aires anunció una misa especial contra el mal de ojo. «Si habéis sido perjudicados, o si creéis que os están perjudicando, no dejéis de acudir.» Cinco mil ciudadanos se presentaron en el templo, muchos de ellos en automóvil. Había media docena de tende-' retes donde vendían objetos sagrados o benéficos; había cubículos para las consultas médico-religiosas, de treinta centavos a un dólar la sesión. Aquello se parecía un poco al mercado de una mañana de sábado. El sacerdote oficiante dijo: «Cada individuo es una fuente individual de poder y está sujeto a olas mentales imperceptibles que pueden ocasionar mala salud o aflicción. Ésta es la señal visible del espíritu maligno.»
«Me cuesta creer que estamos en 1972», dice el editor-librero. «Me da la impresión de que todavía estamos en el año cero.» No lo dice en son de queja; él mismo comercia con el ocultismo y lo místico, y su negocio va viento en popa. Quizás sea la imitación que la clase media argentina hace' de Europa y de los Estados Unidos. Pero, a un nivel más bajo, invade· el país el nuevo y entusiasta culto del espiritismo, un asunto puramente nativo de médium s y trances en masa y curas milagrosas que pretende contar con el patronazgo de Jesucristo y del Mahatma Gandhi. Los espiritistas no hablan de olas mentales; sus médiums curan transmitiendo «fluidos» benéficos intangibles. Los espiritistas dicen haber abandonado la política y veneran a Gandhi por su no violencia. Creen en la reencarnación y en la perfectibilidad del, espíritu. Dicen' que el purgatorio y el infierno existen ahora, en la tierra, y que la únic,a esperanza del hombre reside en nacer en un planeta más evolucionado. Su meta es esa vida, en un mundo incorpórep «definitivQ», donde solamente se congregan espíritus superiores .
. Desesperación: un rechazo de la tierra, un sueño de nulidad. Pero alguien ofrece esperanza; alguien pretende resantificar el país, Con Perón en Puerta de Hierro se encuentra José López Rega, que ha sido su compañero y secretario privado durante todos los años del exilio. De Rega se sabe que tiene inclinaciones místicas y se interesa por la astrología y el espiritismo; y se dice que ahora es un hombre de gran poder. Una entrevista con él llena diez páginas de un número reciente de Las Bases, la nueva publicación peronista que aparece cada quince días. Los argentinos son de muchas razas, dice Rega; pero todos tienen antepasados nativos. La mezcla racial argentina ha sido «enriquecida por sangre india» y la «Madre Tierra lo ha purificado todo ... Yo lucho por la libertad», prosigue Rega, «porque así es como estoy hecho y porque siento que dentro de mí se mueve la sangre del indio, al cuál pertenece esta tierra». Ahora bien, a pesar de' su vaguedad y de su ironía inconsciente, ésta es una afirmación asom-
brosa, toda vez que, hasta la crisis actual, el argentino se sentía orgulloso porque su país no estaba «lleno de negros» como el Brasil ni era mestizo como Bolivia, sino que era europeo; y' le angustiaba de manera especial la posibilidad de que los extranjeros pensasen que los argentinos eran indios. Ahora se invoca el fantasma del indio y se hace una reivindicación mística, purificadora, de la tierra arruinada
lean..lean...mañana mando màs...

Anónimo dijo...

...Otros ofrecen programas políticos y económicos, como siempre los han ofrecido. Perón y el peronismo ofrecen fe.
y tienen una santa: Eva Perón. «Recuerdo muy bien que estuve muchos días triste», escribió . en 1952, en La razón de mi vida, «cuando me enteré que en el mundo había pobres y había ricos; ylo extraño es que no me doliese tanto la existencia de los pobres como el saber que al mismo tiempo había ricos». Fue la base de su acción política. Predicaba un odio y un amor sencillos. Odio a los ricos: «¿Debemos incendiar el Barrio 'Norte?», les decía a las multitudes. «¿Tengo que darles fuego?» Y amor al pueblo: utilizaba esta palabra una y otra vez, y la convirtió en parte integrante del vocabulario peronista. Exigía tributo a todos para la Fundación Eva 'Perón; y permanecía hasta las tres, las cuatro o las cinco de la madrugada en el Ministerio de Trabajo, regalando dinero de la fundación a los suplicantes, dispensando una justicia personal. E.sta era su«labor»: una visión infantil del poder, la justicia y la venganza.
Murió en 1952, a los treinta y tres años. Y ahora en la Argentina, después de los años de proscripción, del intento de extirpar su nombre, vuelve a ser una presencia. Sus retratos aparecen por doquier, retocados, raramente nítidos, y con frecuencia son deliberadamente chillones, como estampas religiosas destinadas a los pobres: una mujer joven y muy bella, de pelo rubio, piel muy blanca y los labios rojos, muy rojos, de los años cuarenta.
Era del pueblo y de la tierra. Nació en 1919 en Los Toldos, la más aburrida de las poblaciones de la pampa, edificada donde antes había un campamento indio, a 240 kilómetros al oeste de Buenos Aires. El pueblo da la impresión de monotonía, de hallarse totalmente expuesto bajo el alto cielo. Las polvorientas casas de ladrillos, rojos o blancos, son bajas, de fachada y tejado llanos, con alguna que otra balaustrada; los árboles, paraísos, tienen el tronco enjabelgado y aparecen severamente desmochados; las calles anchas, lejos del centro, siguen siendo de tierra.
Era hija ilegítima; era pobre; y durante los primeros diez años de su vida vivió en una casa de una sola habitación que todavía existe. A los quince años se fue a Buenos Aires con la intención de ser actriz. Su dicción era mala; su gusto en el vestir era propio de una chica de provincias; sus senos eran muy pequeños, sus pantorrillas eran macizas Y sus tobillos tiraban a gruesos. Pero antes de que hubieran transcurrido tres meses consiguió su primer empleo. y a partir de aquel momento se abrió paso a fuerza de encanto. Cuando tenía veinticinco años conoció a Perón; al año siguiente se casaron.
Su aspecto de chica corriente, su belleza, su éxito: todo ello contribuyó a su santidad. Y su atractivo sexual. «Todos me acosan sexualmente», dijo una vez con irritación, en sus días de actriz. «Todo el mundo se tira un lance conmigo.» Erá el ideal machista de mujer-víctima ... ¿acaso aquellos labios rojos no siguen hablándole al macho argentino de su supuesta habilidad para la {elación? Pero no tardó en estar más allá del sexo y ser pura otra vez. A los veintinueve años se moría de cáncer del útero y sufría hemorragias vaginales; y su cuerpo llenito empezó a consumirse. Hacia el final de sus días pesaba treinta y seis kilos. Un día miró unas viejas fotografías oficiales suyas y rompió a llorar. Otro día se vio en un espejo largo y dijo: «i Cuando pienso en lo que sufrí para mantener las piernas esbeltas! Ahora que me veo estas piernitas me asusto. Ahora me da miedo mirar estas cerillas.»
Pero políticamente nunca se debilitó. La revolución peronista iba mal. La riqueza que la Argentina había acumulado durante la guerra se estaba agotando; la economía colonial, no regenerada, saqueada, mal administrada, empezaba a irse a pique; el peso caía; los obreros, a los que tanto se había dado, no siempre eran leales. Pero ella seguía acariciando su dolor especial ante el hecho de que «había ricos». Ya cerca de la muerte, dijo en una reunión de gobernadores provinciales: «No debemos prestarle atención a la gente que nos habla de prudencia. Tenemos que ser fanáticos.» El ejército daba muestras de una agitación creciente. Ella estaba dispuesta a desafiarlo. Quería armar a los sindicatos; y, efectivamente, por mediación del príncipe Bernardo de Holanda, compró 5.000 pistolas automáticas y 1.500 ametralladoras. Cuando llegaron las armas, Perón, más prudente, se las dio a la policía.
Y en todo momento su tragedia privada se convertía en el drama público de la Pasión de la dictadura. Desde hacía tiempo se había decretado la santidad para ella, que había convertido el peronismo en una religión; y se dice que durante los quince días que precedieron a su muerte estuvo con ella el hombre que debía embalsamarla, para tener la certeza de que no le hicieran nada que estropease su cuerpo. En cuanto murió se firmó el contrato de embalsamamiento. ¿Fue por 100.000 o por 300.000 dólares? Las informaciones son confusas. El doctor Ara, que así se llamaba el embalsamador español -«maestro», le llamó Perón-, primero tuvo que preparar el cadáver para que permaneciera expuesto en capilla ardiente durante quince días. El embalsamamiento propiamente dicho tardò seis meses en quedar finalizado. El proceso que se utilizó sigue siendo secreto. Según un periódico de Buenos Aires, el doctor Ara ha dedicado dos capítulos de sus memorias (que no se publicarán hasta después de su muerte) al embalsamamiento de Eva Perón; también se nos prometen fotografías en color del cadáver. Corren rumores de que primero se sustituyó la sangre por alcohol y luego por glicerina calentada (Perón dice «parafina y otras materias especiales»), la cual se inyectó a través de un talón y una oreja.
«Tres veces fui a mirar a Evita», escribía Perón en 1956, después de su derrocamiento y cuando el cuerpo embalsamado había desaparecido. «Las puertas ... eran como las puertas de la eternidad.» Tuvo la impresión de que sólo dormía. La primera vez que fue a verla quiso tocarla, pero temió que al contacto de su mano cálida el cuerpo se transformase en polvo. Ará dijo: «No se preocupe. Está tan intacta ahora como en vida.»
Y ahora, veinte años después, su cuerpo embalsamado y consumido, perdido una vez y vuelto a encontrar, y no mayor, dicen, que el de una niña de doce años, sólo el rubio pelo tan abundante como antes de enfermar, espera con Perón en Puerta de Hierro.
Fue una sorpresa encontrar esta villa miseria o barrio de chabolas a poca distancia del río de aguas pardas que pasa por el distrito de Palermo, no lejos del gran parque, equivalente porteño del Bois de Boulogne, donde la gente practica la equitación. Un barrio de chabolas con las calles sin asfaltar y negros riachuelos de porquería, pero los edificios eran de ladrillo, a veces con un piso superior: un lugar asentado, construido hacía más de quince años, con tiendas y letreros. Vivían allí setenta mil personas, casi todas indias, de aspecto inexpresivo y ligeramente imbécil, procedentes del norte y de Bolivia y el Paraguay; por lo que de pronto te venía a la memoria q"\.le no estabas en París o en Europa, sino en la América del Sur. El cura era uno de los «Sacerdotes para el Tercer Mundo». Llevaba una chaqueta de cuero negro y en las paredes de su pequeña iglesia de cemento, demasiado sencilla, casi un cobertizo, retumbaban los sones amplificados de alguna canción argentina. Me habían susurrado que el cura era de muy buena familia; y quizás el cambio de compañía le había hecho vanidoso. Era peronista, por supuesto, y decía que todos sus indios lo eran también. «Sólo un argentino puede entender el peronismo. Puedo pasarme cinco años hablándole a usted del peronismo, pero usted· nunca entenderá nada.»
Pero, ¿no podíamos intentarlo? Dijo que el peronismo no se ocupaba del crecimiento económico; los peronistas rechazaban la sociedad de consumo. Pero, ¿acaso no acababa de quejarse del paro existente en el interior, fruto de la locura del gobierno, que enviaba dos indios a su barrio de .chabolas por cada uno que lo abandonaba? Dijo que no iba a perder el tiempo hablando con un norteamericano; a algunas personas sólo les preocupaba el producto nacional bruto. Y, dejándonos, se dirigió, todo sonrisas, hacia unos indios que se acercaban. El viento que venía del río era húmedo, el cobertizo de cemento no tenía calefacción y yo quería ime. Pero el hombre que me acompañaba parecía inquieto. Dijo que cuando menos debíamos esperar y decirle al padre que yo no era norteamericano. Así lo hicimos. Y el padre, avergonzado, explicó que el peronismo en realidad se interesaba· por el desarrollo del espíritu humano. Semejante desarrollo había tenido lugar en Cuba y en China; en esos países le habían vuelto la espalda a la sociedad industrial. *
Me habían dicho que aquellos abogados pertenecían a un grupo que trabajaba por los «derechos civiles». Eran jóvenes, vestían elegantemente y se reunían aquella mañana para preparar el borrador de una petición contra la tortura. El piso, situado en lo alto de un edificio, estaba sucio y sin muebles; las visitas eran examinadas a través de la mirilla; todo el mundo hablaba en susurros; y había mucho humo de cigarrillos. Intriga, peligro. Pero uno de los abogados aceptó mi invitación a almorzar y durante la comida --comía con gusto, platos caros dejó bien claro que la tortura contra la que protestaban no debía confundirse con la tortura en tiempos de Perón.
Dijo: «Cuando la justicia es la justicia del pueblo, a veces los hombres cometen excesos. Pero,en última instancia, lo que importa es que la justicia se haga en nombre del pueblo.» ¿Quiénes eran los enemigos del pueblo? Su respuesta fue· concisa y rápida. «El imperialismo norteamericano. y sus aliados nativos. La oligarquía, la burguesía dependiente, el sionismo y la izquierda "cipaya". Al hablar de "cipayos" nos referimos al Partido Comunista y al socialismo en general.» Parecía una lista exhaustiva. ¿ Quiénes eran los peronistas? «El peronismo es un movimiento nacional revolucionario. Hay una gran diferencia entre un movimiento y un partido. No somos estalinistas y un peronista es cualquiera que se llame a sí mismo peronista y actúe como un peronista.»
· El sacerdote fue asesinado dos años después, en 1974, por pistoleros no identificados, y durante unos días gozó de popularidad como mártir peronista. (N. del A.)

El abogado, a pesar de sus sentimientos antijudíos, era judío; y procedía de una familia antiperonista de la clase media. En 1970, al conocer a Perón en Madrid, había quedado deslumbrado; la voz le temblaba al citar las palabras del general. Le había dicho a Perón: «General, ¿por qué no le declara la guerra al régimen y luego se pone usted a la cabeza de todos los peronistas auténticos?» Perón le había contestado: «Soy el conductor de un movimiento nacional. He de conducir al movimiento entero en su totalidad.»
' «No hay enemigos internos», dijo con una sonrisa el líder sindical. Mas al mismo tiempo opinaba que la tortura continuaría en la Argentina. «Un mundo sin tortura es un mundo ideal.» Y había tortura y tortura. «Dépende de quién sea torturado. Si es un malhechor, está bien. Pero si es un hombre que trata de salvar el país ... eso es otra cosa. La tortura no es únicamente la picana eléctrica, ¿ sabe usted? La pobreza es tortura, la frustración es tortura.» Era un hombre cortés; el más intelectual, me habían dicho, de los líderes sindicales peronistas. Había llegado puntualmente a la cita; su oficina estaba limpia y ordenada; sobre su escritorio, debajo del cristal, había una fotografía grande de Perón en sus años mozos.
La primera revolución peronista se basó en el mito de la riqueza, de una tierra que esperaba que la saquearan. Ahora la riqueza ha desaparecido. Y el peronismo es como una parte de la pobreza. Es protesta, desesperación, fe, machismo, magia, espiritismo, venganza. Lo es todo y no es nada. Quitad a Perón y la histeria sera incontrolable. Quitad a las fuerzas armadas, guardianes estériles de la ley y el
orden, y el peronismo, triunfante, se desintegrará en un centenar de peleas dispersas, cada hombre identificando a su propio enemigo.
«La violencia, en manos del pueblo, no es violencia: es justicia.» Estas palabras de Perón aparecieron en la primera página de un número reciente de Fe, un periódico peronista. Así, en siniestra imitación, el sur retuerce la jerga revolucionaria del norte. Allí donde la jerga convierte los asuntos vivos en abstracciones (<< La tortura sólo desaparecerá de la Argentina», dijo el trotskista, «con un gobierno de obreros y con la caída de la burguesía»), y allí donde la jerga termina compitiendo con la jerga, la gente no tiene ninguna causa. Sólo tiene enemigos; únicamente los enemigos son reales. Ha sido la pesadilla de la América del Sur desde el desmembramiento del imperio español.
Eva Perón, ¿era rubia o morena? ¿Nació en 1919 o en 1922? ¿Nació en la pequeña población de Los Toldos o en Junín, a cuarenta kilómetros de allí? Bien era una morena que se teñía el pelo de rubio' 'nació en 1919 pero decía que en 1922 (e hizo desttruir su partida de nacimiento en 1945); los primeros diez años de su vida los pasó en Los Toldos, pero luego dijo siempre que no era ésta su villa natal. Nadie sabrá jamás por qué. No acudan a su autobiografía, La razón de mi vida, que solía. ser lectura obligada en las escuelas argentinas. El libro no contiene un solo dato o una sola fecha; y lo escribió un español que más tarde se quejó de los muchos cambios que las autoridades peronistas habían hecho a su libro.
Así que la verdad empieza a desaparecer;. no tiene relación alguna con la leyenda. Se dicen misas en recuerdo de Eva Perón y ahora los estudiantes asisten a ellas en gran número; mas su vida no es tema de investigación. Sin ninguna placa conmemorativa, raras veces visitada (aunque una mujer recuerda que una vez vinieron los de la televisión), la casa de ladrillo marrón, con su habitación única,; va desmoronándose en Los Toldos. El anciano propietario del garaje de al lado (dos vehículos en su garaje, uno de ellos un Modelo T sin motor), al que ahora pertenece también la casa, la· utiliza como almacén. Brota la hierba en el tejado plano y la chapa ondulada se desploma sobre el patio posterior.
Sólo se ha intentado una biografía de Eva Perón en la Argentina. Iba a constar de dos volúmenes, pero el editor quebró y el segundo volumen no ha aparecido. De no haber muerto, en la actualidad Eva Perón sólo contaría cincuenta y tres años. Viven aún centenares de personas que la conocieron. Pero en dos meses me costó trabajo ir más allá de lo que ya era bien sabido. Los recuerdos han sido alterados; la gente hace su panegírico o expresa su odio, y la gente que odia se niega a hablar de ella. Se ha logrado suprimir la angustia de aquellos primeros años en Los Toldos. La historia de Eva Perón se ha perdido; ahora sólo queda la leyenda .
. Una tarde, después de sus clases en la Universidad Católica, mientras las sirenas de la policía aullaban en el exterior, Borges me dijo: «Teníamos la impresión de que todo el asunto debería haberse olvidado. Si los periódicos hubiesen guardado silencio, hoy no habría peronismo ... los peronistas, al principio, se avergonzaban de sí mismos. Si estuviera hablando en público, nunca utilizaría su nombre. Diría el prófugo, el dictador. Del mismo modo que en poesía uno evita ciertas palabras ... si utilizase su nombre en un poema, éste caería hecho
pedazos.» .
Es la actitud argentina: suprimir, ignorar. Muchos documentos de la era peronista han sido destruidos. Si hoy en día los jóvenes de la clase media son peronistas, y los estudiantes cantan la vieja canción de la dictadura ....
¡Perón, Perón, qué grande 50S! ¡Mi general, cuánto valés!
... si la dictadura, incluso en sus excesos, vuelve a ser respetable, no es porque se haya investigado el pasado y modificado los anales. Es sólo porque muchas· personas han revisado sus actitudes ante. la leyenda establecida. Han cambiado de parecer.
No hay historia en la Argentina. No hay archivos; sólo hay pintadas en las paredes y polémicas y lecciones en la escuela. A los escolares, enfundados en sus guardapolvos blancos, les llevan regularmente a visitar el edificio del Cabildo en la Plaza de Mayo, en Buenos Aires, para que vean las reliquias de la Guerra de la Independencia. El acontecimiento es glorioso; permanece aislado, no está relacionado, en los libros de texto o en la mente popular, con lo que vino inmediatamente después: la pérdida de la ley, el acoso de los enemigos, interminables guerras civiles, el gobierno de los gángsters.
Borgesme dijo otra tarde: «La historia de la Argentina es la historia de su distinción de España.» ¿ Cómo encajó Perón en eso? «Perón representaba las heces de la sociedad.» Pero, seguramente, también representaría algo que era argentino, ¿no? «Por desgracia, tengo que admitir que es argentino ... un argentino de hoy.» Borges es un criollo, alguien cuyos antepasados llegaron a la Argentina antes de la gran oleada de inmigrantes, antes de que el país se convirtiera en lo que es; y Borges sustituye la contemplación de la historia de su país por el culto a los antepasados. Al igual que muchos compatriotas suyos, tiene su propia idea de la Argentina; cualquier cosa que no encaje en ella debe rechazarse. y Borges es el hombre más grande de la Argentina.
Una actitud ante la historia, una actitud ante la tierra. La magia es importante en la Argentina; el país está lleno de brujas y magos y taumaturgos y médiums. Pero el visitante no debe hacer caso de esta cara de la vida argentina porque, según le dicen, no es real. El país está lleno de estancias; pero el visitante no debe ir a esa estancia concreta porque no es típica. Mas existe, funciona. Sí, pero no es real. Ni es real aquello, ni lo otro, ni lo de más allá. De esta forma, hablando, se elimina todo el país; y se encamina al visitante hacia el equivalente de una tienda de antigtiedades gauchas. No es la Argentina en la que habita cualquiera, mucho menos la de tus guías; pero esa es real, eso es la Argentina. «Básicamente, todos amamos al país», decía un angloargentino. «Pero nos gustaría que fuese a nuestra propia imagen. Y ahora muchos de nosotros sufrimos a causa de nuestras fantasías.» Una negativa colectiva a ver, a adaptarse al país: una sociedad colonial fragmentada, artificial, a la que sus mitos han hecho deficiente y falsa.
Ser argentino no era ser sudamericano. Era ser europeo; y muchos argentinos se hicieron europeos, de Europa. La tierra que constituía la fuente de su riqueza pasó a ser su base y nada más. Para estos argentinos-europeos, Buenos Aires y Mar del Plata se convirtieron en ciudades turísticas, con una vida estacional. Durante el período de entreguerras había en París una comunidad argentina estable de 100.000 personas; en aquel entonces, el peso era el peso.
«Mucha gente cree», dijo Borges, «que lo mejor que hubiese podido ocurrir aquí habría sido una victoria inglesa [en 1806-1807, cuando los británicos atacaron Buenos Aires en dos ocasiones]. Al mismo tiempo, me pregunto si ser una colonia hace algún bien ... tan provinciana y aburrida».
Mas ser europeo en la Argentina era ser colonial del modo más nocivo. Era ser parasitario. Era reivindicar como propios -como los reivindicaban las comunidades blancas de las colonias del Caribe- los logros y la autoridad de Europa. Era pedir menos de uno mismo (en Trinidad, cuando yo era niño, se creía que los blancos y ricos no necesitaban ninguna educación). Era aceptar, partiendo de una seguridad falsa, una segunda categoría para tu propia sociedad.
y estaba la riqueza de la Argentina: los ferrocarriles británicos transportando el trigo y la carne desde todos los rincones de la pampa hasta el puerto de Buenos Aires, para su envío a Inglaterra. No había ningún mito pionero o nacionalista de trabajo esforzado y recompensa. La tierra estaba vacía y era muy llana y muy rica; era inagotable; y con una infinita capacidad de perdón. Dios arregla de noche la macana que los argentinos hacen de día.
Ser argentino era habitar en un mundo mágico, debilitador. La riqueza y la europeidad ocultaban las realidades coloniales de una sociedad agrícola que había necesitado y producido poco talento, que no había necesitado grandes hombres y no había producido ninguno. «Aquí no ha pasado nada», dijo un día Norman di Giovanni, lleno de irritación. Y todo el mundo, de Borges para abajo, dice: «Buenos Aires es una ciudad pequeña.» Ocho millones de personas: una monstruosa extensión plebeya, mezquina, repetitiva y sin sentido: pero sólo una ciudad pequeña, comida por las dudas y la malevolencia coloniales. Cuando se tiene la impresión de que el mundo real está afuera, en casa toda la gente es inadecuada y fraudulenta. Un camarero de Mendoza dijo: «Los argentinos nq trabajamos. No podemos hacer nada grande. Todo lo que hacemos es pequeño e insignificante.» Un artista dijo: «Aquí hay muy pocos profesionales. Me refiero a gente que sepa. qué hacer consigo misma. Nadie sabe por qué está haciendo tal o cual trabajo. Por esa razón, si tú haces lo que hago yo, entonces eres mi enemigo»:
Camelero, chanta: estas son palabras argentinas de uso cotidiano. Un camelero es un camelista, un hombre que en realidad no tiene nada que vender. El hombre que me prometió llevarme a una estancia, y en su avión particular, no hacía más que un camelo. El chanta es el hombre que lo venderá todo, el hombre sin principios, falso. Casi todo el mundo, del presidente para abajo, es descartado por alguien que le considera un chanta.
La otra palabra que se repite con frecuencia es mediocre. Los argentinos detestan lo mediocre y temen que les consideren mediocres. Era una de las palabras insultantes que empleaba Eva Perón. Para ella la aristocracia argentina siempre fue mediocre. y estaba en lo cierto. En unos pocos años Eva Perón hizo añicos el mito de la Argentina como tierra colonial aristocrática. Y no se ha encontrado ningún otro mito, ninguna otra idea de la tierra, que reemplace al viejo...

Anónimo dijo...

2
BORGES y EL PASADO FALSO
Borges, hablando de la fama de los escritores, dijo: «Lo importante es la imagen que creas de ti mismo en las mentes ajenas. Mucha gente considera a Burns como un poeta mediocre. Pero él representa muchas cosas y gusta a la gente. Esa imagen -al igual que sucede con Byron- puede llegar a ser más importante que la obra.»
Borges es un gran escritor, un poeta dulce' y melancólico; y las personas que saben español le veneran como creador de una prosa directa, nada retórica. Pero la reputación que tiene entre los angloamericanos, la de ser un argentino ciego y anciano, autor de muy pocas, muy cortas y muy misteriosas historias, es tan hinchada y falsa que oculta su grandeza. Posiblemente le haya costado el Premio Nobel; y es muy posible que cuando esa falsa reputación decaiga, cosa que sucederá inevitablemente, desaparezca también su obra, que es buena.
Lo irónico del asunto es que Borges, en lo mejor de su obra, no es misterioso ni difícil. Su poesía es accesible; en gran parte es hasta romántica. Sus temas vienen siendo los mismos desde hace cincuenta años: sus antepasados militares, sus muertes en combate, la muerte misma, el tiempo y el viejo Bue nos Aires. Y hay cerca de una docena de historias muy logradas. Dos o tres de ellas son pura y simple-

mente historias de detectives, anticuadas incluso (una fue publicada en la Ellery Queen's Mystery Magazine). Algunas tratan, de modo muy cinematográfico, del hampa bonaerense de principios de siglo. A los gángsters se les da una estatura épica; ascienden, son desafiados y a veces huyen.
Las otras historias -las que han vuelto locos a los críticos- vienen a ser chistes intelectuales. Borges toma una palabra como «inmortal» y juega con ella. Supongamos, dice, que los hombres fueran real· mente inmortales. No sólo hombres que hubiesen envejecido y no murieran, sino hombres indestructibles, vigorosos, que sobrevivieran eternamente. ¿ Cuál sería el resultado? Su respuesta -que en su historia- es que en algún momento cada una de las experiencias concebibles caería sobre cada hombre, que cada hombre, en un momento u otro, asumiría cada carácter concebible y que Homero (el héroe disfrazado de esta historia concreta) incluso podría, en el siglo XVIII, olvidarse de haber escrito la Odisea. O tomemos la palabra «inolvidable». Supongamos algo que' fuese verdaderamente inolvidable y que no pudiera olvidarse ni por un segundo; supongamos que esta cosa, al igual que una moneda, cayera en tu poder. Ampliemos la idea. Supongamos que hubiese un hombre -pero no, tiene que ser un muchacho que no pudiera olvidar nada, cuya memoria, por consiguiente, se hinchase como un globo con todos los detalles inolvidables de cada minuto de su vida.
Estos son algunos de los juegos intelectuales de Borges. Y quizás su obra en prosa más lograda, que es también la más corta, sea un puro chiste. Se titula Del rigor en la ciencia y figura que se trata de un extracto de un libro de viajes del siglo XVII.
... En aquel Imperio, el Arte de la Cartografía logró tal Perfección que el mapa de una sola Provincia ocupaba toda una Ciudad, y el mapa del imperio, toda una Provincia. Con el tiempo, esos Mapas Desmesurados no satisfacieron y los Colegios de Cartógrafos levantaron un Mapa del Imperio, que tenía el tamaño del Imperio y coincidía puntualmente con él. Menos Adictas al Estudio de la Cartografía, las Generaciones Siguientes entendieron que ese dilatado Mapa era inútil y no sin Impiedad lo entregaron a las Inclemencias del Sol y de los Inviernos. En los desiertos del Oeste perduran despedazadas Ruinas del Mapa, habitadas por Animales y por Mendigos; en todo el País no hay otra reliquia de las Disciplinas Geográficas.
Esto es absurdo y perfecto: la parodia exacta, la idea grotesca. El rompecabezas y los chistes de Borges pueden crear adicción. Pero hay que tomarlos como lo que son; no siempre justifican las interpretaciones metafísicas que se hace de ellos. Es mucho, sin embargo, lo que atrae al crítico académico. Algunas de las bromas de Borges exigen un despliegue exagerado de erudición curiosa y a veces desaparecen debajo de ella. Y existe el lenguaje, en ocasiones barroco, de las primeras historias.
Las ruinas circulares -una historia rebuscada, casi de ciencia ficción, que trata de un soñador que descubre que él mismo existe solamente en el sueño de otra persona- empieza: «Nadie lo vio desembarcar en la unánime noche.» Norman Thomas di Giovanni, que durante los últimos cuatro años no ha hecho otra cosa que traducir a Borges, y que ha contribuido más que cualquier otra persona a difundir la obra de Borges en el mundo de habla inglesa, dice:
Puedes imaginarte lo mucho que se ha escrito acerca de ese «unánime». Acudí a Borges con dos traducciones de dicha palabra: ~surrounding" (circundante) y «encompassing» (que abarca). Y le dije: «Borges, ¿qué quería decir en realidad con eso de la noche unánime? Eso no significa nada. Si hay una noche unánime, ¿por qué I!-0 hay una noche que bebe té, o una noche que Juega a las cartas?» Y su respuesta me dejó atónito. Dijo: «Di Giovanni, . eso no es más que un ejemplo del modo irresponsable en que solía escribir.» Utilizamos «encompassing» en la traducción. Pero a muchos profesores no les gustó perder su noche unanime ...
Una mujer tenía que escribir un ensayo sobre Borges para un libro. No sabía español y basaba su ensayo en dos traducciones inglesas bastante mediocres. Un ensayo largo, de unas cuarenta paginas. Y uno de sus puntos cruciales era que Borges escribía una prosa muy latinizada. Tuve que señalarle que Borges no podía evitar el escribir una prosa latinizada, porque escribía en español y el español es un dialecto del latìn La mujer no consultó con nadie cuando ponia los Cimientos. Al final grita «¡Socorro!» y corres hacia ella y ves este rascacielos enorme hundiéndose en la arena movediza.
En 1969, Di Giovanni acompañó a Borges en una gira de conferencias por los Estados Unidos:
Borges es un caballero. Cuando la gente se le acerca y le dice lo que significan realmente su~ narraciones -después de todo, él sólo las escnbió- les da la contestación más maravillosa que jamás se ha oído. « ¡Ah, gracias! Usted ha enriquecido mi narración. Me ha hecho un regalo magnífico. He venido de Buenos Aires a X -Lubbock, Texas, por ejemplo- para averiguar esta verdad sobre mí mismo y sobre mi relato."
Durante muchos años, Borges ha gozado de una gran reputación en el mundo de habla hispana. Pero en Un ensayo autobiográfico, que apareció en forma de «Profile» (perfil) en el New Yorker, en 1970, dice que hasta que ganó el Premio Formentor en 1961 -tenía entonces sesenta y dos años- era «prácticamente invisible, no sólo en el extranjero, sino también en mi tierra, en Buenos Aires». Es ésta la clase de exageración que consterna a algunos de sus primeros seguidores argentinos; y algunos de ellos llegaron a decir que su «irresponsabilidad» ha crecido con su fama. Pero Borges siempre ha sido irresponsable. Buenos Aires es una ciudad pequeña; y lo que tal vez era inofensivo cuando Borges pertenecía solamente a esta ciudad pequeña se vuelve menos inofensivo cuando los extranjeros hacen cola para entrevistarle. Hubo un tiempo, sin duda, en que la celebración por Borges de sus antepasados militares y de sus muertes en combate halagaba a toda la sociedad, dándole un sentido del pasado y de plenitud. Ahora parece excluir, proclamar una grandeza privada; y para muchos es sólo egoísta y presuntuosa. No es fácil ser famoso en una ciudad pequeña.
Borges concede numerosas entrevistas. y cada una de ellas se parece a todas las demás. Diríase que Borges hace que las preguntas sean irrelevantes; pasa sus discos, como dijo una señora argentina; representa su papel. Dice que la lengua española es su «perdición». Critica a España y a los españoles: sigue librando aquella guerra colonial, en la cual, no obstante, las viejas cuestiones se confunden con un prejuicio más sencillo, el que sienten los argentinos contra los inmigrante s pobres y atrasados que llegan del norte de España. Hace chistes obvios y de mal gusto a costa de los indios de la pampa. De mal gusto porque sólo veinte años antes de que Borges naciera estos indios eran exterminados sistemáticamente; y, pese a ello, obvios, porque las matanzas a semejante escala resultan aceptables solamente si se ridiculiza a las víctimas. Habla de Chesterton, Stevenson y Kipling. Habla del· inglés antiguo con todo el entusiasmo de un hombre que ha elegido un tema académico por sí mismo. Habla de sus antepasados ingleses.
Es una interpretación curiosamente colonial. Su pasado argentino forma parte de su distinción; 10 ofrece como tal; y es, después de todo, un patriota. Honra a la bandera, un ejemplar de la cual ondea en el balcón de su despacho de la Biblioteca Nacional (él es el director). Y le emociona el himno de su país. Mas, al mismo tiempo, parece ansioso de proclamar su distanciamiento de la Argentina. Cabría pensar que la representación está dedicada al nuevo público que Borges ha encontrado en las universidades angloamericanas, un público al que halaga de tantas maneras. Pero las actitudes son viejas.
En Buenos Aires todavía se recuerda que en 1955, escasos días después de la caída de Perón y la finalización de los nueve años de dictadura, Borges dio una conferencia sobre Coleridge -nada menos que Coleridge- a las damas de la Asociación Cultural Inglesa. Algunos de los versos de Coleridge, dijo Borges, se encontraban entre lo mejor de la poesía inglesa, «es decir, la poesía». Y esas cuatro .palabras, en un momento de júbilo nacional, fueron como una agresión gratuita al alma argentina.
Norman di Giovanni cuenta una historia que res-
tablece el equilibrio.
En diciembre de 1969 nos encontrábamos en la Georgetown University de Washington, D.C. El hombre encargado de la presentación era un argentino de Tucumán y aprovechó la oportunidad para decirle al . público que la represión' militar había cerrado la universidad de Tucumán. Borges olvidó· por completo lo que había dicho aquel en Un ensayo autobiográfico, que apareció en forma de «Profile» (perfil) en el New Yorker, en 1970, dice que hasta que ganó el Premio Formentor en 1961 -tenía entonces sesenta y dos años- era «prácticamente invisible, no sólo en el extranjero, sino también en mi tierra, en Buenos Aires». Es ésta la clase de exageración que consterna a algunos de sus primeros seguidores argentinos; y algunos de ellos llegaron a decir que su «irresponsabilidad» ha crecido con su fama. Pero Borges siempre ha sido irresponsable. Buenos Aires es una ciudad pequeña; y lo que tal vez era inofensivo cuando Borges pertenecía solamente a esta ciudad pequeña se vuelve menos inofensivo cuando los extranjeros hacen cola para entrevistarle. Hubo un tiempo, sin duda, en que la celebración por Borges de sus antepasados militares y de sus muertes en combate halagaba a toda la sociedad, dándole un sentido del pasado y de plenitud. Ahora parece excluir, proclamar una grandeza privada; y para muchos es sólo egoísta y presuntuosa. No es fácil ser famoso en una ciudad pequeña.
Borges concede numerosas entrevistas. y cada una de ellas se parece a todas las demás. Diríase que Borges hace que las preguntas sean irrelevantes; pasa sus discos, como dijo una señora argentina; representa su papel. Dice que la lengua española es su «perdición». Critica a España y a los españoles: sigue librando aquella guerra colonial, en la cual, no obstante, las viejas cuestiones se confunden con un prejuicio más sencillo, el que sienten los argentinos contra los inmigrante s pobres y atrasados que llegan del norte de España. Hace chistes obvios y de mal gusto a costa de los indios de la pampa. De mal gusto porque sólo veinte años antes de que Borges naciera estos indios eran exterminados sistemáticamente; y, pese a ello, obvios, porque las matanzas a semejante escala resultan aceptables solamente si se ridiculiza hombre hasta que nos encontramos camino del aeropuerto. Entonces alguien empezo a hablar del asunto y de pronto Borges se enfadó mucho. «¿Oyó lo que dijo aquel hombre? Que habían cerrado la universidad de Tucumán.» Le pregunté por qué estaba enfadado y me dijo: «Ese hombre estaba atacando a mi país. No se puede hablar así de mi país.» Le dije: «Borges, ¿qué quiere decir con eso de "ese hombre"? Ese hombre es argentino. Y procede de Tucumán. Y lo que dice es verdad. Los militares han cerrado la universidad.»
Borges es de estatura mediana. Sus ojos casi ciegos y su baston contribuyen a aumentar su apariencia distinguida. Viste cuidadosamente. Dice que es un escritor de clase media; y un escritor de clase media no debe ser un «dandy», ni vestir con una despreocupación demasiado afectada. Es cortés: opina, . al igual que sir Thomas Browne, que un caballero es alguien que procura causar las menores molestias posibles. «Pero eso debería buscarlo en Religio Medici.» Podría parecer, pues, que en su accesibilidad, en su buena disposicion a conceder largas entrevistas que son repetición de las anteriores, Borges combina el ideal de modestia propio de la clase media y los modales del caballero con la intimidad del escritor, la necesidad que tiene el escritor de reservarse para su trabajo.
Hay indicios de esta intimidad (en la accesibilidad) en la forma en que le gusta que se dirijan a él. Quizás no pasen de media docena las personas que tienen el privilegio de llamarle por su nombre de pila, Jorge, convirtiéndolo en «Georgie». Para todos los demás le gusta ser simplemente «Borges» sin el señor, palabra que él considera española y pomposa. «Borges» es, por supuesto, distanciador.
y ni siquiera las cincuenta páginas de su Ensayo Autobiográfico violan su intimidad. El ensayo es como otra entrevista. Cuenta pocas cosas nuevas. Su nacimiento en Buenos Aires en 1899, hijo de un abogado; sus antepasados militares; los siete años que la familia paso en Europa de 1914 a 1921 (cuando el peso era valioso y Europa era más barata que Buenos Aires): vuelve a contar todo esto en líneas generales, como en una entrevista. y el ensayo no tarda en transformarse en la simple cronica de la vida profesional de un escritor, de los libros que leyo y de los libros que escribio, los grupos literarios de los que fue miembro y las revistas que fundo. La vida brilla por su ausencia. Apenas dice nada sobre la crisis que debio de sufrir en los inicios de su madurez cuando -perdido el dinero de la familia- hacía toda clase de periodismo; cuando murió su padre y él mismo enfermo gravemente y «temió por [su] integridad mental»; cuando trabajaba como ayudante en una biblioteca 'municipal y era muy conocido como escritor fuera de la biblioteca y des-. conocido dentro de ella. «Recuerdo que una vez un compañero de trabajo vio en una enciclopedia el nombre de un tal Jorge Luis Borges y le llamo la atencion la coincidencia de que nuestros nombres y fechas de nacimiento fuesen idénticos.»
«Nueve años de solida infelicidad», dice; pero solo dedica cuatro páginas al período ... La intimidad de Borges empieza a parecer inabordable.
Un dios me ha concedido
lo que es dado saber a los mortales. ~ Por todo el continente anda mi nombre; N o he vivido. Quisiera ser otro hombre.
Éste es Borges hablando de Emerson; pero podría ser Borges refiriéndose a Borges. La vida, en el Ensayo Autobiográfico, realmente brilla por su ausencia. De manera que todo lo que es importante en el hombre hay que buscarlo en la obra.Y todos los temas que ha explorado en le transcurso d euna vida se encuentran,como el mismo dice,en su primer libro de poemas,publicado en 1923,un libro que se imprimio en cinco dias,trescientos ejemplares y se distribuyo gratuitamente:
Cuando tu mismo eres la continuación realizada
De quienes no alcanzaron tu tiempo
Y otros seràn(y son)tu inmortalidad en la tierra
En algun momento de aquella epoca ,la vida se detuvo y todo lo posterior ha sido literatura:una preocupación por las palabras,un intento sin fin de conservar,y no traicionar,las emociones de aquel pasado tan particular

hombre hay que buscado en la obra, que, en el caso de Borges, es esencialmente la poesía. Y todos los temas que ha explorado en el transcurso de una larga vida se encuentran, como él mismo dice, en su primer libro de poemas, publicado en 1923, un libro que se imprimió en cinco días, trescientos ejemplares, y se distribuyó gAquí está el antepasado militar muriendo en combate. Aquí, ya, a la edad de veinticuatro años, la contemplación de la gloria se transforma en la meditación sobre la muerte y el tiempo y las «joyas de vidrio» de la vida individu... cuando tú mismo eres ld continuación realizada de quienes no alcanzaron tu tiempy otros serán (y son) tu inmortalidad en la tiEn algún momento de aquella época, la vida se detuvo y todo lo posterior ha sido literatura: una preocupación por las palabras, un intento sin fin de conservar, y no traicionar, las emociones de aquel pasado tan particular.
Soy, pero soy también el otro, el muerto, . el otro de mi sangre y de mi nombre.

Así dice un poema que escribió cuarenta y tres años después de aquel primer libro.
Desde que escribiera dicho libro, nada, exceptuando quizás el descubrimiento de la antigua poesía inglesa, ha proporcionado a Borges material para tan intensa meditación. Ni siquiera los amargos años del régimen de Perón, cuando fue «"ascendido", sacándole de la biblioteca, al cargo de inspector de pollos y conejos en los mercados» y él dimitió. Tampoco su breve, infeliz matrimonio a una edad avanzada, que una vez fue tema de artículos de revista y sigue siéndolo de chismorreos en Buenos Aires .. Tampoco la compañía continuada de su madre, que actualmente cuenta noventa y seis años.
«En 1910, año del centenario de la República Argentina, creíamos que la Argentina era un país honorable y no nos cabía ninguna duda de que las naciones acudirían en tropel. Ahora el país se encuentra en mal estado. Nos vemos amenazados por el retorno del hombre horrible.» Así es como Borges se refiere a Perón: prefiere no utilizar el nombre. Recibo numerosas amenazas personales. Incluso mi madre. La llamaron por teléfono a altas horas de la noche -las dos o las tres- y alguien le dijo con una voz muy bronca, la clase de voz que hace pensar en un peronista. «Tengo que matarles, a usted y a su hijo.» Mi madre dijo: «¿~por qué?» «Porque soy peronista.» MI madre dijo: «En lo que concierne a mi hijo, sólo tiene setenta años y está prácticamente ciego. Pero en mi caso debería aconsejarle que no malgaste el tiempo porque tengo noventa y cinco años y puedo morirme en sus manos antes de que consiga matarme.» Por la mañana le dije a mi madre que me había parecido oír el teléfono durante la noche. «¿Lo he soñado?» Ella dijo: «Sólo era algún imbécil.» No es sólo ingeniosa. Sino también valiente ... no veo qué puedo hacer al respecto ... la situacion política. Pero creo que debería hacer lo que pueda, teniendo militares en la familia;
El primer libro de poemas de Borges se tituló Fervor de Buenos Aires. En el mismo, en su prefacIo, decía que intentaba celebrar de un modo especial la ciudad nueva y en expansión. «Semejante a los latinos, que al atravesar un soto murmuraban: "Nu~ men inest" -aquí se oculta la Divinidad-,de que habla mi verso para declarar el asombro de las calles endiosadas por la esperanza o el recuerdo ... »
Pero Borges no ha santificado a Buenos Aires.
La ciudad que ve el visitante no es la ciudad de los poemas, como sigue siéndolo SimIa (tan nueva y artificial como Buenos Aires), la ciudad de las historias de Kipling, después de todos estos años. Kipling observaba con atención una ciudad real. El Buenos Aires de Borge<¡ es privado, una ciudad de la imaginación. Y ahora la ciudad misma está en decadencia. En el Barrio Sur del propio Borges sobreviven algunos edificios antiguos, con sus poderosas puertas principales y sus patios que van retrocediendo, cada uno con un embaldosado distinto. Pero es más frecuente que los patios interiores estén cegados; y muchos de los viejos edificios han sido derribados. La elegancia, si es que en esta ciudad de inmigrantes plebeyos la elegancia existió realmente alguna vez fuera de la visión de los arquitectos expatriados, se ha esfumado; ahora sólo hay desorden.
La bandera argentina, azul y blanca, que cuelga sobre la calle de México desde el balcón del despacho de Borges en la Biblioteca Nacional aparece sucia de polvo y humos. Y echemos un vistazo a este edificio, quizá el mejor de la zona, que fue utilizado como hospital y cárcel en tiempos del dictador gángster Rosas, hace más de ciento veinte años. Todavía hay belleza en la pared coronada por púas, las altas verjas de hierro, las enormes puertas de madera. Pero, en el interior, las paredes están desconcha das ; las ventanas que dan al patio central tienen los cristales rotos; adentrándose, pasando de patio en patio, vemos ropa tendida en un corredor, los peldaños están rotos y una escalera metálica de caracol aparece bloqueada por trastos inservibles. Ésta es una oficina del gobierno, un departamento del Ministerio de Trabajo: nos habla de una administración agarrotada, de una ciudad que se muere, de un- país que no ha funcionado realmente.
En todas partes se ven paredes con lemas violentos; los guerrilleros operan en las calles; cae el peso; la ciudad está llena de odio. El lema con malas pulgas se repite: Rosas vuelve. El país espera un nuevo terror.
Numen inest, aquí se oculta la Divinidad: el ensalmo del poeta no ha dado resultado. Los antepasados militares murieron en combate, pero aquellas batallas insignificantes y aquellas muertes inútiles no han conducido a nada. Sólo en la poesía de Borges habitan esos héroes en «un universo épico, sentados altos en la silla»: «alto.,. en su épico universo». y ésta es su gran creación: la Argentina como tierra sencilla y mítica, un mundo épico completo, de «repúblicas, caballería y mañanas»: «las repúblicas, los caballos y las mañanas», de batallas libradas, la patria establecida, la gran ciudad creada y las «calles con nombres que se repiten desde el pasado de mi sangre» ..
Ésa es la visión del arte. Y, sin embargo, desde esta mítica Argentina de su creación, Borges alarga la mano, a través de su abuela inglesa, a sus antepasados ingleses y, a través de ellos, a su lenguaje «en su aurora», «La gente me dice que ahora parezco inglés. Cuando era joven no parecía inglés. Era más moreno. No me sentía inglés. Ni pizca. Quizá el sentirme inglés vino a mí a través de la lectura.» Y aun- . que Borges no lo reconoce, un tema que se repite en sus historias más recientes es el de los nórdicos que degeneran en un desolado paisaje argentino. Los Guthries escoceses se convierten en Gutres mestizos y ya ni siquiera conocen la Biblia; una muchacha inglesa se transforma en una india salvaje; hombres que se llaman Nilsen se olvidan de sus orígenes y viven como animales de acuerdo con el· bestial código sexual del macho putañero.
En nuestra primera entrevista, Borges dijo: «No
escribo sobre degenerados». Pero en otra ocasión afirmó: «El país fue enriquecido por hombres que pensaban esencialmente en Europa y los Estados Unidos. Sólo la gente civilizada. Los gauchos eran muy ingenuos. Bárbaros». Cuando hablamos de la historia argentina, dijo: «Hay una pauta. No es una pauta obvia. Yo mismo no puedo ver el bosque por culpa de los árboles». y más adelante agregó: «Aquellas guerras civiles ahora no tienen sentido».
Quizá, pues, paralelamente a la visión del arte, se haya desarrollado, en Borges, una visión subsidiaria, por muy poco que la reconozca, de la realidad. Y ahora, en todo caso, el mundo real ya no
puede negarse.
A mediados de mayo, Borges fue a pasar unos
cuantos días en Montevideo, en el Uruguay. Montevideo fue una de las ciudades de su infancia, una ciudad de «largas, perezosas vacaciones». Pero ahora el Uruguay, el más culto de los países sudamericanos, era, citando las palabras de un argentino, «la caricatura de un país», en bancarrota, al igual que la Argentina, después de la riqueza de que disfru~ tara durante la guerra, y despedazándose. Montevideo era una ciudad en guerra; guerrilleros y soldados luchaban en las calles. Un día, durante la estancia de Borges, cuatro soldados fueron muertos a tiros.

Vi a Borges cuando regresó. Una muchacha bonita le ayudó a bajar las escalinatas de la Universidad Católica. Parecía más frágil; las manos le temblaban con mayor facilidad. Había perdido el vigor que mostraba durante las entrevistas. Venía lleno del desastre de Montevideo, disgustado. Montevideo era otra cosa que había perdido. En un poema las «mañanas en Montevideo» se encuentran entre las cosas por las cuales da las gracias «al divino laberinto de causas y efectos». Ahora Montevideo, al Igual que Buenos Aires, al igual que la Argentina era agradable sólo en su recuerdo, y en su arte. '

emilio dijo...

Anónimo, supongo que terminó. Disculpe que le pregunte, ¿usted se siente bien?.

Julián dijo...

ANónimo:

Borges como escritor era un monstruo, pero sus aspiraciones políticas son bastante lamentables. Se junto con Videla, alabó a Franco, reinvindicó a la Fusiladora entre demás virtudes....

Anónimo dijo...

Permiso Rafa:

Julian/Emilio:

Es vez de la tipica argentina "descalificar": "...esta loco..." o " se junto con Videla..." ( Sabato tambien, y Alfonsin tambien y Menotti tambien..).

1.El anonimo tiene buena informacion?Si. Chequea.(Si podes)

2.El anonimo habla de Evita:desmenti,argumenta....

3.Habla de Borges en forma muy precisa:inventa? iden 2.

4. Si el dueno de este lugar no lo frego, por algo sera...

Saludos
anonimo bostero

Anónimo dijo...

Estimado Anonimo Bostero agradezco su postura,no se trata de un invento.
Esto es parte de un articulo de un Premio Nobel de Literatura que viajo por Argentina en los años 70.

Anónimo dijo...

Estimado Emilio...no termino el articulo y me siento muy bien y estimado Julian los monstruos son muchos mas que Borges,si lo desean continua el articulo porque en Argentina no se consigue....

Anónimo dijo...

LOS HOTELES DE CITAS DE DETRAS DEL CEMENTERIO
Mayo-julio de 1974
La profecía -según un viejo libro argentino del ,que oí hablar con frecuencia, pero que nunca llegué a ver- afirmaba que Perón sería ahorcado por sus seguidores en la Plaza de Mayo, que es la plaza principal del centro de Buenos Aires. Mas Perón murió con su leyenta intacta. «MURIÓ.» El titular llenaba la mitad de la primera plana de Crónica, un periódico popular de Buenos Aires; y no hubo necesidad de decir quién había muerto.
Tenía ya: setenta y nueve años y estaba en el noveno mes de su tercer mandato presidencial; y su leyenda había durado casi treinta años. Era el militar que había abandonado el código de su casta y sacudido la vieja sociedad colonial y agrícola de la Argentina; había identificado a los enemigos de los pobres; había creado los sindicatos. Había dado un rostro brutal a la bruta tierra de las estancias y' el polo y los hoteles de citas y el servicio doméstico muy barato. Y su leyenda de revolucionario sin par sobrevivió a la incompetencia y el pillaje de su primer mandato; sobrevivió a su derrocamiento en 1955 y a los diecisiete años de exilio que siguieron al 'mismo; sobrevivió a los asesinatos del populacho que le aguardaba a su triunfal retorno, el año pasado; y sobrevivió al fracaso de sus últimos meses en el poder ..
El fracaso fue obvio. Perón no pudo controlar a la Argentina que él había creado veinte años antes. Había identificado las crueldades de la sociedad y, pese a ello, había hecho que esta tarea necesaria pareciese irresponsable: no había podido reorganizar la sociedad que él mismo había minado. Y quizás esa labor de reorganización escapaba a la capacidad de cualquier líder, por imaginativo que fuera. La política refleja una sociedad y una tierra. La Argentina es una tierra de pillaje, una tierra nueva, virtualmente poblada este siglo. Sigue siendo una tierra apta para el pillaje; y su política no puede ser más que una política de pillaje.

Anónimo dijo...

. E:J. la Argentina esto lo entiende y lo acepta todo el mundo y al final Perón sólo podía ofrecerse a sí mismo como garantía del propósito de su gobierno, sólo podía ofrecer sus palabras. Al final se había convertido en su nombre solo, una presencia, por encima de todo, por encima del pueblo que actuaba en su nombre, por encima de la inflación y de las escaseces y de la creciente y vertiginosa caída del peso, las luchas entre las facciones, los secuestros diarios y los tiroteos con la guerrilla, los fuertes rumores de pillaje en las altas esferas: por encima de la Argentina, cuya brutalidad y frenesí él había adivinado y explotado, la Argentina por cuya' salvación había vuelto y que ahora deja tras de si

emilio dijo...

Me parece fantástico que usted escriba o transcriba un texto, señor anónimo. A veces a uno se le da por preguntar por el estado de salud del prójimo. Saludos.

don AB: no tengo interés por responder a los puntos que usted propone, es como seguir revolviendo el mismo guiso sobre el peronismo y yo ya estoy lleno. Saludos.

Rafa dijo...

Uy, esto se hizo más largo que esperanza de pobre. Pido disculpas por la demora en contestar, trataré de ser lo más ordenado que pueda.

Emilio (1:50 PM, no sé de qué día):
En algo concuerdo con Ud., el peronismo dejó de existir como proyecto político concreto con la muerte de Perón. Sin ir más lejos, el Modelo Argentino que él presentó al Congreso en 1974 fue archivado y convenientemente olvidado.

Es notorio que en todo lo que se refiera a Perón y al peronismo, la Historia se mezcla con las discusiones políticas del presente. Es lógico entonces que sea difícil debatir desapasionadamente, nadie quiere darle armas al adversario. Y menos en este momento en que el antiperonismo parece volver a lo que era varias décadas atrás.

Emilio (4:00 PM, el siguiente al anterior):
Lo que es obvio para Ud. no lo es para otros ni para mí mismo. Pero no me voy a hacer problema, quizás si yo lo calificara de "gorila" Ud. no se quedaría tranquilo hasta convencerme de lo contrario. No es mi caso, no voy a gastar pólvora en chimangos. Lo que sí, para mí no es lo mismo ser un peronista como p.ej. los que resistieron la entrega del frigorífico Lisandro de la Torre en la época de Frondizi (eso sería un orgullo), que ser un "peronista" de los que aplaudieron y se beneficiaron con las tropelías del oriundo de Anillaco.

Por eso jamás le diría "compañero" a ese personaje como tampoco le digo "la rata" al estilo de Aliverti. Más allá de todo lo que me inspira como persona, no me olvido de que no sólo el peronismo (y el establishment) sino la mayoría de la sociedad lo bancó a él y a sus políticas durante más de una década. Y muchos todavía lo siguen añorando. Entonces me parece inconducente focalizarse en su persona y olvidarse del contexto de su época, más teniendo en cuenta que al fin de cuentas sólo fue el encargado de llevar a cabo en Argentina (sin anestesia y en un vuelo sin paracaídas, como él decía) las mismas políticas que se impusieron en toda la región.

No me meto con el blog La cosa y la causa, que me parece muy respetable pero no tiene nada que ver con éste.

Saludos cordiales.

Rafa dijo...

Don AB (4:08 PM):
Ante todo le agradezco el dato del libro de Jacques Attali, no lo he leído y parece muy interesante. Hace un tiempo salió un muy buen reportaje a Attali en el diario de Bartolo, voy a tratar de ubicarlo.

Sobre el resto no estoy demasiado de acuerdo. Marx es uno de los más grandes pensadores de la historia, pero lamentablemente sus seguidores han dejado (en general) bastante que desear. Durante décadas la "onda" era ser marxista, creo que alguien dijo (quizás Attali, o Aron?) "el marxismo es el opio de los intelectuales" y no estaba demasiado equivocado. Con la llegada de la postmodernidad parece que se volvió imperativo olvidar y enterrar a Marx, otra moda y otro error más.

En cambio el peronismo, más allá de sus "impresentables" tiene mucho que ver con nuestra identidad nacional y por eso perdura a pesar de haberse convertido políticamente en un "significante vacío". Entiendo su postura sobre "los políticos" pero no la comparto. A mí no me gusta generalizar, y Julián le respondió con palabras bastante parecidas a lo que yo pienso. Lo que sí, veo que tanto Julián como Ud. y yo compartimos la admiración por Max Weber.

Un saludo cordial.

Rafa dijo...

Julián (6:17 PM):
Por supuesto, la cuestión pasa por el contenido concreto que se le da a las palabras, en este caso "nacional y popular". No porque uno se defina así significa que va a avalar a cualquier chanta o delincuente que se proclame del mismo palo. Pero más allá de la según vos "grosera manipulación que hace el kirchnerismo" con esos términos, creo que está abierta una brecha para empezar a recuperar valores concretos. Por supuesto que se requiere de un activismo por parte de los militantes, los intelectuales y los ciudadanos en general para exigir que los bellos discursos se hagan realidad.

Hoy (jueves 4/9) tenemos a mano un buen ejemplo. Hubo disturbios y furia de los usuarios por problemas en la línea Sarmiento. Y justo hoy se estrena la película de Pino Solanas sobre los ferrocarriles. La recuperación de los trenes es esencial para recomponer la integración nacional, ahí hay un tema en el que hay una enorme pelea para dar.

Sobre tu párrafo dirigido a Emilio/Rafa: más arriba reintenté tratar de explicarle a Emilio lo que pienso sobre el peronismo. Ya lo dije en otro lado, para mí al día de hoy el peronismo es ante todo el escenario de la lucha por el poder, que por supuesto se libra bien a la derecha de la pantalla. Otra cosa es la descalificación del peronismo (y de los peronistas) en bloque, contra lo cual creo que reacciona Eva Row.

No veo como lo más errado de Feinmann que amalgame al peronismo con el kirchnerismo (que para mí es una entidad difusa, débil y superestructural), creo que él asimila al viejo antiperonismo con el antikirchnerismo de hoy y a eso le veo bastante miga. En realidad lo que más me saca de las casillas de JPF es su exaltación del '73 como "el momento más glorioso de la izquierda argentina" y su descalificación del último Perón reduciéndolo a López Rega, Villar y las 3A. De la visión estratégica de futuro que dejó Perón en su Modelo Argentino, hasta ahora no dijo una palabra. Igual, es un tema que merece que uno se explaye más, quedará para otro momento.

Simplemente como anécdota, confieso haber militado en el peronismo durante muy pocos meses siendo un adolescente, en la euforia de fines del '72 y comienzos del '73. Me abrí antes de que se pudriera todo, por cuestionarme demasiado algunas cosas. Desde entonces no volví a identificarme como peronista. Al día de hoy me considero un "nacional-popular tolerante", o algo así...

Gracias (también a Emilio y a AB) por el nivel y el entusiasmo de la discusión. Un abrazo.

emilio dijo...

Rafa:

Le agradezco que se haya tomado el trabajo de responder. Quiero sintetizar mi impresión final en un punto. Una cosa es refutar el ataque sin matices al conjunto del peronismo y/o de los peronistas. Otra es ante un comentario de un hecho negativo del peronismo la respuesta infantil: a los peronistas eso no les importa. Que manera de cerrar un debate, como hicieron en otro blog.

Me importa un comino si me dice gorila. Creo que al endosarme esa calificación, usted hablará más de su peronismo no asumido que de mi posición política.

Y yo a Menem le digo peronista, no la rata, tampoco el traidor. Es peronista y lo apoyó casi todo el movimiento.

Saludos.

Anónimo dijo...

Era muy viejo, y quizás su causa había llegado a ser más personal de lo que él mismo suponía: volver a su patria y ser rehabilitado.

Rafa dijo...

Emilio:
Sólo para contestar su último comentario de 9:23 PM. No puedo responder por la actitud de ninguna otra persona, sea peronista, radical, socialista o lo que fuere. Creo que en este blog se trata de no dar "respuestas infantiles" y jamás se cierra un debate. Por supuesto que hay debates que se agotan en sí mismos cuando no hay puntos de coincidencia posibles.

No lo califico de "gorila" ni se me ocurriría hacerlo, simplemente invierto a fines demostrativos una caracterización mía en la que Ud. insiste y sobre la que creo haber dicho bastante. En realidad no me interesa que me atribuya ese "peronismo no asumido", lo que sí voy a defender es mi independencia de criterio.

Y sobre el ex presidente, por mí puede llamarlo como se le ocurra. Repito lo que dije más arriba, no sólo lo apoyó el peronismo y el establishment sino la mayoría de la sociedad. Simplemente le pregunto qué explica el calificarlo como peronista, cuando fue responsable de políticas similares a las llevadas a cabo por Collor de Melo, Fujimori, Salinas de Gortari, etc., etc., ninguno de los cuales era peronista, que yo sepa.

Saludos de nuevo.

Julián dijo...

Rafa:

Estoy ultracaliente. Resulta que usted me habla de la película de Pino y de construir valores "Nac % Pop" en la sociedad y el Gobierno "nacional y popular" (sic) sale a decir que los que quemaron el tren Sarmiento son activistas del PO, del MST y del Proyecto Sur. ¡Que digno de un Gobierno popular! ¡Subir tarifas, entregar subsidios a los monopolios amigos que denunció José Sbatella y salir a maccartear al mejor estilo Pablo Giussani 1985!

Ahí está todo el carácter herético del kirchnerismo paga deuda...

¡Quítame de allá a los K y su discurso de morondanga!

Julián dijo...

Rafa:

Le debo una explicación por ese comentario berreta, berreta. Resulta que estuve desconectado de todo tipo de noticia durante el día. Mi único contacto con la realidad social fue leer las tapas de los diarios en el kiosquito de Puan y Goyena, luego mi labor se limitó a fatigar y laburar intensamente unas 200 páginas de una comparada entre las teorías de la formación del núcleo familiar según Durkheim y Engels, su vigencia y los cambios producidos en estos 100 años. Por lo tanto, luego de tan divertida jornada, al llegar a casa me encuentro con toda la información de golpe y no pude evitar la puteada fácil. Me disculpo

Lo que no puedo evitar fue un incontenible acceso de furia al ver que el Gobierno hacía que miraba para otro lado. ¿Alguien se imagina a Pino, a sus 70 años prendiendo fuego un tren, justo hoy encima que estrenaba su película sobre trenes? El tipo que ellos nombran del Po es un sindicalista ejemplar, una rara avis dentro del Po. Son unas lacras. Al menos esto sirve para que el ministro "progre", el "católico sui generis" que habla de la marihuana se deschave como el reaccionario que es. En mios oídos resuenan sus patéticas acusaciones cotnra la "izquierda sinisestra" en el lejano año 2004. El grado de pedantería jactanciosa de "Aníbal" llega a fastidiar tanto que hace sospechar que todos sus dichos son una falsedad ofensiva. Con qué rapidez ha detectado el ministro el sabotaje del tren en Castelar por parte de la "subversión vencida" (¿o fue la que está asilada en el extranjero?), podría aplicar esa rapidez para esclarecer tanto gatillo fácil, tantos presos sin condena, tantos narcos y piratas del asfalto, tantos poliladrones. Pero no, ¡la culpa es de la izquierda! ¡la culpa es de Lozano por noa compañar al Gobierno nacional y popular!

Dan verguenza ajena.

Julián dijo...

Rafa:

No me lo tenía acompañando la típica crítica seudo liberal del "marxismo como religión"(Huele a naftalina muchachos ¿Seguro que no están en 1984?).

En primer lugar estaría bueno que se especificara un poco más el por qué de la religión. Dando de barato que en la Modernidad la ciencia reemplaza a la religión como el centro del pensamiento y actividad humanas, no se entiende la idea. No califica ni para Durkheim ni para Weber ni siquiera para los mismos Marx y Engels como religión: Recordemos el conocido pasaje de Engels:

"La religión no es mas que un reflejo fantástico, en las cabezas de los hombres, de los poderes externos que dominan su existencia cotidiana. Un reflejo en el cual las fuerzas terrenas cobran forma de supraterrenas."(Anti-Dühring)

De esa frase y de la archiconocida y desafortunada (en el sentido de que no alumbra el sentido profundo de lo que significa la religión para un pueblo) "el opio del pueblo", se extrae que la religión expresa en forma de teoría justificativa lo absurdo del mundo que la hace nacer. Recordemos que para Marx y Engels la religión se origina en las formas específicas de dominación económico-social por parte de la burguesía y no podrá ser destruida hasta que se destruya dicho orden.

Por el contrario, el marxismo en tanto sistema de pensamiento y doctrina para la acción política se propone como abiertamente cotestatario lo que dificilmente lo haga un mero reflejo de la infraestructura de la sociedad de clases. Por otra parte, absolutamente todos los clásicos del amrxismo y del revisionismo parten de los mismos hombres y estudian el desarrollo de los reflejos y ecos ideológicos de sus verdaderos procesos vitales como nacidos de estos procesos vitales, según la conocida sentencia de Marx. Nada más lejos de la religión* que divide al mundo en su fase terrenal y en su fase eterna-espiritual. La religión, es la "conciencia invertida" de un mundo invertido, por el contrario, lo que Marx viene a afirmar es que su pensamiento es la conciencia viva de un mundo arrasado. El marxismo en tanto desenmascarador de la realidad no se parece a ninguna religión en tanto estas sirven de legitimación del orden social reinante.

Debajo de su crítica al marxismo como matriz de pensamiento socio-histórico capaz de analizar la sociedad argentina subyace la idea de que la realidad social de la Argentina sólo puede ser analizada por argentinos nativos y mediante doctrinas de pensamiento que combinen esquemas de valores "nacionales"

Es muy gracioso ciertamente que aquellos defenestradores perennes del marxismo olviden que justamente la "cuestión nacional" de la que hacen uso y abuso para calificar al pensamiento marxiano de "antinacional", "importado" o "ajeno a nuestro ser nacional", proviene justamente de la orba teórica de Antonio Gramsci, que como sabemos era un teórico del nacionalismo....

Un Abrazo

*Que quede claro que me refiero al judeocristianismo.

PD: Aclaremos de una vez que lo que se ha dado en llamar socialismo real no es el socialismo. El culto a la personalidad, la dictadura del partido único, la nomenklatura, la falta de respeto a los derechos humanos y la persecución del disidente no tienen absolutamente nada que ver con el pensamiento de Carlos Marx".
"A ver si volvemos a Marx y nos dejamos de epígonos"

Pablo Castellano, líder de la fracción izquierdista del PSOE, denominada Izquierda Socialista

emilio dijo...

Rafa:

El manejo que hace este gobierno de los trenes y su respuesta pública deplorable ante los sucesos de ayer se conecta con los diez años y medio del gobierno PERONISTA de Carlos Menem, quien gobernó con el apoyo casi unánime del movimiento. Un radical (p.e. Angeloz) habría necesitado un alto nivel de represión para hacer lo mismo.

El servicial Aliverti le dice la rata, y afirma que con la reelección K tenemos un final abierto a diferencia de la del 95. Buena operación para la gilada, el final está marcado desde cinco años. El propio Aliverti desengañado describió por entonces las enormes limitaciones de este gobierno. Con la reelección le renovó el crédito...

Hace tiempo que dejé de comprar rótulos cómodos. Si Menem es la rata, también lo es la mayoría de sus compañeros peronistas, incluyendo a los votantes por tradición. Y no espero nada bueno de ellos.

Huy, !que gorila que soy!. Por suerte aquí no sobrevuela el espíritu de Apold y se puede criticar a los peronistas.

Ahora sí terminé. Saludos.

Julián dijo...

Emilio,

A todo gobierno que se diga "nac & Pop" se le debe renovar el crédito pero esta condición debe venir atada de una mayor exigencia de reinvindaciones. Como sabemos muy bien, el kirchnerismo es experto en no hacer nada (un tocazo de DNU´s, ninguno para redistribuir ni un mango, largos etcéteras) o en ganarse aplausos del establishment.

Defiendo decirle la Rata a Menem. Creo que es una buena forma de exorcizar a lo que La Nación denominaría "fantasmas del pasado". Claro que va de suyo el interpretar que por descalificar peyorativamente a Mendez uno no deja de percibir qaue es peronista. Formaría parte de la misma mirada hipócritamente miope que hacen aquellos que describen al peronismo bonaerense como "nacional popular" y al macrismo(proto-peronismo porteño)como "derechista neoliberal". De ninguna manera uno pretende realizar tal movida ideológica, sólo se trata de decirle la palabra que se merece al hijo de una gran puta que nos gobernó diez años.

AL artículo de Aliverti post-electoral le reconozco varios méritos. A saber, 1) Afirmar que el voto al kirchnerismo se base casi exclusivamente en la marcha de la economía, 2)Afirmar que la verba "nac % Pop con derechos humanos" de los K es sólo una prenda para unas pocas minorías ideologizadas, más no para el conjunto de los votantes K, que de hecho ni saben quien joraca es Lozano, al que ahora tanto bardean los progres K. 3) El reconocer la bastante bien lograda solidez gubernaemntal hacia noviembre de 2007. 4) El decir que el avance hacia un paí más justo depende pura y exclusivamente de la voluntad política de los Kirchner, que no hay condicionantes in extremis, y que luego de la salida del "purgatorio" ya es hora de acercar los hechos a los discursos. 5)Reconocer que Kirchner no es Menem y que este magro Gobierno es más inteligente que el de la rata, que no tuvo ningún empacho en llevar al país a la crisis más grande de su historia. Pra los K, sólo se trata de seguir redistribuyendo en favor de los sectores más beneficiados, dar algunas migajas, "salvar" empresarios amigos, de vez en cuando hacer alguna acción "nac & pop" y pelearse con los pavotes de la prensa.

Ah, y "el mejor gobierno desde 1955", no te olvidés. Tragicómico eso.

Vamos hombre, ya sabemos que Rafa tiene un peronista en el armario(en el closet dirían los yanquis), pero no lo presione tanto. Máxime cuando Rafa se caracteriza por no salir al ruedo con los ad-hominem. Y mire que ha habido oportunidades para que cualquier peruca común le hubiera largado un "trosco".

Un Saludo

Julián dijo...

Che, lo de "mejor gobierno desde 1955" no lo dijo nunca Aliverti. Aclaro, el que lo dijo fue Horacio Verbistky.

Rafa dijo...

Julián:
Respondo tus comentarios sobre lo de ayer. Entiendo tu bronca, por más que haya habido algún "provocador profesional" (y si es que el Gobierno puede probarlo), el colapso del transporte y de los trenes urbanos, en particular el Sarmiento, es una bomba de tiempo. Y como era de esperar, Aníbal F. echó mano al fácil recurso de culpar a los otros. Si no se toman medidas de fondo, no le va a servir demasiado para la próxima. De paso, aquí encontré un blog dedicado al Sarmiento.

Emilio:
Efectivamente, subsiste el sistema de concesión de los trenes urbanos trazado en los '90. Que a diferencia de la mayoría de las privatizaciones preveía el otorgamiento de subsidios.

Creo que nuestro minidebate sobre peronismo ha llegado a su fin, de todos modos tengo algunas respuestas pendientes. Después la sigo.

Gracias y saludos.

Rafa dijo...

Julián:
¡¡Pará un poco, jaja!! Voy a tu comentario sobre mi crítica al marxismo. No tenía que ver con lo que decís (que comparto en gran parte) sino, por un lado, con la adopción del marxismo como moda intelectual, como ocurrió sobre todo durante los '60. Y lo de "religión" se refiere a eslógans del tipo "el mundo marcha al socialismo", proclamados como una creencia de fe. Sobre esto Feinmann hizo críticas muy acertadas, creo que en los fascículos de P.12 sobre filosofía.

¿Lo de 1984 es por algo en especial? En ese año creo que se puso de moda el adjetivo "psicobolche". Pero la cosa venía de mucho antes...

Un abrazo.

Anónimo dijo...

Ok Rafa, leeré que quedó en el tintero por su parte. Prometo no acusarlo de peronista.

Anónimo dijo...

Rafa, leeré que quedó en el tintero por su parte. Prometo no acusarlo de peronista.

No sé, Julián. Tengo una perspectiva pesimista, para este gobierno todo tiempo pasado fue mejor. Me parece que el segundo mandato de la dupla K termina mal y cada vez más corrido a la derecha. Por eso estuve con el gobierno ante la disputa con el lobby agroexportador. Con la caída de la 125 se iba a acelerar un proceso que viene de antes de la reelección. Ojalá esté equivocado.

emilio dijo...

Los últimos dos post son de Emilio

Anónimo dijo...

Hizo las paces con las fuerzas armadas, que anteriormente le habían despojado de su rango. Hizo las paces con la Iglesia, a la que había combatido durante su segundo mandato: moriría teniendo en la mano el rosario que le diera el Papa Pablo. Volvió del exilio convertido en un hombre ablandado, hasta filosófico, con ideas sobre la ecología y el medio ambiente y la unidad de la América latina .
.

Anónimo dijo...

Pero estas ideas estaban muy alejadas de las ansiedades de sus seguidores y de los conflictos del poder existentes en el país. Y al final parecía haberse dado cuenta de que el país escapaba a su control.
Hace dos años, cuando todavía gobernaban los militares, todo el mundo era peronista, incluso los sacerdotes maoístas y los guerrilleros trotskistas. Perón, o su nombre, unía a todos los que querían ver el final del gobierno militar. Pero, inevitablemente, cuando Perón empezó a gobernar, se hizo necesario distinguir entre los peronistas verdaderos y los «infiltrados». Y el hombre que había vuelto como líder nacional, como el «conductor» de todos los elementos opuestos que integraban el movimiento que llevaba su nombre, empezó una vez más, como el viejo Perón, a detectar enemigos. Había enemigos en la izquierda, entre los grupos guerrilleros que habían ayudado a llevarle de nuevo al poder. Había enemigos en la derecha. A medida que pasaban los meses, eran tantas las personas consideradas como «saboteadoras del actual proceso político». Semana tras semana el semioficial El Caudillo identificaba nuevos enemigos. Tantos enemigos: hacia el final volvía a detectarse en las palabras de Perón el mismo tono impotente, agraviado que se percibiera en sus escritos, tras su derrocamiento, en 1955.

Anónimo dijo...

El lO de junio la esposa de Perón, la vicepresidenta, en un discurso que la prensa publicó al día siguiente en anuncios a toda plana, habló de los especuladores y los acaparadores y otros «verdugos de la nación» que eran responsables de las escaseces y de· los elevados precios. Perón no podía hacerlo todo, dijo la vicepresidenta; y se preguntó si el país no le estaría fallando a Perón. E] 11 de junio el ex secretario, compañero y adivino de Perón, López Rega, a la sazón ministro de Bienestar Social, habló más claramente. Ante un grupo de gobernadores provinciales dijo: «Si el general Perón abandona el país antes de haber cumplido su misión, no se irá solo. Su esposa se irá con él, y este servidor también.»
Perón, dijo Rega, no podía hacerlo todo y no debía esperarse que lo hiciera. «La filosofía del justicialismo no consiste solamente en gritar Viva Perón. Significa tomarse en serio el sentido de esta filosofía, que consiste sencillamente en que todos, sin dudarlo, deberíamos cumplir los objetivos de grandeza y satisfacción para que pudiésemos tener una nación feliz.» Palabras sin sentido: las he traducido lo mejor que me ha sido posible; pero después de la identificación de enemigos, quizás era la única forma en que podía definirse el peronismo.
La esposa había hablado, el secretario había hablado. Al día siguiente habló el mismísimo Perón. Bruscamente, en una reunión donde se esperaba que hablase de otras cosas, anunció que se sentía harto y desanimado y que si no recibía más cooperación, estaba dispuesto a entregar el gobierno a gente que se creyera capaz de hacerlo mejor.
Los sindicatos respondieron inmediatamente. Pidieron a sus afiliados que interrumpieran el trabajo. En las Sierras de Córdoba, donde me encontraba· en aquel momento, los conductores de autobús ni siquiera sabían de qué iba la cosa o dónde pasaba algo; lo único que sabían aquellos sindicalistas curtidos por las huelgas era que los autobuses dejarían de funcionar después del mediodía. Resultó que donde pasaba algo era sólo en Buenos Aires; allí se organizó rápidamente una gran concentración sindical en la Plaza de Mayo. Perón dirigió la palabra a los concentrados y. recibió el aplauso' de los mismos; se declaró satisfecho y se dio por sentado que, después de todo, no dejaría que el país se cociera en su propia salsa. El gabinete entero dimitió aquella tarde; uno o dos ministros concedieron entrevistas durante las cuales hablaron gravemente. Parecía que por fin iba a denunciarse alguna traición y que caerían unas cuantas cabezas. Pero no cayó ninguna cabeza; el gabinete entero fue nombrado de nuevo.

Anónimo dijo...

Fue un acontecimiento curioso: tan bien preparado, tan dramático en su efecto, y luego sin ninguna consecuencia. Los periódicos, llenos de crisis un día, diciendo que toda la república estaba en tensión, al día siguiente se olvidaron tranquilamente del asunto. Los periódicos son así en la Argentina. Fue el último acto demagógico de Perón, su último floreo político. Y nadie sabrá qué había detrás, si es que algo había, si la enfermedad y la muerte pusieron fin a algo nuevo, algo que iba a dejar claro el .propósito y los pllanes de nuevo gobierno. Era lo
que la gente esperaba. Nadie sabía qué estaba pasando en la Argentina; y algunas personas empezaban a tener la impresión de que quizás no lo sabían porque nada había que pudiera saberse.
El misterio no es el misterio de Perón solo, sino el de la Argentina, donde las realidades políticas, del pillaje y de las animosidades engendradas por el pillaje, han sido disimuladas por la retórica durante tantos años. La retórica no engaña a nadie. Pero en un país donde el gobierno jamás ha sido abierto y los recursos intelectuales son escasos, la retórica de un régimen suele ser la única explicación del mismo que sobrevive. La Argentina posee el aparato de una sociedad culta, abierta. Hay periódicos y revistas y universidades y editoriales; hay incluso una industria cinematográfica. Pero el país todavía no tiene una idea de sí mismo. Calles y avenidas se bautizan con nombres de presidentes y generales, pero no existe el arte del· análisis histórico; no existe el arte de la biografía. Hay leyenda y romance antiguo, pero no historia verdadera. Solamente hay anales, listas de gobernantes, crónicas de acontecimientos.
El más agudo de los comentaristas políticos de la Argentina es Mariano Grondona. Aparece en la televisión y se dice que es de una buena familia argentina. A fines de mayo, Gente, un popular semanario ilustrado, entrevistó a Grondona y le pidió que analizase los acontecimientos del año pasado: el año de la desintegración del peronismo como movimiento nacional, el año de la detección y expul~ sión de enemigos. Gente consideraba que los puntos de vista de Grondona eran lo suficientemente importantes como para dedicarles cinco páginas.
Para entender la historia de la Argentina, dijo Grondona, era necesario dividirla en époeas. Desde 1810, año de la independencia, había habido siete épocas. Siete repúblicas; casi: a la Argentina ha· bía que verla como país con una historia al estilo francés; una historia latina. La mentalidad latina funcionaba partiendo de principios; agotaba un grupo de principios y, atravesando una serie de trastornos, avanzaba hacia un grupo nuevo. Los anglosajones, más pragmáticos, no definieron sus principios. Por consiguiente, evitaron los períodos de caos; pero, al mismo tiempo, no gozaron de «esos instantes magníficos en que todo recomienza».

Anónimo dijo...

La quinta época de la historia argentina, de 1945 a 1955, fue la del peronismo. La sexta época, de 1955 a 1973, fue la militar, la época de la exclusión del peronismo. La séptima época, iniciada en 1973,
171fue la de las instituciones revividas, .la del retorno del peronismo. Esta última época, aunque de solo un año de edad, había sido confusa; pero lo sena menos si se dividiese en etapas. Perón, al igual que Mao, vivía «en etapas». El peronismo tuvo que pasar primero por una etapa «sonriente», cuando buscaba el poder; luego por una etapa batalladora, cuando luchaba por el poder; y luego por una etapa aparentemente estable, cuando ya. había alcanzado el poder. Cierto número de peronistas hablan quedado encallados en la segunda etapa, la batalladora; por eso había sido necesario librarse de ellos.
No se trata en el análisis de Grondona, de gente que actúe mal o con la que se actúe mal. Si alguien lo había pasado mal durante el año peronista, era sencillamente porque no había entendido este asunto tan argentino de las épocas y las etapas .. Algunos habían confundido las etapas, como el dentista que, habiendo llegado a la presidencia como candidato propuesto por Perón, luego habla sido destituido por considerársele un traidor~ .. _ ..
Otros acontecimientos dlficiles del verano se hicieron más claros una vez se comprendió que una etapa consistía en grandes días, jornadas;, y habia jornadas, aparentemente caóticas, que podian dividirse en fases. «Estamos acostumbrados a esta pauta de épocas y jornadas ... Habrá otras épocas y otras jornadas. Estoy convencido de eso. Todo lo q'!e podemos pedirle a ésta es que cumpla su deber histórico.» .
Así concluye Grondona su análisis, encajando una frase de retórica argentina en el relato de un año de lucha feroz por el poder. Ante el forastero, Grondona, con su agilidad mental y su entusiasmo, aparece curiosamente objetivo: podria estar. hablando de un país lejano. Resulta dificil lmaginar, basándose en sus palabras, que todavía se asesina y se secuestra en las calles, o que en junio el ejército luchaba contra los guerrilleros en Tucumán, o que los periódicos, bajo el titular general de «Guerrillerismo», publican las noticias de los sucesos protagonizados por la guerrilla el día anterior. Hay objetividad y cinismo inconsciente en la crónica de Grondona. Ve la vida política del país como si fuera poco más que una lucha por el poder político. Da la impresión de que no hay un bien más elevado. y -lo que es más alarmante y revelador- la crónica se ofrece a los lectores de Gente como si fueran personas que no conocieran un bien más elevado.

Anónimo dijo...

De esta manera Perón y su leyenda pasan a los anales. La leyenda es admirada ahora; es casi seguro que, con el correr del tiempo, será vilipendiada. Pero la leyenda en sí no cambiará: será lo único con que cuente el pueblo para guiarse. Así es como se escribe la historia en la Argentina. Y quizás un pueblo que hubiera aprendido a leer su historia de otra manera, que hubiera dejado de aceptar la política del pillaje, habría podido ahorrarse la futilidad del último año de Perón.
Mas la historia, tal como se escribe, forma un todo con la política. Y la política refleja al pueblo y a la tierra. Hay argentinos que piensan que su país merecía algo mejor que Perón. Opinan que su país se vio ridiculizado y disminuido por el gobierno cortesano de Perón del año pasado: Perón, el macho decrépito; Isabelita, su consorte y vicepresidenta; López Rega, el poderoso secretario-adivino: el sultán, la sultana y el gran visir.
Mas Perón era lo que era porque tocaba a la Argentina tan de cerca. Intuía las necesidades de sus partidarios: allí donde parecía violar, acostumbraba a triunfar. Fue demasiado lejos cuando le hizo la guerra a la Iglesia en su segundo mandato presidencial; pero ése fue su único error como líder de un pueblo. Hizo que saliera a la superficie, con estridencia, la realidad proletaria e inmigrante de un país donde, en las revistas del corazón, sigue reinando el mito de las familias «antiguas» y el polo y los romances en la estancia. Mostró al país lo que éste no reconocía: que la mitad de su rostro era india. Y, al imponer sus mujeres a la Argentina, primero Evita y luego Isabelita, la una actriz, la otra bailarina de cabaret, ambas provincianas, al convertir a las mujeres de fáciles víctimas del macho en gobernantes del mismo, aplicó una justicia severísima a una sociedad gobernada aún por un machismo degenerado, el cual decreta que el lugar de una mujer es esencialmente. el burdel.
Con todo, sigue habiendo algo extraño en Perón: hablaba mucho de la grandeza del país, pero, él mismo y su movimiento expresaban muchas de las debilidades de su país, revelándolas como irremediables.

Anónimo dijo...

El avión al descender hacia el Aeropuerto de Ezeiza, en las afueras de Buenos Aires, sobrevuela la verde tierra del Uruguay, otrora tan rica y en la actualidad, al igual que la Argentina, una tierra de desorden y pesadumbre; y luego sobrevuela el amplio estuario del Río de la Plata, con sus aguas color chocolate. Bruscamente, en la tierra leonada y llana del sur del estuario se alzan los edificios blancos y grises de Buenos Aires: una ciudad de extensión inexplicable que parece colocáda arbitrariamente en el borde mismo de un continente vacío, junto a la inmensidad de las aguas turbias. El avión lo muestra todo: el gran estuario, la súbita ciudad de ocho millones de habitantes, el borde exterior del vasto, llano, vacío hinterland: la sencilla geografía de una remota tierra meridional con una sencilla historia de genocidio indio y de conquista europea. No derepoblación: la repoblación habría creado una ciudad más pequeña, tal vez habría poblado y humanizado el hinterland indio.
No existe aún, en la Argentina, un mito del noble indio. El recuerdo del genocidio es demasiado cercano; todavía es algo que los anales deben despachar en una o dos líneas. En la Argentina al extinto indio de la pampa se le detesta de manera instintiva y total: lo que más aterroriza a los argentinos es que la gente de otros países pueda pensar que la Argentina es un país indio. Borges, que es muy viejo, ha dicho muchas veces a sus entrevistadores extranjeros que los indios de la Argentina no tenían importancia. Y, a juicio de un conocido mío, artista de cuarenta años, los indios de la pampa eran «como la hierba».
De la gran ciudad surgen carreteras en todas las direcciones, cruzando el hinterland que en otro tiempo fuera indio. La ciudad se resiste a morir; casas de ladrillo bajas, parecidas a cajas, bordean las carreteras kilómetro tras kilómetro. Por fin el paisaje se despeja; y entonces, muy rápidamente, la llanura de la pampa, la altura del cielo, las distancias y el vacío

Anónimo dijo...

...entorpecen la capacidad de reacción. Aquí no crecía ningún árbol. Pero en la tierra rica, inexplotada, ahora los árboles crecen de prisa, y de vez en cuando altos eucaliptos ocultan un parque y una casa grande. La tierra está llena de nombres militares, los nombres de generales que les arrebataron la tierra a los indios y, con una rapacidad que todavía hiere la imaginación, se concedieron a sí mismos amplias extensiones de terreno, fincas, estancias, grandes como condados.
Era la época del gran empuje imperialista en muchos continentes. Mientras el presidente Roca se dedicaba a exterminar sistemáticamente a los indios, los belgas exploraban su flamante Congo. Joseph Conrad vio a los belgas en acción, y en El corazón de las tinieblas capta su frenesí. «Su forma de hablar era la propia de sórdidos bucaneros; era temeraria sin intrepidez, codiciosa sin audacia, y cruel sin coraje; no había ni un átomo de previsión o de intención seria en ellos, y no parecían darse cuenta de que todas estas cosas se necesitan para la obra del mundo.» Las palabras se ajustan al frenesí argentino; expresan aquel estado anímico y aquella nulidad moral de la empresa argentina que, a través de las generaciones, han desembocado en el fracaso de hoy.
Los grandes dominios particulares se han dividido, pero las estancias siguen siendo muy grandes. La escala aún es sobrehumana. Las estancias están mecanizadas y requieren poca mano de obra; el paisaje permanece vacío y deshumanizado. Hay poblaciones pequeñas, frágilmente asentadas· en la pampa, pero sólo proveen a las necesidades más elementales: el club nocturno que <:teja estupefacto y permite a personas que ya lo han dicho todo' permanecer juntas varias horas sin decir nada; el hotel de citas, que simplifica el mundo aún más; el garaje. Lejos de las carreteras se siente la desolación. Las carreteras sin asfaltar son anchas y rectas; los árboles escasean; y la tierra llana se extiende, ininterrumpida, hasta el horizonte. El sentido de la distancia se altera: las cosas que están a kilómetros de donde nos encontramos parecen cercanas -un trabajador de una estancia montado a caballo, un grupo de árboles, un cruce de carreteras sin asfaltar-o La desolación sería completa sin los pájaros; y éstos, numerosos, insólitamente grandes y de colores llamativos, realzan el carácter extraño de la tierra y la escasez de hombres. Cada mañána aparecen cadáveres de lechuzas pardas en las carreteras que cruzan la pampa.

Anónimo dijo...

Aquí la tierra es algo que debe trabajarse. No es una cosa bella que esté destinada a la contemplación; no ha sido santificada por el cine, la literatura o el arte, o por la vida de comunidades arraigadas. La tierra en la Argentina, como le oí decir a· un banquero de otro país sudamericano, sigue siendo sólo una mercancía. Es una inversión, una forma de protegerse de la inflación. Es algo que puede enajenarse sin pena. La riqueza de la Argentina está en la tierra; esta tierra explica la gran ciudad que se alza a orillas del estuario. Mas la tierra ha pasado a no ser el hogar de nadie. El hogar está en otra parte: Buenos Aires, Inglaterra, Italia, España. Puedes vivir en la Argentina, dicen muchos argentinos, sólo si puedes irte.
La Argentina creada por los ferrocarriles y por los fusiles Remington del presidente Roca todavía tiene la estructura y el propósito de una colonia. Y,curiosamente, por el modo en que se fundó y por sus estatutos de asociación implícitos, es igual que una colonia del imperio español del siglo XVI, con la misma codicia y las mismas debilidades internas, el mismo potencial para la disensión, el mismo cinismo y la misma esterilidad. Obedezco pero no cumplo: ésta era la actitud del conquistador o el funcionario del siglo XVI, cuyo contrato le ligaba solamente al rey de España y no a los demás súbditos del mismo. En la Argentina el contrato no se establece con los demás argentinos, sino con la tierra rica, la preciosa mercancía. Así era al principio e, inevitablemente, así continúa siendo.

Anónimo dijo...

No hay rey (aunque Perón era eso, el hombre en cuyo nombre actuaba todo el mundo). Pero hay una bandera (los colores, azul y blanco, honran a un santo, pero a los argentinos se les enseña que son los colores de su cielo). Y los que piensan que la tierra les ha fallado agitan la bandera: los trabajadores en las ciudades, los jóvenes de traje nuevo, hijos de inmigrantes que han llegado a ser médicos o abogados. Pero este patriotismo es menor de lo que parece. En la Argentina, aún por hacer, defectuosa desde su concepción, sin historia, todavía sin otra cosa que anales, no puede haber ningún sentimiento por un pasado, por una herencia, por unos ideales compartidos, por una comunidad de todos los argentinos. Cada argentino quiere . ratificar su propio contrato con la tierra que ha dado Dios, milagrosamente limpia de indios y todavía vacia.
Hay muchas Argentinas y todas ellas existen dentro de la idea de la riqueza de la tierra. En el noroeste hay una Argentina más antigua, colonizada por los españoles que bajaron hacia el sur desde el Perú. Al pie de la Cordillera se encuentra la ciudad de La Rioja, fundada hace casi cuatrocientos años por un español que buscaba oro. Es distintiva; sus habitantes son de la !ierra y medio indios. Es completa de un modo que no se encuentra en las ciudades de la Argentina nueva, de la que le separa la desolación lisa y sin agua de los llanos, que al pasajero del autobús le parece bisecada hasta el mismísimo horizonte por la carretera negra y recta, cuyos bordes se muestran borrosos á causa de la arena arrastrada por el viento.
Pero al final de esa carretera, y entre las Sierras de Córdoba, donde los cipreses y sauces importados crecen en bosquecillos irregulares, mediterráneos, en las laderas estériles, hay un pensionado de estilo inglés, fundado recientemente. Tiene éxito y está bien equipado; el director, cuando le vi, acababa de llenar la biblioteca con una costosa colección uniforme de los mejores libros del mundo.
La escuela podría parecer un anacronismo, dice su director; pero su meta no consiste en crear caballeros ingleses, sino en crear caballeros para la Argentina. Hay partido de rugby el sábado por la mañana. Una escuela de Córdoba visita el pensionado, cuyos sirvientes asan gruesos pedazos de carne roja en un enorme foso para barbacoas. «Muy propio de anglosajones inventar un deporte como el rugby», dice el joven maestro, que acaba de liberarse de las constricciones de Londres y florece en . la atmósfera de libertad y fantasía que la vaciedad de la Argentina sugiere agradablemente a la gente que acaba de llegar

Anónimo dijo...

Aquella mañana, en la iglesia local, los residentes británicos de edad avanzada, personas jubiladas, habían rezado tanto por Perón como por la reina. La noche anterior se habían reunido en un hotel para ver la película de la boda de la princesa Ana.
A media hora de autobús hay una población de campesinos hispanoitalianos: casas bajas, yeso agrietado, ladrillos rojos al descubierto, árboles desmochados, polvo, colores mediterráneos, mujeres de negro, muchachas y niños en los portales. El agua escasea. Existe una presa grande, pero se agrietó hace dos años. La gente cultiva algodón y aceitunas y considera que su población es rica.
El viaje de diez horas en autobús desde lá ciudad industrial de Córdoba, donde fabrican automóviles, hasta la ciudad de La Rioja es como un paseo a través de muchos países, muchas eras, muchas culturas ancestrales que se desvanecen. La cultura ancestral se esfuma, y la Argentina no ofrece nada que la sustituya. Sólo ofrece la tierra, la comida barata y el vino barato. A la gente que vive junto a la carretera de Córdoba a La Rioja, le ofrece alojamiento y lo que en otro tiempo pareció una libertad gloriosa. A ninguna de estas personas les ofrece un país. A causa de una ironía inverosímil, se cuentan entre las últimas víctimas del imperialismo, y no sólo en el sentido en que lo dijo Perón.
La Argentina es una sencilla sociedad materialista una sencilla sociedad colonial creada durante la f~se más 'rapaz y decadente del imperialismo. Ha disminuido y embrutecido a los hombres a los que atrajo con la promesa de una vida fácil y a los que no ofreció ningún otro ideal, ninguna i~ea nueva de la asociación humana. Nueva Zelanda, Igualmente colonial, también con un pasado de desposeimiento de los nativos, pero fundada en un período ~imperial anterior, sobre principios distintos, ha tenidoo una historia diferente. Ha hecho cierta aportacion al mundo; de su población de tres millones de habitantes han surgido más hombres y mujeres dotados que de los veintitrés millones de argentinos.
Hace dos años, cuando acababa de llegar a la Argentina, .un académico me dijo, durante la hora punta en Buenos Aires: «Diríase que estamos en un país desarrollado.» En aquel momento no me fue fácil comprender su ironía y su amargura. Buenos Aires es una metrópoli tan abrumadora que se tarda tiempo en comprender que es nueva y ha sido importada casi en su totalidad; que su vida metropolitana es una ilusión, una imitación coloniall; que se nutre de otros países y que en SI misma es esteril. La gran ciudad se creó para que sirviera a su hinterland y se instaló, completa, en el borde ~el continente. Su extensión no la dictaron sus propias necesidades, ni fue reflejo de su propia excelencia,. Buenos Aires, dada la naturaleza de su creacion, nunca requirió excelencia: ése ha sido siempre uno de sus atractivos. Dentro de la metrópoli importada está la estructura de una sociedad desarrollada. Pero a menudo los hombres parecen remedar sus propias funciones. Son tantas las palabras que en la Argentina han adquirido un significado inferior: general, artista, periodista, historiador, profesor, universidad, director, ejecutivo, industrial, aristócrata, biblioteca, museo, zoo; son tantas las palabras que hay que poner entre comillas. Escribir con realismo sobre esta sociedad presenta dificultades peculiares; describirla fielmente en la ficción podría resultar imposible.

Anónimo dijo...

Para unos hombres tan disminuidos sólo queda el machismo. Existe el machismo del campo de fútbol o del hipódromo. y existe el machismo como simple moda: el motorista de la policía, por ejemplo, con sus antiparras y sus guantes, zigzagueando a toda velocidad, con la sirena aullando, abriendo paso al coche oficial. Pero en realidad el machismo trata de la conquista y la humillación de las mujeres. En la sociedad estéril es el sacrificio de los más simples a manos de los simples. Las mujeres argentinas son incultas y tienen pocos derechos; las crían para que se casen jóvenes o para el servicio doméstico. Muy pocas disponen de dinero o del medio de ganarlo. Están destinadas a ser víctimas; y ellas aceptan su papel de víctima.
Ningún hombre sobresale por su machismo, toda vez que se da por sentado que todo hombre es un macho. La conquista sexual es un deber. Tiene poco que ver con la pasión o siquiera con la atracción; y las conquistas no se consiguen por medio de la virilidad ni de alguna habilidad especial. En una sociedad que se rige hasta tal punto por la idea del pillaje, los atractivos del macho, desde lo más alto hasta lo más bajo de la escala del dinero, son esencialmente económicos. La ropa, reflejo de la riqueza o «clase» del macho, es un importante signo sexual. Lo mismo el billetero. Y las llaves del macho, símbolos de la propiedad, han de estar a la vista. El simbolismo es crudo; pero la sociedad no es sutil.

El conductor de autobús, macho de poca monta, cuelga sus dos llaves del cinturón, sobre la cadera derecha; a veces esa cadera, en el «ejecutivo», aparece decididamente cubierta de metal, las llaves colgando del cinturón por medio de gruesos anillos. El dinero hace al macho. El machismo necesita, e impone, una extensa prostitución amateur; es una sociedad que vomita sobre sí misma.
. El asunto ha sido institucionalizado; y a la institución la sirve una gigantesca red de hoteles de citas. Los hay por doquier, abiertos día y noche. Enormes edificios nuevos, su función proclamada por rótulos de neón y una charrería general, se suceden unos a otros a la vera de la carretera Panamericana. En el corazón de la ciudad, detrás del cementerio de la Recoleta, donde están enterrados los personajes ilustres, hay una avenida de altos hoteles de citas. Los burdeles cobran por horas. En el penumbroso vestíbulo de uno de estos lugares puede que un foco rojo proyecte su luz juguetona sobre un busto de mujer tosco, color de bronce: el arte malo de la Argentina. Toda colegiala conoce los hoteles de citas; desde una edad muy temprana comprende que quizás algún día tenga que acudir a ellos para encontrar el amor, entre las luces de colores y los espejos.

Anónimo dijo...

El acto sexual sencillo, que se compra fácilmente, tiene poca importancia para el macho. Su conquista de una mujer sólo es completa cuando la ha sodomizado. Esto es lo que la mujer tiene la facultad de rechazar; en esto consiste el juego del hotel de citas, la aventura latina, que se inicia hablando de amor. La tuve en el culo: así es cómo el macho da cuenta de su victoria a su círculo de amistades o le quita importancia a una deserción. Los sexólogos contemporáneos otorgan una dispensa general a . la sodomía, al coito anal. Pero sodomizar a las mujeres reviste una importancia especial en la Argentina y en otros países latinoamericanos. La Iglesia lo considera un pecado grave y a las prostitutas les horroriza. Al imponerle lo .que las prostitutas rechazan, y lo que él sabe que es una especie de versión sexual de la misa negra, el macho argentino, que suele descender de campesinos españoles o italianos, deshonra conscientemente a su víctima. De esta manera los hombres disminuidos, al recurrir al machismo, se disminuyen todavía más, reemplazando incluso el sexo por una parodia.
El dibujante Sábat, en uno de sus dibujos, parecidos a los de Grosz, ha hecho alusión a la naturaleza enferma, semicastrada del machismo. Hace unos días se estrenó en Buenos Aires una película que tuvo gran éxito: Boquitas pintadas, realizada por el más famoso de los directores argentinos y basada en una novela de un escritor argentino, Manuel Puig. La película -torpe, con actores que exageran, sin finura- cuenta la vida y la muerte de un macho provinciano que padece tuberculosis. Me pareció una película sin objetivo, una crónica de la vida real desprovista de toda pauta. Pero el público argentino lloraba: para él la tragedia residía en la previsible muerte del macho, el chico pobre de una familia humilde que hacía sus conquistas por la vía más difícil, valiéndose de su cara bonita

Anónimo dijo...

Para el extranjero, la tragedia residía en otra parte: en la aparente ausencia de motivos de una parte tan grande de la acción. No se alude a ninguna relación y ni el novelista ni el director parecen ofrecer comentario alguno: es como si, en la sociedad del machismo, se hubiera perdido hasta la noción de que las relaciones más profundas son posibles. Después de la muerte del macho, una de sus mujeres tiene un sueño: con colores blanqueados, a cámara muy lenta, la película nos muestra al macho saliendo de su sepultura, vestido con sus más .elegantes ropas de macho, alzando a la mujer en brazos, entrando con ella por una ventana del dormitorio y colocándola sobre .la cama. Con esta fantasía necrófila concluía la película. Y los espectadores lloraban.
Salir del cine después de esto, pasar junto a la larga cola de gente que esperaba entrar en el local, ver las luces de los cafés y bares atiborrados de clientes los jóvenes con tejanos de perneras acampanada~, fue constatar vivamente el mimetismo y la alienación de la gran ciudad. Fue darse cuenta de lo incompleto y degenerado de estas personas trasplantadas que parecían tan enteras; empezar a comprender y a temer su violencia, su crueldad , su creencia en la magia así como la fascinación que en ellas ejerce la muerte, celebrada cada día por .los periódicos con sus fotografías de personas asesinadas a menudo víctimas de la guerrilla, en sus ataúdes.
Después del genocidio, una gran parte de nuestro planeta está siendo transformada en un yermo. El fracaso de la Argentina, tan rica, tan poco poblada, veintitrés millones de personas en poco menos de tres millones de kilómetros cuadrados, es uno de los misterios de nuestro tiempo. Comentaristas como Mariano Grondona, desenmarañando el caos liándose con las etapas, tratarán de encontrar
, ...
sentido a actos irracionales y acontecimientos sin trascendencia diciendo que la Argentina tiene una historia de estilo francés. Otros ofrecerán explicaciones políticas y sugerirán remedios de la misma índole. Pero la política tiene que ver con la naturaleza de la asociación humana, el contrato de hombres con hombres. La política de un país sólo puede ser :una extensión de su idea de las relaciones humanas.
Perón, como líder popular, expresaba en sí mismo muchas de las debilidades de su país. Y es necesario mirar hacia donde él, el más grande de todos los machos (sin hijos y, según se dice, impotente), señalaba: al centro de Buenos Aires y a aquellos altos

Anónimo dijo...

hoteles de citas, obscenamente echadas las persianas, que se alzan, muy apropiadamente, detrás del cementerio.

Anónimo dijo...

EL TERROR
Marzo de 1977
En la Argentina los coches asesinos ~los coches que los pistoleros oficiales utilizan para hacer su trabajo son Ford Falcon. El Falcon, que se fabrica en lá Argentina, es un coche pequeño y resistente cuyo aspecto no llama la atención, y los hay a millares en las carreteras. Pero a los Falcon asesinos se los reconoce fácilmente. No llevan matrícula. Los coches ~y los policías de paisano que van en ellos~ exigen que se les p¡:este atención; y a veces la gente
se para a miradas. '
Como se pararon a miradas hace unas semanas en la plaza principal de la ciudad norteña de Tucumán: los Falcon aparcados en la calzada semicircular de la Casa de Gobierno, un vistoso edificio de piedra parecido a una casa de campo europea del siglo XIX, pero 90n soldados indios armados con ametralladoras en la balconada y en los cuidados jardines sub tropicales : un atisbo, finalmente, de uniformes, apretones de mano, saludos, hasta que los hombres de paisano, al igual que actores encarnando - a un grupo de aristócratas en una cacería, pero con ametralladoras debajo de sus Burberrys auténticos o de imitación, descendieron por la amplia escalinata, subieron a los cochecitos y se alejaron a poca velocidad y sin hacer sonar las sirenas.
Las autoridades han comprendido el efecto dramatico del silencio. Forma parte del terror que quieren que se sienta como terror.
El estilo es importante en la Argentina; y en la prolongada guerra de guerrillas ~a pesar de la sangre auténtica, de la tortura auténtica~ ha existido siempre un elemento de machismo y de teatro público. Antes, los policías se colocaban a cierta distancia de los cruces, con las ametralladoras preparadas; de noche, las calles comerciales del centro de Buenos Aires eran patrulladas por soldados con botas y cascos, acompañados por perros lobos; de vez en cuando, a guisa de extravagancia dramática, aparecian los hombres de la brigada antiguerrillera de motoristas. En aquellos tiempos, la guerra era princIpalmente una guerra privada, entre los guerrilleros por un lado y el ejército y la policía por el otro. A~ora la gu~rra toca a todo el mundo; el teatro público ha cedido su puesto al terror público.
A t040s les han arrebatado el estilo, salvo a los hombres de los Falcon. La guerrilla sigue operando, pero a los periódicos les está prohibido hablar de ella. Sólo les permiten publicar los repetitivos comunicados oficiales, la lista de bajas y generalmente estas cosas aparecen como noticias pequeñas en las páginas interiores, sin ninguna relación aparente con el resto de las noticias: en tal lugar, en tal fecha, en tales circunstancias, se dio muerte a tantos o cuantos subversivos o delincuentes, tantos hombres, tantas mujeres. Se cree que los comunicados únicamente representan una fracción de la verdad: son demasiadas las personas que desaparecen

Anónimo dijo...

Al principio ~después del caos y la casi anarquía de la restauración peronista~ se creía que las muertes violentas eran buenas para la economía. La guerra era la guerra, decía la gente; había que erradicar a las guerrillas, que ahora eran como ejércitos privados, sin ningún objetivo reconocible; había que disciplinar a los sindicatos y a sus líderes después de la licencia y la corrupción de los años peronistas. (No más viajes gratis a Europa en Aerolíneas Argentinas para aquellos sindicalistas, ostentosos machos provincianos que exigían la atención de los tripulantes, cada hombre, después de la cena, acomodándose con su montón de revistas de «comics» y fotonovelas, lectura ligera para los largos vuelos nocturnos, humedeciéndose las puntas de los dedos anillados antes de volver las páginas.) Había que crear otra Argentina, una Argentina más decorosa; al país (como si el país fuese una abstracción económica, algo que pudiera separarse del grueso de la población) había que ponerlo en marcha otra vez.
y mientras los salarios eran reprimidos como el pecado, los banqueros santos de la Argentina hacían sus propios milagros inflacionarios. Ofrecían el 8 por ciento mensual o el 144 por ciento anual por el peso y devolvieron momentáneamente la fe a numerosos buenos argentinos que llevaban años rogando para que el agua de sus pesos se .convirtiera en el vino de los dólares. Durante los primeros meses del terror la bolsa de valores experimentó un «boom»· se hicieron fortunas partiendo de la nada; la Argentina parecía ser otra vez ella misma. Pero ahora -incluso con ese 144 por ciento- el terror está demasiado próximo.
Ya no es posible detectar pauta alguna en el terror. No son sólo los guerrilleros y los sindicalistas y los escasos intelectuales del país los que se ~en amenazados. Cualquier persona puede ser detenida. La tortura es rutinaria. Incluso obreros que tuvieron la mala fortuna de estar trabajando en un piso en el momento de producirse una incursion han sido detenidos, retenidos durante unas horas y torturados con todos los demás, tan· automático es el. proceso: la venda apretada con fuerza sobre los ojos, hundiéndolos en las cuencas, la capucha, la paliza, las descargas eléctricas que dejan señales de quemaduras que tardan dieciocho días en desaparecer y luego el misterioso viaje en el portaequipajes del Falcon y el sadismo de la puesta en libertad: «Te llevamos al cementerio ... A ver, cuenta hasta cien antes de quitarte la venda de los ojos.»
Actualmente, en la Argentina casi todo el mundo conoce a alguien que ha desaparecido o ha sido arrestado o ha sufrido torturas. Incluso algunos militares han recibido aviso, gracias a la intervención de amigos militares como ellos, para que se hicieran cargo de los cadáveres de sus hijos, cadáveres que, en otro caso, habrían sido destruidos o tirados en cualquier parte, a veces arrojados por las olas, mutilados y descompuestos, en Montevideo, al otro lado' del Río de la Plata. A una mujer le enviaron las manos de su hija en una caja de zapatos

Anónimo dijo...

Existe todavía, para las personas distinguidas o conocidas, el arresto legal bajo acusaciones concretas. Pero debajo de eso no hay ley. Se llevan a la gente y nadie es responsable. Si alguien pregunta al ejército le dicen que acuda a la policía y ésta vuelve a remitirle al ejército. Ha surgido un lenguaje especial: a un padre angustiado le dirán que el caso de su hijo está «cerrado». Nadie sabe realmente quién hace qué o por qué lo hace; se dice que ahora, pagando un precio, se puede hacer desaparecer a cualquiera.
Buenos Aires está lleno de personas aturdidas y trastornadas que piensan solamente en la huida, que ya no son capaces de tomar partido, que no consiguen ver ninguna causa en la Argentina y que, por fin, se dan cuenta de la barbarie que desde hace tiempo como contrapeso de la certeza de su propia seguridad y del antiguo señuelo argentino de la tierra rica y espaciosa, el dinero fácil y la carne abundante, el ,señuelo expresado por las palabras que con tanta frecuencia cierran una discusión en la Argentina: «Todavía aquí se vive mejor.» .
. Barbarie, en una ciudad que se ha considerado a sí misma europea, en un país que, debido a esa ciudad, se ha enorgullecido de su civilización. Barbarie debido a esa misma idea: la civilización sentida como algo lejano, algo que otros mantienen en marcha por arte de magia: la civilización de Europa divorciada de toda idea de vida intelectual y equiparada a los artículos y modas de Europa: civilización sentida como algo comprable, algo que siempre está ahí, al otro lado del océano, para el hombre Q la mujer con dinero suficiente: una actitud no muy alejada de la del político de un país nuevo que, al mismo tiempo que ensucia su propio nido, pQne plumas en otro nido que tiene en el extranjero, en una tierra de ley.
La historia oficial de la Argentina es una historia de gloria: de una guerra de independencia, con héroes, de expansión europea, riqueza, civilización. ~ste es el pasado que Borges canta a veces; pero un tema que se repite en algunas de sus historias más recientes es el de la degeneración' cultural.
La tortura no es nueva en la Argentina. Y aunque los argentinos que se encuentran en el extranjero, cuando organizan una campaña contra talo cual régimen, hablan como si la tortura acabara de empezada el citado régimen, en la misma Argentina todos los grupos hablan de la tortura -y la aceptan- como de una institución argentina.
En 1972, en un elegante hotel de provincias, una dama de la clase alta y de origen español (obsesionada todavía por la pureza de la raza, librando todavía las viejas guerras españolas) me dijo que la tortura en la Argentina había empezado en 1810, año en que el país se independizó de España; y -de mediana edad y delicada en la mesa, bebiendo el amarillo champán de la Argentina y hablando inglés con el acento de la escuela donde se prepara a las señoritas para la vida social- dijo que la tortura seguía siendo necesaria porque el código penal era muy benévolo. «Tienes que matar a un hombre de la manera más horrible para ir a la cárcel. "Mi cliente estaba excitado", dice el abogado. "¿Sí?", dice el juez. "¿Estaba excitado?" Y no hay cárcel.»

Anónimo dijo...

No era así como veía la ley un joven abogado trotskista. Pensaba solamente que la tortura la habían utilizado «la mayoría de los gobiernos» y se había convertido en «un rasgo bastante importante de la vida argentina». Al principio, su abolición no parecía formar parte del programa socialista de dicho abogado; pero luego, al reparar en mi preocupación, prometió, hablando muy aprisa, como, si yo fuera un niño al que se le pudiese prometer cualquier cosa, que la tortura desaparecería «con la caída de la burguesía».
No obstante, el alto cargo de un sindicato peronista al que vi más tarde -estábamos a .mediados de 1972 y el hombre se hallaba cerca del poder, esperando que volviera Perón- no pudo prometerme nada. Dijo -y pudiera haber estado hablando de la IIuvia~ que la tortura siempre existiría. Fue este hombre, de voz suave, razonable, que en aquel momento era aún el representante de los oprimidos, quien me dijo -el mapa del metro de París y una foto de Perón en su juventud debajo del cristal de su escritorio- que había tortura buena y tortura mala. Estaba «bien» torturar a un «malhechor»;otra cosa era torturar a «un hombre· que intenta servir al país».
y ese fue el mismo argumento que cuatro años
después adujo el almirante Guzzetti, uno de los líderes del régimen actual, cuando, defendiendo el terror, habló ante las Naciones Unidas en agosto de 1976. El almirante (que posteriormente resultó herido en un ataque guerrillero) dijo: «Mi idea de la subversión es la de las organizaciones terroristas de . La subversión o el terrorismo de la derecha no es la misma cosa. Cuando el cuerpo social del país ha sido contaminado por una enfermedad que corroe sus entrañas, forma anticuerpos. A estos anticuerpo s no se los puede considerar de la misma
manera que a los microbios.» .
Los anticuerpo s de ayer, los microbios de hoy; los sirvientes del país de ayer, los malhechores de hoy; los torturadores de ayer, los torturados de hoy. Las ideologías argentinas, a pesar de las etiquetas de «derecha» o izquierda que se dan a sí mismas, son en realidad muy sencillas. Lo que hace daño al otro está bien; lo que me hace daño a mí está mal. Perón nunca fue más argentino --en sus quejas y en su valor moral- que cuando, en 1956, un año después de que los militares lo derrocasen, publicó su . propia y lacrimosa crónica de lo sucedido. Dio a su libro el título de La fuerza es el derecho de las bestias. Y lo cierto es que hubiera podido titularlo

Anónimo dijo...

La ley de la. selva..
En dicho libro Perón escribió: «La revolución
no tiene causa porque es solamente una reacción. Únicamente pretende deshacer lo que se ha hecho, extirpar el peronismo, arrebatarles a los trabajadores los beneficios que han conquistado.» y Perón, si viviera hoy, podría utilizar las mismas palabras para referirse al régimen actual. Tan poco ha cambiado la Argentina en los vaivenes políticos de los últimos veinte años; tan carente s de sentido han sido todas las maniobras y asesinatos.
Los coches asesinos no son nuevos. Empezaron a operar en tiempos de Perón, cuando éste se volvió contra los guerrilleros que le habían vuelto .a colocar en el poder. y los coches se hicieron más asesinos en la época de Isabel, la viuda y sucesora de Perón, cuando los enemigos se hicieron más personales, menos definible s desde una óptica política. Luego, un día, Isabel dejó de gobernar y el ciclo peronista concluyó.
Sucedió sencillamente. A última hora de una tarde, los militares, que se mantenían apartados desde hacía tiempo, hicieron secuestrar al helicóptero presidencial; e Isabel -que regresaba volando con elegancia de la Casa de Gobierno, en el centro de Buenos Aires- recibió la noticia de que la residencia presidencial, en el barrio de Olivos, adonde creía ir en aquel momento, ya no era su hogar. Según la· historia oficial, babel prorrumpió en llanto, la ex chica de cabaret que había sido la primera mujer en ocupar la presidencia de la Argentina. Primero la llevaron a un campo de aviación de la ciudad; después, bajo vigilancia, la trasladaron a la residencia presidencial para que recogiera sus ropas. Al llegar a la casa, trató de inducir al servicio doméstico a ponerse de su lado. Creía que aquellas personas estaban con ella, que le eran leales. Pero ellas, acostumbradas a las súbitas llegadas y salidas de los presidentes argentinos, la ayudaron a hacer las maletas y nada más.
Así terminó todo para ella, la pobre chica nacida en la pobre provincia norteña de La Rioja. Estaba en un cabaret del lejano Panamá cuando conoció al exiliado Perón en 1956, un año después de su derrocamiento, a los cuatro años de la muerte de Eva Perón. A Isabel nunca la presentaron como sustituta de Eva Perón; y a Perón sus seguidores jamás le reprocharon el haberse unido a ella. Para la Argentina machista, infinitamente comprensiva ante las necesidades de un hombre, Isabel no era más que la nueva mujer al lado del líder. Y cuando volvió con Perón a la Argentina en 1973, llegó solamente como «embajadora de paz», la «verticalizadora», la mujer que con su amor debía unir a la Argentina, mientras Perón se ocupaba del odio.
«Perón conduce, Isabel verticaliza.» Las palabras resultan tan difíciles en español como en inglés; pero ésta fue una de las consignas de los últimos días del gobierno de Perón, en 1974, cuando el peronismo ya había demostrado que no era nada más que palabras, y el gobierno de Perón y su corte era como una continuación de la histeria que los había traído de nuevo al país; cuando los carteles oficiales impresos complementaban las pintadas y las paredes de Buenos Aires parecían destartaladas carteleras. Tantos carteles, rápidamente desfasados: siempre algún mártir nuevo al que llorar (y olvidar en el plazo de una semana: nada tan muerto, en la Argentina peronista, como el cartel político de la semana pasada), tantas muertes violentas que vengar: el líder procurando siempre mantenerse a flote sobre. una expresión colectiva de ira, quejas y odio.

Anónimo dijo...

Ahora hay silencio. Isabel sigue detenida en alguna parte del sur, tema de chismorreos que se desvanecen; una instantánea privada que han facilitado las autoridades demuestra que engordó durante su permanencia en el poder. Muchas de las personas que gobernaron con ella se han dispersado. El astrólogo López Rega -era el «manager» de Isabel cuando ésta era cabaretera en Panamá, y más adelante fue secretario de Perón- se halla fuera del país; el actual gobierno le ha acusado de malversar grandes sumas de dinero durante su período· como ministro de· Bienestar.
Continúan los escándalos políticos relacionados con la vuelta de Perón al poder, así como los escándalos financieros de su mandato y del mandato de Isabel. Fueron los guerrilleros quienes posibilitaron el regreso de Perón; ellos fueron el recio brazo derecho del movimiento peronista en 1972 y 1973 . Pero, ¿eran todos guerrilleros? Los secuestros y los atracos a los bancos ... ¿eran todos por la causa? ¿ O parte del guerrillerismo andaba mezclado con las grandes empresas argentinas? Esta vez especulando, no con tierras o con la caída del peso, sino con el idealismo y la pasión, la sangre auténtica y la tortura.
A los militares les gustan las paredes limpias; y las paredes de Buenos Aires aparecen ahora enjabelgadas y desnudas. Pero aquí y allá las fantasmales pintadas políticas de los viejos tiempos asoman debajo del jabelgue: el «Evita vive» de 1972; los emblemas del movimiento juvenil peronista; el lema electoral de los peronistas en 1973: «Cámpora a la presidencia, Perón al poder»; la posterior, y peronísticamente inevitable, proclamación de «Cámpora traidor»: amigo transformado misteriosamente en enemigo, ahora una parte sin importancia dé la historia muerta de la Argentina, el fantasma de un fantasma: toda esa historia muerta asomando débilmente debajo del jabelgue militar.
Del propio Perón ya no se habla mucho. Está muerto; finalmente, defraudó a todo el mundo; él y los años· que él desperdició pueden saltarse. En la Argentina, la historia es menos un intento de dejar constancia y entender que un hábito de reordenar hechos inconvenientes; es un proceso de olvido. y los políticos e intelectuales de la clase media que hicieron campaña por el retorno de Perón, los que con su improbable conversión a la causa peronista hicieron que esta causa fuera tan abrumadora en 1972 y 1973, ahora evitan el tema o no hablan de él con entera claridad.
Dicen que tenían la esperanza de cambiar el movimiento desde dentro; o dicen, más fantasiosamente, que lo que en realidad querían era peronismo sin Perón. Pero fue a Perón a quien invitaron a volver del exilio para gobernarles; y le invitaron a volver -incluso con su astrólogo-- porque querían lo que él les ofrecía.

Anónimo dijo...

En su falsa autobiografía, La razón de mi vida, Eva Perón dice que se enteró de que existía la pobreza cuando contaba once años. -y lo extraño es que no me doliese tanto la existencia de los pobres como el saber que al mismo tiempo había ricos-: ese dolor a causa de los ricos -ese dolor a causa de otras personas-,- fue siempre la base del atractivo popular del peronismo. Esa fue la sencilla pasión -más que el «nacionalismo» o la «tercera posición» de . Eva Perón- que incendió a la Argentina.
Eva Perón dedicó su breve vida política a burlarse de los ricos, las cuatrocientas familias que se repartían la posesión de la mayor parte de lo que era valioso en los casi tres millones de kilómetros cuadrados de la Argentina. Se burló de ellos y les hirió en la misma forma· en que ellos la habían herido; y su posterior santidad oficiosa dio un toque religioso a su causa destructiva.
Aun cuando se acabó el dinero, el peronismo pudo ofrecer odio a guisa de esperanza. Y, a la postre, ésa fue la razón por la cual la Argentina virtualmente se unió para pedir la vuelta de Perón, pese a que el primer período de su gobierno había terminado en represión y desastre, y a pesar de que era un hombre muy viejo y se encontraba a las puertas de la muerte. En sus dieciocho años de exilio, mientras la Argentina se debatía de gobierno en gobierno, Perón se había mostrado curiosamente consecuente. Se había convertido en el argentino quintaesenciado: al igual que Eva hiciera antes que él, al igual que todos los argentinos, era una víctima, alguien que tenía enemigos, alguien que sentía ese dolor causado por los demás. Con el paso de los años, sus enemigos se multiplicaron; sus viejas palabras de queja argentina comenzaron a sonar como
. profecías (La revolución no tiene una causa»; «Los militares gobiernan pero nadie obedece); hasta que finalmente dio la impresión de haberse transformado en el enemigo del enemigo de todo e] mundo.
El Peronismo nunca fue un programa. Fue una insurrección. Durante más de treinta años, la Argentina ha permanecido en estado de insurrección. La semejanza no es con ningún país de Europa, como a veces dicen los escritores argentinos. La semejanza es con Haití, después de la rebelión de los esclavos encabezada por Toussaint: una bárbara sociedad colonial hecha de modo parecido, igualmente parasitaria de una civilización alejada, e incapaz de regenerarse porque la esclavitud proporcionaba la única pauta de comportamiento humano, y ser un hombre significaba solamente ser capaz de aliviar ese dolor causado por otros, ser como el amo.

Anónimo dijo...

Eva Perón encendió el fuego. Pero la idea de reforma no se hallaba a su alcance. Eva Perón' estaba demasiado herida, era demasiado inculta; pertenecía a su sociedad; y siempre fue una mujer entre machos. Christophe, emperador de Haití, construyó la Citadella con un inmenso coste de vidas al igual que de dinero: el modelo eran las fortificaciones británicas de Brimstone Hill, en la pequeña isla dSaint Kitts, donde Christophe había nacido en la esclavitud y aprendido el oficio de sastre. Del mismo modo Eva Perón en el poder, suprimiendo los documentos de su primera infancia y, pese a ello, no sobrepasando jamás las ideas de la infancia, pretendió solamente competir con los ricos en su crueldad y riqu~za y estilo, en sus artículos importados. Era su propia persona y su triunfo lo que ofreCÍa al pueblo en cuyo nombre actuaba ..
Sus enemigos ayudaron a santificarla. Después de la caída de Perón, en 1955, sus enemigos expusieron al público la ropa de Eva, incluyendo sus prendas íntimas. Eva llevaba muerta tres años; pero esa exhibición (especialmente la de los paños menores) fue una forma argentina, macha, de violación; y, además, se pretendía que el pueblo sufriese una conmoción al ver la extravagancia y la vulgaridad de su .gran <;lama. Fue una medida poco sincera: los propios violadores no tenían unos ideales más elevados, y el despliegue de aquella riqueza de cuento de hadas -una riqueza inimaginable que había pasado a poder de alguien que era de los pobres- se sumó a la leyenda de Evita.
Veinte años después de su muerte, Eva encontró la legitimidad. Su pequeño cuerpo embalsamado -medía metro cincuenta y siete y, en el momento de su muerte, estaba consumida- descansa ahora en la cripta de la familia Duarte en el cementerio de la Recoleta, la necrópolis de la clase alta bonaerense. Las avenidas de piedra y mármol de la ciudad mimética aparecen llenas de los grandes nombres de la Argentina, o de nombres que hubieran sido grandes si el país hubiese estado mejor construido; ahora sólo es posible ver estos nombres como parte de un pasado pretencioso, fracasado. Esta legitimidad, esta dignidad, era lo único que deseaba la muchacha de Los Toldos; necesitó una insurrección, un trastrocamiento del estado, para alcanzarla.
En los primeros tiempos del peronismo Eva fue promovida como santa, y ahora está por encima del peronismo y de la política. Eva es su propio culto; ofrece protección a los que creen en ella. Allí donde no hay instituciones dignas de confianza, ni códigos, ni ley, ni seguridades seculares, la gente tiene necesidad de fe y de magia. Y la Naturaleza es abrumadora en la Argentina: los hombres pueden sentirse abandonados en esa tierra de altas montañas y enormes espacios vacios. (El desierto y el monte bajo y las montañas separan la provincia norteña de La Rioja de la tierra, más suave pero también ilimitada, de la pampa: La Rioja, sitio de esperanza vieja, perdida, la ciudad fundada en medio de la desolación subandina a finales del siglo XVI, después de México y el Perú, como otra de las bases españolas para la búsqueda de El Dorado.) La desolación siempre parece cercana en la vastedad de la Argentina: ¿cómo llegaron aquí los hombres, cómo han resistido?

Anónimo dijo...

En esa desolación crecen los cultos, y éstos pueden dar sensación de mundo antiguo. Como el culto de la mujer conocida por La Difunta Correa. En una fecha que se desconoce, dicha mujer cruzaba el desierto a pie. No tenía nada que comer; no había agua en el desierto; y murió. Pero su bebé (o el bebé que parió antes de morir) fue encontrado con vida, chupando el pecho de la muerta. Ahora, a la vera de los caminos, se alzan capillas en recuerdo suyo, y en estas capillas la gente deja botellas de agua. El agua se evapora: se la ha bebido la Difunta Correa. La Difunta Correa tomó el agua: el sencillo milagro se renueva incesantemente.
Eva Perón es ahora una figura de esa clase, sin fechas ni política. Y se hacen ofrendas en la cripta de los Duarte en la Recoleta. El sarcófago no es visible, pero se sabe que está allí. La mañana en que fui al cementerio había lirios blancos atados con un pañuelo blanco a la barandilla negra, y había una sola, marchita rosa roja, indeciblemente conmovedora. En el suelo, sin ninguna protección, yacía una mantilla blanca envuelta en plástico. Llegó una mujer con una ofrenda de flores. Era una mujer del pueblo, con el cuerpo rechoncho de la persona en cuya dieta hay demasiadas féculas. Había venido de lejos, de Mendoza, en el otro extremo de la pampa.
(Mendoza, la región vinatera al pie de los Andes, donde bajo la brillante luz meridional y el aire límpido crecen, agigantándose, los árboles importados de Europa, el sauce y el plátano; y a un lado el panorama limita siempre con la pared gris-azul de las montañas. Pero no son los verdaderos Andes coronados de nieve: éstos se mostrarán un día, muy alejados, aparentemente sin apoyo, como una débil y blanca sobreimpresión en mitad del cielo, dando una idea nueva del tamaño, despertando un sentimiento de maravilla, no sólo por los conquistadores del siglo XVI que pasaron por aquí, sino también por los incas, que, sin conocer la rueda, extendieron su dominio hasta una región tan meridional, y cuyos canales de riego siguen utilizando los cultivadores de Mendoza.)
La señora venida de Mendoza tenía una hija enferma; espástica o poliomielítica: no quedó claro. «Hace quince años híce la promesa.» Es decir, en 1962, cuando Eva Perón llevaba muerta diez años y Perón seguía en el exilio, sin ninguna esperanza de regresar; cuando se daba por perdido el cuerpo embalsamado de Eva. Ahora se había producido el milagro. El cuerpo estaba allí; la hija se había restablecido lo suficiente como para que su madre cumpliera el voto
La señora depositó las flores en el suelo; se quedó quieta durante un ratito, contemplando la barandilla y la cripta sin inscripción; y luego volvió a ser ella misma, vigorosa, disponiéndose a irse. Dijo: «Ya cumplí.»

Rafa dijo...

Parece que la serie de textos enviados por el Sr. Anónimo (que no es don AB, creo) ha terminado. Supongo que se trata del mismo comentador que hizo lo propio en el blog de Manolo, donde aclaró que se trata de los ensayos escritos por el Premio Nobel de Literatura V.S. Naipaul a propósito de sus visitas a la Argentina durante los '70. Están en el libro "El regreso de Eva Perón y otras crónicas" (1980).

Sin duda, se trata de una mirada muy crítica de un extranjero destinada a ser leída por extranjeros. A pesar de la buena información que manejaba y de algunas observaciones acertadas, el distanciamiento (casi diría el desprecio) con que este hombre mira a la Argentina y sus tragedias de esos años, la verdad que a mí me resulta profundamente desagradable. Quizás y sobre todo por haber vivido de cerca (y con dolor) esa época. Pero probablemente, a los argentinos que tengan una postura de autoconmiseración o de autodenigración (que no son pocos) estos textos les parecerán excelentes.

No es raro que el autor se dedique tanto a Jorge Luis Borges. En sus últimos años JLB fue objeto de una manía por la cual se lo creía un viejo sabio poseedor de alguna verdad revelada sobre nuestro país o de la esencia del ser nacional. Entonces no había periodista que lo entrevistara y dejara de preguntarle sobre cualquier cosa. Todo lo cual no le agregó ni un ápice a su gloria literaria. A mí no me va ni me viene que se haya juntado a almorzar con Videla, a quien lo aplaudió durante años una gran parte de nuestra sociedad. Pero esa "borgesmanía" era una muestra notable de la tilinguería imperante.

Los textos de Naipaul van a quedar ahí, el que se interese los puede seguir leyendo. Lo que sí, le agradezco al Sr. Anónimo el haber contribuido a que esta entrada superara largamente los cien comentarios, por primera vez en la historia de este blog!

Saludos a todos.

Anónimo dijo...

RAFA:

Pare,viejo!!!

Si le en Manolo,ya lo criteque a este "anonimo":no por lo que dice,sino porque me pudre leer en cuadraditos.

Para mi un Blog, debe contener pensamientos propios y lo mas cortos posibles de los "opinadores".
El propietario puede publicar lo que quiera.

Si bien no lei completo,el post(no un comentario) de este anonimo me parece bastante bueno.
La magia de blog es que esencialmente una charla de cafe.
Es un intercambio de ideas y eso justamente solo se puede hacer por via del anonimo(el gordo Valor,puede opinar?.Si.)

Por otra parte,TODOS son anonimos,Rafa,Emilio,Julio....Ud si quiere va a AB y se encuentra con PARCASS.
Es un tema de conciencia.Estoy muy bien identificado,figuro en la guia telefonica.Esta?

Por ejemplo, con Don Hard soy Parcass.No acepta "anonimos":esta viejo.Es buena persona.Pero nunca va a tener una discusion con Alfonsin o con Menen o con Cavallo.

Hace un rato le escribi al Mingo C.
En unos 90 dias empezo con 4 comentarios y paso los 200.

Cordiales saludos
anonimo bostero

Julián dijo...

Anónimo Bostero:

Equivocado, no es lo mismo un anónimo que un seudónimo. Yo, como soy tan poco original, me llamo Julián, así que ni siquiera es un seudónimo como si lo era Jorge Y de la G.

Con respecto al artículo del Anónimo, que no me gustó, lo he copiado entero a Word y lo he subido a Internet. Si usted o Rafa lo desean pueden descargarlo de acá:

http://rapidshare.com/files/143767901/Art_culo.doc


Diane Fossey puede realizar un excelente estudio de campo con usted leyendo el artículo del anónimo.

Un saludo

Anónimo dijo...

Gracias Rafa por el reconocimiento a mi record en este Blog!
Publique el texto de Naipaul porque me parece muy interesante no solo por su talento literario sino porque es muy raro de encontrar en Argentina y contribute a la pòlemica amena.Su contenido es irritante como Usted dice y tambien fue escrito para extranjeros(aqui se publicò en Ingles en el Bs As Herald y Robert Cox cuenta que los Montos lo amenazaron con volarle el periodico)No obstante podemos preguntarnos que es VERDAD de todo lo que dice de la Argentina,de los Argentinos,de Peròn,de los intelectuales,etc,etc.Por ejemplo cuando dice:"Es la actitud argentina: suprimir, ignorar"" Ahora, ya, hay decadencia. El imperio británico se ha retirado ordenadamente; y la economía agrícola colonial, tratando de industrializarse de cualquier modo, de equilibrarse y ser autónoma, está en ruinas. La artificialidad de la sociedad muestra: esa ausencia·· de vínculos entre hombres y hombres, entre inmigrante e inmigrante, aristócrata y artesano, habitante de la ciudad y cabecita negra, es decir, el habitante del interior; esa ausencia de un vínculo entre los hombres y la tierra llana, sin sentido. Y los pobres, que son argentinos, los hijos y nietos de aquellos inmigrantes recientes, ahora tendrán que quedarse ..."es verdad cuando dice:"toda vez que, hasta la crisis actual, el argentino se sentía orgulloso porque su país no estaba «lleno de negros» como el Brasil ni era mestizo como Bolivia, sino que era europeo; y' le angustiaba de manera especial la posibilidad de que los extranjeros pensasen que los argentinos eran indios. Ahora se invoca el fantasma del indio y se hace una reivindicación mística, purificadora, de la tierra arruinada" o cuando dice"«La violencia, en manos del pueblo, no es violencia: es justicia.» Estas palabras de Perón aparecieron en la primera página de un número reciente de Fe, un periódico peronista. Así, en siniestra imitación, el sur retuerce la jerga revolucionaria del norte. Allí donde la jerga convierte los asuntos vivos en abstracciones (<< La tortura sólo desaparecerá de la Argentina», dijo el trotskista, «con un gobierno de obreros y con la caída de la burguesía»), y allí donde la jerga termina compitiendo con la jerga, la gente no tiene ninguna causa. Sólo tiene enemigos; únicamente los enemigos son reales. Ha sido la pesadilla de la América del Sur desde el desmembramiento del imperio español" "Los periódicos, llenos de crisis un día, diciendo que toda la república estaba en tensión, al día siguiente se olvidaron tranquilamente del asunto"."Hace dos años, cuando acababa de llegar a la Argentina, .un académico me dijo, durante la hora punta en Buenos Aires: «Diríase que estamos en un país desarrollado.» En aquel momento no me fue fácil comprender su ironía y su amargura. Buenos Aires es una metrópoli tan abrumadora que se tarda tiempo en comprender que es nueva y ha sido importada casi en su totalidad; que su vida metropolitana es una ilusión, una imitación coloniall; que se nutre de otros países y que en SI misma es esteril. La gran ciudad se creó para que sirviera a su hinterland y se instaló, completa, en el borde ~el continente. Su extensión no la dictaron sus propias necesidades, ni fue reflejo de su propia excelencia,. Buenos Aires, dada la naturaleza de su creacion, nunca requirió excelencia: ése ha sido siempre uno de sus atractivos. Dentro de la metrópoli importada está la estructura de una sociedad desarrollada. Pero a menudo los hombres parecen remedar sus propias funciones. Son tantas las palabras que en la Argentina han adquirido un significado inferior: general, artista, periodista, historiador, profesor, universidad, director, ejecutivo, industrial, aristócrata, biblioteca, museo, zoo; son tantas las palabras que hay que poner entre comillas. Escribir con realismo sobre esta sociedad presenta dificultades peculiares; describirla fielmente en la ficción podría resultar imposible"Quizas,amigo Rafa sea verdades para extranjeros,fijese que no es casual que el Blog la Cosa y la Causa haya censurado el post 3 veces y que Ramble Tamble emplee la frase del Texto "MURIO" en su ultimo post de hoy como describe Naipaul el titulo de Cronica a la muerte de Peròn,pero que tampoco haya publicado el texto y asi una larga legiòn con pocas exepciones.Por cierto este Naipaul es un tipo bastante odiado a pesar ser considerado el mejor escritor en elngua Inglesa y Premio Nobel de Literatua,lo doian los musulmanes,lo odian los jamaiquinos,lo odian los negros,lo odia su ex-discipulo Paul Theroux y lo dian las feministas por como trato a su mujer durante 40 años,tambien lo dia su amante Anglo-Argentina durante que en aquellos años lo trajo aqui y hace poco fue abandonada...tampoco habla de Borges y lo trata de destruir por la tilingueria argentina con el poeta ciego,lo hace por la fama de Borges entre las elites culturales del Mundo..estaba envidioso porque Foucault empezò Las Palabras y las Cosas con una Cita de Jorge Luis...la verdad amigo Rafa..el mundo esta lleno de hijos de p....

Anónimo dijo...

Hola Julian!Parece que a nadie le gusta el escrito de Naipaul,tiene algunos argumentos que le parezcan importantes para rebatir las opiniones de este escritor extranjero?Me encantaria conocerlos.Saludos Anonimos

Julián dijo...

No querido anónimo, lo mío es una opinión y no un trabajo académico. Lo veo bastantre trillado, demasiado larga para ser una crónica, demasiado influenciado por una mirada extranjera y bastante poco original.

Pero ya que el artículo se dedica a divagar y a ir sin rumbo por la historia argentina, la tarea de criticarlo es algo titánico y que me excede. Por otra parte, debería realizarlo alguien del área de Letras o algñun semiólogo, ya que evidentemente, el artículo no está hecho para ser contestado desde la Historia o las Ciencias Sociales sino desde más literatura.

Saludos

emilio dijo...

¿Alguien nombró el blog la kosa y la kausa?.

A mí estos textos que nos dicen la "verdad sobre como somos" no me mueven un pelo y por lo general me parecen soporíferos por el reduccionismo. Rara vez los leo. La mezcla de hechos verdaderos, con verdades a medias, con falsedades más la rotundidad del autor me aportan muy poco o nada.

Si yo fuera propietario de un blog, creo que le pediría a quien lo transcribe, si es posible conectar a los lectores por medio de un link para no ocupar tanto espacio. Pero no soy propietario, y para peor soy un participante que postea por demás, así que mejor paso a otra cosa.


Rafa:

Empecé con el chiste sobre el varguismo. Estuve repasando un artículos sobre la política de desarrollo de la siderurgia en tiempos pochistas. Si le interesa le digo donde fue publicado. Quizás ya lo conozca. Saludos.

Anónimo dijo...

Anonimo:

A mi me parece bueno su post.
Julian: fijate si lo colgaste bien el texto no lo encuentro.
Hasta luego
anonimo bostero

Julián dijo...

Anónimo Bostero:

Si, está subido y he copiado bien la dirección, seleccionela y peguela en el explorador que anda bien.

http://rapidshare.com/files/143767901/Art_culo.doc

Emilio:

Lo mejor de la cosa y la causa es usted peleándose con los muchachos K, rama duros.

Rafa:

Varias veces le he oído nobmrar que a los antiperonistas modelo 2008 les escucha decir cosas que leía en la Prensa de los Gainza Paz cuando era pibe. ¿SU familia era gorila?

De pura curiosidad nomás, es que, vengo de visitar a una parte de mi familia que se quedó en el `55. Un par de frases de colección:

"Los peronistas no saben vivir en democracia, el único partido democrático eran los radicales, que lástima que no existan más"

"Siempre se dice menemismo, duhaldismo, kirchnerismo, pero se olvida de decir peronismo, ese es el problema, esa es la causa de todos los males, el peronismo"

Voy a tener que ir menos seguido a esa casa, me agarran úlceras de aguantarme la puteada cuando se habla de política. Creo que si fuera peruca directamente golpearía a alguien.

Una pregunta sobre su militancia camporista ¿participó de la mil veces narrada por Bonasso, campaña del Frejuli del 11/3/73?

Saludos

Julián dijo...

Rafa:

Agrego algunas ideas sueltas sobre la discusión sobre el gorilismo:

Creo Rafa que hay que modificar un poco la idea del gorilismo. En cierto sentido, creo que todavía nos seguimos manejando con categorías de los años Setenta o Sesenta y en modo alguno el gorilismo de hoy es igual al de esos años. Es como cuando el kirchnerismo habla de la Rural, ya no tiene asidero en la realidad social argentina. Desde que las clases dominantes decidieron controlar el dispositivo de poder de los dos grandes partidos de masas argentos, esto es, el radicalismo y el peronismo, hablar de peronistas y gorilas con basamento en la leyenda épica de pueblo vs oligarquía y el festejo por la nacionalización de los trenes es no asirse a la realidad. Es una épica hermosa en cierta medida, aunque tiene numerosos baches, muchos muy contradictorios y negativos, pero no se corresponde con la realidad.

Habría que ver como se entiende en ese esquema, por ejemplo, el hecho de que el macrismo y el sciolismo (¿existe eso?) sean tan parecidos. O porque las opciones que ofrece el peronismo bonaerense oficial (no las colectoras) es tan parecido al macrismo. Sin ansias de generalizar podríamos encontrar una linda contradicción a problematizar en el hecho de que el gorilismo visceral bombardeador de Plaza de Mayo, fusilador de obreros, antisindical, impolítico y reaccionario (para hacernos la imagen bien clásica que prefiere la épica kirchnerista) y el electorado Justicialista bonaerense eligen candidatos muy similares y con muchos puntos de contacto entre ellos. Uno de los cuales es el de no ser ningunos “descamisados”. Esto que ya es una constante desde el retorno a la democracia, el peronismo alvearizado como le llamaba Cooke. Hay que ver porque la “dictadura fascista” K no puede imponer candidatos propios y progres o “Nac & Pop” en Provincia ¿No pueden? ¿No quieren? ¿No saben? ¿Cómo, eso de ser cagones y de arrugar no era de radicales? ¿Y qué me dice del radiperonismo bonarense? ¡EL CotiManzanismo por llamarlo así!

Es una verdadera lástima que dos partidos que supieron ser de masas terminen así, pero parece ser un hecho irreversible, y mientras tanto tenemos un Gobierno discursivamente progre y vindicador del pueblo pero que le dedica más tiempo a leer lo que dicen los pavotes de la prensa que a abrir una mísera Unidad Básica o promover una campaña de afiliación.

Hay que decir también que el peronismo es casi único y que el antiperonismo (que vos y yo sabemos muy bien que es sustancialmente diferente al no pertenecer al peronismo) es tantísimo más visceral que el peronismo. Como decía Feinmann en un artículo titulado “Tengo un amigo gorila”, el gorila es el más activo de los peronistas, como es gorila todo el tiempo, es peronista todo el tiempo, ni siquiera se da cuenta de que el peronismo histórico está más que muerto y enterrado. En fin, particularidades de la Argentina.

Un caso para el estudio es el de Mauricio Macr en la París de Sudamérica. Que Macri es un “semiperonista” no me quedan dudas desde que Sobisch y el Grupo Mausoleo+De Nárvaez dijeron exactamente lo mismo. Es obvio que Macri, pese a su ideología de tipo antipopular y reaccionaria, se identifica culturalmente con el peronismo antes que con otra cultura política argentina. Creo que asume algunas características genéticas del peronismo, como su exacerbado pragmatismo, su predilección por la gestión antes que por la discusión o la planificación racional y meditada (”Mejor que decir, es hacer”) y una identificación con el peronismo noventista. ¿Usted qué piensa?

Yo soy bonaerense por lo que no puedo opinar demasiado sobre los porteños pese a que es obvio que el gorila porteño es el más jodido de todos. Sin embargo, de alguna manera algo inconsciente, Macri ha roto (igual que Erman en el `93, pero de una manera mucho más abrumadora y -esperemos que no- duradera en el tiempo) la polarización peronistas-gorilas para reemplazarla por otra del electorado porteño, el rechazo al oficialismo nacional cuando es de signo peronista. Sin embargo, lo que los propios gorilones recoleteros no saben es ¡que han votado a un cuasi peronista!

Para finalizar yo creo que usted era tan peronista como federal o comunista, es decir, partidario de causas que sólo tenían interés histórico. Pero creo que estos últimos meses han logrado reperonizarlo.

No sé si volverá a haber peronismo y no lo creo. Pero estoy seguro de que si las masas vuelven a tener alguna incidencia en el poder político, sea al estilo populista, sea al estilo revolucionario comunista, sea con un estilo que no podemos imaginar, los mismos gorilas de siempre se pondrán nuevas ropas para distinguirse de la negrada.

Pero no nos creamos tan originales: ¿qué es el antichavismo, qué es el “autonomismo” cruceño, sino las versiones venezonala y boliviana de nuestro viejo gorilismo cincuentista?

Por todo esto me parece más claro hablar de gorilismo, en el sentido de anti-lo-que-ellos-ven-como-peronismo, que de anti-peronismo. Porque definir peronismo no es tarea fácil. No se si Menem era peronista. Pero sé que los gorilas estaban con el. Y cuando uno se siente cerca del peronismo, lo que quiere decir es: me gusta lo-que-ellos-ven-como-peronismo.

Un abrazo

Anónimo dijo...

No hay soñador que no se haya quedado corto ni inquisidor que no
haya acabado haciendo el ridículo. La historia es igual de cruel con
los alegres visionarios y con legisladores más duros. Si a Carlos
Marx le hubieran asegurado que un día no lejano los obreros ingleses
irían de vacaciones a Capri conduciendo su propio automóvil
climatizado y pedirían el libro de reclamaciones en un restaurante
para protestar porque la cerveza no estaba suficientemente fría,
¿acaso hubiera escrito El Capital? Tampoco Galileo pudo pensar que
aquel telescopio que estuvo a punto de llevarlo a la hoguera sería
sustituido por un ingenio espacial tan elaborado como el Hubble
capaz de divisar como unas galaxias se devoran entre ellas. Pronto
lo que hoy es ciencia ficción, mañana será realismo social. La
historia es esencialmente transgresión: así avanza el desbocado
caballo de Atila aplastando a teólogos, a moralistas, a políticos
represores, a los espíritus pusilánimes y también a los
progresistas, a los iluminados, a los amantes de cualquier utopía.
Ningún potro de tortura ha sido capaz de detener el ciego camino de
la ciencia. Ninguna ley podrá ordenar la conquista salvaje de los
laboratorios ni la moral que se renueva cada día. ¿Quién deseará
pasar dentro de un siglo por el estúpido esbirro que trató de parar
inútilmente la historia? ¿Quién deseará escribir cualquier viaje a
la luna, como Julio Verne, para que después se rían de tu falta de
imaginación?. La religión todavía conserva hoy el monopolio de las
puertas de entrada y salida de este mundo. Nuestra iglesia ya no
quema herejes, apenas imparte anatemas, ha rebajado el nivel de
confrontación con la ciencia y las costumbres, pero se ha guardado
las llaves de la vida y de la muerte. En ese peaje exige un tributo.
La muerte es una neurosis humana todavía insalvable. Sobre ella se
vierten salmos de tinieblas, cuentos de terror, fábulas de
infiernos, paraísos y reencarnaciones. Ni la ciencia ni la fortaleza
moral tiene nada que hacer, solo que las células madres pronto
pondrán a la disposición de las personas un recauchutado de tejidos
y órganos corporales y esa será de momento la verdadera
reencarnación. Pero la puerta de entrada a la vida está a punto de
ser violada. Ese monopolio religioso pronto será suprimido. La vida
será fabricada con las propias manos del hombre y frente a esta
conquista harán el mismo ridículo los represores y los visionarios.

Rafa dijo...

Disculpas nuevamente a todos, trataré de ponerme de una vez al día con los últimos ochenta y pico comentarios.

Emma:
Imperdonable de mi parte no haber respondido antes su saludo. Espero que siga disfrutando de estas lindas discusiones.

PD para don AB:
Emma es vecina mía y de nadie más, eh? (:P) La serie a la que Ud. se refería era la gloriosa Los Vengadores.

Julián:
No voy a armar ahora otra polémica sobre Claudio Lozano (a quien voté en 2005). La verdad, por ahora prefiero guardar silencio hasta que las cosas estén un poco más claras, no quiero enemistarme con quienes pese a las discrepancias sigo considerando mis compañeros. Lo que sí, recomiendo leer (o escuchar) el reportaje que le hizo Gerardo Fernández a Alfredo Zaiat (aquí).

Don AB:
Para nada quiero ser identificado como un liberal de izquierda, por más que lleve a la práctica el concepto liberal de tolerancia. Y a la autodenominada "izquierda" por lo general le encuentro más cosas para criticarle que para elogiarle, así que a los fines prácticos prefiero dejar de lado ese rótulo. Concuerdo con Ud. en que la intolerancia es algo que recorre toda nuestra historia, con los liberales haciendo punta o cabeza a cabeza con los demás. Y también concuerdo en su caracterización de Elisa Carrió.

Saludos cordiales.

Rafa dijo...

Don AB:
Voy a su comentario sobre el general Lanusse:

1. No hay duda de que era un hombre inteligente, su objetivo al permitir el retorno de Perón era que él tuviera que hacerse cargo del problema de la violencia y la guerrilla a la que iba a tener que enfrentar (lo dice en su libro Mi Testimonio, lo tengo por ahí). No se puede negar que eso lo logró.

2. y 3. Por más que esté olvidado, es innegable que había un aparato de represión clandestina actuando durante el gobierno de Lanusse. Ud. quizás recuerde los nombres del abogado Martins y su cliente Zenteno, el matrimonio Maestre-Misetich, el matrimonio Verd, el secuestro de la maestra Norma Morello, etc., etc. Dejemos de lado Trelew, supongamos que fue una operación exclusiva de la Marina. Por más que los actos de represión clandestina hayan sido "pocos" en comparación con lo que ocurrió durante el gobierno peronista (y ni hablemos del Proceso), el "aparato" informativo/represivo ya funcionaba a toda máquina.

4. De acuerdo con Ud., Perón no quiso por ningún motivo autorizar a los militares a reprimir. Mientras vivió trató de manejar la violencia como un problema policial.

Roberto Santucho no es un personaje sobre el que me interese detenerme por ahora. En el diario "Miradas al Sur" del 17/8 (no está en la web) hay bastantes notas sobre los hechos de Trelew. Según parece uno de los que intervinieron en el copamiento del penal de Rawson interpretó mal una señal, y por eso no pudieron escapar los que luego serían fusilados.

Después sigo. Un saludo cordial.

Rafa dijo...

Emilio:
Para cortarla (también por mi parte) con el tema de Manolo, Perón y las 3A: yo no soy quién para decirle a nadie cómo tiene que tratar ningún asunto en particular. Pero así como en algunos puede haber negación en cuanto al rol de Perón (sobre el que no conozco ningún documento que lo pruebe de forma fehaciente), en otros hay una fijación en condenar su figura olvidándose de los demás responsables y del contexto nacional, continental y mundial de la época. Se termina queriendo imponer una analogía "Perón = Videla", incurriendo en una falsificación histórica con clara intencionalidad política. Y yo en ésa no voy a entrar.

De paso y para el que le interese entender las complejidades de esa época (y porque está escrito por un protagonista directo, no por un testigo frío y distante), recomiendo la lectura de "Montoneros - La buena historia" de José Amorín, que puede bajarse entero de acá.

Saludos.

Rafa dijo...

Anónimo transcriptor de Naipaul:
Tiene razón, todo lo que este Nobel le dedica a Borges en realidad tiene que ver con que éste era muy conocido (y hasta reverenciado) en los círculos cultos a nivel mundial, p.ej. en las universidades norteamericanas, por lo menos desde los '60. Igualmente no le veo que aporte nada novedoso a los innumerables reportajes que le hacían a JLB en la revista Gente y tantos otros medios dirigidos al mediopelo.

La verdad, los avatares personales de Naipaul o el odio y los enemigos que supo ganarse no me van ni me vienen. Sí me interesa nuestra actitud (como argentinos) ante sus escritos. No creo que haya que barrer la basura debajo de la alfombra (p.ej. censurando estos textos), sino mostrar la parcialidad de su visión: él vio lo que quiso ver. Y en ese sentido (modestamente, como dice Emilio) creo que este blog funciona como un "anti Naipaul". Porque al rescatar las figuras de Jorge Sabato, Arturo Jauretche, Raúl Scalabrini Ortiz, Leopoldo Marechal, Enrique Silberstein y tantos otros (para no mencionar a los millones de anónimos que soñaron un país mejor y trabajaron por él, seguramente equivocándose muchísimas veces) creo que ayudo a mostrar la Argentina que Naipaul no vio (o no quiso ver).

Lo que sí, parece que este hombre le tomó un "amor" muy especial a nuestro país, ya que lo mencionó en su discurso al recibir el Nobel en diciembre del 2001.

Y en algún lado leí que los escritos de Naipaul son tomados en el mundo anglosajón como una fuente autorizada sobre nuestro país. Al ver el episodio de los Simpson en que se habla del "dictador Perón", habrá que concluir en que así es la cosa nomás.

Para terminar, no me resisto a traducir un párrafo de una crítica del libro de VSN en Amazon:

"El segundo ensayo es la mirada muy áspera de Naipaul sobre Argentina. Sudamérica es un misterio para la mayoría de los norteamericanos, y Naipaul se esfuerza para resaltar lo que él considera su historia menor. El lector queda con la sensación de una sociedad que nunca realmente abandonó la tonta búsqueda de El Dorado; una con todas las culpas de las sociedades norteamericanas (genocidios indígenas, desvergonzadas apropiaciones de tierras) pero ninguno de sus triunfos redentores. Particularmente astutas son sus descripciones de Buenos Aires, a la que describe como una semi-ciudad. A pesar del título del ensayo (y del libro), hay muy poco sobre Eva Perón. Madonna cuenta esa historia mejor que Naipaul."

Un saludo cordial.

PD: ¿es Ud. el mismo Anónimo del último comentario de 3:56 AM? En ese caso disculpe mi ignorancia, ¿de quién es ese texto, también es de Naipaul?

Anónimo dijo...

Estimado Rafa:
El texto de Naipaul sobre Borges aunque fundamentado en una clara envidia(en esa època el era un joven y desconocido cronista que deseaba abrirse camino)ante uno de los mas grandes escritores del siglo XX que curiosamente era Argentino tiene algunos trucos literarios y algunos aciertos cuando dice"Lo irónico del asunto es que Borges, en lo mejor de su obra, no es misterioso ni difícil. Su poesía es accesible; en gran parte es hasta romántica. Sus temas vienen siendo los mismos desde hace cincuenta años: sus antepasados militares, sus muertes en combate, la muerte misma, el tiempo y el viejo Bue nos Aires. Y hay cerca de una docena de historias muy logradas"Acierta plenamente.sin embargo cuando dice:"Las otras historias -las que han vuelto locos a los críticos- vienen a ser chistes intelectuales. Borges toma una palabra como «inmortal» y juega con ella" Utiliza un truco muy agudo porque contiene medias verdades que dejan perplejo al lector no avisado.De todas maneras,no pienso que el escrito de Naipaul sea igual a los reportajes que le hacia Gente o Carrizo a "Georgie",en esa notas nunca hubieran publicado algo como"Y, sin embargo, desde esta mítica Argentina de su creación, Borges alarga la mano, a través de su abuela inglesa, a sus antepasados ingleses y, a través de ellos, a su lenguaje «en su aurora», «La gente me dice que ahora parezco inglés. Cuando era joven no parecía inglés. Era más moreno. No me sentía inglés. Ni pizca. Quizá el sentirme inglés vino a mí a través de la lectura.» Y aun- . que Borges no lo reconoce, un tema que se repite en sus historias más recientes es el de los nórdicos que degeneran en un desolado paisaje argentino. Los Guthries escoceses se convierten en Gutres mestizos y ya ni siquiera conocen la Biblia; una muchacha inglesa se transforma en una india salvaje; hombres que se llaman Nilsen se olvidan de sus orígenes y viven como animales de acuerdo con el· bestial código sexual del macho putañero.
En nuestra primera entrevista, Borges dijo: «No
escribo sobre degenerados».porque sencillamente no agradria a los que usted llama medio pelo- via Jauretche supongo.Fijese este sencillo tema de estas frases tuvo consecuncias incalculables en la literatura.Por ejemplo Bruce Chatwin (A quien debemos la moda de la Patagonia en todo el Planeta)toma este tema de Borges de los ingleses acriollados y embrutecidos en 2 o 3 generaciones de Pampa Bàrbara,METAFORA ELOCUENTE DE LO QUE PASA CUANDO SE TRASPASA UN EUROPEO A TIERRAS SALVAJES(o a Argentina)tema que a su vez Borges tomo de Conrad en el Corazon de las Tinieblas(VER APOCALIPSIS NOW basada en este cuento y prestar atencion al poema que lee Marlon Brando-Kurtz)Por cierto,ademàs de este Naipaul.existen varias miradas sobre Argentina de muchos viajeros que curiosamente coinciden...quizàs sea màs interesante lo que dice Naipaul sobre Argentina,por ejemplo:" Hace dos años, cuando todavía gobernaban los militares, todo el mundo era peronista, incluso los sacerdotes maoístas y los guerrilleros trotskistas. Perón, o su nombre, unía a todos los que querían ver el final del gobierno militar. Pero, inevitablemente, cuando Perón empezó a gobernar, se hizo necesario distinguir entre los peronistas verdaderos y los «infiltrados». O NO FUE ASI AMIGO RAFA? o por ejemplo: "El misterio no es el misterio de Perón solo, sino el de la Argentina, donde las realidades políticas, del pillaje y de las animosidades engendradas por el pillaje, han sido disimuladas por la retórica durante tantos años. La retórica no engaña a nadie. Pero en un país donde el gobierno jamás ha sido abierto y los recursos intelectuales son escasos, la retórica de un régimen suele ser la única explicación del mismo que sobrevive. La Argentina posee el aparato de una sociedad culta, abierta. Hay periódicos y revistas y universidades y editoriales; hay incluso una industria cinematográfica. Pero el país todavía no tiene una idea de sí mismo. Calles y avenidas se bautizan con nombres de presidentes y generales, pero no existe el arte del· análisis histórico; no existe el arte de la biografía. Hay leyenda y romance antiguo, pero no historia verdadera. Solamente hay anales, listas de gobernantes, crónicas de acontecimientos" quizàs entre el primer entrecomillado se detecte una pista de su polemica con el otro señor sobre la creacion de las Tres A(No van a aparecer documentos escritos sobre quien ordeno crearla)Sin duda NAIPAUL no quiso ver a Scalabrini,ni a Jauretche,ni a Arlt,no eran el tema que vino a buscar a pesar de que como usted dice se quedo pegado con el Pais basicamente por su novia anglo-argie y es muy bueno que el Blog sea Anti Naipaul y que lo haya publicado y no censurado y es muy bueno ademas que no le mueva un pelo al Sr.Emilio.Las opiniones de los extranjeros sobre nosotros y nuestro Paìs en general son errores pues no nos comprenden por eso Ortega nos dijo"Argentinos a las cosas"como un tipico Europeo Etnocentrista a quien la señora Victoria Ocampo llamaba "Orteguita"y lo dejaba minetearla de vez en cuando....en fin...el texto del otro post es de Manolo Vicent...el tipo que se equivoco-o entrò en pànico- en Trelew se llama Lewinger y lo cuenta con detalle el "Los del 73"escrito en compania del inefable Gonzlo Chaves-Saludos
PD_Para el amigo Julian una receta:Flecha en el Azul de Arthur
Koestler y Masa y Poder de Elias Canetti quizas mas adelante lo agradezca

Anónimo dijo...

"El soldado Svejk", figura surgida de un panfleto antivienés de gran literatura,
ha sido un símbolo del siglo XX para toda actitud lo suficiente o excesivamente
práctica como para ser considerada oportunista, pedestre y sin embargo simpática
y aceptable en un juicio generoso -literario- que no mida consecuencias. Como
los personajes de la picaresca, con gran genialidad narrativa, Svejk narra
tragedias, derrotas y miserias, dolor y mucho absurdo. Él, sin embargo, es
feliz. Busca y encuentra consuelo en la broma, la ironía y la generosidad y
niega la realidad con la facilidad con que asume indolente, para sí y los demás,
las consecuencias. Svejk es tan incapaz de matar por una idea como de morir por
nada ni nadie. Propagador de la derrota propia y ajena, ni quiere ni puede
defender ideas o gentes. Tenemos un nuevo Svejk

Anónimo dijo...

Estimado LOBO ESTEPARIO el soldado Svejk ha siod presentado y como no les gusta Naipaul vuelve a la carga:
En una bellísima carta, Theodor W. Adorno, a sus 42 años recién
cumplidos, felicitaba a Thomas Mann por su 70 cumpleaños -3 de junio de
1945, no hacía un mes que había concluido la Segunda Guerra Mundial y
ambos continúan en su exilio californiano, Los Ángeles y Pacific
Palisades-. En ella, el joven filósofo le rogaba encarecidamente al gran
padre de la literatura alemana que no se dejara arrebatar la alegría
creadora "por la abominable situación del mundo". Desde hacía meses, las
imágenes tomadas por los vencedores de la guerra en los campos de
exterminio nazi generaban un horror estupefacto que aún tardaría en
cristalizar en reflexión filosófica, metafísica, del propio Adorno, de
Ahrendt y otros. El espanto era tal que la cordura sólo estaba a salvo de
espaldas al mundo.
Un lustro después, el 3 de junio de 1950, Adorno escribe a Mann para
felicitarle, pero con el mensaje opuesto. Desde Francfort junto al Meno,
le pide al viejo escritor, que se ha instalado cerca pero fuera de
Alemania, en el Gran Hotel Dolder de Zúrich, que revise su decisión de no
pisar tierra germana. Adorno le dice que ha de romper el maleficio en la
relación de Thomas Mann con su patria desde el comienzo del exilio cuando
se dirigió a los alemanes para pedir, inútilmente, dignidad, piedad,
cordura y valentía. "Lo principal, junto a la salud, es que sufra lo menos
posible con el trauma alemán". Adorno pensaba que el reencuentro con la
realidad sería bueno también para Alemania. No es convincente. Según
explica, un fenómeno le preocupa "más que el nacionalismo, el neofascismo
y el antisemitismo". Lo define como la regresión -"es la falta de
articulación de la convicción política, la disposición a encuadrarse en
todo asumiendo cualquier situación resultante". Lo califica Adorno como
una infantilización en la que valores culturales y principios que eran
pilares de la sociedad son juguetes indistintos. Mann le responde: "Ni 10
caballos me arrastrarían a Alemania".
Resulta chocante que el diagnóstico que hace Adorno de la actitud política
de una sociedad que acaba de sufrir millones de muertos, sobrevive entre
ratas y excrementos en ciudades convertidas en laberintos de escombros y
es responsable del mayor crimen habido en la historia, se parezca tanto al
que se puede hacer de las sociedades más ricas de la Europa actual que
nunca vivieron la guerra, con un bienestar insultante comparado con el
resto del mundo y tantos bienes materiales e inmateriales que defender.
Algo se ha hecho muy mal para que 60 años de paz, libertad y prosperidad
material sin pausa no hayan supuesto un incremento en la autoestima y el
apego consciente del europeo a su patrimonio -aquí inmaterial sobre todo-
luego a su disposición a defenderlo.
Con el siglo XX han muerto los últimos testigos adultos en la última
guerra, los depositarios del legado histórico que suponía la consciencia
de que la gran guerra civil europea de 1914 a 1945 no había acabado con el
mundo por la misma casualidad que no había hecho del ser humano un nuevo
hombre de las cavernas como pronosticaba Spengler, agorero al que Adorno
detestaba, pero que casi atina. El arraigo milenario de unas ideas de
compromiso y piedad hizo que surgieran de las cenizas de Europa -tras el
horror inimaginable- unos grandes hombres comprometidos con la idea de la
trascendencia del individuo, que fueron los artífices de la política de
esfuerzo y solidaridad en Europa y de defensa con nuestros socios allende
el Atlántico. Mann y Adorno gozaban las bondades de los lazos de ese mar.
"La regresión es la falta de articulación de la convicción política, la
disposición a encuadrarse en todo asumiendo cualquier situación
resultante". Así denominaba Adorno el célebre "como sea". Es la regresión
que nos lleva a aplaudir a Putin según convierte Rusia en una nueva
cárcel, a besar a los miserables de los petrojeques, a armar al
petrocaudillo de Caracas, a considerar a un rufián como Castro un igual, a
convertirnos en primos cuando no hermanos de un sátrapa vecino, a pedir
perdón a quienes nos queman el coche y a suplicar alianzas con quienes han
matado a nuestros hijos. Algo ha fallado cuando la excelencia huye de la
política. Hoy ni Mann ni Adorno sabrían explicarlo.

Julián dijo...

Menos mal que entrecomilló esa reaccionaria sentencia de "Argentinos a las cosas" repetida una y otra vez por Mariano "Comunicado 150" Grondona.

Señor anónimo ¿y la autocrítica de Borges y su troupe? ¿O ellos por ser petit bourgeois están a salvo de esa Argentina que miran como Alejandro Malaspina observa a los aborígenes de Baja California?

Más bien, no Borges, quien posee una mirada profunda y extremadamente sutil cuando se aleja de la coyuntura política o aún inmerso en ella (Malvinas, Mundial `78), sino sus repetidores en la prensa orgánica del régimen, esos viejos ladris seudoilustrados que añoran la belle eqpcqué perdida hace mucho tiempo ya....

Sí, que se vayan los corruptos y los ladris, pero incluyamos ahí también a toda la sección opinión del diario La nación, a las Academias Nacionales de cualquier cosa que se te ocurra y a Quintín...

Anónimo dijo...

Estimado Rafa:(12/9/08)

Un par de cosas:

a)propongo que a Don Anonimo le pongamos un apodo de modo de identificarlo correctamente.Coincidamos o no creo que sus apuntes son muy valiosos.

b)veo que(anonimo) hace una referencia al amigo Putin y sus ultimas travesuras:mi idea del asunto es que es parte de una gran jugada para crear en US el suficiente temor a una nueva guerra y con ello darle una mano a McCain,que seguramente va a ganar.Veremos.
Cordiales saludos
anonimo bostero

Julián dijo...

Anónimo Bostero:

Te recomiendo este artículo de tu amigo Escudé:

http://www.lanacion.com.ar/nota.asp?nota_id=1047860

Por distintas razones que las tuyas, yo también deseo que gane elc avernícola Mc cain y su vice ultraconservadora*.

Saludos

* Está más buena que comer pollo con las manos.

Anónimo dijo...

Julian:

Este muchacho Escude desde que escribio "La guerra de los Dioses" y despues se transformo en un ferviente kisnerista, realmente creo que esta mas para guardarlo en un zoologico que para cualquier otra cosa.
A proposito,para mi su articulo es de una pobreza extrema.
Directamente divaga.Y interpreta los hechos a su gusto.

Mijail Saakashvili invadio Osetia.Porque lo mandaron los yanquis.Y el salame entro.LOs rusos no podian hacer menos de lo que hicieron.A pedir de boca de la White House.

En cuanto a quien es Presidente de los US a mi me da lo mismo.No va cambiar practicamente nada de la politica exterior americana.
Pensa que las dos unicas bombas nucleares no las tiraron los republicanos.

Te mando un cordial saludo.
(gracias rafa)
anonimo bostero

Anónimo dijo...

Estimado Bostero Anonimo ya me puse nombre sio lee arriba el Post.
Desde anoche soy el soldado SVEJK,los dos articulos colgados no son mios pero en Georgia - Osetia paso justo lo ustè dice¿Que otra cosa podian hacer los Russkies?Para este tema receto Zbigniew Brzezinski,el fue uno de los que creò esta estrategia en Asia Central hace como 20 años-hay traducciòn en español-tampoco escatimen beber un poco de Robert Kaplan.Este Escude como tantos ex TROSKOS brillante tiene que ganarse la vida y ahora trabaja para quien le paga como miles y miles de intelectuales que hace 30 años preconoziban la revoluciòn socialista,tiene talento y lo vende,asi es la vida.
Para Don Julian,Borges no tiene que autocriticarse como tampoco su troupe de LA NACION simplemente porque ademas de reaccionarios son los DUEÑOS fijese como EL MERCURIO hoy no dijo ni una palabra del golpe.Los reaccionarios y los patrones no se Autocritican,eso es un vicio marxista o en su forma culposa un vicio Judeo Cristiano.
Como Naipaul y sus miradas sobre Peron,Borges y Argentina no le gustaron aqui va una opinion sobre Argentina y Peròn de Don Eduardo Haro Tecglen un ROJO de pura cepa que como todo extranjero nos mira al bies!

Anónimo dijo...

22 diciembre de 2001
Argentina, globalizada
'La crisis se ha propagado a lo largo de los últimos años a través
del sistema financiero internacional'. En esta frase de dos
economistas (Santos M. Ruesga, Julimar S. Bichara, ayer, en El
Mundo) me parece que se revela la globalización, palabra difícil de
describir porque evoca demasiadas cosas, y todas malas. Cierto que
el mal argentino, el inesperado final (por ahora) de un país con una
riqueza extraordinaria que no puede dar de comer a sus ciudadanos,
tiene trazos históricos antiguos.
Quizá su alianza con la Alemania nazi, que ilusionó con la promesa
de liberarlos de sus antiguos colonos a partir de los Estados Unidos
dominantes, produjo alteraciones: el peronismo fue un populismo,
amigo de Franco, al que enviaban trigo y lentejas para nosotros,
hambrientos. Pero algún diplomático español desviaba los barcos
hacia otros países y los vendía. 'Embajador, sos un mierda', dijo
Eva Perón a uno de ellos. Perón y sus dos viudas, Eva, Isabelita. Y
un mago de cámara (López Rega), y una momia huidiza y escondida, y
unos capitales dilapidados. Y unos militares que no robaban sin
antes asesinar, y se fueron turnando para enriquecerse. Benditas
Malvinas, bendito colonialismo tardío de la espantosa Thatcher y su
terquedad de bulldog, que desplazaron a los militares del largo y
cruel mando. Aún se codean por las calles asesinos y víctimas, y
madres de secuestrados y desaparecidos. Quizá no haya que reprochar
a las leyes de punto final la situación de ahora: pero fue inmoral,
desde un punto de vista ciudadano. Y, al final, los poderosos que
siguieron llevándose el dinero y otros bienes (los 'vendepatrias',
que se dice en todo el continente), la convertibilidad imposible con
el dólar: la ruina, y el hambre, y el asalto a los comercios para
llevarse no dinero, sino alimentos. La televisión nos ponía delante
caras de desesperación, de ira: y el grito repetido de la palabra
'hambre'.
De esta manera, el poder lo recoge de la calle donde lo tiraron un
peronista. Cielos, un peronista. En su nombre están las bicicletas
que el general regalaba a las menores por las que sentía gran
atracción, la voz idiota de la segunda viuda. Gentes de comedia
musical: 'No llores por mí, Argentina...'. Ahora llora por sí misma.

Rafa dijo...

A ver si ahora sí liquido los asuntos pendientes.

Julián:
Allá arriba quise pegar el link a un blog dedicado al Sarmiento y no salió, aquí está. Gracias por subir el texto de Naipaul.

En mi casa se leía La Prensa pero mi familia no era lo que se dice "gorila". Mi viejo era extranjero y falleció cuando yo era todavía chico, por razones de su trabajo llegó a conocer a Evita. Recuerdo una frase suya, allá por la época de la revolución en Cuba: en Argentina, gracias a Perón y al peronismo, nunca iba a prender el comunismo.

Sobre mi muy breve militancia te aclaro que no fue "camporista" ya que la agrupación en la que estuve era vertical al General. Cuando en los actos otros cantaban "conducción, conducción, Montoneros y Perón", nosotros nos quedábamos callados. Lo que sí, en varios paredones de Constitución dejé pintado "Liberación o dependencia" y "Cámpora al gobierno, Perón al poder".

Es interesante lo que decís sobre lo que significan el peronismo y el antiperonismo al día de hoy. Yo hago una distinción entre los aspectos políticos (donde efectivamente se ha mezclado todo y esa antinomia ya ha perdido significado) y los socioculturales que siguen vigentes, tales como el rechazo de la clase media porteña por el "cabeza" al que supone arreado con un choripán y una coca. Ahora se suma el odio por los K y en particular por Cristina, que merece un análisis más profundo. Sobre lo que decís de Mauricio, fijate que él hace unas semanas evitó reunirse con Duhalde o pretendió hacerlo en secreto. No fuera a ser que eso perjudicara su imagen ante las "bases"...

La verdad, no lo veo como un "semiperonista" (aunque se apoye en bastantes cuadros de ese origen, en general gente poco recomendable). Creo que él da un perfil más bien tecnocrático y eficientista y su rechazo "de piel" por lo auténticamente popular se le nota de lejos. Ahora, convengamos en que en la CABA una imagen más peronista sería lo que el Pocho llamaba "piantavotos"...

En cuanto a mi "reperonización" como vos decís, no es tan así aunque seguramente ahora me siento más cerca del peronismo que en los '90. Tengo a medio hacer un post que quizás explique algo de eso, o quizás no.

Gracias de nuevo. Otro abrazo.

Rafa dijo...

Don AB:
Por mí no hay ningún problema con el anonimato. Con que el comentarista deje un nick para poder individualizarlo, para mí es suficiente.

Así que se escribe con el Mingo? Como a mí jamás me daría el estómago para hacerlo, mándele por favor saludos (no cordiales) de mi parte.

Emilio (si todavía sigue pasando por acá):
Me interesa lo que menciona sobre la siderurgia en tiempos de Perón, yo lo que tengo más a mano son los fascículos de Zaiat y Rapoport y también un trabajo de Eduardo Basualdo que sacó P.12 con la Univ. de Quilmes. Si se trata de otra fuente, el dato será bienvenido.

Gracias y saludos cordiales.

Rafa dijo...

Ex anónimo transcriptor de Naipaul, ahora Soldado Svejk:
Para terminar con el tema de VSN, no hay duda de que el hombre hace algunas observaciones atinadas pero no creo que sea para nada original. Tomás Eloy Martínez en La Opinión (por citar un ejemplo, y no es alguien con quien yo tenga afinidad ideológica) publicó artículos excelentemente escritos sobre la violencia y la Argentina de los '70, si tiene oportunidad le recomiendo que los busque. No me extrañaría que Naipaul haya hurgado por ahí.

El problema mayor para mí es la visión que él expresa. Alguna vez leí que se decía de él que era un "colonizado feliz" que se la pasaba viajando y escribiendo sobre la infelicidad de otros colonizados. Algo de eso hay en otro párrafo de la crítica que figura en Amazon y que cité antes:

"Leyendo este ensayo (sobre el Congo, ex Congo Belga, ex Zaire) Ud. entenderá por qué mucha gente cree que Naipaul es poco más que un racista tostado por el sol. Su gusto por hurgar en los aspectos patéticos de sociedades que recién están encontrando su camino es a veces sobreactuado y de mal gusto. Pero es honesto. Me sentí culpable, riéndome de sus anécdotas de esta castigada región y de su gente. Naipaul podría aprender una cosa o dos de Nick Carraway, el narrador de "El Gran Gatsby" de Fitzgerald... 'Cuando tengas ganas de criticar a cualquiera, sólo recordá que toda la gente en este mundo no ha tenido todas las ventajas que tuviste vos.' Es una cita muy simple, y Naipaul debería seguirla al pie de la letra".

Mañana la sigo. Un saludo cordial.

Anónimo dijo...

Don Lobo:

Gracias por su respuesta.
Pero:

1.Creo que se equivoca con Cavallo,...porque:

a)como yo no tendra Ud ninguna duda que fue uno de los personajes mas influyentes de las 2 ultimas decadas.

b)No guste o no su figura debe ser una de las figuras mas conocidas(para mal) en estos dias.

c)Le escribi, no para alabarlo, sino para pedirle un par de explicaciones:

1.Porque destruyo las instituciones cuando pidio los superpoderes.

2.Tratar de obtener alguna definicion politica clara:realmente no se que es Cavallo(peronista,quiza?;es lo mas probable.)

(Por supuesto como corresponde con una persona de bien,me cuide muy bien de agredirlo)

Para mi es muy positivo que el hombre escriba y responda, se lo imagina a por ejemplo a Pepe Firmenich en un blog?

Otra cosa: a los botes!!!
Se acabo el Peronismo!!!!
Nuestro comun amigo Tulio Halperin D habla en La Nacion del sabado:dice:">>>todos son peronistas"

Con el triunfo electoral de Illia(64) escribio un librito: "Argentina en el callejon" donde mas o menos anunciaba la desaparicion del peronismo.
Tres decadas despues(94)continua ese libro con "La larga agonia...".

Mi deduccion es que si este hombre, muy brillante,no anuncio la desaparicion del peronismo y hoy dice que sigue vivo: es logico pensar que el peronismo no existe:termino su agonia.

Un cordial saludo
anonimo bostero

Rafa dijo...

Don AB:
No me equivoqué porque no emití ninguna opinión sobre el Mingo, solamente expresé las sensaciones que me provoca. Yendo a sus puntos:

a) Coincido con Ud., salvo que la importancia del personaje se remonta a su actuación como presidente del BCRA allá por 1981/82, es decir desde hace más de un cuarto de siglo.

b) Por supuesto que su figura es conocida, por suerte (todavía) para mal. Pero la frágil memoria de nuestra sociedad me da mucho miedo.

c) Me parece muy bien lo que le preguntó. Ahora, leyendo o escuchando algunas cosas que viene diciendo DFC en estos días en que reapareció en los medios me vuelven a surgir mis viejas sospechas sobre su salud mental. ¿Ud. qué opina?

Ah, no le extrañe que el Pepe F. ponga un blog, ahora él se define por una democracia participativa y un régimen de economía mixta, sobre eso sacó un libro llamado Eutopía.

Sobre THD: este hombre sin duda es un historiador brillante pero el peronismo es su karma. Nunca lo entendió ni lo va a entender. Creo que más acertado (dentro de lo esperable en un extranjero) estuvo mi estimado Alain Rouquié, que anduvo por acá en estos días y dijo algo así: "Si el peronismo significa tantas cosas distintas, está cerca de no significar ninguna."

Un saludo cordial.

Anónimo dijo...

Estimado Don Rafa:

a)Cavallo y salud mental:Ud piensa que ALGUN politico argentino este bien de la cabeza?

Yo creo que todos los politicos argentinos son parte de una familia donde el(politico)es el hermanito menor de un nucleo de 7;padre:borracho,sin trabajo y golpeador;madre:adicta y prostituta,4 hermanos:adictos y vagabundos.El ultimo(el)limpia la casa,hace la comida y encima la liga de todos.Puede salir normal el pibe?

De cualquier forma sus propuestas las considero acertadas.Le critico su indefinicion politica y su falta de un pensamiento a 20/30 anos.

En realidad sus trastornos durante su "infancia" lo llevan a desarrollar en la edad adulta una paranoia y/o parafrenia:no se define porque en realidad piensa en la creacion del "cavalismo".
Un grave trastorno que nos persigue desde Peron o quiza de antes, con breves intervalos (Illia).
Lo le veo cura por ahora.

b)Lo lei varias veces: " ...la historia no sirve para el futuro...".Pero bueno,el opina como ciudadano,y como buen argentino se equivoca.
(No tiene importancia)

Ojo, me debe una opinion sobre mi teoria "Putin-McCain".
Un cordial saludo
anonimo bostero

Julián dijo...

Anónimo Bostero: Dejá de chapurrear antropología racista y sociología burguesa pre Durkheim y dedicate a la medicina che...

Como broma, es mala, dicha en serio, es un pensamiento reaccionario, iliberal, que atarsa cien años y es digno de un amigo del Tirano de Roma.

Saludos

PD: Cada vez que leo que Obama plantea "intensificar" la relación con América Latina lo banco más fervorosamente al jovato Mc Cain y su bonita vice.

Anónimo dijo...

Errata: Donde cie "artasa" debe decir "atrasa"

emilio dijo...

LO PROMETIDO ES DEUDA.

Claudio Belini, “Política industrial e industria siderúrgica en tiempos de Perón, 1946-1955” en Ciclos nº28, 2do semestre de 2004, pp. 89-113.
Venta en el 2do piso de Ciencias Económicas, en el Instituto de Historia Económica dirigido por Rapoport, valor $25 para estudiantes, supongo $30 para todo público.

La parte pertinente al tratamiento parlamentario de las leyes de la industria siderúrgica en:
Claudio Belini, “Parlamento, partidos políticos y política industrial en la Argentina, 1946-1955” en Boletín Instituto Ravignani nº 23, 1er semestre de 2001, pp 90-97.
Venta en el puesto de Filosofía y Letras o en el depósito de Fondo de Cultura Económica, valor aprox. $25.

Hay un libro reciente sobre la historia del desarrollo de la siderurgia:
Roberto Villanueva, Historia de la siderurgia argentina, Eudeba, 2008.
Venta en locales de Eudeba, La Crujía y supongo otras librerías, valor $40 a $44.

Una síntesis enfocada en el aspecto militar de la industria, en el clásico:
Robert Potash, El Ejército y la política en la Argentina (II). 1945-1962. De Perón a Frondizi, Hyspamérica, 1985, pp.155, 228-229, 234.

Anónimo dijo...

Julian:

Hablas conmigo?.No entiendo nada.

A vos te da clases Manolo?

Habla claro, no entiendo.
Gracias
anonimo bostero

Anónimo dijo...

Dice el soldado Svjek: "Quizá su alianza con la Alemania nazi..."

Solamente los mal informados verdaderamente obstinados pueden insistir con ese mito caduco.

Saludos finales para todos. Dejo de escribir en este blog, aunque supongo que cada tanto leeré vuestras parrafadas. Chau.

emilio dijo...

El último post fue de Emilio. Bye.

Julián dijo...

Rafa:

Gracias por compartir los recuerdos suyos conmigo. Sobre Macri redondearé cuando usted hable de él (ya nos dará la oportunidad, quédese tranquilo. Por caso ¿El Nacional fue tomado? Tengo entendido que usted es de ahí, bah, media blogósfera es de ahí)

Lo de los galpones pintados me hizo acordar a un cuento de Sasturain, "La mujer ducha". ¿Lo ubica? Vino en la colección que sacó Página el año pasado.

Al margen, ¿usted compró la colección del Página sobre escritores de Nuestra América? ¿Cómo está? ¿La recomienda?

Un Abrazo

Emilio: CHe, que esod e atacar con los museos es de liberales......

Gracias por los títulos. Es un punto muy interesante el de la relación de Perón con la industria pesada en general y con Savio en particular. Mi pálpito personal es que si personajes como el, como Mercante, Bramuglia, etc hubieran tenido más cabida, otra hubiera sido la Historia.


Anónimo Bostero:

Tuve el agrado de conocer a Manolo en persona. Su pensamiento político a veces me horroriza un poco (Tres A, Rucci) pero he de reconocerle un grado de entendimiento de la coyuntura sumamente importante. Por lo demás, mi comentario de arriba se entiende bastante. La típica idea sedimentada en el sentido común acerca de los destinos individuales de la clase política es bastante poco válida para explicar un fenómeno mucho más complejo y estructural que un mero psicologismo sin basamento (y sino preguntele a Rafa, que seguro es amigo de Popper).

Anónimo dijo...

Julian:

Yo no hago psicologia:solamente respondi a una pregunta de Rafa sobre si Cavallo estaba bien de la cabeza.

Y si bien puse un ejemplo bastante lamentable,en el fondo creo que es asi:TODOS los politicos argentinos estan "tocados": algunos lo disimulan mejor y otros no.

Sobre el amigo Manolo es evidente que habla de una manera y escribe de otra.Un tipo valioso,sin duda,aunque sea peronista.

Cordiales saludos
anonimo bostero

Rafa dijo...

Tratando de saldar algunas deudas pendientes:

Soldado Svejk:
Gracias por el texto de Vicent, los datos sobre Trelew, la correspondencia Mann-Adorno, etc. Tiene razón con lo de Naipaul sobre Borges, no es algo superficial aunque creo que ya otros autores trataron esos temas. Además VSN no era tan joven cuando empezó a venir acá, ya tenía 40 años y casi diez libros publicados (me guío por la Wiki).

Concuerdo con Ud., los reaccionarios y los patrones no se autocritican, salvo excepciones como una revista que cité más arriba y que en marzo del '76 sacó un editorial titulado "Gente se equivocó", supongo que lo recuerda.

Lo de Haro Tecglen me parece de una vulgaridad extrema, llena de lugares comunes y falsedades al igual que tantas crónicas foráneas (sobre todo españolas) de nuestra debacle del 2001. Bien señala Emilio lo de "la alianza con la Alemania nazi". ¿A qué se referirá, a la germanofilia del derrocado Castillo o a los argumentos del Departamento de Estado en el Libro Azul? Realmente importa poco que este tipo sea rojo, amarillo o verde, acá es sólo otro carroñero más.

No faltará oportunidad de seguir intercambiando ideas. Un saludo cordial.

Anónimo dijo...

Estimado Rafa:El soldado Svejk se reporta.En primer lugar muchas gracias por su respuesta.Cincurstancias personales me han alejado de las procelosas pampas y estoy observando la estupenda crisis casi en el ojo del huracan:ES REALMENTE LA TORMENTA PERFECTA.(Uno siente el viento del Angel de la historia de Walter Benjamin mirando haci otro lado como el tan exactamente lo describiera)Volviendo al tema delos escritos de estos Sres extranjeros sobre ARGENTINA CREO QUE NOSOTROS CREEMOS
EN CIERTAS IMAGENES DE NOSOTROS MISMOS Y EL RESTO DEL MUNDO PARECE SER QUE PIENSA DIFERENTE.(esto entre los pocos que saben que existimos)Por ahi un Sr.opina que haya muchos compatriotas conmiserativos y otro al que estas miradas extranjeras no le van ni le vienen.Seguramente tiene razon como quizàs tambien la tengas los extranjeros que nos miran torcidos.Pero un Pais como el nuestro con semejante tamaño y semejantes recursos humanos y materiales y tan poca poblacion¿ES POSIBLE QUE TENGA MAS DEL 50% DE SU POBLACION EN LA POBREZA?Si acordamos que siempre fue una tierra de pillaje y desde 1810 los desastres son antologicos¿No serà mejor regalarlo directamente?Alguno de los que leen aqui tiene esperanzas de que esto sera un Pais normal algun dia?¡Una Patria JUSTA LIBRE Y SOBERANA!No se ....Algo....es una cuestion de Fe ciertamente...quien quiera creer que crea

Rafa dijo...

Aunque quizás demasiado tarde, quiero cerrar algunos cabos sueltos que dejaron los comentarios.

Para empezar, mi agradecimiento (creo que ya lo puse en otro lado) a Emilio por los links sobre historia de la siderurgia en la Argentina. Y de paso, un recuerdo afectuoso para el Ing. Roberto Villanueva a quien conocí personalmente y que falleció hace poco. Una persona fantástica, activo intelectualmente hasta sus últimos días, fanático de los "fierros" (léase metalurgia y siderurgia) y del jazz.

Don AB:
Disculpe que no haya comentado antes su teoría sobre Putin y McCain, creo que el terremoto global de estos meses hizo que cualquier cosa de ese tipo (si existió) haya quedado olvidada en un cajón.

Hoy es el día de la elección. No creo que se cumpla su pronóstico, salvo los yanquis admitan un bochorno peor que lo de Florida en el 2000. No es que Obama me entusiasme, pero me parece que estamos viviendo un cambio de época y él lo representa, al menos mejor que McCain.

Julián:
Yo no llegué a vivir la etapa de más efervescencia en el CNBA, que llegó en el '73 con el rectorado de Raúl Aragón. De eso podrían hablar tipos como Jorge Dorio, Caparrós o Aníbal Ibarra.

No leí el cuento de Sasturain, voy a tratar de ubicarlo. Me compré y por supuesto que recomiendo la colección de Página sobre escritores latinoamericanos (está armada por profesores del CNBA, je).

Coincido con tu comentario a AB sobre los políticos. En lo que difiero es en tu apreciación sobre el pensamiento de Manolo. Aunque muchas veces no coincida con él, no me horroriza para nada y sí me parece brillante.

También estoy de acuerdo (aunque sin exagerar) con tu apreciación sobre la compañera de fórmula de McCain. No creo que su futuro esté en la White House, y lo lamento por los renos de Alaska.

Disculpas por la tardanza y abrazos para todos.

Rafa dijo...

Soldado Svejk:
Yo también estuve unos días alejado de estos pagos y pude apreciar de cerca esto que Ud. bien denomina la tormenta perfecta (muy buena su analogía con la imagen de Benjamin). Coincido con Ud., por momentos sentí la sensación de un mundo que se derrumbaba, aunque (salvo por lo que se veía en la televisión) la vida parecía seguir su curso normal.

En este tiempo y motivado por mis sensaciones de los lugares que visité, estuve meditando sobre la imagen que tenemos de nosotros mismos y la que se hicieron estos extranjeros que Ud. citó. La verdad, ahora creo que poco importa quién tiene razón. Lo que opino (y estoy más convencido que nunca) es que las capas medias "ilustradas" tenemos una visión de nuestro país profundamente alienada y colonizada.

Lo que Ud. dice sobre la Argentina, sus recursos y su insultante nivel de pobreza es totalmente acertado. Que ha sido desde siempre una tierra de pillaje, en eso también estoy de acuerdo con Ud.

Pero discrepo con su conclusión. Más que nunca, estoy convencido de que nuestro problema es cultural y que la batalla que hay que dar en ese sentido es imprescindible, y yo no estoy dispuesto a regalarle nada a nadie. No sé si habrá que volver a levantar el lema de la "patria justa, libre y soberana", pero aunque las palabras cambien, el objetivo de constituir una Nación para todos sigue vigente, y yo no voy a dejar de pelear por eso.

Gracias a Ud., y saludos cordiales.