jueves, febrero 15, 2007

Sigue la campaña

Hace unos días María Esperanza de La Barbarie posteó su ranking personal de los ministros del gabinete nacional. En los comentarios Manolo tuvo la gentileza de mencionar la campaña en que está empeñado este humilde blog junto con varios amigos solidarios, en favor de la producción pública de medicamentos y vacunas (en especial "la pobre BCG"). A fin de brindar más elementos de juicio al respecto (y de paso seguir machacando) transcribo el último comunicado que recibí por parte del Grupo de Gestión de Políticas de Estado en Ciencia y Tecnología.


Lo Privado
Las políticas en Ciencia y Tecnología (CyT) en nuestro país tienen una clara tendencia a orientarse hacia el sector privado mientras que, por extraño que parezca, hay poca predisposición a hacerlo con el sector público. Además, cuando el sector público interviene en algún proyecto, habitualmente lo hace en algún consorcio o convenio con el sector privado, sobre proyectos generados en ese ámbito y que, en muchos casos, son subsidiados por el Estado.

Ese modelo de vinculación público-privado constituye el eje de la política científica-tecnológica en nuestro país. Algunos piensan que así se transfiere el conocimiento a la sociedad. Sin embargo, en realidad se transfiere el conocimiento a las empresas, que no es lo mismo.

También se dice que así se activa la economía y otras manifestaciones por el estilo, pero debe quedar en claro que el objetivo de las empresas privadas es el rédito económico y no la utilización social del conocimiento. Con esto no queremos estigmatizar a nadie sino manifestar que el sector público no debe/puede ser sólo un mero espectador de este proceso. Veamos un ejemplo.

Para atender a sectores carenciados se implementó el Plan Remediar, que compra medicamentos utilizando un crédito del BID (u$s 140 millones en 4 años) y aportes del Estado (u$s 90 millones) sin dejar capacidad instalada para poder resolver el problema en el futuro. Esto se podría haber conseguido adecuando algunos de los 37 laboratorios de producción pública de medicamentos y vacunas existentes en el país que hubieran dejado una base tecnológica consolidada. Sin embargo, no se ha hecho nada.

Está bien que se quiera atender las necesidades básicas de la población. Lo que no compartimos es que se genere deuda externa o se incremente el gasto público, cuando con mucho menos de esas sumas se hubiera podido adecuar la capacidad instalada existente y darle un corte definitivo al problema en un marco de soberanía nacional en el área.

Esta opinión coincide con lo expresado en el diario Clarín del 12-02-05 por el Jefe de Gabinete y Presidente del GACTEC, Alberto Fernández, "El país debe salir de su borrachera de endeudamiento por lo que no va a poder pedir créditos externos por lo menos durante los próximos dos años. Tenemos que acostumbrarnos a ser capaces de ahorrar más y recurrir menos al crédito". (1)

Sin embargo, una cosa es lo que se dice y otra lo que se hace. Así, por ejemplo, el Remediar que finalizaba en diciembre de 2006, ha sido extendido hasta fines de 2007 como dice un texto en la web del Ministerio de Salud.

Además, cuando desde el sector de CyT se planteó una solución al problema, se la desestimó. En efecto, la Idea-Proyecto presentada por 10 laboratorios públicos más el Instituto Nacional de Tecnología Industrial en un marco estratégico para Salud y CyT fue rechazada por razones ajenas a la idoneidad o competencia de la misma (localización territorial de Laboratorios). Esto es un punto más que demuestra que lo que se dice, no coincide con lo que se hace.

En principio, sería gratificante que estos temas se debatieran e impulsaran en las Universidades y en las Instituciones del sector CyT y de Salud.


Lo Público

Por otra parte, el objetivo de un proyecto público estratégico es resolver necesidades o problemas de la sociedad con la mayor autonomía posible y su desarrollo debería ser indelegable en nuestro país.

Por lo tanto, el desarrollo de esos proyectos debe analizarse en un contexto de servicio social y/o de soberanía nacional.

Entonces, y para seguir con el mismo ejemplo, ¿por qué seguir contrayendo deuda externa para comprar medicamentos y vacunas en lugar de intentar resolver el problema en forma racional y autónoma?

Obrar de otra manera, es instalar la idea de que favoreciendo los negocios privados se resuelven las estrategias públicas.

Sin embargo, esto no es así. Veamos otro ejemplo simple. Acá hay muchos laboratorios farmacéuticos privados (nacionales y multinacionales), pero ninguno de ellos produce medicamentos contra el Mal de Chagas, que no hay, o sólo se consiguen en cuentagotas, cuando hay 3 millones de infectados en todo el país.

¿Por qué no se produce? Porque no es negocio como lo dijo el ministro González García.

Entonces, nos preguntamos: ¿se intentó hacerlos desde el Estado? No, que sepamos, NUNCA se lo plantearon desde el Ministerio de Salud. ¿Entonces qué hacemos? ¿Esperar? (2)

Para completar el cuadro, el GACTEC (Gabinete Científico Tecnológico) no toma decisiones.

Finalmente, si Ud. lee la página 38 del Plan Nacional de CyT 2006-2010, o la Política Nacional en Medicamentos del Ministerio de Salud verá claramente que lo que se dice sobre producción pública de medicamentos y vacunas, NO se hace.

No sabemos si la escasa utilización social del conocimiento que se hace en nuestro país se debe analizar en un marco de negligencia o intencionalidad, pero sin dudas, sigue siendo una asignatura pendiente que muestra la escasa visión estratégica de nuestros dirigentes y constituye uno de los problemas estructurales más importantes del sector de CyT.

Si en estos temas no se toman decisiones políticas serias, en el mediano plazo no veremos escenarios diferentes a los ya conocidos: fragmentación institucional, carencia de un sistema de CyT, emigraciones, inversiones bajas, etc.

El GACTEC es el organismo responsable de establecer las políticas en CyT en nuestro país (Ley Nº 25.467, art. 8). Es presidido por el Jefe de Gabinete, Alberto Fernández y está formado por los ministros González García, Filmus, De Vido, Miceli, Taiana y Garré.


Filmus
El 6 de febrero de 2007 solicitamos una entrevista al ministro de Educación, Ciencia y Tecnología, Lic. Daniel Filmus, para conversar sobre distintos aspectos de las políticas en CyT y que detallamos en el texto difundido la semana pasada. Hasta el momento, no tenemos respuesta del Ministro.


Cordialmente, Grupo de Gestión:
Airaldi MG - Alonso-Romanowski S - Bibiloni AG - Cid JA - Cravero C - De Filippo J - Denzoin LA - Estébanez ME - Fernández Lahore M - Fiamberti H - Fossati CA - Franchi AM - Furnari JC - Gadaleta P - Gaggioli N - García AP - Ghilarducci A - Giordano M - Gubertini MT - Hajos S - Hermida EB - Hozbor D - Ielpi L - Iriondo M - Isturiz MA - Jasnis MA - Lamberti Y - Landoni MF- Lemos DR - Manghi M - Milana JP - Montero A - Nonzioli AC - Otero AM - Palermo M - Pérez O - Ravelo A - Rearte B - Recavarren MI - Rodríguez ME - Rofman A - Sabbatini ME - Sasiain MC - Schattner M - Yantorno O.

Este texto se difunde a: Presidencia de la Nación, Jefatura de Gabinete, Ministerios de Educación, Salud, Defensa, Cancillería, Ministerios de Salud Provinciales, Secretaría de Ciencia y Tecnología, ANMAT, Diputados y Senadores Nacionales, Legisladores y Funcionarios Provinciales y C.A.B.A., Academias Nacionales, Instituciones del Sector CyT (INTA, INTI, CNEA, CONICET, SEGEMAR, CONAE, CITEFA, INIDEP, SENASA, INA, ANLIS-Malbrán, UTN), Facultades de Universidades Nacionales, ONG, Laboratorios de Producción Pública de Medicamentos, otros).


(1) Pasó la borrachera y justo a los dos años, el país cumple con lo que predijo Alberto Fernández.

(2) Según me comentó una amiga, en el Gran País del Norte hay preocupación por la aparición de Mal de Chagas dentro de sus fronteras, llevado por inmigrantes llegados desde el Sur. Será cuestión de esperar nomás a que ellos fabriquen los medicamentos adecuados para entonces importarlos. ¿Y los científicos argentinos? Bien, gracias.

6 comentarios:

G.F. dijo...

Ahora arranqué una seguidilla de FORJA, ni bien la termino combinamos y arrancamos una campaña a full de nuevo por lo de las vacunas, dicho sea de paso voy a ver como siguen las cuestiones que había iniciado. Abrazo Jorge. Gonzalo.-

Hard Core dijo...

Giorgio, tranqui, mi mujer es medica y eso me lo dijo hace tres años de que la venta de sangre de los inmigrantes generaba una enfermedad inesperada en ellos. Con FIlmus me la he agarrado, jamas en el ultimo tiempo he visto un personaje de la politica PUBLICA tan impresentable, tal vez eficaz para algunas cosas, pero no para las publicas. Creo que desde el chupete de la Rua, no hay nada mas insoportable a la hora de mostrar a alguien como lucido y capaz. Y hablo de toda su historia personal (la del chupete)

Jorge Y. de la G. dijo...

Bien por lo de FORJA Gonza, dale para adelante tranquilo. Che, te dediqué una poesía de Machado en el post sobre la Guerra Civil, la leíste?

Hard: tu mujer es la amiga a que me refería en el post (contó eso en la reunión en lo de Artemio), espero que no te enojes, jajaja! De Filmus opino que es un tecnócrata salido de FLACSO, puede ser un tipo capaz pero en la función pública lo veo descolorido y falto de iniciativa. Como decimos con Gonza, es lo que hay...

Gracias y un abrazo a ambos.

G.F. dijo...

Si Jorge, la leí, colgué un comentario sobre el dia antes que lo fusilen y la charla que tuvo con el guardia de la carcel que le confesó que los iban a fusilar pero después no se que le pasó al comentario que no apareció y no pude volver a escribirlo, lindísimo y gracias. Abrazo. Gonzalo.-

Jorge Y. de la G. dijo...

Me alegro que te haya gustado, Gonza. De paso aclaro, las críticas que yo le hago a Filmus son desde mi posición de defensa irrestricta de la educación pública. Con la cháchara vacua y electoralista de p.ej. Maurizio M., nada que ver.

Abrazo.

Grupo de Gestión de Políticas Científicas dijo...

Si les interesa, las gacetillas del Grupo de Gestión están siendo publicadas en www.grupogestionpoliticas.blogspot.com

Saludos