miércoles, septiembre 20, 2006

¿Y la polémica?

En una entrada anterior puse un artículo de José Pablo Feinmann en Página/12, Oficialistas y opositores, sobre el tema ya bastante olvidado de los "superpoderes", los DNU y otras yerbas. Si bien en el momento me gustó mucho, lo estuve releyendo junto con algunos comentarios que generó en los colegas blogueros y ahora opino que en algunas cosas la pifia. El asunto es que el domingo siguiente (13/8) Horacio Verbitsky polemizó con algunas de las afirmaciones de JPF en esa nota y ahí pensé: "se viene un flor de debate", pero luego no pasó más nada, no sé si JPF se hizo el sota o qué...

Bueno, yo aquí voy a terciar en esta polémica inconclusa. Primero va el fragmento que me interesa del artículo de HV (aprovecho para meter la foto que lo acompaña, que muestra a nuestro presidente en una típica pose demagógica y populista, como dicen por ahí):


El método Kosminsky

/fotos/20060813/notas/NA12FO01.JPG

Por Horacio Verbitsky

En tres años de gobierno, Kirchner ha conseguido una reducción sostenida del desempleo, la pobreza y la indigencia, pero no de la desigualdad. Para lidiar con el núcleo duro de la pobreza no se precisan medidas autoritarias sino más democracia y más participación. Es difícil imaginar que eso pueda lograrse con Solá, Scioli o Blumberg.

Durante el encuentro de la semana pasada en Mar del Plata, el secretario Legal y Técnico de la Presidencia, Carlos Zannini, instó a los integrantes de la agrupación política que impulsa (“Compromiso K”) a refutar a los opositores intelectuales o políticos que acusan de autoritario al presidente Néstor Kirchner y su gobierno. Para Zannini es inaceptable que expresiones menores y sin votos se presenten como democráticas e intenten deslegitimar al gobierno que cuenta con el apoyo de la mayoría.

En términos a primera vista similares se expresó el domingo en estas páginas el filósofo José Pablo Feinmann. “Cuidado, entonces, con hacer de la palabra ‘república’ el camino hacia una nueva aventura inicua. Y escúchenos, Presidente: la opción es la de Angelelli y, hoy, todavía, la miseria sigue aunque se lo venere en el Salón Blanco de la Rosada. Si los superpoderes son para esa opción, que pasen. Pero si no, ¿qué hacemos nosotros, los que queremos un país justo y libre que alimente a sus pobres?” A segunda vista, el razonamiento de Feinmann es autoderrotista y autorrefencial. Inscribe a Kirchner en un linaje que inicia con Rosas, utiliza la denominación de “superpoderes” (que fue la elegida por la oposición para descalificar la reforma de la ley de administración financiera y la regulación de los decretos de necesidad y urgencia), y sostiene que sólo se justificarían para realizar la opción de Angelelli por los pobres. Llega a decir que “si esa opción se ejerce al costo de menguar algunas virtudes democráticas, vale”. Su intención parece ser otra, pero lo que escribe es que el gobierno apenas tolera la democracia y no se ocupa realmente de los pobres. Es Feinmann quien le dice que deberá respetar “la bandera de los pobres y la de la democracia; aunque ésta a veces lo incomode, ya que es posible que lo fastidien algunos laberintos en los que encuentra trabas a su personalismo”.

Vayamos por partes.

1

Llegar a Kirchner con punto de partida en Rosas es una originalidad que no aceptó Perón cuando se lo propusieron y para rebautizar los ferrocarriles ingleses recurrió a los nombres de San Martín, Belgrano, Mitre, Sarmiento y Roca. Después de la procesión de Corpus Christi del 11 de junio de 1955, los manifestantes católicos pintaron mueras a Perón y vivas a Cristo en los pedestales de los monumentos a Roca, Sarmiento y Alberdi, que embadurnaron con alquitrán. Recién después del derrocamiento de Lonardi una minoría dentro de la minoría fundó la Línea Mayo-Caseros e identificó a Perón con Rosas, para regocijo de otra minoría igual de pequeña que hacía lo mismo como elogio. Entre ambas armaron una pintoresca confusión histórico-política. Sólo Menem honró desde la Presidencia al ex gobernador de Buenos Aires, con un pintoresco billete de veinte pesos. Reivindicar al yrigoyenismo, responsable de la Semana Trágica de 1919, es otro exceso, explicable por conveniencia discursiva. Pero esos son asuntos rancios y opinables, pertinentes para descalificar como se merecen a ciertos unitarios del siglo XIX y a los antipersonalistas y gorilas del XX. Dicen poco y nada del presente y lo que dicen lo dicen mal: por fortuna aquellas relaciones binarias no se dan hoy (como lo sugiere el encuentro de ayer en Vicente López del sector mayoritario de la UCR dispuesto a la concertación amigable con el gobierno) y si en algún momento emerge algo que se le parezca la única tarea democrática posible es denunciarlo, porque preanunciaría lágrimas y dolores que el país no puede permitirse una vez más.

2

La ley sobre los decretos de necesidad y urgencia y la reformada ley de administración financiera no son las mejores posibles. Si cerca del 85 por ciento del presupuesto tiene destino fijo inmodificable, si la transferencia de una partida requiere el consentimiento escrito de quien la cede y de quien la recibe y si en los últimos años las reasignaciones no pasaron del 1,5 por ciento, nada hubiera costado introducir algunas enmiendas que perfeccionaran los textos. Es posible que en su sanción (con un solo cambio introducido por CFK excluyendo los fondos reservados), haya habido algo de empecinamiento provinciano, de exhibir el poder como advertencia. Tal vez tal demostración no se haya dirigido a los opositores más locuaces y/o mordaces sino a algunos de los propios integrantes de la aglomeración gobernante, donde ninguno ha perdido las mañas y algunos hasta han recuperado el pelo. Pero aun la mala ley regulatoria de los DNU es un avance respecto de la mora en que los tres gobiernos anteriores incurrieron a lo largo de más de una década sin sancionar esa ley ordenada por la Constitución de 1994 y que requirió una mayoría calificada. La nueva ley de administración financiera no parece más ni menos constitucional que la vieja ley de Contabilidad que hasta hace quince años contemplaba créditos contingentes de hasta el 10 por ciento, de los que el poder administrador podía echar mano en caso de necesidad, tal como hasta hoy ocurre en países como España y en varias provincias argentinas, sin que por ello se consideren subrogadas las atribuciones del Congreso. Además, por primera vez en décadas existe una Corte Suprema independiente que no vacilaría en rechazar cualquier exceso inconstitucional que encontrara en esa y en otras leyes.

3

La hiperrecesión en que derivó el régimen de convertibilidad más la salida devaluacionista de 2001/2002 produjeron una nueva catástrofe social, de las que el país se ha ido acostumbrando a padecer una por década (el rodrigazo de 1975; el abandono de la tablita en 1981/1982; las hiperinflaciones de 1989/1990). Cada retroceso del Producto Interno Bruto incrementa los niveles de desempleo, pobreza, indigencia e inequidad, que no mejoran de modo automático con el mero crecimiento del PIB. El desplome es instantáneo, la recuperación lenta e incompleta. Desde mediados de 2003, la actividad deliberada del Estado ha introducido un factor de corrección en esta tendencia nefasta. Al cabo de tres años del actual mandato presidencial, con un crecimiento macroeconómico de sueños, es tan ostensible la mejora sostenida de los indicadores de empleo y la disminución constante de los de pobreza e indigencia como la continuación de la inequidad distributiva. Si bien disminuye el porcentaje de trabajadores en condiciones precarias, la cifra total aún está apenas por debajo de la mitad. También crece la brecha de ingresos entre quienes tienen un empleo registrado y aquellos que no. Los sucesivos incrementos del salario mínimo han servido para atenuar el ritmo de crecimiento de esa brecha que, no obstante, se ha seguido ampliando. No hace falta dudar de la opción por los pobres con la que el gobierno ha conseguido enardecer a los intereses económicos de adentro y de afuera y a sus voceros mediáticos, para advertir este límite estructural, que obliga a profundizar la reflexión. El desborde inflacionario obligó al relevo de Lavagna porque se le había ido de las manos y no atinaba a reaccionar. Haberlo frenado no es una cuestión menor cuando se trata de cuidar el poder adquisitivo de cada hora trabajada, en blanco o en negro. Tampoco lo es la política de precios de los servicios esenciales, que produce el mismo efecto moderador. La polémica con Chile por las exportaciones argentinas de gas mostró las distintas prioridades de cada país: mientras en la Argentina los precios son proporcionales a los niveles de consumo (menos paga quien menos consume), del otro lado de la Cordillera ocurre lo contrario. La discusión sobre el precio al que la Argentina vende cada millón de BTU a Chile, osciló entre 3,80 y 4,25 dólares. Pero los grandes usuarios industriales chilenos pagan 7,85 dólares y los residenciales en Santiago 25,40 dólares. Eso es lo que hace tan atractivo el modelo chileno para las grandes empresas multinacionales reunidas en el Council of Americas, que esta semana bajaron a Buenos Aires para tomar examen al gobierno argentino. Ambos países han reducido la pobreza y la indigencia aunque no la desigualdad, pero la Argentina lo ha hecho en un lapso mucho más breve.(...)



Y aquí van algunos comentarios de la cosecha de este bloguero:

- Estoy de acuerdo con HV en que plantear una dicotomía "gobierno de Kirchner vs. oposición republicana" en línea con otras antinomias del pasado es un despropósito que no dice nada sobre la realidad de hoy día, y que a lo sumo puede ser del gusto de ciertos editorialistas del diario de Bartolo o de algunos "republicanos" de ocasión. Ahora, reivindicar al yrigoyenismo, "responsable de la Semana Trágica de 1919", ¿"es otro exceso explicable por conveniencia discursiva"? ¿Estamos tan olvidados de nuestra Historia que ya se puede decir cualquier cosa? La Semana Trágica, así como los fusilamientos de la Patagonia, son hechos históricos innegables que ocurrieron durante la primera presidencia de Hipólito Yrigoyen, y hace bien don Osvaldo Bayer en machacar siempre que puede en el silencio de los radicales sobre su responsabilidad. Pero en la Semana Trágica actuaron muchísimos "niños bien" de la oligarquía vernácula, que salieron a destruir casas y negocios del Once y otros barrios, y a apalear a "judíos y maximalistas" con la complicidad de la policía. ¿Eso es todo el yrigoyenismo? HV se olvida de la política exterior independiente, la neutralidad en la Primera Guerra Mundial, la creación de YPF, el ascenso político y social de las capas medias y de los inmigrantes...Por no hablar de F.O.R.J.A. que mantuvo vivo el ideario nacional y popular durante la Década Infame. Espero que HV no venga a reivindicar al "régimen falaz y descreído", al pacto Roca-Runciman, al fraude patriótico, al "vos ya votaste" de Ruggerito y Barceló, o al radicalismo alvearista, cómplice del conservadorismo en la escandalosa corrupción de los años '30.

Y si el oriundo de Anillaco reivindicó a Rosas con el "pintoresco" billete de veinte pesos, no lo hizo por pruritos revisionistas ya olvidados para ese momento. Sino porque él se creía (o le hacían creer) que era el elegido que venía a cerrar las heridas históricas y a bendecir la unidad nacional, repatriando un día los huesos del Restaurador y abrazándose al otro día con el almirante Rojas...

- En lo referido a los DNU y los "superpoderes", confío en que sea cierta la afirmación de HV de que "por primera vez en décadas existe una Corte Suprema independiente que no vacilaría en rechazar cualquier exceso inconstitucional que encontrara en esa y en otras leyes."

- Finalmente, en cuanto a que "No hace falta dudar de la opción por los pobres con la que el gobierno ha conseguido enardecer a los intereses económicos de adentro y de afuera y a sus voceros mediáticos, para advertir este límite estructural"... yo me permito dudar de la eficacia de las medidas tomadas a partir de esta "opción por los pobres". A pesar del optimismo que reflejan las números oficiales que presenta Artemio, yo todavía veo demasiada pobreza, indigencia y marginalidad. Con tres (que van para cuatro) años seguidos de crecimiento con tasas del 9% y con un superávit fiscal galopante, ¿no se pueden hacer mejor las cosas? Recomiendo leer esta entrada de María de La Barbarie al respecto. Yo por las dudas, cuando me siento demasiado conformista, me pongo a leer esta página.


Apéndice

No me puedo resistir a transcribir dos sueltos que publicó HV al domingo siguiente, referidos al título de su nota:

Humor sin querer
Del diario de negocios Ambito financiero, del 14 de agosto de 2006: “Arrastrado por su mentalidad leninista Verbitsky cree que el Estado debe apoderarse de la renta de los ciudadanos y repartirla como si ésta la pudiera producir el Estado sin dar espacio al legítimo afán de lucro que mueve a una economía eficaz. Titula su nota ‘El método Kosminsky’, quizás una alusión al historiador marxista cuyo sentido no termina de explicarle al lector”. (Aarón Kosminsky es el sastre polaco que el museo de la policía británica Scotland Yard acaba de identificar como el famoso Jack el Destripador. Su método analítico, citado en la nota, era: “Vamos por partes”).

Humor queriendo
De la revista Barcelona, 21 de julio de 2006: “Revelan que los imbéciles son proclives a ser tomados por boludos. Un polémico informe de la Universidad de Michigan causó conmoción en el seno del IV Simposio Interamericano sobre Pelotudez al postular que ‘cuanto más imbécil es una persona, hay mayores posibilidades de que lo tomen por boludo’. El documento asegura que ‘la gente detecta fácilmente a los imbéciles y, con o sin razón, les atribuye de inmediato facultades propias de boludos’. La investigación motivó acalorados debates entre los expertos presentes, aunque entre las conclusiones finales se destacó la sincera recomendación a los imbéciles del mundo de no dejarse tomar por boludos”.

7 comentarios:

G.F. dijo...

Que cruce raro, en primer lugar arranca con un palo para solá scioli y blumberg, el palo a Blumberg se entiende pero a Scioli y Sola?, que se yo, que se pongan de acuerdo, o lo quieren o no dentro del gobierno pero que no esten una semana llevandolo a cuanto acto hay por que miden mal en capital y a la siguiente semana lo destrozan en todos los diarios, no es de hombria de bien eso, es operación política tan baja que sinceramente, venga de donde venga da asco, de Solá que decir... prefiero el termino que si Bs As estornuda el país se resfria, desde el llano significa que si la provincia no hubiera estado mediananmente ordenada durante la gestion K, nestor no podría ni soñar con un 2 mandato, si hubiera bajado el desempleo a 0 en todo el país y en la provincia no hubieran aplicado algunas políticas acertadas seguiría subiendo el desempleo, con la pobreza igual, etc etc.
En cuanto a Rosas, ahi me tocan el corazoncito... Para mi la línea siempre fue San Martin, Rosas, Irygoyen y Peron, pero yo soy yo.
¿no tendrá una ensalada grosa este muchacho? ¿o una falta total de coherencia e ideología definida a veces? Sls. Gonzalo.-

Jorge Y. de la G. dijo...

Gonzalo, yo puse sólo la primera parte de lo que escribió Verbitsky, linkeá a la nota completa para ver todo lo que dice sobre Solá, Scioli y Blumberg (de paso, por mi barrio aparecieron carteles del FPV con K y Solá, ¿ya habrá guiño de la Rosada para Felipe?).

Sí, este hombre HV cae en una mezcolanza difícil de entender, parece que hubiera renegado de la línea Nac&Pop. Aunque a veces dice algunas cosas y después se contradice, en fin, creo que se nos cayó un ídolo.

Un abrazo

G.F. dijo...

Para mi hace rato que esta el guiño y si se termina de confirmar lo van a tener que rajar a randazzo de la provincia... lo bien que harían. Sls. Gonzalo.-

Hard Core dijo...

Adjetivisky hace rato que le viene dando duro a Felipe Solo, asi lo llama, y mucho mas con el sistema penitenciario de la Pcia de Buenos Aires que me parece que cree que es el lado flaco de todo el sistema nacional, en especial de Sola, mas tambien despues de que la carcel de Magdalena para pastores fuera incendiada un fin de año, previo a las elecciones en que encaramaran a Kichner como unica persona capaz de conducir este kilombo. Bien, Adjetivisky bajo los decibeles, pero a Sola o Solo, lo tiene montado en un egg desde hace mucho, funcionario de todas las administraciones posibles, me imagino que el amigo no quiere para nada al gaucho. Mas creo que mas alla de que el Sr. K le muestre la zanahoria lo va a ensartar como chorizo de crotto. Tal cual es su maravillosa costumbre de politica versatil.

Jorge Y. de la G. dijo...

¿Hard Core = Novale? No me avisó del cambio, mi amigo. Sí, HV hace rato que se la agarró con Felipe es Felipe, como también le dijo en algún momento. Suerte que lo tenemos a Gonza que nos tiene al tanto de la interna bonaerense, jaja!

Gracias por los comentarios, nos vemos mañana en X. Un abrazo

G.F. dijo...

al margen de la discusión, muy buenos los comentarios de "apendice". Sls. Gonzalo.-

Jorge Y. de la G. dijo...

Sí, los muchachos de don Julio Ramos se la dejaron picando, HV no tuvo más que tocarla.

Un abrazo