miércoles, octubre 04, 2006

Ginés, tirame las agujas


Estoy gratamente sorprendido por la repercusión de esta entrada entre los blogueros amigos (Gonzalo, Hard Core, Thecucu, Diego...). Antes que nada voy a tranquilizar a la hinchada, no se nos va a disparar la deuda externa por importar la BCG: el costo anda en los 11 centavos de dólar por dosis. Es decir que los 4 millones de dosis anuales que se importan insumen algo más de u$s 400.000. La producción local de estas vacunas implicaría un ahorro del 50% de ese monto (fuente: información suministrada por el Grupo de Gestión de Políticas de Estado en Ciencia y Tecnología). Entonces, ¿por qué tanto barullo por tan poca plata? dirá más de uno. Hasta la gente que está detrás de este tema habla de "la pobre BCG" y dice que es una "historia mínima", que sin embargo fue levantada por Nora Bär en el diario de Bartolo.

Yo diría que habrá que ir recordando conceptos que los años de ajuste perpetuo y vaciamiento nacional dejaron en el olvido, tales como: preservación del capital humano y del patrimonio público, valorización de la capacidad de los científicos y técnicos argentinos, integración de nuestro tan castigado y olvidado sector de Ciencia y Tecnología con las necesidades de la sociedad...es decir, volver a pensar "en serio" para mandar de una vez por todas al basurero de la historia a la imperdonable frase: "QUE SE VAYAN A LAVAR LOS PLATOS".

Revisando la información que desde hace un tiempo me llega por parte del Grupo de Gestión, llego a la conclusión de que lo de la BCG ejemplifica el dicho: "Para muestra basta un botón". Veamos:

I- En ocasión de un pedido de reunión con el Secretario de Ciencia, Tecnología e Innovación Productiva, Ing. Tulio del Bono, en octubre de 2005:

Nuestra inquietud

La magra inversión en ciencia y tecnología (CyT) en nuestro país se manifiesta en salarios bajos, subsidios escasos, equipamiento envejecido, etc., y constituye, sin dudas, un problema central para un desarrollo decoroso en CyT. Sin embargo, éste no es el único problema del sector, y hay otro tipo de carencias que necesitan una reconsideración urgente.

Así, las líneas directrices de los Planes Nacionales de CyT no son una cuestión menor, ya que la implementación de las mismas va indisolublemente ligado a que haya expansión y desarrollo con contenido social, o a que sólo ALGÚN SECTOR salga beneficiado.

Por lo tanto, creemos necesario plantear a las autoridades que los Planes de CyT no deberían restringirse a enumerar las acciones que promueven, por ejemplo, áreas estratégicas, vinculación, evitar fuga de cerebros, etc., y dejar eso librado a la mayor o menor posibilidad, o voluntad, de algunas instituciones y/o grupos de trabajo a hacer convenios público/privado, sino que en los Planes Nacionales CyT se debería proponer, entre otras cosas, la EJECUCIÓN PÚBLICA de proyectos cuyo desarrollo implique:

1.- Establecer autonomía tecnológica.
2.- Evitar o atenuar la emigración crónica de recursos humanos calificados.
3.- Generar vinculación entre los organismos de CyT y de éstos con la Sociedad, tratando de paliar la actual fragmentación institucional y tender a la formación de un Sistema de CyT, que hoy no tenemos.
4.- Expandir y fortalecer el sector CyT.
5.- Generar utilización social del conocimiento.

La propuesta que llevaremos a las autoridades de CyT esencialmente consiste en que uno de los EJES de una política nacional en CyT debe ser la "LA EJECUCIÓN PÚBLICA DE EMPRENDIMIENTOS QUE RESUELVAN NECESIDADES SOCIALES".

Si el desarrollo de estos emprendimientos se analiza detalladamente, se llegará a la conclusión de que que la ejecución pública de los mismos tendría una fuerte incidencia sobre cada uno de los cinco puntos mencionados arriba. Un ejemplo de ellos es la Producción Pública de Medicamentos y Vacunas.

El Ing. Del Bono, y también el Ministro Filmus, han manifestado que los Planes de CyT elaborados fueron hechos con el objetivo de que los mismos "le sirvan a la gente". Aunque, en principio, podemos estar de acuerdo con ese planteo, la diferencia radica en que nosotros pensamos que para hacer Planes que le "sirvan a la gente", los objetivos concretos a desarrollar deben surgir de "LAS NECESIDADES DE LA GENTE".

Por eso comenzamos promoviendo la Producción Pública de Vacunas y, ahora, desde el marco de la MULTISECTORIAL, la producción de medicamentos por los Laboratorios Públicos que hay en nuestro país.

Creemos que el desarrollo de proyectos con esas características (proyectos que "le sirven a la gente"), además, permitirían ahorrar divisas porque se podría producir a un COSTO MUCHO MENOR que el que actualmente se paga (con endeudamiento externo), por ejemplo, por el programa REMEDIAR.

En efecto, con los fondos de ese Programa (140 millones de dólares del BID más 90 millones del Estado) sólo se compran medicamentos y no queda NADA de capacidad instalada, a pesar de que el Estado (la gente), desembolsa 90 millones de dólares.


II- Un comunicado de noviembre de 2005:

CHAGAS: crónica de una penuria anunciada

La información que se transcribe a continuación fue enviada por el Dr. Eric Pairone del Departamento de Investigación de Enfermedad de Chagas del Centro Médico Integral, Ciudad de Rafaela, Provincia de Santa Fe.

- Durante el año 2004 faltaron insecticidas, hecho que permitió la reactivación de la proliferación de vinchucas.

- Desde diciembre de 2004 hasta junio de 2005 faltaron medicamentos para el tratamiento, en razón que la ANMAT no aprobaba la prórroga de la partidas existentes de Benznidazol (droga para tratamiento), cuyas fechas de vencimiento eran en abril y noviembre del 2004. La ANMAT había autorizado en un principio el uso de la droga por un período de 3 años, mientras que el laboratorio productor alegaba, al igual que en otros paises, una efectividad de 5 años. Finalmente primó esta última postura.

- En el mes de abril del 2006 se vencen todas las partidas de Benznidazol existentes en Argentina.

- Ahora, el laboratorio Roche, productor del Benznidazol (Radanil -nombre comercial), dejó de producirlo. La otra medicación antiparasitaria (Nifurtimox), hace tiempo que el laboratorio Bayer no la fabrica más en la Argentina, ni tampoco la comercializa.

- Disminución significativa del presupuesto del Programa Nacional de Chagas. Así por ejemplo, desde el año 2000 en adelante se comparte con los programas de Dengue y Paludismo. En el 2004 el presupuesto fue de $ 8.259.993, compartido con Dengue y Paludismo. Sin embargo, en el año 1993 fue de $13.886.925, SÓLO PARA CHAGAS.

- Por otra parte, el poco interés de los funcionarios a cargo de los Programas de Educación Sanitaria en la detección de nuevos casos en las escuelas rurales, sobre todo en zonas consideradas endémicas,

REFLEJA QUE EL CHAGAS TIENE, EN DEFINITIVA, UNA ESCASA PRIORIDAD POLÍTICA EN LOS NIVELES DE DECISIÓN, HACIENDO MUY LAMENTABLE LA SITUACIÓN.

REFLEXIÓN
Estas "perlas" indican que el mal de Chagas es otro ejemplo de proyectos que se deberían encarar seriamente y en forma integral. Es un proyecto que le "sirve a la gente", para utilizar palabras del Secretario de CyT, Ing. Del Bono.

En efecto, el Chagas no es un problema menor (2.500.000 personas infectadas en nuestro país - fuente: Sistema Provincial de Salud, Tucumán) y con adecuación de viviendas y/o uso de parasiticidas y vinchuquicidas, etc., se podría lograr la interrupción de la transmisión de la enfermedad. En nuestro país hace 70 años que se investiga en Chagas, pero NUNCA hubo un plan sostenido destinado a erradicar, o atenuar, la propagación de la enfermedad.

Tanto el problema de la enfermedad de Chagas como el "desprecio" por la Producción Pública de Medicamentos y Vacunas son ejemplos, pero nos dan una idea clara de la mala utilización social del conocimiento. En otras palabras, esto es AUSENCIA de políticas públicas para resolver necesidades sociales. De continuar con esta metodología no habrá ni siquiera una justificación social para el sector CyT.

¿No es hora de que las autoridades empiecen a tomar medidas?


III- Un comunicado de agosto de 2006:

Aunque la BCG es una "historia mínima", la misma permite mostrar la paralizante ineficacia institucional para resolver la módica ampliación de la capacidad instalada de una vacuna, la pobre BCG.

Además, con el muy modesto ejemplo de la BCG, podemos ver en toda su magnitud y esplendor la envergadura de la FRAGMENTACIÓN INSTITUCIONAL existente y las consecuencias de la misma, como parte de un problema estructural en CyT que esteriliza esfuerzos y proyectos.

En consecuencia, con este nivel de transferencia del conocimiento a la sociedad que, incluso, constituye uno de los objetivos del Plan Estratégico Nacional de CyT 2006-2010 (ver págs. 3, 4, 10, 11, etc), si la vinculación interinstitucional no se resuelve, ese Plan constituirá una utopía más. Por eso, seamos realistas. Si no podemos transferir la BCG a la sociedad es inútil proponerse cualquier proyecto que involucre interacciones institucionales.

Si analizamos detalladamente las causas de esos magros resultados veremos que no hay un único responsable de esa ineficacia. En efecto, y salvo algún "cajoneo", o demoras por internas patéticas que nunca faltan, todos están cumpliendo formalmente con su función. Todo en orden, aunque bien desarticulado, de manera que nadie pueda integrar ni llevar adelante un proyecto porque excede el marco de su jurisdicción.

Por eso, la BCG se sigue importando. Pero eso parece no importar.


IV- Otro comunicado de agosto de 2006:

BCG: pobre pero mediática

La historia de la pobre BCG la hemos difundido recientemente. Ahora, esta cenicienta va camino a transformarse en una estrella mediática. En efecto, en el diario La Nación del 09-08-06, la periodista Nora Bär escribió una excelente nota, "Historia mínima", en donde analiza las penurias más sobresalientes que aquejan a esta vacuna.

Veamos algunos aspectos adicionales acerca de la, ahora, mediática BCG.

1.- Señores funcionarios: ¿Qué sucedería si los laboratorios transnacionales proveedores de vacunas deciden dejar de producir la BCG (tuberculosis) y la Doble (difteria-tétanos)?

Esto, que puede parecer la premonición de un delirante, no es así. En efecto, ya ha pasado en otros horizontes. Veamos lo que decía un editorial de una reconocida revista médica (The Lancet 4, 187, 2004):

- "...EEUU y el Reino Unido han tenido problemas con el suministro de vacuna BCG y el Ministerio de Salud británico (Health Protection Agency) está considerando planes para una producción rápida de la vacuna...".

- También dice: "...en el año 2002 UNICEF alertó sobre la falta de 70 millones de dosis de vacunas como la BCG, la Doble y toxoide tetánico..." (las 2 vacunas y el toxoide se producen en el país, aunque todos en forma limitada).

- Además, el editorial dice que "...eso se debe a que las empresas farmacéuticas las consideran poco redituables..." y, en consecuencia, se dedican a otros productos más rentables.

REFLEXIÓN: no sorprenderse si en algún momento ante la falta del suministro de vacunas, como ocurrió con la droga para tratamiento del Chagas, altos funcionarios digan a los medios que eso sucedía porque un laboratorio dejó de producirla porque no era rentable.

Señores funcionarios, las cosas en su lugar. Uds. saben que las empresas no tienen como objetivo el bien social. Entonces, si con las vacunas sucede algo similar a lo que pasó con los medicamentos para Chagas, no se sorprendan. Uds. deberían implementar las medidas para que recursos estratégicos que ya se producen en el país permitan abastecer a toda la población y no depender de la voluntad de las empresas, cuyo objetivo es la rentabilidad. Alguna vez habrá que empezar a pensar que no se puede gobernar sólo para la coyuntura. Los países se planifican en base a la experiencia del pasado, el conocimiento de las realidades del presente pero fundamentalmente pensando en el futuro que se quiere alcanzar. Entonces en lugar de lamentarnos siempre por lo que recibimos y no hicimos, sería importante decidir para el futuro y contestarnos: ¿por qué no lograr producir BCG en Argentina con los recursos humanos e infraestructura existente?

2.- Señores funcionarios: entonces, ¿Por qué no utilizar la capacidad instalada existente y el potencial que tenemos en diferentes áreas, en lugar de seguir desperdiciando los recursos humanos formados en el país, muchos de los cuales deberán buscar trabajo en otros horizontes?

REFLEXIÓN: la formación de recursos humanos tiene un costo muy elevado para un país y la emigración de esos recursos, obviamente, es todo pérdida. Las causas de la emigración se debe a que no hay políticas de contención eficientes. Una solución posible sería la implementación de proyectos públicos estratégicos (p. ej: BCG), en donde esos recursos puedan tener cabida y ser útiles a su país. Por eso, si no hay acciones tendientes a corregir esos problemas, no se sorprendan si la emigración continúa.

3.- Señores funcionarios: ¿Es razonable importar BCG en lugar de utilizar la infraestructura actual del Instituto Biológico de La Plata que tiene capacidad instalada para producir 4,5 millones de dosis de BCG y sólo cubre los necesidades de la Pcia. de Bs. As. por 1,6 millones de dosis, porque no cuenta con los requerimientos de BPM (buenas prácticas de manufactura) solicitados por la ANMAT para ser distribuidos en todo el país?

REFLEXIÓN: no hace falta escribirla, es obvia. Pero, por si esto fuera poco, recordemos que la pobre BCG también es producida en el Instituto Malbrán para el tratamiento de un tipo especial de tumores. En síntesis, la BCG se produce en dos Instituciones señeras en Argentina, pero se sigue importando. Y la Vacuna Doble también. Y la Vacuna Triple (Doble + tos convulsa), en la cual hay que hacer desarrollo nacional porque las vacunas importadas no protegen lo suficiente, no se puede llevar a cabo porque la Doble no cumple los requerimientos de BPM de la ANMAT. En fin, señores funcionarios, es como para pensar.

4.- Señores funcionarios: Si en un futuro inmediato / mediato no se pueden mantener los niveles actuales de crecimiento de la economía al 8-9% anual, piensen que podría haber una disminución de la inversión en CyT con la consiguiente reducción de subsidios y/o restricción de incorporación de investigadores / becarios / técnólogos, como ya ha pasado. En ese supuesto caso, no se sorprendan.

REFLEXIÓN: esas intermitencias se podrían ir solucionando en la medida en que los conocimientos útiles que genera el sector CyT sean transferidos a la sociedad. Esto actuaría como un mecanismo de tracción sobre el sector con la consiguiente expansión y fortalecimiento del mismo que, además, permitiría dar cabida a los que hoy deben emigrar, daría autonomía tecnológica y generaría vinculación de un sector que hoy da las espaldas a la sociedad. Además, objetivos estratégicos en otras áreas como erradicar el mal de Chagas, estimular la Producción Pública de Medicamentos, producción de reactivos de laboratorio, etc, se podrían ir desarrollando. Volcar el conocimiento a la sociedad da una justificación social a la inversión en CyT, constituyéndose, además, en un soporte social invalorable.

5.- Señores funcionarios: No se sorprendan si en alguna oportunidad requieren de una coordinación de instituciones para llevar a cabo un proyecto determinado, y no pueden hacerlo. La inacción de hoy serán las causas de los problemas del futuro.

REFLEXIÓN: no se sorprendan, porque hoy vemos muy pocos esfuerzos que intenten recomponer la fantástica atomización y desarticulación institucional del sector CyT.


En fin, como decía un viejo slogan: Ginés (o cualquier otro responsable que se les ocurra), que no te sorprenda.


Post Scriptum: hoy 5/10 me llegó un nuevo comunicado del Grupo de Gestión que menciona algunos avances en los proyectos de producción pública de medicamentos. Pero en cuanto a la BCG dice:

Que no les toque padecer el calvario de la pobre BCG

Ahora esperamos que a los medicamentos no les toque padecer el calvario de la pobre BCG, que luego de un año y medio de haber sido otorgado un crédito por el FONTAR para producirla para todo el país, el Gobierno de la Pcia. de Buenos Aires, en nuestro conocimiento, aún no ha dado su conformidad para que el Instituto Biológico de la Plata pueda disponer del mismo.

Por esa razón, el 14 de agosto de 2006 pedimos una entrevista al Gobernador Felipe Solá, para solicitarle que permita el uso del crédito por $ 2.292.228 otorgado al Biológico, con el fin de adecuar a esa Institución para producir las vacunas BCG (y la Doble), para todo el país.

Todavía estamos esperando una respuesta a nuestro pedido de entrevista (por SÍ, o por NO).

Mientras tanto, la BCG llora. Esperemos que los medicamentos NO.


Felipe, yo sé que andás con problemas jodidos, pero ponete un poco las pilas con esto, ¿sí?

4 comentarios:

G.F. dijo...

Ahora te mando mi aporte por mail. Sls. Gonzalo.-

Hard Core dijo...

Yo sigo la campaña por el blog, no se quien lo lee, pero al menos publique un articulo sobre la politica de Gines en Clarin de hace un AÑO, que se haga el Gil nes.

Jorge Y. de la G. dijo...

Gracias amigo Hard por publicar esa nota en tu blog, me acordaba de esas declaraciones de Ginés cuando le puse el título a la entrada. Parece que él se conforma con comprar barato, el desarrollo científico y técnico del país no le preocupa demasiado. Tendría que echarle una ojeada al Programa de Gobierno de Kirchner, que preveía estimular la producción de medicamentos en laboratorios estatales.

Veremos si tenemos éxito con los contactos a alto nivel que está haciendo Gonzalo, yo le tengo fe...

Un abrazo

G.F. dijo...

Alejandro (barcos y banderas) lo subió también en su blog. Piolísima. Abrazo. Gonzalo.-