lunes, septiembre 01, 2008

Voz de la Patria Grande



No faltaron las referencias históricas en el discurso de asunción del nuevo Presidente de la hermana República del Paraguay, Fernando Lugo. Que me hicieron reflexionar sobre las distintas visiones de la Historia y su papel en la identidad y la conciencia nacional de nuestros pueblos. Al inicio de su discurso, el ex obispo pronunció estas palabras:

"(...) En cada milímetro de nuestro ser hoy bulle una convocatoria: reconstruir el sueño de José Gaspar Rodríguez de Francia, desde el mérito de la solidaridad, la equidad social y la identidad que nos abraza.

Pese a que los tiempos que corren se obstinan en demostrarnos que el pasado es una construcción sin implicancias para el devenir; nosotros queremos encontrar sus valores y sus signos para que en la semiótica del futuro se encuentren nítidas las motivaciones que claman por un mañana que reitere los logros y no repita sus errores.

En Paraguay queremos retomar ese nítido mensaje de los López para sumar a nuestra nación al desarrollo de sus potencialidades humanas, productivas y estratégicas. (...)"

El recuerdo del doctor Francia por parte de Fernando Lugo contrasta con la visión de ese gobernante que suele ofrecer la historiografía oficial argentina. Por ejemplo, en una obra no demasiado antigua puede leerse lo siguiente:

"(José Gaspar Rodríguez de Francia (1776-1840)) (...) se hizo designar Dictador Perpetuo en 1816 y gobernó con mano férrea hasa su muerte en 1840. Suprimió las libertades públicas y mandó ejecutar a sus opositores cruelmente. La clase dirigente fue exterminada y sometida. En el ejército nadie podía superar el grado de capitán y nunca permitió más de diez. Se hacía llamar el Supremo y se convirtió durante 25 años en el amo absoluto del país. En sus manos estaba el comercio de la madera, antes en poder de españoles y criollos ricos, también del azúcar, tabaco y yerba mate. Era soltero y vivía solitario en el palacio de Asunción rodeado de libros y mapas. Quitó la autonomía a la Iglesia y ocupó los conventos. Clausuró al país en forma total, nadie podía entrar ni salir sin su permiso. Cuando salía por las calles todo el mundo debía descubrirse a su paso. (...)
(Historia Argentina - Tomo 4, supervisión y dirección Prof. Vicente Gesualdo, Ediciones Océano, Buenos Aires, 1984, p. 725.)

Claro que otros argentinos se fijaron en otros aspectos del Paraguay de esa época:
“Es un hecho comprobado que en el Paraguay, durante y después del Gobierno del doctor Francia, era raro encontrar quien no supiera leer y escribir. En toda villa o aldea, los tres edificios que primero se construían por el Estado, y estaban frente a la plaza, eran la iglesia, la comandancia militar y la escuela.”
(Lucio V. Mansilla, “Entre-Nos", T.II, p.3, pie de página; tomado de esta fuente.)

En cuanto a los López, sobre Carlos Antonio no hay mayores discrepancias sobre sus cualidades de gobernante. En cambio sobre su hijo el Mariscal Francisco Solano López, es difícil decir algo positivo sin que el diario fundado por Bartolomé Mitre salga con los tapones de punta.

En realidad y muy lejos de intentar reavivar las polémicas sobre Solano López, la guerra del Paraguay, etc., quiero que lo anterior sirva de introducción a algunos fragmentos de los escritos del mayor pensador argentino del siglo XIX a propósito del conflicto.

"La política actual del general Mitre no tiene sentido común si se le busca únicamente por su lado exterior. Otro es el aspecto en que debe ser considerada. Su fin es completamente interior. No es el Paraguay, es la República Argentina. Y éste es el punto donde la lucha preocupa absolutamente nuestra atención.

No es una nueva guerra exterior: es la vieja guerra civil, ya conocida, entre Buenos Aires y las provincias argentinas, si no en las apariencias, al menos en los intereses y miras positivos que la sustentan.

¡Pero cómo! -se dice a esto- ¿no está ya reestablecida la unión de la República Argentina? ¿No ha contribuido la misma guerra a estrechar y convalidar esa unión? Eso dice Mitre, bien lo sé; veamos lo que hace en realidad.

¿Qué unión quiere para los argentinos? La unión en el odio contra el amigo que ahora cinco años puso en paz honorable a Buenos Aires vencida con las provincias vencedoras. Por el general (Francisco Solano) López, como mediador está firmado el convenio de Noviembre que es la base de la organización actual de la República Argentina.

Los que hallaron preferible la mediación del Paraguay a la de Francia e Inglaterra, son los que llevan hoy a la guerra a ese pueblo a título de ¡bárbaro!

(...) El que entregó la provincia de Corrientes a los brasileros para que emplearan como una batería contra el Paraguay es, en efecto, el que ha traído a los paraguayos en el suelo argentino.

¿Cuál es la unión que el patriotismo del general Mitre evita con el mayor cuidado en medio de la crisis actual? La unión de los argentinos en el goce de la renta de diez millones que todos ellos vierten en su aduana de Buenos Aires. El frenesí de amor por la República Argentina no va hasta devolverle sus diez millones de pesos fuertes.

La unión decantada deja en pie toda la causa de la guerra civil de cincuenta años, a saber: la renta de las catorce provincias invertida en la sola provincia de Buenos Aires.

(...) Puesta la cuestión en este terreno, que es el de la verdad por todos conocida, se comprende bien por qué Corrientes y Entre Ríos están con el Paraguay, no con el Brasil; y por qué hay argentinos que están con esas provincias y no con Buenos Aires, en la lucha.

(...) El Paraguay es atacado como bárbaro porque coincide con Inglaterra y con Francia en estos dos deseos: la libertad de los afluentes del Plata y la independencia oriental como garantía de su libertad.

(...) Es un hecho innegable que en 1814 el doctor Francia intentó abrir relaciones directas de comercio con Inglaterra (...) como modo de escapar a la acción aislamentista de Buenos Aires. (...) En 1823 repitió el doctor Francia la misma tentativa (...), y como la anterior, quedó sin resultado. (...) Dios me libre de absolver al doctor Francia; digo solamente que su dictadura fue un resultado, no una causa; y que la causa que creó esa dictadura es la misma que engendró la del general Rosas, a saber: la congestión morbosa o enfermiza de la vitalidad de vastos países en una provincia, en una ciudad, en una mano (...)

El Paraguay convertido en soldado, su suelo en ciudadela, las costas de sus ríos en baterías inexpugnables no pensando sino en la guerra, ni sabiendo hacer otra cosa que pelear heroicamente, es el resultado lógico de la política que, desde 1810 hasta 1865 ha sido una protesta y una amenaza constante contra la independencia de su república y su derecho natural a comunicarse con el mundo por sí misma y sin sujeción a los que han querido imponérsele como su órgano forzoso y violento."

(Juan Bautista Alberdi, "La guerra del Paraguay", Hyspamérica, Buenos Aires, 1988, p. 139/146, en Documentos para la Historia Argentina Nº 8, Departamento de Historia del Colegio Nacional de Buenos Aires y Página/12, 1999.)


Algo de razón debía tener Alberdi. Al finalizar la guerra del Paraguay, y tras la cruenta "guerra de policía" llevada a cabo por el gobierno de Mitre contra los caudillos provinciales que se le oponían, la resistencia federalista a la hegemonía liberal de Buenos Aires había sido definitivamente derrotada.

(Como es habitual, un texto recomendable de consulta y referencia histórica en Internet es la Historia de las Relaciones Exteriores Argentinas disponible en el sitio del CEMA, en este caso el tomo VI. La ilustración es un cuadro de Cándido López.)


P.S.: el viernes 29 de agosto, aniversario del nacimiento de Alberdi, Norberto Galasso (lo lamento, Emilio) se refirió por radio Nacional al pensador tucumano. Cuando regresó de su largo exilio en 1878, Sarmiento lo recibió afectuosamente olvidando viejos enfrentamientos. En cambio, La Nación resucitó un texto juvenil en el que Alberdi había escrito "mazeta" por "maceta". Al enterarse, JBA le escribió a un amigo algo así: "Quisiera mirarlo a los ojos a Bartolomé y decirle: Guardaste la carta de un adolescente para injuriar a un anciano..."

No, si las miserias de la tribuna de doctrina vienen de lejos.

122 comentarios:

Ulschmidt dijo...

Discursos son discursos, pero la carga refundacional que se fija Lugo no es pequeña. Vendrá luego el día a día y la resolución de sus muy concretos problemas.

Tomás dijo...

Excelente post, el día de la asunción, Canal 7 tuvo que pasar no sé qué deporte de los Juegos. Una lástima, porque después leyendo la transcripción había cosas muy interesantes como la que vos marcás.

Saludos.

Alejandro dijo...

Excelente. Quisiera poder leer un post como este todos los días. Aprender lo que no sé. Sumar fundamentos para cuestiones que intuyo. El documental "Cándido López, los campos de batalla" tiene algunos aportes interesantes sobre este tema.
Saludos.

emilio dijo...

Estoy muy sorprendido, Rafa, por un motivo. No esperaba de usted un link a una obra cuyos organizadores son Escudé y Cisneros, a la que debo reconocerle la impresionante búsqueda de fuentes, pero que termina ofreciendo a los lectores una obra atravesada por la ideología de los dos organizadores, por suerte moderado por el sesgo institucional del CARI. A ver si usted acaba por divulgar eso del realismo periférico...

El resto no sorprende. Primero, Alberdi no me parece una fuente de autoridad. Por ejemplo, al citarlo, en su post usted omite que Mitre es quien nacionalizó a la Aduana de Buenos Aires, que los caudillos federales no expresaban un proyecto mejor que la unión nacional bajo la hegemonía de la burguesía mitrista (que también estaba implantada en las provincias, p.e. los González en Mendoza).

Usted, en su profundo antimitrismo, oculta a sus lectores que fue el mitrismo quien implantó el primitivo Estado en el territorio nacional, ya que antes de ese gobierno no existía un Estado Nacional, de hecho el derrumbre de la Confederación no se debe a la suerte variable de las armas (esto lo decía Puiggrós en referencia a Pavón), si no a que las provincias no tenían los fuertes lazos políticos y económicos (ni la Aduana, por su...) que después le inventó ese "revisionismo" que hoy tiene el merecido desprecio del público especializado, ya es hora que los militantes que creen en esas patrañas lo tiren a la basura.

En cuanto al Paraguay de Francia y los López, es cierto que tenía a buena parte de su población alfabetizada. Sin embargo, esa población no tenía que leer por la fuerte censura y persecuciones, y el país carecía de educación superior, de una universidad. El mito de la igualdad deberíamos revisarlo, ¿usted conoce el índice de GINI del Paraguay de Solano López como para afirmar que había relativa igualdad?. De acuerdo a Gelman y Santilli, en la Provincia de Buenos Aires de la odiada oligarquía con olor a bosta (aunque ellos estudiaron más la época rosista) el GINI se acercaba al de las sociedades más igualitarias.

Rafa, me salí del discurso de Lugo. En rigor su post hace que la deriva busque más la historia que el presente.

Nota: Y sí... los mitristas tardaron en perdonar a Alberdi. El diario se opuso a la ordenanza que dio nombre "Juan Bautista Alberdi" a una avenida de Buenos Aires.

(Déjese de jorobar con Galasso).

emilio dijo...

...los caudillos federales no expresaban un proyecto mejor que EL DE la burguesía mitrista... Quise tipear

Rafa dijo...

Sr. U:
Sin dudas, más allá de los discursos y sus buenas intenciones, la tarea que tiene por delante el gobierno de Lugo (si en verdad piensa enfrentar los problemas concretos del Paraguay) es realmente enorme.

Tomás:
Así es, igualmente en el blog oficial de Lugo (está linkeado al principio del post) hay varios videos del acto y del discurso.

Alejandro:
Ese documental parece ser muy interesante, en su momento no lo vi y espero poder ubicarlo en algún momento (justo saqué la imagen del sitio del MALBA donde está la reseña del documental).

Gracias por las visitas y los elogios. Un abrazo a todos.

Rafa dijo...

Emilio:
Se me vino con la artillería... a ver, el trabajo de Escudé y Cisneros es de lo mejorcito y más completo que hay de Historia argentina en la web. Además tiene la virtud de presentar distintos y hasta opuestos puntos de vista historiográficos. Que lo recomiende no quiere decir que yo adhiera al "realismo periférico", sería como si por citar a Huntington se me señalara como partidario del "choque de civilizaciones"...

Sobre Alberdi quiero puntualizar un par de cosas: una, que su postura liberal "nacional" era enemiga del liberalismo centralista porteño que terminó triunfando, asunto del que no hablan demasiado los que lo ensalzan como prócer liberal. La segunda, que si bien se equivocó p.ej. en creer que la derrota del Paraguay implicaría el dominio brasileño en la cuenca del Plata, no erró en visualizar desde el principio las consecuencias internas de la guerra en Argentina. Que yo sepa nuestro país no obtuvo beneficios derivados de la guerra, pero el mitrismo y sus aliados se libraron prácticamente de todos sus enemigos.

Es verdad que en el interior había algunos gobiernos adictos a Mitre, p.ej. el de Taboada en Santiago del Estero. Y yo en ningún momento dije que el proyecto de los caudillos federales fuera "mejor", a lo sumo y sobre todo tras la defección de Urquiza era una lucha perdida. Pero ya en tiempos de la secesión de Buenos Aires (1852-60) la Confederación había mostrado sus limitaciones para llevar adelante un proyecto nacional sin la ciudad-puerto.

Discrepo con lo de mi "profundo antimitrismo". Si bien Bartolo no me cae precisamente simpático, no dejo de verlo como un personaje histórico más, condicionado por los conflictos de clases e intereses de la época. Y es verdad que nacionalizó la Aduana y que terminó de implantar la vigencia del Estado Nacional (por lo cual me resultaría más simpático que los autonomistas de Alsina, p.ej.), aunque primero se aseguró de la hegemonía de Buenos Aires y del sector que él representaba. No se preocupe, no creo en una Historia de santos y réprobos.

Sobre el Paraguay de Francia y los López, el Gini, etc. no tengo intención de debatir (ni elementos para hacerlo), lo único que me llama la atención es que la identidad nacional paraguaya los siga reivindicando pese a su mala prensa en otros lados. Como diría más de uno, algo (bueno) deben haber hecho...

Gracias por el valioso comentario. Un saludo cordial.

PD: justo iba a pasar el aviso de otro curso que está coordinando Galasso en el ND Ateneo, mejor lo dejo ahí...

Rafa dijo...

Emilio:
Me olvidaba, una de las cosas que más me interesan resaltar de Alberdi es su pasión por hurgar en el origen de los conflictos (p.ej. cuando ve a la dictadura de Francia como el resultado de una causa más profunda). Cosa que viene bien recordar hoy día, en que tanto abundan los opinadores y opinólogos que no suelen ir más allá de la superficie de los hechos.

Otro saludo cordial.

emilio dijo...

Rafa, varios puntos y va sin artillería (tampoco la había usado en mi post anterior).

Lo del realismo periférico era una broma. Veo que después de mi intervención matizó sobre Mitre. Me cuesta creer que usted no participa de la corriente antimitrista pero tengo que aceptar su palabra y la respetaré en lo sucesivo.

No quiso reavivar la polémica sobre la guerra y vuelve a caer en ella. 1)Nuestro país tuvo el beneficio de trazar una frontera que estaba en discusión, y si no hubiera aceptado someterla a un fallo, hoy el país abarcaría más superficie y provincias. 2)Mitre no sólo terminó con sus enemigos internos, también con un enemigo paraguayo que buscaba aliados para sus fines en las provincias argentinas, y al que finalmente no le importó llevar a su pueblo a una guerra total para satisfacer sus ambiciones (como hizo Hitler, que llevó a Alemania hasta la destrucción).

No es mi intención discutir sobre la sociedad paraguaya de la época de Francia, etc. Sólo dudo de la mentada igualdad basada en un impresionismo sin rigor. Claro que en Paraguay tienen una versión almibarada de su siglo XIX. El régimen de Stroessner evocaba ese período en la propaganda, él mismo en sus discursos decía que Paraguay vivió una época de oro y que una guerra fruto de una conspiración destruyó al país más adelantado de América. Es gracioso ver que la militancia nac&pop educada por los pepe rosa concide con la visión de Stroessner.

Tienen más de cincuenta años repitiendo un mito. Desconozco la historiografía académica del Paraguay, supongo que hoy el debate pasa por otro nivel y temática.

Alberdi es un personaje interesante. Es objeto de manipulación de quienes usan la historia en sus polémicas políticas. Peor la lleva Mitre con la tradición nac&pop que lo vive demonizando.

Saludos. No me canso de repetir que en este blog no anida el espíritu de Apold (a diferencia de la kosa y la kausa).

Anónimo dijo...

AGUANTE RAFA!!!!!

EL MAYOR PENSADOR ARGENTINO DEL 19!!!!

Ud es un maestro, mi amigo!!
(Yo agregaria del 20 y lo que va del 21,pero bue...).

Un cordial saludo libertario!!!
anonimo bostero
(Despues comento el post,pero por un rato estamos tranquilos)

Julián dijo...

Emilio:

Aclará a que te referís con revisionismo. No embloquemos una corriente que es bastante heterogénea.

Una cosa es Puiggrós, otra Hernández "chanta" Arregui y otra J.M. Rosa.

Es como cuando hablás de ciencia política contempóranea y tenés a Liliana "gorilita" De Riz, a Carlos Acuña y a Marcelo Cavarozzi. Los tres siguen el paradigma de la politología yanqui, pero hay enormes diferencias intelectuales entre ellos.

Sobre Galasso, si bien me inclino a decirle chanta porque eso me saca una sonrisa y es sano confrontar con el dueño del blog, tampoco me atrevería a decir que es un chanta mayúsculo como los finados Arregui y Ramos. Galasso tiene obras de divulgación muy buenas sobre Discépolo, San Martín, Scalabrini, Forja y el FIP.

No he leído mucho de él y no me atrevería a calificar su obra. Lo que si me parece de summus chantunus es seguir hablando de peronismo como camino al socialismo, de socialismo "nacional" y insistir en definirse como maldito cuando es un best seller.

Julián dijo...

Además, Emilio. Al revisionismo le debemos la historiografía de hoy en día.

Equivocados o no, chantas o no estos tipos abrieron nuevos caminos y trataron de reemplazar a las viejas figuras mitristas por otras propuestas por ellos en funciñon de su ideología y sus intereses materiales. Están a años luz del berreta neorrevisionismo lanatista del "la Argentina es una mierda. Esto no cambia más. Venime a ver al Maipo que te cuento que chota es la vida y te cobro 80 mangos"

Además, si no hubiera existido el revisionismo, no hubiera existido un grande al que seguro admirás que es Milcíades Peña. Claro que uno se tiene que aguantar a un Ramos, pero en términos generales le veo más de positivo que de negativo al revisionismo en tanto corriente de debate y lucah de intereses, no dentro de la realización dentro de una historiografía prosefional.

Rafa/Emilio:

Les dejo este enlace, tal vez ya conozcan esa revista:

http://www.historiografia-arg.org.ar/numero%201.htm

Y esta reseña del libro de su amigo personal Marcos Novaro va dedicada para usted compañero Rafa:

http://www.historiografia-arg.org.ar/revista%20interpretaciones/Graciano_Las%20posibilidades%20de%20la%20historia%20reciente.pdf

Rubén Bourlot dijo...

Interesante la nota sobre el Paraguay y el gran proyecto de Francia lamentablemente destruido por el mitrismo en connivencia con el brasi y G. B. Les dejo un humilde blog: http://www.lasolapaentrerriana.blogspot.com/

Rafa dijo...

Emilio:
No soy historiador, simplemente soy un apasionado de la Historia y de lo que ella enseña (y que muchos se empeñan en ignorar o despreciar). Así que mal podría pertenecer a una "corriente antimitrista" si eso significa adherir a una visión rígida de los hechos históricos.

Sobre mi recaída en la polémica: 1) el asunto es discutible (ver el trabajo de Escudé y Cisneros); 2) evidentemente como buscador de aliados Solano López fue bastante torpe o desafortunado. Y la "guerra total" se declaró sólo cuando los aliados invadieron Paraguay en 1866, y no ya para "satisfacer las ambiciones" del Mariscal sino porque los paraguayos intuían que la derrota implicaría su desaparición como país independiente. De paso, recomiendo el capítulo de la obra de E&C dedicado a la visión del conflicto en la historiografía anglosajona. No creo que Pelham Box y McLynn hayan sido discípulos de José M. Rosa.

La visión almibarada que pueden tener en el Paraguay sobre su vida en el siglo XIX antes de la guerra es perfectamente comprensible. Y la utilización de la figura de Solano López por Stroessner no me llama para nada la atención. Los personajes históricos que llegan a la categoría de mitos fundacionales suelen ser usados para justificar su propia épica por gobernantes o grupos políticos del más variado pelaje. Sin ir más lejos, aquí la figura de San Martín era exaltada tanto por los milicos del Proceso como por el PRT-ERP.

¿Así que aquí no anida el espíritu de Apold? Si eso es un elogio, se agradece. Aclaro que a Eva Row la respeto por la valentía y las convicciones que expone en su blog, aunque no por eso estoy de acuerdo con todas sus posturas. Cada uno es cada uno y cada cual es cada cual.

Un saludo cordial.

Rafa dijo...

Don AB:
Creo que le toqué el corazoncito, ¿no? Con tantos elogios suyos, tengo miedo de haberme vuelto demasiado liberal, jaja!!

Julián:
Un lujo tus comentarios. Creo que hoy en día se va imponiendo una visión de la Historia superadora de la vieja antinomia entre mitrismo y revisionismo. Aunque no es santo de mi devoción, creo que Tulio Halperín Donghi es un buen ejemplo de esa actitud de síntesis.

(Aclaro que no soy fana de Galasso, lo traigo más que nada para molestarlo a Emilio, je... Coincido bastante con tus opiniones sobre él y sobre el revisionismo en general. Y suscribo totalmente tus palabras sobre la nueva estrella del Maipo.)

Gracias por el dato de la revista Interpretaciones y la nota sobre el libro de mi amigo (¿?) Novaro.

Rubén:
Gracias por el elogio y la dirección de tu blog, veo que compartimos el interés por rescatar facetas olvidadas de nuestra Historia.

Gracias de nuevo y saludos para todos.

emilio dijo...

Rafa y Julián:

En pocas palabras, el revisionismo (Palacio, Rosa, por nombrar a los más citados) aportó una versión alternativa a la tradición mitrista. Pero creó contramitos. Los lectores no especializados, y muchos militantes progresistas y nacionales (creo que se entiende a que apunto con los dos rótulos) repiten una versión que es un mito opuesto al primero. Para muestra de la hegemonía del revisionismo a nivel popular, hoy en día Pigna sobre la Triple Alianza divulga (a su modo chantún) esa versión.

No me convence el tono alberdiano de M.Peña, aunque tenga puntos correctos, y él también le dio manija al rótulo reduccionista "triple infamia".

Hasta donde he leído, en la historiografía académica brasileña consideran terrible a la guerra y punto. Según un artículo del año 2000, el Imperio fue un garante de la integridad y de la independencia del Paraguay ante las históricas ambiciones de Buenos Aires, y la frontera delimitada obecece al trazado imperial para la colonia del siglo XVIII. No putean a Pedro II, ni a Rui Branco, ni se flagelan por la Tríplice Aliança.

Muy interesantes sus posteos, muchachos, da para repasarlos. Gracias Julián por el link. Rafa, es que la evocación de Galasso y su tono jauretcheano uno lo imagina enrolado en el antimitrismo.

Saludos.

Julián dijo...

Emilio:

No se apure a etiquetarme hombre. Coincido con su visión del revisionismo. No se puede obviar que tanto el mitrismo como el revisionismo no constituyen intentos serios de hacer historia seria sino que son puntas de lanza de una concepción política que reclamaba "unidad en la acción". De todas maneras, lo paradójico es que los seguidores entusiastas de dicha corriente a veces ignoren o se hagan los giles a la hora de remontarse a los orígenes de la corriente, más precisamente Palacio y los lúcidos nacional-católicos de los Irazusta.

Lo que yo reconocía como mérito en el revisionismo es el haber reemplazado figuras por contrafiguras y mitos por contramitos. De la misma manera que los mitristas habían narrado la historia "oficial" con sus mitos y próceres. Eso marca un estado de vida y de animosidad en el revisionismo en tanto corriente historiográfica que trata de disputar el lugar común de la Historia. Es en ese sentido que reivindico al revisionismo. Evidentemente al hacer o leer historia hoy no se pueden obviar las falacias que han cometido y que en muchas ocasiones han cristalizado en el sentido común de la sociedad.

En ese sentido, el neorrevisionismo Pigna-KLanata no posee estas atribuciones. Sobre todo el de Lanata, ellos hacen circular la idea fatalista de que todo siempre fue y será igual y que sólo nos queda derribar figuras sin poner a ninguna en su lugar. Bien posmo. Lo peor de todo es que tamaña concepción reaccionaria de la Historia es dicha en clave progre. Lo que súi le veo de positivo a medias es que tipos que antes no leían nada o leían otra cosa, ahora al menos leen algo sobre Historia.

Creo que vivimos en una sociedad en la que la Historia siempre ha tenido un lugar más que presente. Fíjese que uno nobmra a Mitre o a Rosas e inmediatamente se forman dos bandos. En ese sentido es que tanto el revisionismo más superficial como el mitrismo mñás banal siguen cuajando en su faceta más superficial que es la de tergiversar un poco la Historia en función del presente.

¿Por qué considera a M. Peña alberdiano? Yo lo veo a Puiggrós en ese rol.

Lo de Pigna sobre la Guerra de la Triple ALianza fue bastante patético, es verdad. Creo que lo mejor de él es su programa de entrevistas en Canal 7. De sus libros no tengo ninguno aunque me dijeron que el de entrevistas es bueno.

Emilio/Rafa: ¿Leyeron a O´Donnell? Ese me queda pendiente. Hasta no haberlo leío no puedio rotularlo como chanta junto con Lanata. Parece más serio, aunque en esto nunca se sabe....

Al tipo que más desprecio le tengo dentro del revisionismo es a Jorge Enea Spilimbergo. A Ramos y a H. Arregui los considero chantunes pero a Spilimbergo lo detesto. QUe prosa críptica, que sumatoria de verso, que vulgata seudomarxista, que vulgata seudolatinoamericanista....

Julián dijo...

Rafa:

No se olvide también del laburo hecho por la revista Todo es Historia. El CEAL daba prioridad al revisionismo pero siempre dentro de un criterio riguroso de selección. Desde los años ochenta se ha avanzado hacia una historia con menos errores.

Rafa, en ese libro de Rouquie que le nombraba la otra vez, además de los artículos sobre el varguismo y de cuando el socialismo francés llegaba al poder en Francia y prometía la "revolución democrática"(¿Dónde quedaron esos tiempos che?), hay un excelente artículo de su amigo Jorge Sábato con J Schvarzer(o como se escriba) sobre economía y dos muy buenos de L.A Romero(cuando todavía no tenía sus ataquecitos gorilas de ahora) sobre los sectores populares en el período 1916-1976 y uno de Sidicaro sobre las condiciones de posibilidad de la democracia en la Argentina de aquel entonces.

Saludos

Julián dijo...

La película "Cándido López. Los campos de batalla" que nombra Alejandro por ahí arriba es un peliculón, se la recomiendo ampliamente a cualquiera.

emilio dijo...

Julián:

Dicho rápido al paso.

A vos no te había etiquetado. En todo caso le dije antimitrista a Rafa, él respondió que no es así. Sospecho que algún día, para confirmar que no es antimitrista, nos obsequiará a los lectores del blog el tema: que valoro de don Bartolo.

Saludos.

Anónimo dijo...

Estimado Lobo:

Bastante buenos estos pibes-julian y emilio-.

Una pena que no mencionen al mas grande cientifico en historia argentina y latinoamericana(socialista,parece,?)me refiero a Don Tulio HD.

El muy reputado O Bayer ( si el de la patagonia) una vez respondio a la pregunta: cual es el mejor libro de historia argentina?:respuesta rapida: "Revolucion y Guerra".

Bien,THD describe al revisionismo como un fracaso historiografico y un gran triunfo politico.

Y describe a Mitre en - para mi su obra maestra - "Una nacion para el desierto argentino" (tengo tres ediciones diferentes) como un joven brillante que a los 30 anos en 6 meses conquistoa Buenos Aires, y termino como un traidor a sus ideas.

Respecto a Don Francia tengo un libro paraguayo, que lo estoy buscando, escrito por europeos de la epoca(3).
No bien lo encuentre,remito un comentario.(Chico y tapa negra).
Cordiales saludos
anonimo bostero

PS: Lobo: Don Manolo escribe casi normal!!!!
Sera un problema cerebral al reves?

Rafa dijo...

Emilio y Julián:
Muy buenos sus comentarios sobre revisionismo, contramitos y los autores que mencionan. Aunque (para Julián) más que pensar una concepción de "unidad en la acción", Mitre vio claramente la necesidad de establecer una "historia oficial" como mito fundacional del país que se proyectaba. Él elevó a San Martín a la categoria de máximo prócer militar y "padre de la patria", a pesar de que Alberdi le hacía duras críticas al Libertador (ver El crimen de la guerra) y Vicente F. López prefería a Güemes como héroe máximo. Mitre también quiso imponer a Rivadavia como "el más grande hombre civil de la tierra de los argentinos" pero ahí no tuvo tanto éxito.

Sin dudas el revisionismo tuvo aspectos positivos, sobre todo en desmitificar y bajar del pedestal a los héroes de la versión mitrista de la Historia (salvo a San Martín, a quien se llevaron para su lado), y en reivindicar a otros personajes y acontecimientos valiosos y olvidados. A mi entender el problema mayor de esa corriente surge de querer utilizar la Historia como arma política, p.ej. cuando se inventa la trilogía "San Martín-Rosas-Perón". Ahí empiezan a proliferar las exageraciones y las comparaciones y extrapolaciones forzadas. A eso le atribuyo mucho del descrédito y olvido en que cayó el revisionismo de los '80 a esta parte.

Claro que en su reemplazo ahora tenemos lo de Pigna, que coincido en que es bastante berreta. Y lo de Lanata lo definió muy bien Halperín Donghi: una visión decadentista de la Historia.

Después la sigo. Gracias y saludos.

emilio dijo...

Antes que se enfríen en el temario aprovecho para responder sobre un par de cuestiones.

Julián: cierto que a Puiggrós le observan el tono alberdiano en su Historia Económica, pero habría que ver las primeras ediciones de su etapa juvenil comunista, era bastante liberal mitrista. Peña enfatiza el servilismo argentino a Brasil, y se apoya en los escritos de Alberdi para señalar al Imperio por sus presuntos problemas de falta de nuevas tierras y su sistema basado en la esclavitud como el impulsor de la guerra. A eso quería referirme. Respecto de la IN, no tengo conocimientos para calificar al marxismo de Spilimbergo, de él sólo leí ataques aburridos (J.B.Justo y el socialismo cipayo) y su estupidez patriotera “antiimperialista” que pretendía hacer del residuo de la galtieriada en Malvinas una “causa nacional". Con eso me alcanza...

Rafa: Los parágrafos presentados por E&C desde ya son interesantes, pero veamos que están diciendo. Horton Box publicó su primera edición a fines de la década de 1930 (Peña desde una perspectiva opuesta tomó algunos datos de él), no está muy lejos de la versión liberal argentina, en donde los responsables son Solano López y los blancos uruguayos. El estudio de McLynn es de la década de 1970, y me parece muy exagerado el rol de Mitre como manipulador de los gobiernos paraguayo y brasileño, pareciera que fueron a la guerra como dos ingenuos títeres de Mitre. Lo mejor del revisionismo es Rosa. Todo dicho. El otro trabajo más ¿reciente? es de la década de 1970, el de Halperín, quien coincide con McLynn al ubicar a la política de Mitre como el gatillo del conflicto accionando sobre causas estructurales, pero –más creíble- no da la idea de un Mitre manipulador. Si eso es lo único en el tema entonces falta bastante por hacer. Supongo que nadie quiere revisar archivos ya bien conocidos, pero tal vez no está todo dicho, lo ¿último? tiene casi cuarenta años.

Saludos.

ANA dijo...

Una delicia leer el blog,y toda la artilleria que tiran para releer,algunos de los cuales desconocia.Igualmente me mantengo espectante con Lugo.Su tarea es ardua y la idiosincrasia paraguaya es bastante reaccionaria.
un saludo,y me encanto el blog rafa
Ana de Urquiza

Rafa dijo...

Julián:
No leí libros de O'Donnell, y los artículos que suele publicar p.ej. en La Nación por lo general no me convencen demasiado. No sé si recordás que Pigna se hizo conocido en el programa de TV que Pacho tenía hace unos años. Ahí también estaba la historiadora Emma Cibotti, que me parece bastante respetable. ¿Spilimbergo? parece que tengo que alegrarme de no haberlo leído...

Sin duda, la labor desarrollada por Todo es Historia es muy valiosa, aunque no es una revista que yo siga sistemáticamente sino sólo cuando encuentro cosas que me interesan. Lo del CEAL es otra cosa, junto con la EUDEBA de los primeros '60 (ambas inspiraciones de don Boris Spivacov) fueron hitos irrepetibles.

Cada vez me interesa más ese libro compilado por Rouquié que mencionás. Aunque tengo que reiterar una aclaración: el Jorge Sabato que mencionás era Jorge Federico, el hijo de don Ernesto que fue ministro de Educación de Alfonsín y falleció en un accidente hace varios años. El que yo recuerdo siempre es Jorge Alberto Sabato, sobrino del escritor, autor del libro de Física con Maiztegui, pionero del desarrollo tecnológico en América Latina, columnista de la revista Humor, etc., etc.

Espero ubicar pronto la película sobre Cándido López, realmente tengo muchas ganas de verla.

Gracias de nuevo. Otro abrazo.

Rafa dijo...

Emilio:
Pucha, voy a tener que demostrar que no soy antimitrista... bueno, no me da para hacer un post, pero para no hacerlo desear le paso estas palabras de encomio a don Bartolo:

"Cuando los ojos del general Bartolomé Mitre se cerraron, en medio de la estima y de la congoja de sus conciudadanos, a la visión de las cosas terrenas, se abrieron a la belleza inmutable de la inmortalidad en el Panteón que la Patria tiene reservado a sus hijos dilectos."

"Insistir en la vida de este genio polifacético, lleno de todas las virtudes humanísticas que lo hacían un magno exponente de la hora en la cual el destino lo irguió como una columna señera y preclara, sería tarea perdida. La Historia que escribe sus más bellos poemas en el mármol de lo sublime, con la sangre, el espíritu y la mente, de sus figuras epónimas, ya lo consagró en el bronce de la estatua y en el recuerdo de las generaciones que recibieron sus enseñanzas. Por esto se le venera, por esto se le recuerda."

"Su "Historia de San Martín" es el compendio de todas esas virtudes ciudadanas y militares puestas al servicio de un ideal. El genio del historiador arrebata por el fuego del amoroso empeño que lo alienta en exaltación de cántico celeste, para seguir paso a paso hora a hora, el derrotero del Santo de la Espada (...). Esta Historia, ha recorrido triunfante todas las tempestades de los hombres. Se la lee con fruición, con apego, porque en ella se vierte la verdad, y se la exalta, y porque tiene en sus páginas la esencia misma de la vida del Libertador. Es sincera, humana, ahondando en lo real sin desfiguraciones preconcebidas."

"El Exm. Sr. Presidente de la Nación, general Juan Perón, en uno de los recientes actos programados para este Año del Libertador General San Martín, hizo público su íntimo sentir de que él hubiera querido, como homenaje al Padre de la Patria, escribir sobre su vida humilde y desinteresada, sobre su obra inmensa, tan inmensa como la pétrea cordillera que venciera con su tenacidad y su genio, sobre su muerte, en el ocaso del renunciamiento supremo, bajo otro cielo, en otra tierra, más acogedora que la propia, pero que ya el general Mitre todo lo había dicho en su obra clásica. La modestia del primer magistrado ha dado el definitivo espaldarazo a esta Historia, que por ser el trasunto de la vida del Primero de sus hijos es la Historia misma de la Patria y de medio continente americano.(...)"

(De la solapa de la Historia de San Martín de B. Mitre, Editorial Suelo Argentino, Bs. As., 1950.)

Espero que no le haya caído indigesto. Un cordial saludo.

Rafa dijo...

Don AB:
No sé si se fijó, más arriba yo lo mencioné a Tulio HD. Coincido con su apreciación, desde el punto de vista académico es una figura de primera línea. Y tanto Revolución y Guerra como Una nación para el desierto argentino son obras imprescindibles. Claro que nadie es perfecto, el tono "zumbón" con que suele tratar todo lo que tenga que ver con el peronismo, o su "olvido" de hechos como los fusilamientos de 1956, a mí me caen bastante pesados. Igualmente, aquí le dejo una interesante entrevista que le hizo el benemérito Pigna.

Un saludo cordial.

PD: mándele saludos a Manolo de mi parte, no estoy visitando otros blogs, apenas puedo hacerme algo de tiempo para responder comentarios antes de irme a dormir...

Rafa dijo...

Emilio:
No me extraña la postura juvenil de Puiggrós, la visión histórica del PC y la izquierda ortodoxa en general, durante mucho tiempo fue muy cercana a la del liberalismo mitrista.

Sobre la visión de los historiadores anglosajones y de Halperín Donghi, coincido en que vendría bien una mirada actualizada. Lo que sí y ya que antes mencioné al CEAL, tengo la suerte de conservar algunos fascículos de la colección "Documentos de Polémica" del año 1973, entre ellos dos referidos a la guerra del Paraguay. Por los documentos que figuran ahí, en particular los de los años previos a la guerra, el cinismo y la duplicidad con que se manejó el gobierno de Mitre, primero frente al gobierno blanco uruguayo y luego frente al gobierno paraguayo, son realmente de antología (perdón, se me escapó el antimitrista). Si hay interés, en algún momento puedo poner algo aquí.

Un saludo cordial.

Rafa dijo...

Ana:
Muchísimas gracias por la visita y los elogios. Coincidimos en las expectativas sobre Lugo.

Un saludo de vecino a vecina.

emilio dijo...

Hey Rafa... no derroche el escaso tiempo de descanso copiando conceptos del Pocho. Aunque vino bien recordar la alabanza a Mitre porque Perón adoptó la versión revisionista en el exilio, cuando era conveniente. Sobre la duplicidad y el cinismo: Mitre jugó su juego, era aliado de los colorados. De ahí a manipular a Asunción y a Río de Janeiro, como sugiere McLynn, hay mucha diferencia.

Preguntaba Julián por Pacho O´Donell. Sus libros pequeños de tipo comercial son rejuntes de anécdotas antes que historia política y social. Por lo que vi, de este tema en un artículo sobre la guerra del Paraguay, a su rosismo denso le agregó la defensa de Mitre, carga las tintas sobre el Imperio y exculpa a don Bartolomé...

Rafa dijo...

Emilio:
Esos conceptos no son del Pocho sino de alguno de los "adulones y alcahuetes" que lo rodeaban. Parece que durante su gobierno regía la línea "San Martín-Mitre-Perón", jaja!! Hay una linda anécdota, allá por fines de los '40 Pepe Rosa le dijo a Evita que había llegado el momento de repatriar los restos de Rosas, y Eva le contestó: "No Pepe, acá somos todos urquicistas..."

Estoy de acuerdo con lo que dice sobre la teoría de McLynn, me parece una exageración decir que Mitre manipuló al Emperador y a López.

Veo que coincidimos sobre Pacho. Su revisionismo no llega hasta criticar a Bartolo, no sea que no le encarguen más notas en La Nación.

Saludos.

Anónimo dijo...

RAFA:

Como recomendador compulsivo que soy:esta es facil:
"Grandes y pequenos hombres del Plata"JBA,253 pag.Ed Punto de Encuentro./2007.(Le dice a Mitre que siendo Presidente,lo mejor que podia hacer es echarse a dormir en vez de escribir historias).

Sobre Attali: el tema de los Judios,el mundo y...es sensacional.
Pequena anecdota:un par de rusos crean su banco y escriben su lema en la puerta:"Si tengo un perla y alguien que la quiere comprar y se la vendo a buen precio,es un negocio,si no tengo una perla y se la vendo a alguien que no la quiere comprar,eso es un negocio!!!"
Creo que es el lema inconciente del 99% de nuestros politicos.

Pedido:
Me pasan los datos completos de la pelicula de Candido L?
Resulta que un primo,psiquiatra que vive en Paris esta escribiendo un libro sobre Don Candido.
Como buen psiquiatra, es un chismoso:Don Candido tenia una segunda mujer o amante (Adriana) con quien tuvo dos hijas,vivian cerca de P Centenario (Calle Camargo),una de las hijas se caso con un antepasado de mi primo:resultado es pariente de Don Candido.
Como la relacion viene por el lado de mi 2da esposa,yo no tengo el honor de participar en la genealogia.

Un cordial saludo
anonimo bostero

Julián dijo...

Rafa:

Sobre el libro de Rouquié y Jorge Schvarzer le tengo una buena noticia. Si le interesa no va a tener que irse muy lejos o hurgar por Corrientes. Está disponible en el catálogo en línea del Ateneo-Yenny(algún gilastrún lo clasificó dentro de "novelas" "ficción", debe ser amigo de Popper, debe ser). Mire, una ganga, 12 mangos:

http://www.tematika.com/libros/ficcion_y_literatura--1/novelas--1/general--1/como_renacen_las_democracias--15686.htm

Un Abrazo

emilio dijo...

Bueno Julián, el gilastrún no se equivocó del todo. Un libro titulado "Como renacen la democracias" puede incluirse en la sección novelas y ficción.

Julián dijo...

¡Muy buen punto Emilio!

Pero piense que es 1985, parecía posible hombre. Más realismo mágico son aquellos que hablan del kirchnerismo como un "movimiento nacional, popular y latinoamericano".

Saludos

emilio dijo...

Julián, cada cual ve lo que quiere ver. Por cierto que para el caso del kirchnerismo, a un nacional-popular latinoamericanista consecuente esa calificación puede revolverle las tripas.

Me llama la atención el precio del libro. Doce mangos parece el valor de la última venta, allá lejos en el tiempo. Habría que averiguar en la base de una sucursal si todavía en Ateneo o Yenny tienen ejemplares.

Ulschmidt dijo...

Porqué no vemos el país que quería conformar López, el país a que aspiraba el Paraguay de Francia y de su padre?
A quienes tanto lamentan la "traición" argentina al Paraguay, pasemos lista:
- Durante la guerra de Independencia, permanecen leales al Virrey en Montevideo.
Belgrano va con una expedición y por lo menos desgasta a los gallegos.
Acto seguido los vecinos ilustres de Asunción se declaran autónomos. No se integran a Buenos Aires. No mandan un sólo soldado a pelear fuera del Paraguay. En Perú y Altoperú terminan peleando argentinos, chilenos, colombianos, etc... Paraguay es el único sudamericano que no suma. Deja que le ganen la Independencia los otros.
- Francia se aisla, si, pero no deja de dar manotazos.
Ocupa la actual provincia de Misiones y debe ser combatido por "Andresito" Guaquirari.
- En 1816 se produce la invasión lusobrasilera: Guaquirari vuelve a pelear en Apóstoles, en Corrientes, en Sao Borja. Artigas cae derrotado en Tacuarembó. ¿los paraguayos? gracias, no es su lucha.
- En 1826, terminada la guerra de Independencia, viene el contraataque rioplatense contra el Emperador. Gracias a eso Uruguay es independiente. ¿Paraguay? No tienen nada que ver.
- Durante el bloqueo francés y el bloqueo anglofrances tiene una actitud probrasilera y probritánica. ¿adónde iban los buques esos que cañoneó Mansilla en la Vuelta de Obligado? A abrir el río para el libre comercio. ¿con quién? con Paraguay y su estado aliado, Corrientes.
- Con ayuda brasilera construyó la fortaleza de Humaitá para defenderse en caso que Rosas lo atacase.
- Hizo incursiones militares en Corrientes, un intento de invasión o cuando menos de influir en sus acontecimientos. Siempre vio a Corrientes como candidato a estado vasallo.
- La guerra con el Brasil la inició López un año antes de la de la Triple Alianza y antes de los acontecimientos en Paysandú. Invadió el Matto Grosso exitosamente.
- Cuando dicen que Mitre no le permitió el paso de su ejército por Corrientes pero sí a las fuerzas brasileras macanean: Mitre permitía la "libre navegación" lo que incluía que la flota brasilera pudiera remontar (eventualmente, también los paraguayos hubieran podido bajar el Paraná) Era la "libre navegación" que Paraguay siempre quiso, aliado al Brasil y a los gringos para conseguirla y que el Emperador le arrancó a Urquiza.
- EL PAIS QUE LOPEZ IMAGINABA requería de un Litoral sumiso y un Uruguay aliado, de un puerto sobre el mar (Montevideo) Ere el mismo país mismo de Artigas pero que NO QUISO el Paraguay conformar. El que pudo ser si se unía a la Confederación Argentina o se formaba la Confederación del Plata. Si no eran los líderes no querían formar parte del mismo, evidentemente, los paraguayos.
Ahora, ya en 1860, ese proyecto de país o de confederación liderada por el Paraguay implicaba volver a partir la Argentina recién formada. Por eso tienta López a Urquiza para que se rebele contra Mitre.

Entonces pues no entiendo cómo no puede verse al Paraguay que va de Francia hasta Lopez hijo como un poder enemigo de la Argentina, que no desea su organización nacional. No pudiéndose cumplir el sueño rosista de forzarlos a reunificarse, no lográndose una confederación, convenía a la Argentina eliminarlos como amenaza, minimizarlos, sacarles todo el territorio que se pudiera y desviar la presión brasilera hacia ellos para que el Imperio dejase tranquilo al bajo Plata. La guerra de Triple Alianza es la locura de López, si, pero también el resultado final del aislacionismo a lo Francia.

emilio dijo...

"Entonces pues no entiendo cómo no puede verse al Paraguay que va de Francia hasta Lopez hijo como un poder enemigo de la Argentina, que no desea su organización nacional", preguntas tú.

Por lo dicho en este tema. A la versión liberal mitrista se le opuso otra que divulgó contramitos. Solano López les proporciona la figura en donde apoyarse a los rosistas (p.e. Rosa) y a los no rosistas pero no antirrosistas y profundamente antimitristas (p.e. Ramos).

No escribieron historia, usaron el pasado para sus reivindicaciones políticas. Salvo en los liberales, las versiones revisionistas hoy forman parte del sentido común del público y de la militancia. Por suerte también exisistimos los que no compramos acríticamente la propraganda. Aunque sea para llevar la contra. Modestamente.

Rafa dijo...

Don AB:
¿No me estará recomendando Ud. a mí que me vaya a dormir en vez de escribir sobre Historia, no? :P

En serio, gracias por la recomendación de Alberdi, ese libro estaba acá por mi barrio a $20, es una compra que tengo pendiente. Lo de Attali también me interesa.

La película sobre Cándido López la dieron en su momento en el MALBA, más arriba puse un link, aquí se lo paso de nuevo. Sin duda, un personaje apasionante "el manco de Curupaytí" e interesante el dato de su relación familiar. Leí por ahí que se lo considera un pintor "naïf" al estilo de Rousseau el Aduanero, sólo que él pintó de esa manera ingenua los horrores de una guerra.

Julián:
Muchísimas gracias por el dato, tengo que ver urgente si queda algún ejemplar. De paso le respondo también a Emilio: 1984-85 fueron años de "euforia democrática", por la finalización de las dictaduras en Argentina, Brasil, Uruguay, etc. Creo que no era frecuentes en ese momento los análisis sobre las limitaciones y las debilidades intrínsecas de esas democracias renacidas.

Gracias de nuevo y saludos para todos.

Rafa dijo...

Sr. U:
No era mi intención reabrir polémicas, pero parece que es inevitable. Y la verdad no lo creía a Ud. antialberdiano, pero parece que se refiere a JBA cuando dice "a quienes tanto lamentan la "traición" argentina al Paraguay...". Sin ánimo confrontativo, le señalo algunos puntitos:
- Tras la derrota de la expedición de Belgrano (que S. López en una arenga reivindicó como una victoria paraguaya contra los porteños) se formó la Junta Superior Gubernativa, que firmó un tratado con la Junta Grande porteña que contemplaba unirse en federación. La llegada al poder en Buenos Aires del primer Triunvirato con su proyecto centralista hizo que ese acuerdo quedara en la nada.
- No es tan así que durante la guerra de Independencia Paraguay haya permanecido leal al Virrey en Montevideo (De Elío, derrotado en 1814). En realidad la Junta Superior se negó a contribuir con tropas y armas a la lucha contra Montevideo. Buenos Aires respondió con represalias económicas y eso favoreció a los paraguayos "localistas" (encabezados por Francia) frente a los "porteñistas" favorables a la unión con las Provincias Unidas.
- Francia creía que los conflictos del Río de la Plata eran un peligro para su pretensión de mantener al Paraguay libre de toda dominación extranjera, incluyendo la de Buenos Aires. Por eso decidió no involucrarse y practicar su política de aislamiento, favorecida por la geografía.
- No creo que se pueda "culpar" al Paraguay de no haber intervenido en la guerra por la Independencia. Sus dirigentes (o su único dirigente) decidieron seguir la política que consideraron más favorable para sus intereses nacionales. Sería (salvando las distancias) como criticar a Suiza por no haber luchado contra Napoleón o contra Hitler.
- Estoy de acuerdo con su observación sobre los buques de la Vuelta de Obligado. No suele recordarse que también en 1845 Carlos Antonio López mandó a Corrientes a su hijo (el futuro Mariscal, entonces de sólo 18 años) al frente de tropas para luchar contra Rosas, aunque al final no se disparó un solo tiro.
- Según Alberdi, la batería de Humaitá fue construida por el Virrey Ceballos en 1777. El dato que tengo es que en ocasión de la guerra habían sido fortificadas por un coronel austríaco y un inglés.
- Sobre lo de Corrientes, le paso este párrafo de Alberdi, también de sus escritos de 1865:

"En ningún tiempo la presencia del Paraguay en suelo argentino fue considerada como afrenta hecha a su honor. Cuando el general Rosas le dio esta calificación en 1846, el ilustre general Paz la desmintió estrechando la mano del Paraguay en Corrientes, como aliado de libertad. Todos los argentinos liberales de ese tiempo obraron como Paz; los que no con la espada, lo hicieron con la pluma, con sus votos y simpatías."

- El Brasil inició hostilidades contra el gobierno blanco uruguayo a fines de agosto de 1864. Las operaciones del Paraguay contra Brasil (captura de un barco e invasión del Matto Grosso) se inician en noviembre de ese año. El 23 de diciembre S. López le envía una carta a Urquiza en la que le dice:

"(...) No siendo la política amenazadora del Brasil y sus hostilidades contra el estado Oriental, sino precursora de la que medita contra el Paraguay, y en último caso contra la Confederación Argentina, mi Gobierno se ha visto en la necesidad de adoptar las medidas políticas que usted conoce (...)."

- Sobre el "macaneo" tengo mis serias dudas. Hay una carta del ministro Elizalde al gobernador de Corrientes recomendándole atendiera especialmente a los agentes brasileños. Y el 9 de febrero de 1865 el gobierno argentino le niega al Paraguay el pedido de tránsito de sus tropas por Corrientes.
- No conozco en profundidad el pensamiento de Solano López, cuyos rasgos megalómanos son innegables. No sé hasta qué punto al momento de la guerra él pretendía esa Confederación que Ud. menciona. Ya debía estar advertido que con Urquiza (que no respondía sus cartas) no iba a tener ningún éxito. Y por lo que se sabe de la entrevista que tuvo con Mitre en Yataití Corá (pocos días antes de Curupaytí) ahí él le ofrece "una paz honrosa", mientras que el argentino se remitió a que eso debían resolverlo los aliados en conjunto. Ya Gran Bretaña había publicado las cláusulas del tratado de la Triple Alianza (originalmente secreto) según el cual la guerra se continuaría hasta terminar con el gobierno de Solano López.

No coincido con Ud. en que haya que ver "al Paraguay que va de Francia hasta Lopez hijo como un poder enemigo de la Argentina, que no desea su organización nacional." Si a algo se opuso el Paraguay en todo ese período fue al centralismo porteño. Fue un aliado de los antirrosistas y un amigo de la Confederación presidida por Urquiza, que reconoció su independencia. Y como recuerda Alberdi, luego de Cepeda Buenos Aires le solicitó a Solano López la mediación para lograr un armisticio. Así es que el paraguayo figura como garante del Pacto de San José de Flores.

La idea original del post era mostrar el pensamiento de Alberdi acerca de la relación de la guerra del Paraguay con la política interna del gobierno mitrista, no polemizar sobre la política del Paraguay y sus dirigentes desde Francia hasta López hijo. Para terminar, donde Ud. dice "convenía a la Argentina..." yo pondría "convenía a la dirigencia liberal porteña..."

Aún teniendo diferentes puntos de vista, siempre es un placer recibir su visita. Un cordial saludo.

Rafa dijo...

Emilio:
No venga a hacerse el modesto... Creo que aquí no se hace propaganda ni de los mitos ni de los contramitos. Y me parece que exagera un poco con lo de "no escribieron historia": Mitre escribió historia, y José María Rosa también. Sobre el uso del pasado para las reivindicaciones políticas podríamos remontarnos a Tito Livio, que en sus Décadas pretendió fundar la gloria de Augusto en la historia mítica de Roma. Así que aquí nadie descubrió la pólvora.

Más arriba di mi opinión sobre las exageraciones y tergiversaciones en que cayó el revisionismo. Pero si vamos a la sacralización de una determinada visión de la Historia para fundar un proyecto político, no hay mejor ejemplo que el mismo Mitre. En una carta dirigida a Adolfo Saldías, quien le había hecho llegar su Historia de Rosas, no le perdona haber intentado entender al Restaurador y su época: "Cree usted ser imparcial, no lo es, ni equitativo siquiera". La Historia ya estaba escrita de una vez y para siempre, cualquier intento de reinterpretación de la "tiranía" era un atentado contra la Libertad...

Me alegro de que no compre acríticamente la propaganda. En eso estamos de acuerdo.

Un saludo cordial.

Ulschmidt dijo...

Son muy atendibles todas sus observaciones, Rafa. A lo que uno iba, quizás, es que de la "balcanización" de lo que fuera el Virreinato del Río de la Plata tenemos:
- que el Uruguay debe ser libre o no ser como resultado de la guerra con el Brasil y la política británica. Caso de fuerza mayor.
- Que la Audiencia de Charcas - hoy Boliva - nunca fue muy atendida ni entendida desde el Plata, siempre mantuvo un carácter andino, siempre se sintió más cercana al Perú del que había dependido históricamente y al Pacífico. Ya en la guerra de independencia su territorio no pudo ser efectivamente ocupado por las expediciones libertadoras, fue liberada por las fuerzas bolivarianas y sus cabildos avalaron ser independientes del Plata. La secesión era casi insalvable.
- El Paraguay, en cambio, elije este extraño camino de disociarse de los estados aguas abajo con quienes comparte historia, cultura, idisincracia, la vital ruta de salida al mundo y que son sus naturales aliados contra el portugués. Hasta elige coludirse con éste para mantener abiertas sus opciones. Su decidida integración y participación hubiera podido cambiar el curso de todo: la invasión lusitana, la independencia oriental, unitarios y federales. Interviene sólo en el grado y medida de sus mezquinos intereses locales; sus líderes no tienen más visión que la de imperar sobre su feudo. Al fin el estado al sur se consolida - la Rep. Argentina - y el Brasil le apunta sus ambiciones y sale López desesperado a buscar los aliados que nunca supieron antes cultivar. Y ya es tarde.

Y no es que uno le haya creído mucho al Virreinato. No era - como el Reino de Chile o el virreinato mexicano - una autentica región sino rejunte que armó el Rey de últimas para oponerse al avance portugués, intentado poner más peso en el Plata. Fue creado en los últimos 30 años de los 300 que España estuvo en América. Todas las "personalidades" nacionales sudamericanas ya estaban formadas: rioplatenses, paraguayos, cuyanos, etc.. y el Virreinato era una supraestructura imperial, un esqueleto administrativo que no se hízo carne en nadie. Sus idas y vueltas ya lo habían hecho fracasar en detener a los lusitanos, que en 1801 llegaron hasta las riberas del Uruguay. Entre 1806 y 1807 a punto estuvieron los ingleses de quedarse con sus dos puertos. En el norte, las rebeliones impositivas indígenas demostraron ya la poca autoridad del virrey porteño.
No es por eso, sino porque con el grado de afinidad que había debió haber otro destino. Los porteños fueron sin duda mil veces mezquinos - lo fueron con el resto de las provincias muchas veces - pero Francia y sus sucesores fueron mil veces feudales también.

En fin - y en suma - ahora el Virreinato y su némesis, el Brasil, confederados están en el Mercosur. Sólo falta Bolivia (y otra vez es un bolivariano el que la mantiene afuera)

Rafa dijo...

Sr. U:
Ahora sí, concuerdo bastante con Ud. Pero igual (aunque ando corto de tiempo) quiero agregar algunas acotaciones:
- Tengo que revisar mis fuentes, pero creo que antes de 1820 Buenos Aires le ofreció a Artigas la independencia de la Banda Oriental, y el Protector se negó rotundamente. Otro tema "polémico", diría Clarín.
- Lo del Alto Perú en parte es así como dice Ud., pero también es cierto que la ruta de la plata de Potosí a Buenos Aires era la columna vertebral de la economía del Virreinato. Muchas economías regionales se desarrollaron en función del movimiento comercial vinculado a esa ruta. El fracaso de los ejércitos enviados desde el sur para ocupar la región fue un factor decisivo para la inviabilidad del retorno al sistema económico virreinal. Sumémosle a eso la asociación de la burguesía mercantil porteña con el comercio inglés, y ahí tenemos (a mi entender) los orígenes de la "Patria chica" que no se extendía mucho más allá de la margen occidental del Plata.
- Es indudable que la Historia podría haber sido muy distinta si el Paraguay no hubiera tomado el camino del aislamiento. Supongo que sus sectores dirigentes sentían una gran desconfianza hacia Buenos Aires (que también en su momento le mezquinó apoyo a la expedición libertadora de San Martín, privilegiando la lucha contra Artigas). No hay que olvidar que Asunción había sido la principal ciudad de la región, creo que por lo menos hasta el siglo XVIII. Así que también algo de bronca contra Buenos Aires (que le quitó ese sitial) seguro que los asunceños debían tener. Además deben haber visualizado tempranamente las ventajas de jugar un rol "pendular" entre Brasil y las Provincias Unidas.

Según parece, durante la guerra del Paraguay en el gobierno argentino se hablaba del proyecto de volver a constituir el Virreinato. Alberdi también critica eso con palabras muy mordaces, atribuyéndole la pérdida de los territorios de Uruguay, Paraguay y Bolivia a las políticas seguidas por Buenos Aires desde 1810.

Y así es, hoy todo el antiguo Virreinato más Brasil están confederados en el Mercosur. Lo de Bolivia por ahora está complicado, no creo que sea tanto por el bolivarianismo sino porque Evo tiene demasiados dolores de cabeza internos...

Gracias de nuevo y otro saludo cordial.

Avallay dijo...

Rafa: muchas gracias por el excelente post. Creo que uno de los datos mas relevantes de esta década es el retorno del pasado para fundamentar nuestras democracias. En los '80 exageramos con la idea de nueva democracia y en parte de se quiso empezar de cero. Lo de La Nación a Alberdi una infamia digna de Mitre.
Salutti

Rafa dijo...

Avallay:
Gracias a Ud. por la visita y el elogio. Yo lo que veo es que de a poco va ganando terreno la conciencia de que nuestro destino está en la integración regional, y que eso tiene añejas raices históricas.

No me venga a criticar a Bartolo, mire que a Ud. también le van a decir antimitrista...(:P)

Un abrazo.

Rafa dijo...

Una más: tengo que darle la derecha al Sr. U, efectivamente el Brasil participó en la construcción de las defensas de Humaitá en el período 1825-1852, cuando Paraguay y el Imperio "cooperaban" contra Argentina (está en la Wiki).

Saludos a todos.

emilio dijo...

A ver como es la cosa...

Cuando alguien opina sobre el peronismo enfatizando los aspectos negativos es calificado (en el mejor de los casos) como antiperonista o (en el peor) como gorila.

Cuando alguien opina solamente de manera negativa sobre Mitre, una figura que atraviesa la segunda mitad del siglo XIX, a la que no le encuentra NADA de bueno, ¿cómo carajo hay que calificarlo?, ¿de historiador equilibrido acaso?.

Julián dijo...

Emilio, camorrero viejo nomás, recuerde que el apodo gorila se lo pusieron ellos mismos. Usted no es ni de cerca un gorila, a veces se zarpa en sus chicanas como con Meler en Artepolítica, pero nada más que eso.

Rafa dijo...

Emilio:
No se enoje, tengamos un poco de sentido del humor... (:P significa que uno intentó hacer un chiste).

"Si bien Bartolo no me cae precisamente simpático, no dejo de verlo como un personaje histórico más, condicionado por los conflictos de clases e intereses de la época. Y es verdad que nacionalizó la Aduana y que terminó de implantar la vigencia del Estado Nacional (por lo cual me resultaría más simpático que los autonomistas de Alsina, p.ej.), aunque primero se aseguró de la hegemonía de Buenos Aires y del sector que él representaba. No se preocupe, no creo en una Historia de santos y réprobos."

Disculpe que me cite a mí mismo, es sólo para desmentir lo de que a Mitre no le encuentro NADA de bueno. No me la paso meditando "a ver qué roña le encuentro hoy a Bartolo". Y tampoco voy a calificarlo como lo hace este hombre del Partido Nacional uruguayo, faltaba más.

Julián:
Será camorrero, pero es innegable que Emilio le pone pimienta a este blog...

Gracias y saludos.

Julián dijo...

Rafa:

Emilio es un genio...

emilio dijo...

Rafa:

Ese nombre del Partido Blanco antes de opinar sobre Mitre debería pedir disculpas por las barbaridades de Oribe.

A su respuesta (como ya lo hizo en su momento) se le nota el compromiso. Como si reconociera los logros de Mitre a regañadientes. Mejor cerremos el asunto poniéndole encima un manto de piedad.

Rafa dijo...

Julián:
...

Emilio:
Tiene razón, mejor cerremos el asunto acá con un manto de piedad, no sea que salgamos de la guerra del Paraguay para entrar en la guerra civil del Uruguay.

Creo que sigo sumando adjetivos: peronista, antimitrista... veremos cuál es el próximo. Me permito recomendarle un libro: Etiquetas a los hombres, de Bernardo Verbitsky (el papá de Horacio).

Saludos de nuevo.

Julián dijo...

Buen libro "Etiquetas" Rafa. Editorial Plantea 1972, libraco de tapas rojas duras, de unas 600 páginas. Muy dilatado pero con pasajes sensacionales. El Cordobazo, Israel, la URSS, Francia, la militancia de los pibes, la mejor explicación sobre el judaísmo y la necesidad de no atacar a Israel con argumentos fáciles que he leído, el asesinato de Norberto Blanco, la vida cotidiana en la Buenos Aires de fines del `60. Librazo.

Che, si Rafa es antimitrista ¿qué? Una cosa es estar en desacuerdo con casi todo con un personaje histórico, en este caso Mitre y otra equiparar esa actitud a la omisión del mismo, la tergiversación de la historia o la presentación de versiones interesadas en favor de hacer "quedar mal" a Mitre (como si necesitara de eso....).

En todo caso, esa acción no tiene correlato en la praxis cotidiana de Rafa, es un caso muy distinto al peronismo y el antiperonismo, aunque yo prefiero hablar de ideología antipopular. En ese caso se trata de la acción política cotidiana.

Por tora parte, Mitre fue un forjador de la Historia oficial y un tipo siempre polémico no creo que se hiciera problema en ligarse unas putedas siempre y cuando tuviera a disposición la enorme mayoría del aparato cultural forjado por él mismo.

Algo muy interesante y que da apra analziarlo largo rato, es la relación del liberalismo vernáculo con la política. El diario La Nación es en ese sentido un maná inagotable de ejemplos. A propósito hay un muy buen libro de Sidicaro llamado "La política mirada desde las alturas. Las ideas del diario La Nación".

emilio dijo...

Discrepo, Julián.

Estamos hablando de Mitre, no de Hitler. Atacan a una figura histórica porque quieren resolver el presente usando de un modo torpe el pasado. Por ejemplo, no hace falta criticar al diario La Nación porque publicó un viejo error ortográfico...

Cuando los militantes y las personas politizadas empiecen a abordar el pasado sacándose de la cabeza la propaganda de los mitómanos, ahí podrán comprenderlo. Me parece tan negativo que tomen como fuente a Lanata como que insistan con argumentos obsoletos.

Por otra parte, desde hace tiempo que el mitrismo ha dejado de ser hegemónico. Le agradezco la tarea a los "revisionistas", pero por lo antedicho, tiremos a la basura a los nacionalistas (hoy mal llamados revisionistas). Le recuerdo la crítica de Campione (descuento que usted la conoce) a la hegemonía de la historia social, a la historiografía socialdemócrata, a los enfoques micros. Así que, también hay que prevenirse de los académicos, pero no negará que ayudan más a la comprensión sus estudios que las viejas parrafadas de, por ejemplo, Jauretche.

Mi chacoteo es una justificable investigación científica. Basta que me ponga en crítico severo para que aparezcan valedores espontáneos del peronismo, los que se transforman en defensores a ultranza. Según mi estudio, al final esgrimen el argumento de que en realidad no son peronistas, si no que son una suerte de anti-antiperonistas. Que asuman su peronismo en plenitud, que salgan del ropero. Van a ser más felices.

En cuanto a la praxis... le recuedo que la praxis peronista nos regaló diez años y medio de Menem. Deberíamos revisar cuánto tiene de popular el peronismo.

Saludos.

Rafa dijo...

Julián:
Me alegro de que hayas leído y que te haya gustado el libro de Verbitsky. En realidad mi recomendación se centraba en el título, sobre el que alguien escribió esto:

"¿Cómo se explica el título del libro? Para juzgar al individuo, o mejor dicho, para culparle de algo, es necesario convertirlo en un concepto abstracto. Es más fácil condenar y odiar si no lo percibimos como individuo concreto, sino que, más bien, le ponemos una etiqueta, verlo como la encarnación de una culpa genérica."

Como demostración de equilibrio, también se lo recomiendo a los peronistas y/o kirchneristas a los que se les cae el "gorila" de la boca a cada momento, OK?

Te agradezco tu intento de defender mis posturas, pero a esta altura creo que ya es al cuete.

Emilio:
Evidentemente tenemos formas muy distintas de ver las cosas. Por mí puede seguir con su investigación científica y cazando peronistas escondidos en el ropero, yo seguiré con lo mío.

Saludos cordiales.

emilio dijo...

No se olvide Rafa, también la investigación abarca antimitristas de ropero.

En definitiva, decile a usted peronista es ponerle una etiqueta equivicada a quien se auto califica como "nacional y popular".

Da la casualidad que los peronistas dicen que su movimiento es nacional y popular...

emilio dijo...

Además Rafa, no sé a que viene tanto espamento porque le digo que es peronista, apunto de citar esa paparruchada de Verbitzky como si a usted le diera la razón. Ahí el autor habla del odio, en realidad, para ser franco, por sus puntos de vista patéticamente obsoletos, su defensa del speech de Manolo sobre la AAA, y su incomodidad cunado le digo peronista me inspira cierta ternura...

emilio dijo...

Por último, si lo molesto me dice "no venga más por acá" y listo por mi parte.

Total pa´ leer que Mitre es el diablo y que el problema nacional es el antiperonismo...

Rafa dijo...

Emilio:
Ya que lo menciona a mi amigo Manolo, aquí le dejo un post donde él menciona la diferencia entre los NyC P y los No P en la Nac&Pop. Si eso es demasiado sutil para Ud., lo lamento.

Lo que yo le inspire a Ud. me tiene sin cuidado. No por eso deja Ud. de ser bienvenido por acá, lo único es que ahora veo que dedicarme a refutar algunos de sus argumentos es una pérdida de tiempo.

Saludos.

Julián dijo...

Se pudrió todo. Emilio, pegate una vuelta por el post anterior. Hay que seguirla che...

Avallay dijo...

Me meto donde no me llamaron. Pero una sutil diferencia es que a Mitre se lo ha defendido por décadas desde el establishment ocultando justamente su acción determinante en la guerra del Paraguay, solo por citar el hecho mas grave. A Perón lo critica TODO el mundo.
Salutti

Rafa dijo...

Julián:
No te preocupes por Emilio, el que se va sin que lo echen vuelve sin que lo llamen.

Avallay:
Por algo Don Arturo Jauretche dijo que Mitre había sido el único prócer en dejar un diario como guardaespaldas.

Gracias y abrazos.

Rafa dijo...

Una más dedicada a Emilio, por si aparece de nuevo. Está en este reportaje de Carlos Pagni a Tulio Halperín Donghi, justamente en el sitio cultural de La Nación:

"-Hacer, por ejemplo, los tomos de La República imposible me dio un trabajo espantoso, me llevó años. Y lo que no hice, y eso evidentemente es muy objetable pero es inevitable, es justificar la selección. Mi selección está hecha con mi criterio, es decir, lo que me parece importante. Ahora tengo una especie de adversario, [el historiador nacionalista Norberto] Galasso, que explica que para hacer historia hay una etapa en que se junta todo y otra en la que, desde una perspectiva militante, se explica la versión que a uno le gusta. Es una manera un poco tosca de decir lo que todos hacemos."

Saludos a todos.

Julián dijo...

Rafa:

Estoy con realmente poco tiempo, pasaba a recomendarle una canción para estos días de ocaso kirchnerista (¿hasta que triunfen en las legislativas de 2009?):

http://www.youtube.com/watch?v=vby13m4LHVQ

Si Emilio lee esto, desde acá le pido que recapacite y vuelva.

E
V

Saludos

emilio dijo...

Estoy de paso en un lugar del centro. Julián, entro para contestarle una cosa a Rafa del otro tema, pero como no tengo la bibliografía a mano después lo escribiré en el tema anterior.

Vea Rafa, sigo pensando que usted es una pieza de museo. Hay peores, dentro de todo, quizás usted todavía tiene posibilidades de recuperar el tiempo perdido, si es que pone esfuerzo de su parte. Después le respondo en el otro tema sobre la bibliografía.

Rafa dijo...

Julián:
Me mandás un tema de The Cure, eso es demasiado moderno para mí! :P

Emilio:
Espero el dato pendiente del otro tema. Hay museos entretenidos y museos aburridos, supongo que si Ud. sigue viniendo por aquí es porque me ubica dentro de los primeros. Gracias por su recomendación pero pierde su tiempo, la verdad es que prefiero poner esfuerzo en otras cosas.

Saludos cordiales.

Julián dijo...

Emilio, me decepcionas che. Eso de irse al mazo es de radicales o de progres...

En fin, yo te pediría que te quedes y que lo reconsideres. Si ya está todo dicho al menos decime de que laburo de Campione estás hablando porque no lo ubico

emilio dijo...

Julián: Le dedica un capítulo a la hegemonía de la historia social en un libro que creo se titula Argentina, la escritura de su historia. Encontré un link a un artículo en Razón y Revolución, me parece que es ese capítulo:

http://www.razonyrevolucion.org.ar/textos/revryr/intelectuales/ryr10-17-campione.pdf

Rafa: En el otro tema le respondí sobre la bibliografía de los planes, los interereses y las realidades de la política de desarrollo de la siderurgia.

A todos: una vez me harté de Indymedia por lo repetido del discurso. La blogosfera peronoide asociada a Artepolítica (lugar al que no entraré más desde ahora) ya me hinchó las guindas, a excepción de los originales carnotistas (que no son peronoides) parecen todos cortados por la misma tijera. Cada tanto leeré este blog por un motivo, Julián y el insoportable liberal de anónimo bostero salen del libreto !Perón o muerte!. Chau

Ulschmidt dijo...

Emilio: debo decir que "lobo estepario" publica poco, profundo y a menudo de temas muy atrapantes. Este post en particular lo fue para mí.
Tiene otra virtud: la de convocar discusiones muy interesantes, cosa que pocos blogs logran.
Dada la actualidad, habría un post cantado - pero imponer agenda al dueño de casa es de pedantería extrema, claro - cual es el caso boliviano. Ahí está el gravitante artificioso - Chávez - y los gravitantes naturales de Bolivia: el Brasil y la Argentina.

Anónimo dijo...

Ulsch...

Tiene Ud razon, Don Lobo es un tipo muy piola que acepta con mucha inteligencia las ideas de los demas.

Y hoy por hoy, es bastante edificante , que se anime a decir que de algun modo milito en el peronismo.

De cualquier forma, siempre hay buenas noticias:Cavallo anuncia "una tormenta...".
Como en politica siempre le erro feo, creo que la cosa no va a pasar de una llovisna de verano,esa que no alcanza a mojar.
Cordiales saludos
anonimo bostero

Julián dijo...

Emilio, gracias por el dato y por el elogio.

Reitero que es una lástima esto, ya que el blog de Rafa es, como bien dice Uls.. una trinchera de ideas. Es obvio que rafa es lo que usted denomina "peronoide" (curioso vocablo) pero no creo que usted pueda equipararlo a lugares en los que si uno se sale del libreto te putean.

Por otra parte, yo tampoco generalizaría totalmente sobre Artepolítica. Hay una serie de participantes como Sergio, Meler, María Esperanza, Mendieta que son permeables a las críticas.

De todas maneras, ya que estamos, le hago propaganda a un sitio amigo www.el-cielo-por-asalto.blogspot.com. Pasate por ahí, demasiado amigo de los deliberativos para mí gusto pero un blog excelente.

Saludos

y...

¡Viva Perón, Carajo! (El Mov. Evita tiene unc artelote con esa frase en el primer piso de Filo, en su mesa. Es aún más gracioso que el "¡Fuera Macri! del PO)

Marko dijo...

Me encanta como discuten sobre el siglo XIX mientras los neo-liberales se preparan para rompernos bien el ojete proximamente.

Rafa dijo...

Emilio:
Ante todo muchas gracias por el link del texto de Campione que es excelente, para mayor comodidad lo pongo aquí.

Pero me llama la atención que cite ese artículo, que justamente explica muy bien cómo se impuso una determinada corriente en la historiografía académica desde 1983, a partir de las líneas trazadas por "popes" como Luis Alberto Romero. Y que se dedica tanto como antes lo hicieron otras, a resaltar o valorizar ciertos aspectos históricos y a ocultar o ningunear a otros. Así que a la superación que Ud. parece proclamar de la vieja disputa liberal-revisionista con sus mitos y contramitos, no la veo por ningún lado.

Volviendo a un comentario suyo anterior, no creo que el mitrismo haya dejado de ser hegemónico. Al nivel de la enseñanza que se imparte en las escuelas, siguen vigentes los viejos mitos de la Historia mitrista. Y a lo sumo, en medios masivos surge como contrafigura el revisionismo berreta de Pigna. De paso, no sé a qué viene su mención a "las parrafadas de Jauretche", que nunca se definió como historiador y sí se dedicó ante todo a enseñar a pensar, cosa hoy día bastante devaluada.

Veo que le cuesta sentirse cómodo en algún lado, sea en Indymedia, en Artepolítica o en este blog. Igual puede pasar cuando quiera. Le deseo suerte.

Saludos cordiales.

Rafa dijo...

Sr. U:
Muchas gracias por sus elogios. Sobre la baja frecuencia de mi posteo, aclaro que ando con muy poco tiempo y con las neuronas ocupadas en otras cosas. Acerca de su sugerencia, desde ya que pensaba dedicarle algo a la situación en Bolivia. Lo que primero me surgía es mi repudio y mi indignación por el racismo, la intolerancia y la violencia de que hacen gala algunos de los enemigos de Evo Morales. Pero la verdad, no tengo ganas de postear en caliente y no puedo profundizar más de lo que leo en los diarios. A lo sumo puedo recomendar esta nota de José Natanson que termina con una frase del intelectual boliviano Fernando Calderón: "El que dice que sabe lo que pasa en Bolivia es porque está mal informado."

Don AB:
También Ud. me elogia, qué doblete con el Sr. U! Aunque tengo que aclararle algo sobre lo "edificante" de "animarme a decir que de algún modo milité en el peronismo". No es algo de lo que esté orgulloso o avergonzado, fue en un momento muy particular en que parecía que estaba cambiando la Historia. Y éramos muchos, muchísimos los que estábamos en la misma. Justamente me planteo muy a menudo por qué son tan pocos los ex militantes que hablan de su experiencia de esa época.

¿Cavallo anuncia una tormenta? ¿Y qué dice de la crisis financiera global? Mejor lo dejamos ahí.

Saludos cordiales para ambos.

Rafa dijo...

Julián:
Veo que para vos no soy peronista sino que es obvio que soy un "peronoide", jaja!! Gracias por el link del blog del Coronel Buendía que es de muy buen nivel, cada tanto me doy una vuelta por ahí.

Marko:
Si aquí planteo debates sobre p.ej. el S. XIX no es por una manía escapista sino porque creo que tienen que ver con nuestra actualidad. Aprovecho para contarle a mis visitantes que hoy cumplí algo que tenía pendiente: comprar el libro Grandes y Pequeños Hombres del Plata, de Juan Bautista Alberdi. Desde ya lo recomiendo fervorosamente, y dejo esta frase:

"La historia no puede existir ni prosperar donde falta la libertad. Entre el pasado y el presente hay una filiación tan estrecha que, juzgar el pasado, no es otra cosa que ocuparse del presente. Si así no fuese, la historia no tendría interés ni objeto."

PD para Marko: los neo-liberales deberían sentirse hoy como los comunistas con la caída del Muro de Berlín o la desaparición de la Unión Soviética. Igual hay que estar alertas, siempre son capaces de inventar algo nuevo.

Gracias y saludos.

Anónimo dijo...

Rafa:

De nada.
Yo en esa epoca estaba en la UBA.Y ya tenia una nena.Y sin un solo peso.Por tanto la "militancia" era para mi una idea extravagante.
No obstante podia comprar las revistas de la epoca y ir a casi todas las manifestaciones - como cronista -.
Cuando todo paso, mi primera esposa quema todos los numeros de Estrella Roja y Militancia.(O eso me dijo,nos separamos mucho despues).

Con respecto a los Ex militantes le recomiendo el post de hoy de TODOS GRONCHOS:ahi esta la clave.

Con respecto a la caida del muro ya lo dije en Manolo: los KK son los Gorbachev argentinos.El desaparecido es el peronismo.

Si sigue leyendo a Alberdi seguramente va a cambiar el mundo.
Un cordial saludo
anonimo bostero

Rafa dijo...

Don AB:
No me interesa idealizar la época del '73, seguramente que había una "moda" de la militancia (el personaje de Capusotto Bombita Rodríguez es en ese aspecto una tomada de pelo excepcional). Pero también había ideales y apasionamiento, nadie hablaba de "la coca y el choripán".

Las revistas que yo compraba (Militancia, El Descamisado) tuvieron el mismo destino que las suyas. No me queda claro a qué se refiere Ud. con el post de Todos Gronchos (es demasiado el cinismo de ese blog, para mi gusto). Si es por el uso de la figura de Evita que solía hacer la JP en desmedro de la de Perón, no era algo generalizado y en particular la agrupación en la que yo estaba tenía una postura totalmente contraria. Y si es por cómo TG retrata a la escuálida militancia actual, ésta no tiene nada que ver con la del '73. Hay un mundo de distancia.

Creo que el silencio de mucha gente que participó en esa época puede explicarse por esta frase de la historiadora Hilda Sabato (creo que hija de Jorge A. y por lo tanto hermana de la amiga de su esposa):

"Fue una experiencia durísima y que nos ha marcado de la peor manera; si no volvemos sobre eso, va a ser muy difícil saber dónde estamos parados. No tengo pensado por qué quienes estamos en edad de hacer ese tipo de trabajo no lo estamos generando. En lo personal, tengo una dificultad para mirar ese período, no sólo como historiadora sino como intelectual, como una persona con intereses políticos y hasta como simple argentina, al punto tal que hay varios libros sobre ese período que no puedo leer."

(Está en el artículo de Campione que Emilio citó más arriba).

Interesante lo que señala sobre Gorbachev y los K. Ahora, ¿dice Ud. que si sigo leyendo a Alberdi voy a cambiar el mundo? No pretendo tanto...

Otro saludo cordial,

Anónimo dijo...

Rafa:

Coincidimos sobre TG :el describe a la "militancia"actual y a los recien llegados con aires de no se que y me parece cierto que tratan de poner a Evita por encima de Peron.

Error: es SU mundo, no EL mundo.
Cordiales saludos
anonimo bostero

emilio dijo...

Rafa:

Me parece que está claro que en su crítica a la hegemonía de la historia social Campione habla de una búsqueda de espacios, de cotos académicos. De ahí las concesiones a la historiografía liberal por parte de un grupo que viene de la izquierda y que -para enervar la visión acerada de Campione- rompió con el marxismo o lo utiliza siguiendo a los autores británicos de moda.

Creo que cae en una exageración, mientras el crítico enfatiza las convergencias entre las dos escuelas, omite las diferencias entre ellas. Campione exagera la nota por un par de libros de divulgación, por ejemplo el de Luciano de Privitello sobre el general Justo. A la mayor parte de la producción de lo que él llama historiografía socialdemócrata no se la puede catalogar de tal forma.

Ahora, si a usted le parece vigente y necesaria la polémica entre liberales y nacionalistas (hoy mal llamados revisionistas), pues no sé que decirle para ponerlo al día. A su búsqueda de debate liberales vs. nacionalistas la leía en foros peronistas donde había abundante participación de ortodoxos, de ex-CdO, de nacionalistas católicos, es decir, de sus compañeros peronistas de derecha. Y si estoy equivocado, explíqueme en donde enrola a Belini (el autor que estudió la política industrial del peronismo), quien escribe en Ciclos (es decir Rapoport), y en pubicaciones de la corriente hegemónica. Hay muchos autores jóvenes que salen de las clasificaciones primarias de Campione, al que de todos modos le reconozco que bien ha señalado las limitaciones de los enfoques micro, etc.

A esto lo encuentro relacionado con su vetusta reivindicación del propagandista amigo de fascistas llamado Jauretche. Lo conozco bien a ese versero, fue una de mis primeras lecturas. Lo releí más de una vez hasta que extraje lo muy poco de bueno y descarté lo mucho de negativo de sus libelos.

En cuanto a comodidades, pues leer siempre el mismo discurso me harta. De hecho me siento muy cómodo y participo en foros generales y temáticos donde hay distintas voces y no el discurso único, sea trotskista, peronista, etc. La blogosfera peronoide es otra mierda, incluyendo Artepolítica Kirchnerista. Pero como alguna vez dije de su blog, tiene el mérito que permite prenderse a gente de diverso pelaje. Es uno de los pocos, casi todos son parte del discurso único.

Espero haber satisfecho siquiera mínimamente sus escrúpulos en estas materias. Bye.

Julián dijo...

Este blog también tiene los méritos de abrir discusiones bastante profundas y no siempre relacionadas con la coyuntura.

En otro orden de valoraciones, también posee la calidez (y las asperezas también) de una charla entre conocidos.

Ultimamente, también tiene el mérito de que los comentarios parecen tener vida propia y un post escrito semanas atrás se sigue comentando. Es algo que no he visto en ningún otro blog (salvo quizá los post más comentados de Artepolítica o de Artemio) el que los cometnarios que se le hacen a las entradads tenga tanta vida propia como el post en si mismo.

En eso reside un mérito del blog de rafa. El te responde cordialmente todos los cometnarios.

Rafa: ¿"The Cure es "muy moderno" para usted? Me extraña che, que lo escuchen pibitos de 20 no quiere decir que sea para uso exclusivo de se emrcado 8ademásd e que conozco a varios grandulones que lo escuchan). Además no se me haga el viejo ¿O acaso no se da cuenta de que convalida las críticas liberales de Emilio (referidas a lo "vetusto" o "viejo" de alguna faceta de su pensamiento)? :-).

De todas maneras, tal vez me haya excedido con ese tema que es para los que somos afiliados. Venga uno clásico y para todo público a ver si le gusta (el tipo se la compuso a la jermu para el casamiento. Eso es ser original, nada de lavarropas o vajilla):

http://www.youtube.com/watch?v=sva2qnwFGWg

Y si no, una versión argenta ochentista para estos días crepusculares (el Setentismo no es mi especialidad aunque hay videos el BA Rock del `71 en Internet. Apuesto a que usted estaba ahí.)

http://www.youtube.com/watch?v=BfYR6EH_9qg

Un Abrazo

Julián dijo...

Che, que mal escribo en los blogs. Mis disculpas al público.

"Charla de café" le dijo el Anónimo Bostero a este blog si mal no recuerdo

Julián dijo...

Rafa:

Ya que estamos con la música.

Un mensaje para el kirchnerismo: http://www.youtube.com/watch?v=qxN3TSz9Tws

Otro tema de The Cure (este si te va a gustar):

http://www.youtube.com/watch?v=_KSJ46wpifI&feature=related

emilio dijo...

Es cierto Julián, las virtudes de Rafa están a la vista. En realidad, lo que más me fastidia es la tibieza ante la triple A. Creo que una censura contundente a Perón en este punto no invalida la obra del peronismo. Hay cerca de dos mil asesinados y mucho gente tuvo que emigrar. Algún día los peronistas tendrían que explicarle al país como dejaron a esa escoria al frente del país.

emilio dijo...

Por último Rafa,

Me parece que exagera la importancia del mitrismo. Yo no veo que domine al aparato cultural (p.e. la Biblioteca Nacional es una unidad básica manejada por González, antes por Maresca), los libros escolares hace tiempo que no son los de la vieja generación educada por el mitrismo (Astolfi, Ibañez) y han avanzado mucho desde el regreso de la democracia con los trabajos conjuntos de jóvenes académicos.

El diario La Nación no es un multimedios importante, ha quedado relegado detrás de los pulpos como Clarín, que pueden lanzar por el periódico, la radio y sobre todo la tele bombas de humo. El lector de La Nación es un tipo ligado al diario al que usted no va a convencer. Lo suyo es tan titánico como el pedo. Discúlpeme que se lo diga.

Rafa dijo...

Don AB:
De acuerdo, sobre la "militancia" actual no tengo nada que agregar. Lo que sí, seguramente es más fácil poner como emblema a Evita que a Perón. Ella se murió hace más de 50 años y ahora es sólo mito y leyenda. En cambio la herencia que dejó JDP no es algo como para atraer a los "recién llegados". Pero separar y oponer la figura de Evita a la del General, es simplemente ridículo.

No creo que mi mundo cambie demasiado por leer a Alberdi, lo que más me atrae de él es muy parecido a lo que yo pienso desde hace tiempo y me sirve para refirmarlo. Además, el aparato de dominación político-cultural que silenció y ocultó lo esencial de su pensamiento es el mismo que ninguneó y despreció a Scalabrini Ortiz y a Jauretche. Por algo habrá sido, ¿no?

Saludos cordiales.

Rafa dijo...

Emilio:
Seguramente yo no me expreso bien, no me interesa en lo más mínimo resucitar ninguna polémica liberales y/o mitristas vs. nacionalistas y/o revisionistas. Simplemente veo el retorno a concepciones que hace treinta y pico de años estaban muertas y enterradas, y no voy a dejar de reaccionar contra eso. La escuela académica hegemónica desde 1983 parece haber querido barrer debajo de la alfombra todos los aportes del revisionismo y corrientes afines (lo dice Campione), en cambio no parece tenerle tanto asco a los resucitadores de la historiografía liberal.

No soy un conocedor de las internas de los historiadores ni un seguidor de las novedades bibliográficas, pero al libro sobre Justo que cita Campione se me ocurre agregar otro que salió hace un tiempo sobre los años '30, "Ni década ni infame". Y no me va a negar que hay un "clima de época" que tiende a idealizar los tiempos anteriores al surgimiento del peronismo.

Por supuesto que hay autores jóvenes que salen del molde (caso de Belini, desde ya le agradezco el aporte). Y lo que están haciendo Rapoport y sus colaboradores con la Historia de la Economía que saca P.12 es excelente. Justamente ahí se muestra una mirada equilibrada que ojalá fuera más frecuente. En la presentación de la colección que se hizo en la FCE, Pablo Gerchunoff lo reconoció con un muy buen ejemplo: ahí se rescata la actuación de Pinedo, Prebisch y su equipo en la creación de instrumentos de intervención estatal en la economía durante el gobierno de Justo, pero eso no implica ignorar lo que significó esa época en cuanto a corrupción y entrega.

No soy de frecuentar los foros revisionistas o de "compañeros peronistas de derecha". Y en cuanto a la que Ud. llama "vetusta reivindicación del propagandista amigo de fascistas llamado Jauretche", se equivoca de medio a medio. Lo de "amigo de fascistas" es un argumento de décima. Ud. debería saber bien lo popular que era el fascismo entre nuestras "clases notables" en los años '20 y sobre todo en los '30. Así que salvo en la extrema izquierda, debía ser difícil encontrar a alguien que no fuera amigo de algún fascista. Además Ud. ignora que mientras los papanatas de la Legión Cívica desfilaban por Plaza de Mayo soñando con Uriburu como un nuevo Mussolini, Jauretche se levantaba en armas como otros radicales yrigoyenistas (de ésos que ya no hay) contra la dictadura fraudulenta. Y lamento que tanta lectura de Don Arturo (según Ud.) le haya dejado tan poco. No ha sido culpa de él, en mi humilde opinión.

Me alegro de que tenga lugares donde se sienta cómodo. Sus aportes aquí son bienvenidos, pero su tono de desprecio y de tirria personal contra lo que a Ud. no le gusta, a mí no me resultan agradables. Qué se le va a hacer, Ud. seguirá en la suya y yo en la mía.

Saludos.

Rafa dijo...

Julián:
Gracias de nuevo por tus elogios. De paso (no voy a sacar un post para eso) aviso "modestamente" que ayer este blog pasó las 50.000 visitas, ¿qué tal?

Sobre lo de The Cure, justo se enganchaba con el comentario de Emilio "pieza de museo", por eso puse el guiño de ironía, che... Otra vez gracias por los videos nuevos (al margen, Luis Alberto es vecino mío). Sí, estuve en el BA Rock '71, y qué?

Un abrazo.

Rafa dijo...

Emilio (6:32 PM):
Gracias por reconocer mis virtudes pero no le acepto lo de "la tibieza ante la triple A". No tendría inconveniente en hacerle una censura contundente a Perón si tuviera elementos de juicio al respecto. En lo que no estoy de acuerdo es en focalizarse en su persona ignorando que había un plan represivo de alcance continental, que ya estaba delineado antes de su retorno y que se desató con toda su magnitud después de su muerte. ¿O acaso Ud. cree que si Perón se hubiera muerto antes o si se quedaba en España no habría habido igual una represión a gran escala en la Argentina? Claro, es más fácil decir en tono de burla "Perón los cagó" que ponerse a indagar con profundidad en la tragedia de esos años. Y no hace falta que me cuente de los asesinados y de los emigrados, yo la padecí a esa época.

Idem (6:39 PM):
En realidad no le doy tanta importancia al mitrismo sino a sus herederos. Que esté González en la Biblioteca con su verba a menudo inentendible es un dato menor. Y por supuesto que ya no se estudia con "la Historia de Grosso" y similares. Pero si Ud. p.ej. le diera una leída al librito de Alberdi que mencioné más arriba, vería cuán ignorada es su visión (sin duda autorizada) de nuestra Historia. Para qué le voy a adelantar quién es para él el "más pequeño" de los hombres del Plata, Ud. seguro ya lo debe adivinar.

Por más que La Nación no maneje un multimedios importante, le recuerdo que está asociado con el Grupo Clarín, desde el Proceso en Papel Prensa y ahora también en la organización de Expoagro. Piense nomás en el afinado coro mediático que actuó como protagonista principalísimo durante el reciente "conflicto del campo", con el diario de Bartolo como una de las principales usinas ideológicas. Y viendo las opiniones dominantes en nuestras clases medias, yo no minimizaría el rol que viene cumpliendo la tribuna de doctrina.

No me interesa convencer a ningún lector de ese diario, simplemente no tengo por qué callarme lo que pienso. No creo que lo mío sea titánico ni mucho menos, y si es al pedo, mala suerte. Por lo menos me saco la espina.

Saludos.

PD: algo que en realidad quería comentarle a don Anónimo Bostero y se me pasó: si Alberdi escribiera hoy día, seguramente Morales Solá, Eliaschev, N. Castro y tantos otros plumíferos de cuarta pedirían su cabeza por "confrontativo".

Anónimo dijo...

Don Rafa:

Sigo insistiendo, Ud es un liberal y no lo sabe.Claro esta,que la definicion de liberal,es practicamente,menos clara que la de "peronismo".

Y a mi modo de ver, lo unico diferente que llego con la democracia de Alfonso para aca es el rescate de de las grandes figuras historicas(Sarmiento,Alberdi,etc).

Totalmente de acuerdo que nuestro complejo "militar/terrorista/politico" los enterro (probablemente) del '30 para aca.
La gente de Alfonso (no el,no creo que pueda leer una pagina)los refloto.

Fue una gran estafa consumada durante mas de 7 decadas.Parecido a lo que duro la URSS.
Ahi nace mi idea de la conexion entre su amigo kisner y mi amigo Gorbachov.
Voy a estudiar el tema.
Cordiales saludos
anonimo bostero

Rafa dijo...

Don AB:
Creo que estamos hablando de cosas distintas. Alberdi fue perseguido y silenciado en vida, y su pensamiento ocultado y tergiversado tras su muerte. Vivió más de la mitad de su vida en el exilio (una parte durante el gobierno de Rosas, y muchos años más después de la caída del Restaurador). Y murió en la misma condición, pese a haber sido reivindicado por Roca poco tiempo antes.

¿Acaso algún "liberal" de hoy día recuerda que la "sabia Constitución de 1853" NUNCA rigió en la República Argentina? Solamente tuvo vigencia en la Confederación Argentina entre su jura en mayo de 1853 hasta la reforma de 1860 posterior a Cepeda, cuando Buenos Aires se reincorpora a la Confederación. Y según Alberdi esa reforma es la que destruyó su espíritu, al fijar la preeminencia de Buenos Aires sobre las demás provincias.

El país "organizado" a sangre y fuego después de Pavón no tenía nada que ver con el ideal alberdiano. Y es ese país, diseñado no para ser una Nación sino a la conveniencia del capital extranjero y de sus representantes y aliados locales, el que entra en crisis en el '30. No tengo ninguna duda de que Alberdi, de haber vivido, hubiera explicado ese "complejo militar, etc." que Ud. menciona como una consecuencia de los males anteriores y no como una calamidad surgida de la nada.

Yo a veces pensaba que nuestro Gorbachov (a su manera) había sido el de Anillaco. Pero bueno, es para pensarlo.

Un saludo cordial.

Anónimo dijo...

Rafa:

Si, de acuerdo.Totalmente.
Solalamente que yo me referia a la epoca mas o menos reciente.

En cuanto a Mendez,es como Ud dice el comenzo la tarea,este la esta completando.
El dia de Peron(8/10)nace el Peronismo dicidente en San Vicente(foto).
Un cordial saludo
anonimo bostero

emilio dijo...

Rafa:

Claro que mucha gente fue amiga de fascistas. Jauretche fue uno de ellos, incluso hasta su muerte. El problema es que él, mientras arrojaba en sus libelos el veneno del fracasado resentido, en su tarea como propagandista prefería ignorar el fascismo en sus amigos, y, peor aun, mininizaba los aspectos autoritarios (por no decir fascistas) del peronismo. Aunque en mucha menor medida que otros personajes, él también contribuyó a la "confusión" de los setenta.

No es desprecio, tampoco odio, ya le dije que me inspira ternura. Por ejemplo al volver a leerle la negación que tiene para ubicar a Perón como el primer responsable de la "confusión". A esta altura todavía necesita un documento que lo ligue a la AAA...

En cuanto a La Nación como el pulpo que orquestó la campaña a favor del "campo"... bueno cada elige con quien tomársela. A mí, como bien dijo, me causa tirria la fantochada patriotera populachera del peronismo y afines, más cuando la juega de socialista. Al peronismo lo vengo viendo desde el brujo para acá. Al de las vacas gordas de la posguerra lo conoció mi viejo. Es una cuestión generacional, quizás usted tiene la edad de mi viejo. Saludos.

emilio dijo...

...cada uno elige con quien tomársela.

Faltó la palabra uno en el mensaje anterior.

emilio dijo...

Tres extras respecto de Campione:

1) También dice que los nacionalistas no tuvieron recambio generacional, o sea, se fueron muriendo. Si es verdad que la corriente hegemónica desplazó a los mamelucos sobrevivientes que lloran al Restaurador, entonces nos hizo un favor. Que se vayan a las universidades católicas, fuera de las estatales.

2) Si hoy hay cátedras (en apariencia según el crítico) despolitizadas, también es cierto que en las cátedras "nacionales" que seguían a Cooke o Jauretche (sea por convicción o para guardar el puestito) había exceso de politización. Es una reacción lógica ante una moda de los setenta. No le echemos la culpa de todo a la dictadura, también tiene su parte la ya mencionada "confusión".

3) Ojo al piojo. Campione (compartido con Mazzeo) tiene un libro sobre el Estado 1880-1916 con un enfoque librecambista. Sigue pensando la politica arancelaria aduanera en términos del consumidor, claro, lo hace en nombre de las clases populares... De desarrollo industrial nada de nada.

Julián dijo...

Emilio: ¿Ese libro de Campione sobre 1880-1916 cómo se llama?

Yo ubico de él uno sobre Alfonsín y otro sobre Menem, "Los Años de Menem" CCC, 2003 de lo mejor que he leído sobre los años `90. También el más conocido de él, "Historia del Comunismo Argentino" pero ese que nombra usted con el enfoque del PS ¿Cuál es?

Al respecto de los intelectuales, no se equivoque usted, Campione presenta unas 80 páginas dedicadas a los intelectuales en "Los años de Menem" y les da con un caño a Sarlo, L.A Romero, mis queridos enemigos Vicente Palermo y Marcos Novaro y etcétera.

En fin, no es ni esquemático ni posibilista.

Rafa:

Después me prendo a la polémica sobre las Tres A. Eso sí, parto de una convicción, Perón no fue inocente (tampoco quiere decir que sea un malévolo agente del demonio) y no creo que la existencia de un plan represivo a nivel continental sea excusa para la Triple A. Por un lado, esa hipótesis olvida el particularismo de la represión argentina durante la dictadura genocida de los amigos del Anónimo Bostero, y por otra parte, olvida que las Tres A (que fueron las Tres Armas) surgieron como organización específicamente dedicada a acabar con peronistas de izquierda. Luego de la muerte de Perón se convierte en una organización criminal de más largo alcance.

Saludos

Rafa dijo...

Emilio:
Para mí la amistad y la lealtad personales no tienen nada que ver con la afinidad ideológica. Por eso me importa muy poco que Jauretche haya sido amigo de algún fascista, porque él luchó toda su vida por ideas muy distintas. No sé si sabrá Ud. que ocupando su último cargo público (presidente de EUDEBA) poco antes de su muerte, sufrió amenazas de bomba y no precisamente por difundir literatura fascista.

Que maneras tan distintas que tenemos de ver las cosas... si algo no vi jamás en Jauretche es "el veneno del fracasado resentido", quizás porque él eligió combatir desde una trinchera y no medrar en posiciones de poder. Si como dice Ud. "minimizó o ignoró el fascismo en sus amigos" habrá sido porque vio claramente que en nuestro país la lucha más importante no era contra el fascismo, como proclamaban los Codovilla, los Ghioldi (PC y PS), etc. Y creo que Ud. no llegó a leer "El medio pelo en la sociedad argentina" donde le criticó al peronismo los actos de agresión e intolerancia que contribuyeron a ganarle la enemistad de los sectores medios. Finalmente, si se produjo una "confusión" en los setenta no fue por su pensamiento, los "confundidos" seguramente no lo leyeron, o lo leyeron mal, o lo olvidaron.

Su ternura puede dedicarla a otras cosas. No necesito ningún documento sobre Perón y las 3A porque no tengo ninguna negación. Si Ud. busca va a encontrar testimonios de los esfuerzos que hizo Perón por apartar a la JP-Montoneros de la violencia y mantenerle un lugar en el Movimiento y en el Gobierno. Sin duda que Perón sabía que si él fracasaba en desactivar la violencia aquí iba a ocurrir una enorme masacre. Desgraciadamente con hechos como la muerte de Rucci se fueron cortando los puentes y empezó a surgir la represión clandestina, quizás continuadora de lo de Ezeiza. Yo no sé el grado de responsabilidad que él tuvo: si la impulsó, si la toleró o la dejó hacer porque era inevitable. Si Ud. sabe algo más, cuéntelo. Por mi parte, este asunto está terminado.

En ningún momento dije que el diario de Bartolo haya sido "el pulpo que orquestó la campaña...", sí lo señalé como usina ideológica. Si Ud. le causa tirria la "fantochada populachera", etc., me parece perfecto. Pero no creo que pueda decir que este blog forme parte de eso. Además no debo tener la edad de su viejo, mis primeras impresiones vinculadas con la política no son de la posguerra sino posteriores y bastante diversas. De chico vivía a la vuelta del edificio incendiado de la Casa del Pueblo, y una vez le abrieron la puerta de mi edificio a unos peronistas que venían corridos desde Plaza Once por los palos y los gases de la policía, un 17 de octubre en la época de Guido o de Illia.

Saludos.

Julián dijo...

Rafa:

Pongámonos de acuerdo en tres cosas:

A- Perón ascendió o toleró (que para el caso es lo mismo) a López Rega y toda su troupe al puesto de grandes jerarcas del peronismo con libertad de acción total. En ese sentido, las ridículas acusaciones de "infiltrados" y etc que uno lee (vuelve a leer después de ¿cuánto? ¿22, 20 años?) con pavor por acá: http://www.elnortedigital.com.ar/index.php?option=com_content&task=view&id=5897&Itemid=43&lang= son bastante miopes si uno tiene en cuenta que Lopecito arribó en 1965 al PJ.

B- Perón jugaba a dos o tres vías con la izquierda peronista. Del otro lado pasaba lo mismo, es obvio. Pero es claro que en su posicionamiento táctico iban tanto los intentos de que no se alejaran del movimiento hasta la muerte, pasando por la velada amenaza como cuando en Ezeiza.

C- Las acusaciones de infiltrados, de querer penetrar el Movimiento y las recomendaciones de López Rega cuide a los "jóvenes" no juegan mucho a su favor.

Saludos

PD: Por supùesto que esto no invalida todo lo que de bueno haya hecho el peronismo, pero al día de hoy, nadie puede negar que altos sectores del PJ no sólo tuvieron mucho que ver con la represión pre-Proceso sino que ya la tramaban desde las mismas elecciones del `73. Tampoco lo que digo acá significa que uno crea como hace la gente de IS ("No jodan con la verdad") que hay que atacar a Perón para conocer la verdad. Peto un sesgo importante de sus últimos días se nos vela si sólo pensamos en la pavada de "estaba gagá" (¡justo Perón!) para justificar los graves actos acaecidos en su última presidencia.

Rafa dijo...

Emilio (3:08 PM):
Algo sobre lo que comenta de Campione. Si los nacionalistas o revisionistas no tuvieron recambio generacional, fue en gran parte por la derrota cultural que significó el Proceso para todo lo que fuera "nacional y popular". Sin duda que el alfonsinismo y sus representantes académicos le sacaron el jugo a eso, identificando a todo lo que oliera a peronismo y/o revisionismo y/o nacionalismo con la violencia, el autoritarismo y los "extravíos" del período '73-'76.

Es innegable que en las "cátedras nacionales" (que venían desde la época de la dictadura de Onganía) había un exceso de politización. Pero de que a partir del '84 hubo un "revanchismo socialdemócrata", seguramente mucho más sutil que los de otras épocas, yo no tengo ninguna duda.

Lo que señala sobre el libro de Campione y Mazzeo (no lo conocía) me hace pensar en una afinidad con los postulados de Juan B. Justo. Me sirve como ejemplo de que a los autores no hay que tomarlos en bloque en términos de blanco o negro, uno puede aceptar ciertos enfoques y rechazar otros. Por eso trato de mantener una amplitud de criterio.

Julián:
Gracias por los nuevos datos que aportás sobre Campione. Ya le expuse a Emilio mi opinión sobre el tema de las 3A y por ahora no tengo interés en seguirla. No intento demostrar la "inocencia" de Perón sino tratar de ver de manera global la realidad de esa época. Tendría que chequear cuántos y cuáles fueron los crímenes firmados por las 3A en vida de Perón. El primer atentado que se atribuyeron fue contra el radical Hipólito Solari Yrigoyen en noviembre del '73, y creo que no lo hicieron con el asesinato del Padre Mugica. Después de la muerte del General vinieron las amenazas a intelectuales y artistas y los asesinatos frecuentes, entre ellos de no peronistas como Silvio Frondizi.

Un abrazo.

Rafa dijo...

Julián:
Quise arreglar algo en mi respuesta y justo apareció tu nuevo comentario, así que los dos últimos quedaron al revés. Después la sigo.

Otro abrazo.

emilio dijo...

Rafa:

Créame que leí el Medio Pelo de Jauretche, también al más virulento de todos su libelos (Los profetas del odio), etc. Me parece bastante blanda la crítica al autoritarismo peronista. La quema de la Casa del Pueblo (ordenada por Perón de manera implícita en el famoso exabrupto por las bombas del 53 y de modo explícito en una normativa de represión hoy bien conocida) más las torturas de los grupos de Osinde tienen estrecha vinculación con el instrumento llamado AAA de los años setenta. El germen estaba en el 45, en las evidentes influencias reaccionarias y fascistas del fundador del movimiento, en sus incrustaciones del nacionalismo de derecha admitidas y estimuladas por Perón.

Jauretche prefirió omitirlas o minimizarlas en aras del proyecto "nacional", él es otro responsable (como propagandista) de la "confusión". Me parece que si no lo decimos, corremos el riesgo de ir detrás de un Seineldín providencial, algo a lo que son muy afectos sus cercanos ideológicos de la Izquierda Nacional siempre enamorados de los uniformes, por algo ellos ensalzan a Jauretche más que usted.

Respecto de Perón y la AAA, creo que está agotado, sólo quiero suscribir las intervenciones de Julián y agregar que por más marco que le agreguemos también hay que apartarse del cinismo de la reapolitik: Perón merece una clara censura en este punto.

Su explicación de la hegemonía socialdemócrata durante el alfonsinismo omite que los textos del CBC de esos años presentaban una versión del peronismo cercana a la suya. Desconozco en profundidad los entuertos académicos, pero me parece demasiado arriasgado suponer una persecución a los "nacionales" cuando muchos de los docentes venían del fracasado nacional-populismo (en todas sus variantes) ya dominante hacia finales de los años sesenta.

Para que entienda mi amplitud, en un acto de inmodestia, le digo que yo tampoco veo las cosas en blanco y negro. Le reconozco aciertos en la crítica a Campione, y a su vez le señalo las omisiones y los simplismos del crítico.

emilio dijo...

Julián:

Copio de la base de la Biblioteca del Maestro. También está en la Biblioteca Nacional.

Campione, Daniel ; Mazzeo, Miguel

Título: Estado y administración pública en la Argentina : análisis de su desarrollo en el período 1880-1916

Publicación Buenos Aires: Fundación de Investigaciones Sociales y Políticas, 1999

Descrip. física: 128 p.

Colección Ensayos históricos
Temas GENERACION DE 1880· HISTORIA DE LAS IDEAS· ESTADO · HISTORIA POLITICA· IDEOLOGIAS · ADMINISTRACION PUBLICA

ISBN 987-97515-0-7
UBICACIÓN 982.06 CAM

emilio dijo...

No olvidaba de algo, Rafa.

Si Jauretche era taaan antifascista, ¿por qué hoy todavía lo reivindican fachos-nacionales asumidos y confesos?. Mire que hay ex-Tacuaras, gente que se reconoce como falanjistas, primoriveristas, franquistas. Hay toda una fauna nacionalista de derecha que lo toma de referencia.

Le voy a preguntar a ellos el motivo de la reivindicación, a lo mejor no lo leyeron o lo entendieron mal tal como usted supone me ha pasado a mí...

emilio dijo...

Una más, Rafa. El sector de clase media que usted señala como influenciado por la marca ideológica de La Nación es demasiado veleta. Mañana también se puede enojar con Macri porque no le resuelve aquello que considera lo más importante (ya hay signos). La reacción es más un berrinche de nene que ideológica.

emilio dijo...

Julián:
Por supuesto que lo dicho sobre la política impositiva por los autores en el libro tiene sus matices. No obstante, creo que omiten una perspectiva proteccionista. Véalo y después me cuenta.

Rafa:
Acá le dejo dos links de compañeros jauretcheanos, revisionismo del mejor:
1 http://jovenesrevisionistas.blogspot.com/
Le recomiendo que lea en la sección pensadores nacionales la nota "SCALABRINI ORTIZ, FORJA Y PERON." y a continuación "EL PADRE CASTELLANI AL SERVICIO DE LA PATRIA Y LA CRUZ".
2) http://elblogdecabildo.blogspot.com/2008/01/mundialismo.html
Imperdible para todo nacional, el blog de Cabildo.

emilio dijo...

Rafa, entiendo que está ocupado. A mí me será difícil entrar por dos o tres semanas, así que le mando un saludo y si responde lo leeré en 15 o 20 días.

No quería despedirme sin recomendarle más compañeros jauretcheanos. Están los simpáticos chicos del sitio del pensamiento nacional.

En la lista de biografías aparece su admirado Galasso entre los fachos consumados de Ramón Doll y Manuel Gálvez. No sé por qué la doble s de ese apellido siempre me recuerda a la Waffen SS, ¿será por el parecido entre el "socialismo nacional" y nacionalsocialismo original?. Vaya a saber.

http://www.pensamientonacional.com.ar/contenedor.php?idpg=biografias.html

Rafa dijo...

Don AB:
Me quedaba responderle algo sobre Alberdi. En algún lado leí que no es un personaje que se preste para épocas de pasiones encontradas, requiere tratarlo con la racionalidad que a él lo caracterizaba. Además desde hace décadas su nombre parece patrimonio de ciertos sectores que le han hecho un flaco favor. Escribí este post en parte contra ese hecho.

¿Así que el 8/10 nace el peronismo disidente? ¿Otro peronismo más? ¿Quiénes entran en la foto?

Un saludo cordial.

Rafa dijo...

Julián:
Creo que el tema de Perón ya está abarcando demasiado y no creo que podamos tratarlo acá como se merece. Para mí el plan represivo se montó sobre el conflicto interno del peronismo y creo que recién después de la muerte de Perón se fue mostrando en toda su magnitud. El terror que se infundió en la sociedad a partir de entonces formó parte de los preparativos para el golpe genocida, de eso no tengo duda. Probablemente las FFAA hayan asumido el control total de las operaciones después de la fuga del Brujo.

Trato de responder cortito y al pie los puntos que señalás en tu último comentario:
A- Es indudable que Perón le fue otorgando cada vez más poder a la derecha. Las acusaciones contra los "infiltrados" comenzaron a surgir a poco tiempo de la asunción de Cámpora, dentro de lo que se suponía era sólo una interna política. Claro que a los pocos días ocurrió Ezeiza.

No me queda claro a qué te referís con lo de Lopecito. Lo que mencionás de este tipo Taleb ya lo estuvimos debatiendo en el blog de Lucas Carrasco, para mí es sólo un intento de embarrar la cancha dentro de la interna actual. Bonasso en Memoria de un Clandestino ya se refirió al tema de la muerte de Rucci.

B- Ya lo dije antes, Perón trató de desactivar la violencia y de lograr que la izquierda peronista vinculada con FAR-Montoneros se encuadrara bajo su "verticalidad". Pero creo que ya se había dado cuenta de que había un proyecto que aspiraba a disputarle (o a heredarle) el poder. Ya desde antes del '73 había agrupaciones que levantaban la consigna "Conducción, conducción, Montoneros y Perón."

C- Desgraciadamente las cosas se fueron saliendo de control, pero Perón tenía todo su derecho de plantear "el peronismo es esto y es lo que siempre fue, al que no le guste que se vaya".

El episodio del 1º de Mayo tiene muchos matices y suele recordarse sólo lo superficial. Se repite lo de "Perón echó a los Montoneros de la Plaza" cuando en realidad se fueron porque quisieron. Violando un pacto previo con otros sectores habían sacado sus banderas y lo que más cantaban eran insultos a Isabel (no es que tuvieran que alabarla, pero...). Y se fueron coreando cosas como "Vea vea vea, qué manga de boludos, votamos a un brujo, una puta y un cornudo".

No seamos gatafloristas, qué diríamos si Perón le hubiera dicho a Lopecito "A éstos me los cagan a palos"?

Por ahora la dejo acá, cada vez ando más corto de tiempo. Un abrazo.

Anónimo dijo...

Rafa:

Totalmente de acuerdo en su diagnostico sobre JBA.

Me meto en otra discusion,o cambio de ideas mejor,:Peron y la plaza:mi teoria es que los M tenian muy bien organizada su salida de la plaza, y que Peron no los rajo, sino que ellos lograron engranarlo al viejo, reaccion tipica de un geronte.

Con veinte anos menos, Peron seguramente hubiera contestado con una sonrisa cinica y alguna ironia.

Personalmente pienso que fue una guerra civil de baja intensidad, pero guerra al fin.Entre dos bandos(incluido el RP)de muy baja capacidad intelectual.

Las grandes revoluciones comunistas que vio el siglo XX tuvieron lideres, tanto politicos como militares, con una capacidad muy por encima de lo normal:Lenin,Trosky,Mao,Giap,hasta el mismo Fidel ( no asi el Che, que era un tarado).

Aca en ambos bandos lo corriente era la incapacidad manifiesta y el pensar en si mismos como si fueran grandes personajes.
Por eso paso lo que paso.
Un cordial saludo
anonimo bostero

Julián dijo...

Rafa:

Respondo cortito por razones laborales y de estudio. A la noche amplío.

Gataflorista no soy, por cuestiones generacionales no participé de los años `70 y por lo tanto no intento "buscarle el pelo al huevo" sino escarbar en lo que realmente ocurrió.

Repito que Perón jugaba a dos puntas, en lov erbal intentaba desactivar con "buenas intenciones" la violencia en el Movimiento, pero en lo real ya sabemos muy bien a que jugaba la derecha peronista y el mismo Perón en muchos de sus discursos (y no hablo del `74, hablo de la agresión a la periodista, del renunciamiento de Cámpora y del discurso vestido de milico).

La respuesta a los Montoneros fue la Triple A. Y si bien no se puede probar la activa aceptación por parte de Perón de esa estrategia, claro está que tampoco la defenestró publicamente.

Por otra parte, sabemos muy bien que quería expresar Perón cuandod ecía "cuidemelos" a un humanista como el compañero peronista de derecha López Rega o el excelentísimo señor comisario Villar.

Coincido con Emilio en que el peronismo inicial tenía elementos discursivos (y coercitivos también) fuertemente autoritarios que se activarían con gran éxito del `55 en adelante (la Alianza Libertadora Nacionalista le cantaba a la FEDE ya en el `58 por la Laica o Libre "Está en la sinagoga leyendo el Capital") en un contexto de opresión política generalizada y de desvalorización democrátic. Sin embargo, desearía matizar el análisis de Emilio ya que considero que la represión durante el peronismo originario siempre fue de baja intensidad y dirigida a grupos particulares. Excepto excepciones y exabruptos. Sin embargo la represión de las Tres A fue claramente un precalentamiento de las técnicas que se emplearían a partir del 24 de Marzo del `76. De todas maneras, no escapa al primer peronismo la definición del Otro como cáncer social, con la excepción de que el peronismo como movimiento reformista burgués que aspiraba a la conciliación de clases y que deseaba la armonía de los "contreras" con el régimen aspiraba a la integración y no a la segregación como históricamente se había realizado con el "gaucho haragán", el "inmigrante de ideas ajenas a la Nación", la "chusma radical", los "cabecitas negras que hacen asado con parquet", "los comunistas", los "peronistas", los "subversivos".

Un abrazo

Para el anónimo Bostero, el Grupo Mausoleo del peronismo necrofílico, nacional-católico y amigo de los uniformes y los móviles policiales nace este jueves en el recordatorio del asesinato del eximio luchador proletario José Rucci.

Rafa dijo...

Emilio:
Ahora sí respondo, perdón por la demora. Vayamos por partes:
- Entre mis recuerdos omití las huellas de los bombardeos del 16/6/55 visibles en la fachada del edificio de H. Yrigoyen y Paseo Colón, que me llamaban la atención cada vez que iba a la Plaza de Mayo. Lo de la Casa del Pueblo quizás ha sido como Ud. dice, pero lo otro (de lo que se hablaba muchísimo menos) también fue el germen de masacres futuras, no le parece?

- Si "Los profetas del odio" le parece virulento, le recomiendo que lea "¿Qué es esto?" de uno de los destinatarios de ese libro, Ezequiel Martínez Estrada.

- No sé a qué se refiere con lo de Don Arturo como uno de los "responsables de la confusión". Si la nacionalización (o peronización) de los sectores medios a la que el contribuyó le parece una "confusión", en eso jamás vamos a ponernos de acuerdo. Ahora, si después mucha gente leyó erróneamente la realidad de Perón y el peronismo, ahí los responsables fueron otros.

- Yo le diría que no se preocupe, no "corremos el riesgo de ir detrás de un Seineldín providencial". A los que Ud. llama mis "cercanos ideológicos de la Izquierda Nacional siempre enamorados de los uniformes" la verdad que no los veo por ningún lado, creo que si no es una especie extinguida le pasa raspando.

- Jauretche tomó partido y se jugó por él. No se quedó en una cátedra académica analizando "objetivamente" la historia y la actualidad de su pueblo. Si Ud. desde la comodidad de la distancia histórica lo quiere juzgar por eso, y bueno, cada cual se la toma con quien quiere.

- Por mí puede censurarlo a Perón todo lo que quiera pero no me venga a achacar el "cinismo de la realpolitik". Salvo que Ud. se crea que los que se fueron de la Plaza eran unos "pobres muchachos usados y engañados".

- Al referirme a la hegemonía socialdemócrata no aludí a ninguna "persecución a los nacionales". Me referí a una derrota cultural como la que se trasluce en las palabras de Hilda Sabato que cité más arriba. Y con la cual muchos "conversos" a la socialdemocracia (por citar un caso, el del ex ultraizquierdista Juan C. Portantiero) adquirieron posiciones de preeminencia. Todo lo que tuviera que ver con los '70 fue barrido debajo de la alfombra (eso no quita que como Ud. dice, los textos del CBC de Sociedad y Estado mantuvieran una línea "nac&pop", cosa que en su momento me llamó la atención).

Mañana la sigo. Saludos.

Rafa dijo...

Emilio, sigo con sus comentarios.

- Haría bien en preguntarle a la fauna que menciona el por qué reivindican a Jauretche, a mí eso no me va ni me viene. Supongo que lo parcializan sacándole el jugo a lo que pueden utilizar de él e ignoran el resto. Al fin de cuentas, no es algo muy distinto a lo que suelen hacer p.ej. nuestros "liberales" con Alberdi.

- Coincido en parte con Ud. sobre la clase media influenciada por el diario de Bartolo. Pero por más que tenga reacciones tipo "berrinche de nene", es sobre eso que se suelen basar las operaciones ideológicas. Y si no le parece, recuerde cómo sobre el malhumor social de finales de los '80 se montaron las campañas de los "amigos de Doña Rosa" que prepararon el terreno para la oleada neoliberal de los '90.

- No sé a qué apunta con sus links de "compañeros revisionistas". Ud. me llama "pieza de museo" y me trae a los trogloditas de Cabildo... encima se le chispoteó una letra, debería haber escrito "imperdible para todo naZional".

Si viene con la intención de meter en una misma bolsa a los filofascistas y a los pensadores del nacionalismo popular, creo que (acá por lo menos) está perdiendo su tiempo, además de atrasar treinta y pico de años. Quizás la definición más clara del parteaguas entre unos y otros se la dio el mismo Jauretche en 1943 al ultraderechista Jordán Bruno Genta: "Para ustedes la patria dejó de existir en Caseros, para nosotros todavía está por hacerse".

No sé si es algo que le interese pero le comento que provengo de una familia judía, así que las invocaciones a "la cruz y la espada" me causan escozor. Pero no me olvido de que uno de los máximos próceres de la Argentina (que no era nacionalista con c ni con z, ni tampoco muy católico) alguna vez escribió:

"El pueblo judío esparcido por toda la tierra, ejerciendo y acumulando millones, rechazando la patria en que nacen y mueren… Ahora mismo, en la bárbara Rusia, como en la ilustrada Prusia, se levanta el grito de repulsión contra este pueblo que se cree escogido y carece del sentimiento humano, de amor al prójimo, de amor a la tierra, del culto del heroísmo, de la virtud, de los grandes hechos, donde quiera que se produzcan… ¡Fuera la raza semítica! ¿O no tenemos derecho, como un alemán, ni cualquiera, un polaco, para hacer salir a estos gitanos bohemios que han hecho del mundo una patria?"

Son palabras de Domingo Faustino Sarmiento, no sé si lo ubica. Ojo, no dejo de respetarlo al hombre por lo bueno que hizo y por ser símbolo de la educación pública. Pero me cae bastante pesado el doble estándar: a DFS parece que hay que perdonarle todo, en cambio a otros por muchísimo menos se los condena para toda la eternidad.

Creo que siguen quedando cosas pendientes, por ahora dejo acá pero antes le recomiendo dos perlitas: una la encontré gracias a Ud., seguro que la va a disfrutar.

La otra es un reportaje a mi admirado Norberto GalaSSo (quizás me lo encuentre en algún curso y ahí le voy a comentar su ocurrencia, seguramente le va a causar mucha gracia). Desde ya puede ir poniéndome en su Index: estoy de acuerdo con más del 90% de lo que dice.

Saludos.

emilio dijo...

Rafa:

Hoy dispongo de tiempo. Me extenderé lo que crea necesario para refutar su defensa de Perón y Jauretche. Ante todo, descarto la comparación absurda que propone Julián entre el peronismo (los buenos) y la organización nacional a fuerza de fusiles del siglo XIX (los malos), así como su insistencia en presentar el racismo de un personaje del siglo XIX para levantar (otra vez) la imagen de Perón.

a)Es absolutamente falso que se recuerda más el incendio de la Casa del Pueblo del 53 provocado y probablemente ordenado por Perón que el bombardeo de Plaza de Mayo del 55: al primero el actual gobierno peronista lo oculta, por el segundo hace actos oficiales y levanta monumentos a las víctimas.

b) Es un hecho incontestable que Perón recibió y alentó a los grupos de ultraderecha en su movimiento, que los ubicó como gobernadores, etc. Que usó como fuerza de choque a la ALN (la que escribía "haga patria, mate a un estudiante") mientras el instrumento Osinde (el mismo de la masacre de Ezeiza en el 73) sometía a estudiantes y opositores a sesiones de torturas hasta llegar al asesinato. Para más, Bonasso, a quien no podrá acusar de gorila, reconoce un ala fascista desde el nacimiento del peronismo.

3) Jauretche ocultó o minimizó las aspectos abiertamente fascistas de Perón y del movimiento. Usted nombra a Genta, era un intelectual del GOU, el grupo de Perón, y hay escritos de la logia, a los que Potash con buen criterio supone la autoría de Perón, fronterizos al fascismo donde hay contenidos antisemitas. No mire solamente a Sarmiento, mire al antisemitismo de la logia de Perón y sus camaradas. Por supuesto, se puede argumentar el reconocimiento del Estado de Israel, etc para refutar la acusación de antisemita en Perón. Eso es válido. Yo recalco los vínculos del temprano pol1tico con el macionalismo de ultraderecha. Dicho de pasada, lástima que Jauretche nunca dijo nada del declarado antisemitismo de su amigo el cura Castellani...

4) Jauretche minimizó la llegada de nazis, colaboracionistas, etc ordenadas por Perón. Le fue muy fácil refutar las mentiras de Santander. Lo que no dijo, es que Perón recibió personalmente a intelectuales y propagandistas del fascismo (algunos condenados por colaborar con la ocupación nazi, es decir, traidores a su patria), los que luego usaron a la Argentina como base de la mayor propaganda neonazi hacia el mundo en los años 50 con la aquiescencia del presidente. A Perón no le daba asco el régimen más infame del siglo XX, ya derrotado. Incluso trajo como custodia en los 70 a un tipo acusado de crímenes de guerra, y en los 60, mientras la iba de revolú... !todavía impugnaba los juicios de Nuremburgo!.

Estos hechos no se le podían escapar a Jauretche, él contribuyó con su propaganda al engaño, a la formación de un frente "nacional" con fascistas que seguían a Perón. Hoy hay fachos que reivindican a Jauretche porque los límites dentro del nacionalismo son lábiles. El propagandista mientras los nazis aportaran al movimiento "nacional" los veía con buenos ojos (como Hernández Arregui, una víctima de la AAA).

Mire lo que le digo, si usted hubiera aparecido tirado en una zanja con un balazo en la nuca, marcas de tortura, atado con alambre, como las miles de víctimas de la AAA de Perón, hoy no podría minimizarle el papel o tratar de despegar a su admirado de esa organización criminal de ultraderecha.

La AAA pertenecía a la panoplia de Perón, y Jauretche prefirió esconder lo evidente de bajo de la alfombra.

Sigo en el próximo mensaje.

emilio dijo...

Insisto sobre los límites lábiles. Por ejemplo, su chiste sobre el artículo de Caponnetto en Cablido, es claro que no es un revista peronista, pero es un hecho incontestable que hay peronistas entre sus colaboradores, algo está diciendo.

Y no sólo Jauretche tiene puntos oscuros. Scalabrini (por más que lo niegue galaSSo) publicó a fines de 1939 un diario financiado por la embajada alemana, es decir, por los nazis. Chupate esta mandarina:
"Reconquista (fundada en 1939 por Raúl Scalabrini Ortiz con apoyo de Sánchez Sorondo, Fresco y la embajada alemana)" (*)
http://www.argentina-rree.com/9/9-027.htm

Me parece que hay que ser más cauto ante el inocente discurso de momias putrefactas, hoy recicladas acríticamente por gente como usted. Y habla bastante mal de ustedes los "nacionales" que todavía sigan con el verso viejo de Jauretche, etc. Se ve que todavía no se les cayó una idea, como si quisieran insistir con un Frejuli, bueno sus cerc anos ideológicos de la Izquierda Nacional hicieron campaña por Rico en la Provincia porque representaba la idea nacional en economía. Todo dicho.

(*) E&C lo toman del libro de Newton, quien da por buena la información de las embajadas alemana e italiana en torno al diario de Scalabrini (mejor imposible). Además, Rafa, no me hace falta recurrir a Goñi para recordarle la afinidad con el fascismo y el nazismo del coronel Perón (no sé si la capta).

Nota: ¿vio que a galaSSo no le molesta la compañía de Doll y Gálvez?. Ellos saben con quienes se juntan...

emilio dijo...

Ahora repaso lo apuntado por Julián, había entendido mal, él no comparó al peronismo con el siglo XIX para dejer bien parado al primero. Le pido disculpas por mi error.

Pero discrepo con él, el peronismo trató de eliminar a toda oposición, si no avanzó más fue porque el país y el Mundo no le dio más margen. Coincido con el diagnóstico de Halperín Donghi: fue el fascismo posible admitido por la Argentina.

Por supuesto, hay matices, también hubo peronistas como Mercante que trataron de tener una relación civilizada con la oposición, y que fueron los que moderaron los flecos fascistas de Perón, Evita, etc. No obstante, hay que escuchar por ejemplo de Bayer como perdió el trabajo por hacer una huelga, hay que recordar la resistencia del sindicato de sombrereros de Floreal Gorini cuando la policía peronista y las barras asociadas iban en tren de paliza a clausurarlo, etc.

El período del 46 al 55 no fue un jua jua mal entendido por la terquedad de los "antinacionales" educados por el mitrismo tal como lo contó el propagandista Jauretche. Yo no veo de los peronistas como Rafa (o el pelotudo Meler) siquiera un asomo de mirar a ese período sin las típicas negaciones peronistas. en el mejor de los casos tratan de desviar el debate a un cambio de figuritas, como si uno reivindicara a la autodenominada libertadora.

emilio dijo...

Me olvidaba, ¿vieron como el puntero pejotero del blog deshonesto en su reivindicación de la derecha ¿laborista? expresada por Rucci le tiró mierda a Tosco?.

!100% peronista!.

emilio dijo...

Jauretche, tan firme para refutar el libeo de Santander (con justa razón), nunco explicó para qué Perón trajo a los traidores como el belga Daye para formar el SARE. Extraigo de un artículo de Ignacio Klich, para mi gusto el mejor historiador del tema, el enemigo de Goñi (lo cual habla bien de Klich):

"Más importante aún es el descubrimiento de la CEANA en documentación belga que una reunión con Perón de fines de 1947 dio pie a que un grupo de europeos, entre ellos un criminal de guerra convicto en Bélgica y otro acusado y requerido por Checoslovaquia años después, creara una Sociedad Argentina de Recepción de Europeos (SARE), con personería jurídica ante la Dirección de Migraciones. Al ser la SARE responsable por la obtención, por ejemplo, de un permiso de libre desembarco para Leon Degrelle, el principal criminal de guerra rexista belga, la responsabilidad última por el otorgamiento de tales ventajas a criminales recae en el entonces jefe de Estado, independientemente del hecho de si los beneficiarios terminaran o no en la Argentina (Degrelle, por ejemplo, permaneció en España)".

emilio dijo...

Lo dejo Rafa, otra vez me será difícil entrar por acá y a fuerza de ser franco (el amigo de Perón, je je) usted no me dice nada nuevo sobre su querido pocho y el movimiento que usted siente como propio.

Una cosa sobre Juaretche. Lástima que no lo hizo mierda la bomba en los setenta. Se lo merecía. Habría sido justicia poética, lo hubiera matado aquello que defendió a capa y espada, usando la injuria a diestra y siniestra, tirando mierda a los "antinacionales", etc.

Hasta nunca.

Rafa dijo...

Emilio:
Sigo con poco tiempo y estaré así por varias semanas, así que mi refutación a su refutación va a ir en cuentagotas. Yendo a su primer comentario, creo que Ud. ve a Perón hasta en la sopa. Si mencioné el racismo de Sarmiento era sólo para dar un ejemplo del doble estándar que condena a ciertos personajes y a otros les perdona cosas mucho más graves.

1) Creo que me expresé mal, con lo de la Casa del Pueblo me referí a un recuerdo de mi infancia y no a la actualidad. Y aludí a que en esa época se hablaba más de la quema de las iglesias que de la masacre que había ocurrido ese mismo día. No creo que el actual gobierno peronista pueda ocultar algo que está en los libros de Historia, lo que sí (y cualquiera que sea la opinión que uno tenga sobre los K) éste es el primer gobierno en más de 50 años que recuerda y homenajea a las víctimas de los bombardeos.

2) Lo que para mí es incontestable es que la ultraderecha nunca tuvo (en vida de Perón) peso ideológico dentro del movimiento. Si quiere demostrar que hubo fascistas en el peronismo no le veo el objeto, algunos se fueron enseguida (caso Manuel Fresco), otros participaron del golpe del '55 y otros terminaron en Montoneros. Le faltó mencionar a Ottalagano, cuya "misión" en la UBA llegué a padecer.

3) Creo que Ud. en su profundo antijauretcheanismo ignora las circunstancias en que Don Arturo escribió sus obras más reivindicatorias del peronismo. Eran las épocas del revanchismo de la Revolución Fusiladora y de la restauración oligárquica, cuando en nombre de la "libertad" se reprimía y proscribía a la mayorías populares. Vuelvo a insistir aunque Ud. no lo quiera entender, usó la pluma como arma de combate contra una dictadura.

La influencia de Genta y de otros ideólogos ultraderechistas no se restringió al GOU sino que dejó una larga historia en las FFAA, que se puede rastrear hasta casi los '90. No sé cuál es el criterio de Potash, pero Rouquié que estudió la misma época llega a la conclusión de que algunos libelos pronazis atribuidos al GOU eran apócrifos. Lo que es seguro es que Perón, por convicción o por cálculo se terminó alejando de los que saludaban con el brazo extendido. Perón no era ningún gil, y para el momento del golpe del '43 ya el curso de la guerra marcaba la segura derrota del Eje.

No sé a qué viene lo del cura Castellani. No sabía que era amigo de Jauretche, pero sí que lo era de Israel Zeitlin (el escritor César Tiempo). Las únicas alusiones a los judíos que le conozco es en sus textos teológicos, capaz que ignoro cosas más graves, vaya uno a saber. O quizás Ud. se confunde con el cura Meinvielle. De paso, no sé si sabía que Castellani participó junto con Borges y Ernesto Sabato del famoso almuerzo con Videla. A quien le hizo un pedido expreso por la desaparición de Haroldo Conti, mientras el entonces futuro presidente de la Conadep se limitaba a disfrutar la velada.

En otro momento la sigo. Saludos.

Julián dijo...

Como yo también estoy con poco tiempo (dentro de unr ato rajo para la Untref para estudiar toda la tarde, que placer...) voy a tratar de mediar entre ustedes dos y de poner algunas marcas de mi pensamiento.

Rafa:

Emilio es un cacho guaso (palabras suyas) y está lejos de tu estilo tranqui y docente. Sin embargo, esto es una discusión, la gente como Emilio tiene unas dotes polémicas maravillosas aunque a veces se les vaya la mano y haga enojar un poco (a mí me hizo enojar cuando cayó de prepo acá diciéndonos la "giovinezza") hay que reconocerle una claridad en las ideas y los conceptos difícil de igualar. Por otra parte recomiendo los comentarios de Emilio en lo de Eva Row, el tipo la hace calentar a Eva y es muy gracioso.

Entre las puteadas a Jauretche de Emilio creo reconcoer una idea con la que estoy de acuerdo, y creo que vost ambién lo estarás. Cuando Emilio habla de su "hartazgo" por el peronismo, pese a mostrar alguna que otra fibra gorila no se está refiriendo al registro tradicional del no peronismo (esto es, que vuelvan los radicales que son "honestos", que vengan los liberales, que se vayan todos, que la clase obera se haga de izquierda, etc) ni está hablando por la Libertadora y puteando los trajes de Evita, lo que está expresando es la falta de motivos de peso para bancar al peronismo. La labor desarrollada durante 1946-55 fue pavorosamente enorme (se hizo en 9 años lo que en Nueva Zelanda en 50 por caso) pero ya han pasado 50 años y para los jóvenes el peronismo es Menem, Duhalde y ahora Kirchner. Al peronismo le falta volver a enamorar y dejar de hablar de "épica" y "relato" y ponerse a trabajar para que en vez de esa invocación mítica de los logros del General y Eva, se pueda concretar algo en la realidad.



Emilio:

Halperín es un gran historiador pero yo en la caracterización del priemr peronismo preferiría seguirlo a Peter Waldmann(El peronismo 1946-1955 de 1973, reedición de 1985, seguro que lo conocés) en el sentido de que cualquiera sea la categoría que se elija, no hay evidencia empírica para bancarla. El peronismo tuvo elementos de todos los tipos, desde socialistas hasta fascistas pasando por democristianos, nacionalistas burgueses, burgueses a secas, clericales, anticlericales, populistas, terceristas y cuasi antiimperialistas, alineados,etc. De lo que nunca se pudo dudar es del principio de Conducción de Perón, en suma la característica más permanente del peronismo en ese primer período es la absoluta autoridad de Perón imbuido de la "conducción" de la Nación. Eva era la voz directa con las masas y la líder jacobina pero nunca opacó a Perón en el liderazgo sino que más bien lo complementaba, sin embargo, y tal vez de ahí venga que la izquierda peronista (si Emilio, yo los llamó así porque ellos se denominana así. No me parece justo negarle la personería a nadie en una discusión, si lo hacemos, después no hay derecho a patalear si algún peronista banal nos dice "la izquierda siempre está con la derecha, son el furgón izquierdo de la oligarquía y esas pavadas dignas de alguien que te dice que el menemismo no fue peronismo. Aclaro que no soy de ningún partido de izquierda, uno peor que el otro, sin embargo, como diría Oskar Lafontaine ex del SPD, el corazón late a la izquierda. Sin embargo debo reconocer el buen chiste de Pinti "el peronismo de izquierda es como el helado caliente")la haya tomado como símbolo. PErón siempre fue el líder y eso no se discutía pero Eva fue la que enamoró a las masas y se murió ahce tanto ya, intocada, inmaculada y joven.

Tenés que reconocer que en la discusión con Meler se te fue la cadena, el tipo estaba respondiendo a algunos tirifilos que le hablaban de las joyas de Evita y caíste vos. Te chicaneó un poco y le empezaste a hablar de la horca y el tipo se sacó. Pero por otra parte, Ezequiel Meler (que no es ningún pelotudo y es un gran compañero y futuro profe) es un peronista con quién podés hablar con toda franquezay al que podés marcarle los puntos de las íes y dejarlo en orsay. SI te fijás bien cuando vos hablabas de la FOTIA el no te respondió y en más de una vez lo he oído o leído caracterizar al peronismo como un populismo con capacidad de metamorfosis (perdoná Rafa, la ciencia natural no es mi ámbito y seguro le estoy errando con estac aracterización) y en su primera experiencia similar a un bonapartismo.

Yo te aconsejaría que no melles la relación con los peronistas abiertos, ex peronistas o peronistas con capacidad crítica (algo culposos si lo preferís) como lo son Meler, Sergio, Mendieta o Rafa.

PD: Hay algo en lo que sí le pegaste y fue una muy buena chicana, en lo de futuro diputado K, me hiciste cagar mucho de risa con esa y estoy seguro que lo fastidió a Meler.

Más tarde la sigo con Jauretche

Rafa dijo...

Sigo con Emilio (2:34 PM):

4) Que aquí llegaron nazis y colaboracionistas nadie lo duda, como también llegaron a otros países sudamericanos y por qué no decirlo, también a EEUU. ¿O acaso Ud. no sabía que un flor de nazi como Werner von Braun, inventor de las V1 y V2 que arrasaron las ciudades inglesas fue el jefe del proyecto espacial yankee y glorificado como héroe nacional hasta en una película de Walt Disney? Ud. insiste con que Jauretche "minimizó" los hechos negativos que Ud. menciona. Lo que yo me pregunto es cuál fue la trascendencia política para la Argentina de esos hechos. Por otro lado, me llama la atención que no diga nada del papel jugado a nivel mundial por el Vaticano y los servicios secretos occidentales en la protección y en facilitar la huída de nazis y colaboracionistas, muy prontamente devenidos de enemigos en aliados en la lucha contra el comunismo.

Lo que para Ud. era "propaganda" y "engaño" era una toma de posición frente a una dictadura. En palabras de Scalabrini (ya vamos a llegar a él, tenga paciencia) alrededor del '55: "No se trata de optar entre el general Perón y el arcángel San Gabriel, se trata de optar entre Perón y Federico Pinedo" (es decir, el símbolo de la Argentina colonial). Y le aviso que en esa época los "fascistas" habían acompañado el derrocamiento de Perón. Que haya "fachos" (¿cuántos quedarán?) que hoy en día reivindican a Jauretche a mí no me va ni me viene, cada cual elige sus compañías y le aseguro que yo a las mías las sé elegir perfectamente.

De paso, creo que sobre Hernández Arregui está mal informado. Falleció en 1974 por una enfermedad y había sufrido un atentado en octubre de 1972, cuando regía la dictadura de Lanusse y (que yo sepa) la AAA todavía no había nacido. El dato lo saqué de uno de sus sitios favoritos, aquí lo tiene.

Lo de la zanja no merece respuesta. Lo único que le agrego es que Jauretche falleció el 25/5/74, con una profunda amargura por la situación que se vivía. Si eso le causa regocijo, allá Ud.

Rafa dijo...

Tras larga ausencia retorno al ruedo, y antes que nada va una respuesta pendiente que es una deuda de honor hacia Don Raúl Scalabrini Ortiz.

Emilio (2:58 PM):
Ud. da por bueno lo que dicen Escudé y Cisneros, que a su vez lo toman del libro de Newton, etc. Evidentemente Ud. sólo se fija en lo que le conviene. Sobre el tema del diario Reconquista, lo que yo doy por bueno es lo que cuenta GalaSSo en su Vida de Scalabrini Ortiz y de lo que puede enterarse aquí. Para decidir quién dice la verdad sólo hay que fijarse en una cosa: Reconquista dejó de existir a fines de 1939. Aunque por supuesto, al trascender esa oferta de la embajada alemana no faltaron los idiotas útiles que quisieron embarrar a Scalabrini y a los demás hombres de FORJA con el sambenito de "nazis".

Si Ud. está tan convencido de lo que dice, antes de perder tiempo con un gil nostálgico y anacrónico como yo, vaya y dígale lo que piensa sobre Scalabrini y Jauretche a Mario Rapoport y Alfredo Zaiat, que en los fascículos de Historia de la Economía de Página 12 le dedicaron dos páginas de homenaje a cada uno (Raúl Scalabrini Ortiz - El pensamiento nacional, Nº 17, p. 264-265 y Arturo Jauretche - Matriz del pensamiento nacional, Nº 25, p. 390-391).

No sé si Ud. seguirá pasando por acá, pero no por eso dejaré de terminar de refutar sus refutaciones.

Saludos.

PD: de paso, lo que se lee en el link que cité más arriba habla bastante de una de las vacas sagradas de nuestro "periodismo independiente" actual.

Horacio dijo...

LA OTRA FORMA DE ACTUAR: RECONOCIMIENTO AL CAPITÁN RUFINO SOLANO, SINGULAR PERSONAJE HISTÓRICO DE LA PROVINCIA DE BUENOS AIRES Y DE ARGENTINA.-

Hace casi un siglo, a la edad de 76 años, dejaba de existir el capitán azuleño don Rufino Solano. Este muy particular militar, recordado como “El diplomático de las pampas”, desplegó inigualables acciones en favor de la paz, la libertad y la vida en la denominada “frontera del desierto”. Como resultado de estas acciones Rufino Solano, mediante su trato proverbial con el aborigen, consiguió redimir PERSONALMENTE a centenares de mujeres, niños y otros prisioneros, de ambos bandos, impulsado siempre por un notable y especial sentimiento hacia el género, encarnado en la lacerada figura de la cautiva.
Asimismo, se destacan entre sus acciones, el haber evitado sangrientos enfrentamientos mediante sus prodigiosos oficios de mediador y pacificador, pactando con los máximos caciques indígenas (Calfucurá, Namuncurá, Pincén, Catriel, Coliqueo, Sayhueque, entre muchos más), numerosos acuerdos de paz y de canjes de prisioneros. Realizando esta arriesgada tarea en beneficio de la población de Azul y de numerosas localidades de la Provincia de Buenos Aires e incluso de otras provincias aledañas. Entre otras significativas intervenciones del capitán Rufino Solano, se encuentra la de haber formado parte de los cimientes que dieron origen a las actuales ciudades de Olavarría y San Carlos de Bolívar, entre otras más.-
En el plano religioso, cumplió destacado protagonismo sirviendo de enlace en la acción evangelizadora hacia el aborigen llevada a cabo por la Iglesia de aquella época. En cumplimiento de esta última actividad, se lo vio prestando estrecha y activa colaboración al Padre Jorge María Salvaire, fundador de la Gran Basílica de Luján denominado “El misionero del desierto y de la Virgen del Luján” (participó en la célebre expedición a los toldos del cacique Namuncurá) y actuando de ineludible interlocutor entre los jerarcas aborígenes y el Arzobispado de la ciudad de Buenos Aires, en la persona del Arzobispo Dr. León Federico Aneiros, llamado “El Padre de los Indios”.
Esta encomiable labor del capitán Rufino Solano fue desarrollada durante sus más de veinte años de carrera militar y continuó ejerciéndola después de su retiro hasta su muerte, ocurrida en 1913. Actualmente obra en la Legislatura de la Pcia. de Buenos Aires, un proyecto de ley para declararlo Ciudadano Ilustre de dicha provincia.-
http://elcapitanrufinosolano.blogspot.com
O para leer la página completa del personaje en internet escriba en su buscador la expresión: - elcapitanrufinosolano - (blogspot)